Eres el Peregrino Número

miércoles, 30 de septiembre de 2015

CAMINO DE O EMPALME Y SANTA IRENE: MESONEROS, VIAJEROS Y PEREGRINOS EN EL CONCELLO DE O PINO (A CORUÑA, GALICIA)


Ermita de Santa Irene
Salceda
Hemos descansado en A Salceda, pueblo que se extiende a lo largo de la carretera de Santiago (AS-547), con mesones y albergues a disposición de los peregrinos qu eya ansían llegar a la cercana ciudad de Compostela, a una jornada de viaje andarín


 Una estupenda parada antes de tomar el camino que, a la derecha de la carretera, pasará junto a una soberbia casa de piedra introduciéndose en la omnipresente foresta.


Un mojón nos muestra que la distancia a Santiago es de solo 25 kilómetros.


Aquí está el monumento-recordatorio al peregrino Guillermo Watt, un pequeño altar de piedra lleno de fotos y ofrendas, con su nombre en una placa y una reproducción de sus zapatillas, en bronce. Falleció el 25 de agosto de 1993 a los 69 años.


Fue quizás la primer dedicatora de estas caracterísitcas colocada en el Camino, pero de unos años acá han proliferado y, tal y como avisan numerosos usuarios, determinados tramos pueden transformarse en trayecto funerario.


Fue quizás la primer dedicatora de estas caracterísitcas colocada en el Camino, pero de unos años acá han proliferado y, tal y como avisan numerosos usuarios, determinados tramos pueden transformarse en trayecto funerario.


 Poco después nos encaminamos una vez más a la carretera de Santiago.


Caminos primeramente junto a un concesionario de tractores salimos nuevamente a la carretera.


Salimos nuevamente a la carretera, esta vez sin otro remedio que cruzarla, con mucho cuidado, para pasar por O Xen, cuyas casas ya vemos desde aquí. Uno de los peligrosos cruces del Camino en el concello de O Pino.


Menos mal que pronto vuelve el sosiego campestre del bosque...


El Camino está bien pisado y trillado por cientos y cientos de romeros por el Monte de Abelenda.


Un poco de subida que enseguida acaba.


O Xen, palmo a plamo vamos arañando distancias a la Praza do Obradoiro.



En O Xen, o poco más adelante en A Brea, enlazaba una variante del Camino del Norte que, desde el Alto de Goimil, al norte del concello de Arzúa, venía hasta aquí. Se trata del camino que sale de Boimorto hacia el santuario de A Mota pero, actualmente, la señalización oficial lleva desde Goimil directamente a Lavacolla por Medín y Castrofeito, por lo que este enlace, que luego de O Alto de Goimil se dirigía a Ferradal, parroquia de Oíns, ha caído prácticamente en desuso


Conversaciones con los vecinos de O Xen...


Y sigue la ancha, larga y transitada senda peregrina...






Ante nosotros Vilarmeao. Un hermoso paisaje del agro gallego. El tramo de Camino Norte que viene de Boimorto como alternativa al valle del río Iso, empata aquí con nuestro itinerario, bien como hemos dicho en las casas de O Xen que acabamod de dejar atrás o bien en A Brea. En este segundo caso esa variante se acerca a nosotros por las casas del fondo, viniendo de los montes de As Fontes, O Seixo y Penagrande.


Robles y castaños...


El Camino y su caja natural


Bajando ligeramente.


Siguiendo a los peregres

El Camino entra en la aldea de As Ras


As Ras, unas casas al lado de la ruta.


De As Ras a A Brea pasamos un túnel bajo la carretera general habilitado para caminantes. Esta sí es una muy buena solución.


Aquí entramos en A Brea


Trecho muy llano



Metro a metro, palmo a plamo, la cifra baja...


Viejos hórreos centenarios, testigos sin duda de otros tiempos en los que todo el mundo vivía del campo.


casas labregas de piedra son un primor por su nobleza y porte. No pocas por desgracia abandonas.


Los setos cultivados delatan que buena parte de los espacios rurales se tornan en residenciales.


Aquí el Camino Francés se cruzaba con otra opción de la antigua variante del Camino Norte de Santiago que viene de Boimorto por la capilla de La Mota, Alto de Goimil y Ferradal, de la que ya hemos hablado antes, y que ahora va desde Goimil directamente a Lavacolla, concello de Santiago, sin pasar por aquí, si bien algunas flechas se conservan y no es imposible que aún la empleen algunos peregrinos


 Anuncios de pensiones en la cercana carretera: The Way, como la famosa película.
                                  

Acercándonos a Santiago aumenta con profusión la oferta hotelera y hostelera. Pensiones, casas rurales, hoteles y albergues. Aquí cerca, en la carretera, está O Mesón.


En un cruce a la derecha, seguimos atravesando el pueblo de A Brea, entre buenas casas de labranza.


Históricos tractores...


Henares y establos.


Camino de las hortensias.


Camino y fuente...


Fuente a ras de suelo


Rego de Cerceda


Cuidando el rebaño... al lado del Camino.


