Eres el Peregrino Número

miércoles, 23 de marzo de 2016

BUXÁN Y RIAL: A CRUZ DA RAPADOIRA, A LA VISTA DE FISTERRA


Buxán desde la carretera a la Praia do Rostro. El Camino pasa entre las casas, bajo el Monte de San Xoán
O Aserradoiro, entrada en Buxán
El Camiño de Fisterra partiendo de Muxía ha entrado ya en términos del concello fisterrán por
Padrís, A Praia do Rostro, Castrexe y Suarriba, caminando ahora entre pinares en dirección sur para entrar en la aldea de Buxán, que como los anteriores lugares pertenece a la parroquia de Sardiñeiro, sita al norte de este concello. La primera casa es la de O Aserradoiro, el aserradero allí existente, empresa maderera que aprovecha la riqueza forestal de estos montes de la Costa da Morte, a un paso ya del mítico Finis Terrae


Hay grandes pilas de tablones al lado del Camino



Y troncos de pino


DEjamos O Aserradoiro


Y llegamos a un cruce en el que iremos a la izquierda


Al pie del hórreo vemos la doble señalización, a Fisterra y a Muxía, caracterísitca de esta ruta que comunica ambas villas marineras


Aquí el paisaje llega hasta los montes de A Rapadoira, antes de Val de Duio, el valle formado por las parroquias fisterranas de San Vicenzo y San Martiño de Duio, en el lugar en el que estuvo la mítica ciudad de Dugium, antecesora del actual Fisterra, inundada por el mar por intercesión del Apóstol y castigo divino, en castigo a no prestar atención a las enseñanzas de Santiago y preferir seguir con sus dioses paganos, según la leyenda xacobea. Un mito el de las ciudades inundadas muy común en las costas atlánticas, empezando como no por la propia Atlántida de Platón


Precisamente al sur divisamos las aldeas de Castromiñán, el lugar de Pardiñas y más a la izquierda parte de Denle, parroquia de San Vicenzo de Duio, bajo el Monte Artigal y A Torre (105 mts.), topónimo que revela alguna vieja torre de vigilancia costera. ambos lugares están un poco más allá de la carretera de Fisterra al Mar do Rostro. Detrás está también la pequeña Praia de Arnela, que no vemos desde aquí y, sobre ella, el Monte de Arnela (166 mts.)


Delante de nosotros, abajo los tejados de Buxán y enfrente la aldea de Rial. Luego son los montes de Os Sabuguerios, Os Conceliños y A Rapadoira, inmediatas referencias de nuestra ruta.


O Cornido, valle del Rego da Cacheira, totalmente plantado de eucaliptos.


Confluyen en estas sendas litorales varios caminos, además de la señalización en el doble sentido Fisterra Muxía. Aquí se señala la dirección de la Praia do Rostro, de donde venimos


Rebaños de cabras


Nos aproximamos a un cruce


Y en el cruce seguimos a la izquierda


Pero enseguida nos desviamos desde esa casa a la derecha


Y luego vamos hacia aquel hórreo


Pasamos al lado de él


Y subimos a la izquierda entre más hórreos


Nos cruzamos con este peregrino que realiza la ruta a la inversa que nosotros, esto es, de Fisterra a Muxía


En esta bifurcación nosotros seguiremos a la derecha. Enfrente está la casa de la entidad de apoyo a los peregrinos Aurora de Buxán


Placa de bienvenida


Área de descanso


Señalización a Fisterra y a Muxía


El Camiño de Fisterra sube a la derecha


Buxán va quedado atrás


Pasando la última casa de Buxán el Camino pierde el asfalto


El perro, la higuera y el sendero


Senda boscosa


Muy selvática y hermosa de caminar


El Camino viene de Buxán


Y se dirige a otra aldea de la parroquia fisterrana de Sardiñeiro


El Camino, con su vieja caja, conserva algo del viejo empedrado


Y llegamos a Rial, donde cruzaremos esta carretera


Para seguir al otrolado, por la senda de la izquierda que sube un poco más


Ahí está el monolito señalizador



Y llega a Rial. Abajo es el Val de Duio, por donde va el Rego do Cacheira a desembocar en Mar do Rostro y arriba el Monte do Castelo, ante el Atlántico


Más allá de Rial bosques de Os Sabugueiros y Os Canceliños. Arriba A Rapadoira



Subimos un poco más


Hacia aquellos bosques del fondo nos acercaremos nosotros


Cierres de fincas hechos de envarado


Y ya salimos de Rial, topónimo que parece tener relación con el Camiño Real a Fisterra


Os Sabugueiros que daban nombre a este monte parecen haber dado paso a los pinos


Y más allá Os Canceliños


Cruce y a la derecha


Bifurcación y a la izquierda en A Cruz Rapadoira


Cruceiro da Rapadoira, testigo secular del paso de penitentes y peregrinos, pues es de los más antiguos de Fisterra, concello y comarca


Empezamos a bajar y momento de máxima emoción es este: cuando vemos, no demasiado lejos, la villa, el puerto y el Cabo de Fisterra, con las alturas del Monte Facho (242 mts.), el antiguo Promontorio Nerio de la antigüedad, donde se encendían grandes hogueras para advertir a los barcos de la proximidad de la costa allí durante siglos estuvo por el que se tenía por Fin de la Tierra, el Finis Terrae


Antes de Fisterra hemos de atravesar el valle de Duio, Val de Duio, tan especialmente vinculado a la tradición xacobea


Fisterra y arriba el Monte San Guillerme (222 mts.), estribaciones del Monte Facho, asentamiento de un antiguo eremitorio y santuario que fue durante siglos el más occidental de la cristianzadad y a donde iban las parejas a yacer en el leito do santo, piedra mágica de la fertilidad si querían tener hijos


Arriba a la derecha están Vilar de Duio y O Castro de Duio, parroquia de San Vicenzo de Duio, bajo el Monte de Arnela (166 mts), Silleiro Boo (186 mts.), el Monte da Lagoa (173 mts.). Más a la izquierda reconocemos  Ermedesuxo de Arriba, en la misma parroquia, y encima de él el Monte Pión (207 mts.)


El Camino pierde altura en O Seixo


La bajada se suaviza


Y vamos saliendo al valle


A los campos abiertos de O Val de Duio, valle que fue una auténtica Atlántida xacobea al decir de la tradición