Eres el Peregrino Número

miércoles, 9 de diciembre de 2015

AL RICO COCIDO MARAGATO EN ASTORGA


Entre los numerosos alicientes para visitar Astorga, y más de una vez, están sus virtudes gastronómicas, desde sus dulces de mantecadas, hojaldres y chocolates
a su ponderadísimo cocido maragato.


La característica más popularmente conocida de este riquísimo manjar está en el digamos "orden inverso" a la hora de comer sus componentes, pues se comienza con las carnes, se sigue con los garbanzos y el repollo y se acaba con la sopa. Las carnes son varias, hasta siete tipos distintos aunque hoy en día el número puede llegar a doce: chorizo de fiesta, morro y oreja de cerdo, paletilla, huesos de sustancia, gallina, tocino, carne de vaca, cecina, pizpierno, costilla de vaca, morcilla... esto es lo denominado ración pues según los entendidos era la parte habitualmente "racionada", dividida pormenorizadamente entre los comensales.


 Seguidamente a la ración van los garbanzos, convenientemente los preciados garbanzos de la comarca, que suelen servirse con patata cociday repollo, tradicionalmente en fuentes separadas...

 
 
Por último va la sopa, por lo común sopa de fideos o de pan de hogaza, que dede seer espesa, como para "cortar a cuchara", la cual es el resultado de escurrir los garbanzos y la ración. Tradicionalmente se dice que solo el anfitrión tenía derecho a regar con algo de sopa los garbanzos descritos anteriormente. Naturalmente estos "rituales" o costumbres, además de la historia, están siempre sujetos a alguna puntialización o debate entre investigadores y eruditos gastronómicos.




La razón de este orden de consumo de los productos del cocido ha dado pìe a varias explicaciones, para unos se trataba de un plato fuerte y a vaces único en la jornada para los campesinos, que les daba fuerza para las arduas labores agropecuarias, durísimas y antaño todo a mano. Se explica por otyra parte como posible origen de la costumbre la ncesidad de comer primero la carne, pues era lo que primero se enfriaba, cocido todo ello en olla de barro, pasando luego a garbanzos y caldo. Otra razón es que se trataba de una costumbre de los arrieros maragatos, quienes comían primero las raciones más consistentes dejando luego los garbanzos y por último los caldos, más incómodos de tansportar. Además está el dicho popular que dice... "de sobrar que sobre la sopa". Realmente y como tantísimas otras cosas a ciencia cierta y con total seguridad se desconoce exactamente la razón concreta que, además de sus riquísimos componentes, , hace tan único y peculiar el cocido maragato.


Las fotos fueron tomadas en el restaurante Ruta Romana de Astorga, el cual nos fue recomendado al preguntarles a unos vecinos en nuestro paseo por la histórica Astúrica Augusta...


 En lo concerniente a los postres no existe regla alguna hay nada fijo, aunque tal vez y volviendo una vez más a la tradición lo óptimo serían natillas con bollo, sin ser esto incompatible con preferirse biscocho maragato, mantecadas y otros dulces del lugar. Lo cierto es que por nuestra parte quedamos tan satisfechos que aquel día pasamos del cocido maragato directamente a un digestivo café caliente...


Tiempo habrá después de visitar el Museo del Chocolate de Astorga, con ganas ya de las meriendas...