Eres el Peregrino Número

sábado, 26 de septiembre de 2015

A PORTA DE SANTIAGO EN LUGO (GALICIA): LAS REFORMAS DEL OBISPO IZQUIERDO

A Porta de Santiago. Lugo
Justo delante de la catedral de Santa María de Lugo, Nosa Señora dos Ollos Grandes, tenemos, en las murallas, la Porta de Santiago, una de las que llegaron a nuestros días de la fábrica original romana de estas defensas pero totalmente reformada. Actualmente es la más empleada por los peregrinos que hacen el Camino Primitivo de Santiago, pero esto no fue siempre así.

La catedral de Santa María de Lugo desde lA Porta de Santiago
Los primeros textos escritos en los que se habla de ella son del siglo XII y se la menciona como del Posticu, Porticu y Postigo, llegando a nuestros días la denominación popular Pexigo.

 
Se trataba de un hueco bastante estrecho y casi como una especie de "puerta menor" o más que puerta un postigo, como tradicionalmente se la llamaba, pexigo,  por lo que no era muy empleada, de ahí su nombre, relacionado con portillo o pequeño paso.


Ciertamente fue durante mucho tiempo un acceso particular al exterior de los frailes de la catedral y sus sirvientes, pues salía a las huertas que tenían fuera del recinto amurallado de la ciudad.


La situación cambió a partir de 1589 y al ser salida directa hacia el Miño para tomar el rumbo a Santiago, empezó a llamársela también Porta de Santiago, siendo al única que permanecía abierta cuando alguna epidemia de peste asolaba la comarca. Hasta entonces para bajar al Miño e ir a Santiago la más empleada era la Porta Miñá , donde incluso llegó a haber un hospital de peregrinos, el Hospital de San Miguel o de Portam Mineam (Porta Miñá, puerta del Miño).


En el año 1759 el obispo Francisco Izquierdo Tavira, dentro de sus profundas iniciativas urbanísticas, decidió poner remedio a su pequeñéz ensanchándola hasta los 4,5 metros de ancho que tiene ahora, con la idea de permitir el paso de carruajes, cosa que se consiguió.


Se la consideraba puerta de salida y por eso el escudo se puso mirando hacia la ciudad, al revés por ejemplo que el de la Porta de San Pedro, que ostenta el blasón de Lugo mirando hacia el Camino, por donde entrábamos en la ciudad intramuros.


El escudo del obispo figura en lo alto de la puerta, junto con la imagen de Santiago Matamoros.la versión más bélica del santo, extendida a partir de la legendaria batalla de Clavijo.


Cuesta abajo el Camino avanza por la rúa de Santiago hasta desviarse a la derecha entre los edificios por A Calzada da Ponte, rúa adoquinada por donde nos encaminamos a cruzar el Miño en el barrio de este nombre, A Ponte, donde está A Ponte Romana, paso del Camino Primitivo.