Eres el Peregrino Número

lunes, 2 de noviembre de 2015

ILLA PANCHA: PARAÍSO DEL MAR (RIBADEO, LUGO, GALICIA) -VARIANTE MARÍTIMA-

Illa Pancha. Ribadeo
La Illa Pancha es una hermosa isla con faro, el más oriental de la costa gallega, que se asoma a la estuario que separa Galicia de Asturias, concello de Ribadeo. Aquí, una vez pasado A Ponte dos Santos, los peregrinos suelen dirigirse al albergue de peregrinos, a escasos metros de este puente y desde donde tenemos la visita inexcusable al antiguo cargadero de mineral de O Cargadeiro u O Cargadoiro, actual parque etnógráfico y atalaya sobre la ría, así como al Forte de San Damián, testigo de la defensa de la costa contra los corsarios de antaño...

A Ponte dos Santos. A la derecha O Cargadeiro (Ribabeo, Galicia) y al fodo Castropol (Asturias)

Desde el Forte de San Damién continúan carretera local y paseo costero:


Paneles explicativos en el acceso al Forte de San Damián...


Señalización diversa. Tanto en el paseo junto al fuerte (arriba) como al lado de su foso (abajo).



Otra vista del foso...


Carretera y vereda peatonal a Illa Pancha. La variante marítima permite recorrer la costa gallega hasta San Martiño de Mondoñedo, considerada la catedral más antigua de España, a lo largo de unas hermosas sendas costaneras...


Los acantilados de la costa asturiana de Castropol siempre a la vista...


Mirando al oeste, la rasa de A Mariña ofrece unas estupendas vistas de la parroquia de Vilaselán, también del concello de Ribadeo...


En concreto barrios como A Torre y A Senra, ejemplo de transforación de espacio agrario en zona residencial.


El Monte Mondigo domina la escena...


Atentos a las señales, dispuestas en ambas direcciones, con distancias kilométricas...


Senda enlosada y carretera asfaltada, con lugares para sentarse a la buena sombra...



Vistas al amanecer de la boca de la ría...






Allá: A Punta da Cruz, extremo noroccidental de Asturias...



Nosotros nos acercamos a Illa Pancha.



Illa Pancha, atalaya de la mar océana...


Illa Pancha, costa abrupta y acantilada pero con buen promontorio verde en el que se instaló un faro en el año 1857, luz del puerto de Ribadeo, puerta de Galicia...


Salen a faenar...


Illa Pancha, poco más de una hectárea pero indómitamente bella...



Hacia Illa Pancha caminamos, junto a los acantilados de la Pena dos Apóstolos y el Porto do Conxo...


En su cara exterior hay unos bajíos, O Panchorro, paraíso de los surferos...


Colorista vegetación...


El Faro de Illa Pancha inauguró oficialmente su luz el 30 de diciembre de 1861, luego de ser construido y previamente licitado en algo más de 47.000 reales.


Los primeros destellos eran de luz de gas... el faro actual sucede al original y fue inaugurado en 1983.



Pequeñas playas y ensenadas.



Camino al faro.


Vértice geodésico y mirador...



Al eete Asturias, aquí Galicia.


Enfrente, Illa Pancha.


Atalaya, mirador e isla...











Carretera y puente al faro.



Historia del Faro en los paneles explicativos, desde sus orígenes hasta nuestros días. Cada vez con más alcance y luminosidad


Deportes náuticos...



En determinadas épocas del año el campo del faro se torna colorado por el efecto de un aplanta invasora, el diente de león, introducido por los antiguos fareros del lugar.



Al otro lado de la ría, en A Punta da Cruz, hay otro faro...


Ruta do Faro de Illa Pancha e As Aceas. Las aceñas son molinos de mareas, que funcionaban con el agua embalsada tras las pleamares, similar a los molinos harineros hidráulicos pero con agua de mar, como los muchos que existieron en este litoral, desaparecidos en su mayoría pero que han pervivido en la toponima local.


Desde el faro es factible acercarse, a escasos metros a la Praia de Rocas Blancas, con los acantilados de A Pasada da Insua, A Punta Niño do Corvo y O Penedo da Insua...








La senda se dirige al sur...



Dando vista al sur a la villa de Ribadeo, capital del concello, tomamos la carretera local que pasa a la izquierda de aquellas naves...



Campos llanos de la rasa costera...


Campo y ciudad.



Una casa de labor, tal que un bello pazo, testimonio del trabajo del campo.



Luego, llegados a este cruce, cerca de As Casas de Abaixo, tomamos el camino a Rinlo y a la famosa Praia das Catedrais.



Paisajes del agro gallego.



Próxima parada en el castro As Grobas (fosas, esto es sus antiguos fosos defensivos), milenario poblado fortificado galaico en estas costas plagadas de numerosos puertos naturales desde tiempo inmemorial, desde donde se comerciaba con todo el orbe atlántico...