Eres el Peregrino Número

sábado, 26 de septiembre de 2015

VALLE DEL MERA: MARAVILLAS DE LA NATURALEZA RURAL CAMINO DE BACURÍN (LUGO, GALICIA)

El Camino en el valle del Mera, ruta a Bacurín
Tras un poco de repecho en subida por la LU-2901 viniendo de Poutomillos, a unos 14 kilómetros al oeste de la ciudad de Lugo, dejaremos por fin el asfalto para ir entrando en la parroquia de Bacurín, otra de las parroquias occidentales del concello de Lugo que recorre el Camino, a través de sus barrios, aldeas, lugares y parajes, alguno tan bucólico como este, con entrañables escenas rurales del agro gallego en el valle del Mera.


El sendero, de gran belleza, baja un poco a la sombra de las fragas de árboles autóctonos.


Valle del Mera, valle de molinos de este afluente del Miño que a su vez recibe la de numerosos regatos que nacen en estas campiñas y bosques. Río Mera que conforma la geografía de gran parte del concello lucense. Son tierras relativamente llanas en el fondo del valle rodeadas de suaves colinas en las que alternan, a la vez, paisajes sumamente humanizados de prados de hierba y huertas con bosques autóctonos donde predominan carballos y castaños, entre otras especies. Fauna doméstica y fauna silvestre puebla a un tiempo esta comarca tan bella...


Tradición ganadera en Bacurín.



Vacas y gallinas.




Del sol de los prados luminosos a la penumbra de la selva en un instante...


Senda ancha y bien trillada por el paso de cientos de peregrinos a lo largo del año...


Los mojones señalan el itinerario.


La pista es ancha y comunica con las fincas de ambos lados.


Pasa el peregrino.


Dulce sombra.


Un tramo enlosado po el medio del camino, sin duda para el barro, antes de entrar en la aldea de Bacurín, más o menos por el lugar de Ferreiral o sus cercanías.


Vamos ya casas al fondo.


En Bacurín. Llegados a este cruce vamos a la derecha.


Y pasamos junto a estas casas.


Piedra y pizarra, piedra y pizarra... y madera de los hórreos.


 Las flechas nos indican bajar por aquella calleja sombría...
 

Cuesta abajo.


Y admirando el valle del Mera.


Vecina ganadera, cuidando el rebaño.




Cuando llegamos a aquella casa nos dirigimos a la izquierda.


Hierba empacada. Extensas praderías de Bacurín.


El Camino, enlosado en un tramo, volverá a meterse en la espesura, camino del Rego do Bacurín, afluente del, Mera por la Corredoira da Pegueira.


PERO, el caminante curioso no dejará de darse cuenta que, muy pocos metros a la derecha, hay dos elementos muy importantes: la iglesia románica de San Miguel de Bacurín y O Pazo de San Miguel...