Vamos acercándonos nuevamente a la carretera nacional


La pista es muy ancha


Llueve en la ruta...


Apurando el paso...


Vamos avanzando


Otro de los peligrosos cruces de la N-547 en O Pino, este al menos señalizado.


Obsérvese el tráfico y los peregrinos.


Cruce muy peligroso


Al otro lado todo cambia, hay una buena vereda y paso peatonal


Y una fuente.


Hay un poco de subida hasta O Empalme, en el Alto de Santa Irene, por eso muchos peregrinos deciden descansar unos instantes en este lugar.


Y seguimos la marcha


Las casas de la carretera nacional. Aquí se acaba la acera empedrada


Trigales


Sauce llorón.


Ya estamos llegando a O Empalme, enclave de mesones para peregrinos y viajeros.


A la derecha  al otro lado de la carretera tenemos el Restaurante Andaina y el Mesón O Empalme



Y enfrente O Ceadoiro.


 Cruce de caminos y carreteras, esto es un empalme y de ahí el topónimo, en el Alto de Santa Irene.


Entramos a tomar algo.


O Afilador, noble oficio artesano de grandes sagas de paisanos que aún hoy recorren la geografía de muchas ciudades españolas y extranjeras...



Gran actividad en la barra de despachar.


Un peregrino y un vecino


 Una vez más a cruzar la carretera nacional.

Han aparcado rápidamente estas bicicletas para dar buena cuenta de las viandas autóctonas...


Peregrinos canadienses...


Unos a las terrazas y otros al comedor, lleno de bufandas de equipos de fútbol...


Gran colorido...


Museo del mundo rural en O Empalme.


A Lareira


 Hora de sentarse a la mesa...



Unos piden el menú y otros platos combinados, bocadillos o lo que se tercie.



Vitalista colorido.


llega la hora de los postres, el queixo do país con dulce, el café y el aguardiente de orujo.Y por supuesto la tablet y otros cibernéticos adelantos tecnológicos para dar oportuna cuenta a vds. de todas las incidencias...


 Luego del licor café de esas renombradas destilerías locales es la hora de salir y despedirse también de O Empalme, Alto de Santa Irene.


Pero antes iniciar el recorrido de la tarde aún es posible que la tertulia de la sobremesa se prolongue un poco más de lo esperado.


 Un poco más allá tomamos el desvío a la derecha y dejamos la nacional


Siempre se hacen nuevos amigos en el Camino


Quizás algún peregrino que hoy lo saluda con alegría mañana se lo coma en forma de rico jamón, chorizo, butelo, orella, pezuñas, morros, suculentas chuletitas, embutidos varios y demás especialidades culinarias, pues del cerdo hasta los andares...


Se unen más tertulianos a la agradable sobremesa.


¡Rebelión en la Granja!


 "El alimento de la juventud"


Nuevos y sorprendentes amigos a cada momento que pasa.


. Hora de las siestas...


"OK Corral"



Ahora se presenta una cuestión importante. El Camino baja en paralelo a la carretera. y abajo se va a bifurcar en dos:


El camino original y antiguo se ha salvado gracias a un túnel que pasa vajo la N-547 y que va a dar a la milagrosa y sanadora Fonte Santa.


A Fonte Santa, de 1692, está nada más salir del citado túnel, con frontal donde se depositan fotos y ofrendas, en la hornacina de donde fue robada la imagen de la santa hace tiempo, en los años ochenta.
 
Esta fuente remata arriba en triángulo con una cruz. Se dice es agua buena para la piel y sanar heridas y verrugas, así como para los cultivos, pues acaba con los males de las plantas y es propicia para las cosechas.





Enfrente de la Fonte Santa sigue el camino enlosado hacia la capilla de Santa Irene.




Sube unos metros, ante las casas del pueblo.

 
La capilla de Santa Irene está emplazada en medio de un campo con carballeira y acceso empedrado, donde se celebra la fiesta de los solteros, con romería y comida campestre. Bajo la imagen de la santa custodiada en el interior del templo se pasaba a los niños llorones para que, según creencia popular, se quitasen la costumbre.



El sencillo santuario de paredes de piedra fue construido 1692 pero sobre uno anterior medieval, fundado por la donación de dos nobles de una aldea cercana. Sin duda la fuente también se construyó entonces sobre un manantial de aguas sanadoras apreciado desde la más remota noche de los tiempos...



Subimos un poco más y vamos ahora al pueblo de Santa Irene, donde hay albergue.



Bajamos junto a algunas casas



Es hora de que acabe la jornada andarina con un merecido descanso en el Albergue Santa Irene.



Un poco más adelante esta opción del camino original cruza la N-547 y al otro lado se cruza con la otra variante, la que sin entrar en el túnel para salir a Santa Irene se dirige directamente al Albergue Público de Peregrinos, antigua Casa do Concello de O Pino. Este itinerario se comenta precisamente en el enlace del siguiente trayecto hacia O Pedrouzo, San Antón y O Amenal