Eres el Peregrino Número

miércoles, 23 de septiembre de 2015

LA BELLA PARADA DE PARADAVELLA Y A CALZADA: EN LA RUTA DE LOS CABALLEROS HOSPITALARIOS (A FONSAGRADA, LUGO, GALICIA)

Paradavella y la bajada de la Serra do Hospital, solar del Hospital de Peregrinos de Santiago de Montouto (arriba en las peñas en medio de la montaña)

Después de la larga bajada desde el antiguo Hospital de Peregrinos de Santiago de Montouto en A Serra do Hospital, por el Monte da Xearoa, llegamos al valle en el pueblo de Paradavella. Estamos al oeste del concello de A Fonsagrada, el más extenso de Galicia, donde el Camino tuvo antaño diversas fundaciones hospitalarias para acoger a quienes iban en romería a Santiago.


Aquí llegamos a Casa Mesón, lugar en el que muchos peregrinos hacen parada en Paradavella. Parada vieja sería su traducción castellana pero que, en un juego de palabras, podríamos metarfosear en bella, con B de belleza. La bella parada de Paradavella.


El Camino pasa entre la casa y las mesas de madera.


Un buen pórtico a la sombra del tejado de pizarra.


Lugar de encuentro.


Unos salen...


Y otros llegan, sentándose a la sombra de los castaños.


Nos dirigimos ahora hacia el centro del pueblo.


Campiña de verde hierba y huertas de patatas y berzas, ante el luminoso valle.


A Serra da Lastra al fondo: pronto caminaremos por sus faldas. A la derecha son los Altos da Degolada y a la izquierda Os Penedos Oscuros.


Por aquellas casas saldremos a la carretera.


Es la carretera de Lugo, como comunmente se la conoce, la LU-530.


En esta acera vemos unas sillas y mesas.


Hemos llegado a Casa Villar, otro de los hospitalarios establecimientos que en Paradavella son sucesores de los caballerosos ideales de hospitalidad de tan noble pasado y presente. Tienda mixta con bar y barra de despachar que también satisface los paladares más exigente. Son 80 años de historia que ahora hacen bien patente Pepe, Obdulia y su hijo José Manuel.


Dejamos pues Casa Villar y, al mirar atrás, veremos la iglesia parroquial.



 La iglesia de Paradavella está dedicada a San Xoán pues fue uno de los enclaves de los Caballeros de San Juan de Jerusalén, orden guerrera y monacal de caballeros hospitalarios con establecimientos y fundaciones en las rutas de peregrinación de la cristiandad, que hubo en el concello de A Fonsagrada, como los de Fonfría, O Padrón y A Bastida, todos relacionados por supuesto con el Camino.


Al otro lado de la carretera, un destacado exponente de la arquitectura tradicional de la comarca: Casa Carballido, cabaña de planta circular (cabanón), corral, hórreo, vivienda... ante A Serra da Lastra.


La pizarra predomina y seguirá haciéndolo, una veta pizarrosa que predomina geológicamente desde el occidente asturiano hasta el occidente de la provincia de Lugo.


La bella entrada de Casa Carballido.


A ambos lados de la calzada hay más quintanas y viviendas.


Allí al final de las últimas casas del pueblo nos desviaremos de la carretera por un camino rural que va hacia las faldas de la sierra


Este es el ramal que sube, tras dejar atrás las casas.


Muretes de piedra separan la senda, a la sombra de la arboleda, de las fincas.


Desde aquí vamos teniendo una bella estampa de Paradavella.


Paradavella bajo las altura del Alto de Cerredo y A Serra do Hospital, por donde acabamos de bajar.


En los Altos de Paradavella.


Abandonando definitivamente Paradavella nos adentramos en el bosque...


Ya estamos caminando por las faldas de A Serra da Lastra.





Otra excelente vista de Paradavella bajo A Serra do Hospital y el Alto de Cerredo. A la derecha de la foto es la bajada al valle del Rego de Muíño.


Buenos deseos camineros grabados por un peregrino.


Aquí cruzamos la carretera de Lugo y llegamos al extremo occidental del concello de A Fonsagrada en A Calzada, topónimo evidentemente caminero.


Es un hermoso caserío con campos y huertas en una collada que da a dos vertiendes de la sierra.


Huertas, bosques, cuetos, prados y camperas. La verde campiña y la agreste foresta.


Al fondo, Alto de Cerredo y A Serra do Hospital.


Los tractores de las labores del campo junto al Camino.


Las tierras de labor, el heno y la colada al sol, en torno a las conchas xacobeas.


De A Calzada seguimos ruta hacia A Degolada, admirando esta soberbia vivienda rural con cabanón delante. Pasamos al lado un poco encima de ella justo antes de internarnos de nuevo en el bosquete, solo que ahora por pista llana y asfaltada.


A Degolada, hemos entrado en el concello de Baleira, más conocido popularmente por el nombre de su capital O Cádavo. Desde aquí nos dirigimos a la iglesia y a O Couto, por donde subiremos la célebre Costa do Sapo hasta A Lastra.