Eres el Peregrino Número

jueves, 17 de septiembre de 2015

EL CHAO DE LLAGO Y LOS PINARES DE LA LLANADA: EL CAMINO DE LLAGO A BERDUCEDO (ALLANDE, ASTURIAS)

El Chao de Llago
Tras las montañosas etapas anteriores por El Palo y Montefurao, las subidas y bajadas por estos puertos legendarios del occidente asturiano dan una tregua al pasar la hermosa aldea de Llago, llegando a un campo de hierba, con algo de vegetación y arbustos.


Este luminoso campo es El Chao, El Chao de Llago, a 938 metros de altura, que como su nombre indica es llano, circunstancia sin duda de agradecer y que será la característica e este tramo hasta llegara Berducedo.


Este bello campo es agradablemente sugerente, una gran pradería en la que los hitos xacobeos de la concha amarilla sobre fondo azul nos indican atravesarla por un sendero en medio de la hierba.


Prados de siega y flores silvestres en tan magnífico recorrido.


Es un tramo muy llano, que se dirige a los pinares del fondo.


Vista atrás vemos El Pico Llago (a la izquierda de la foto). El pueblo de Llago, algo más abajo, que ha quedado atrás, no podemos verlo desde aquí. A la derecha del Pico Llago está el Alto del Palo, donde se unen la Ruta de los Hospitales con la que viene de La Puela/Pola de Allande. Esta hermosa aunque dura orografía nos da una idea del esfuerzo requerido para cruzar esas altas sierras.


Por eso, este trayecto entre Llago y Berducedo es una tregua de unos cuatro kilómetros entre las continuas subidas y bajadas que hemos dejado atrás y... las que aún nos aguardan hasta más allá de A Fonsagrada, ya en el interior de Galicia. Son las etapas más duras físicamente hablando pero son las que hacen ser lo que es al inolvidable Camino Primitivo.


Al norte a nuestra derecha vemos las suaves colinas de las Praderas de Corondeño, más allá de los bosquetes de El Regueiro Rozadas. Al fondo están El Pico Cabana del Corno (887 mts.) y El Pico l'Aigla (911 mts.) en El Monte Corondeño.


El paisaje cambiará en este recodo del Camino, extensos pinares nos ocultarán entre su mar de troncos y ramajes.


Pero el Camino sigue siendo casi totalmente llano.


Por eso se llama La Llanada.


Encantadora sensación de caminar entre la penumbra de la sombra de los pinos, incluso a pleno sol, la luz se filtra en una fantasmagórica apariencia...


Placidez y serenidad en la tupida arboleda...


Silencio en los pinares... solo el murmullo de las ramas con el viento en ocasiones aporta el son de la banda sonora del boscaje. La foresta amortigua luz y ruidos...


Al fondo vemos la AS-14


Poco antes de llegar a la carretera nos desviamos a la derecha por esta pista que se ha abierto para que los peregrinos no tengan que circular por ella.


En Camino.


Siguen los pinares.


Paralelos a la carretera.


En un recodo nos detenemos pues admiramos entonces al sur el paisaje de las montañas que caen hacia El Río d'Or, otro topónimo relativo al oro de estas cordilleras. Ahí tenemos El Pico A Soma, Os Chagozos y L'Alto da Fonte Fría, con sus laderas mostrando las heridas de la ruina montium, la célebre técnica extractiva romana que hacía derrumbarse montañas enteras a base de la presión del agua que se introducía en las perforaciones practicadas por los mineros en sus entrañas. El propio topónimo Llago hace referencia al lugar en el que se embalsaba el agua de los manantiales para posteriormente dejarla salir con fuerza, introduciéndose en esas largas galerías abiertas en el subsuelo, provocando la caída, con la presión acuífera, de grandes porciones de montaña, con el objeto de extraer el preciado metal. Forma todo ello parte de las serranías de El Valledor, cordilleras que separan las cuencas fluviales de los ríos Narcea y Navia.


La carretera (AS-14), de no mucho tráfico, llana y cómoda, la cruzamos un poco más allá y volvemos a introducirnos entre exuberantes repoblaciones de pinos, siguiendo siempre los mojones jacobeos y las flechas amarillas, por El Camín Francés.


Tradicionalmente todos los caminos por los que venían peregrinos y viajeros francos eran llamados francés, francisco, franco o similares. Solamente en un craso error gravemente acientífico y antihistórico la moderna nomenclatura oficial a dado en ponerle este nombre a uno solo.


Una pequeña subida en las inmediaciones de Pedras Rubias.


Salimos del pinar y aún subimos ligeramente unos metros más saliendo a las fincas de pastos de las praderías de Berducedo.


Pedras Rubias, soleados y abiertos pastizales de buenos rebaños, donde las vacas y terneros se arriman curiosos a ver pasar a los romeros.


Incluso en ocasiones nos siguen al caminar.


Prados abajo va la carretera. Luego son los prados que caen por Fontefrías hacia la aldea de Baldedo y Castello, donde hay un castro, razón del topónimo, recinto foritificado de los antiguos pobladores de esta tierra. En el centro de la foto vemos El Pico Cabana del Corno y a la derecha El Pico l'Aigla.


Estamos en una pista ancha y llana que pasa entre estas fincas de prados de pastizal y siega.

Camino de Berducedo.


Flores silvestes. Al fondo El Cordal de Berducedo, por donde se irá a A Mesa, pasando a tierras grandalesas.


Un descanso.


Sigue la ruta. Al fondo a la derecha es el Alto de Valonga.


Camino recto, llano y ancho, con pocos árboles.


Helechos y alambradas.


Pista de grijo y tierra.


Ahora, huertas.


Grandes rebaños prado abajo.


Flecha amarilla.


Buen Camino.


Hay algunos bosquetes a la derecha.


Más rebaños.


En la lejanía un tractor siega un prado dibujando un cuadrado casi perfecto.


Al fondo a la izquierda de la foto es el Alto de Valongo. Aquella línea de cumbres son las montañas de Pesóz, Los Oscos, Eilao/Illano...


Vamos acercándonos a Berducedo pero aún no vemos el pueblo.


Senda de zahorra.


Fincas y más fincas...


Suelo terroso y pedregoso.


El Cordal de Berducedo guía nuestros pasos.


Vamos bajando un poco.


Arboleda.


Cerca ya de Berducedo.


En el boscaje. Líneas de árboles a ambos lados del Camino.


Abajo a la derecha, la carretera y el pequeño valle que forma El Regueiro Canedo.


Y entramos en Berducedo junto a la antigua escuela, actual albergue de peregrinos. En el pueblo hay dos más, varios bares, tiendas y pensión.