Eres el Peregrino Número

lunes, 21 de marzo de 2016

LOS SECADEROS DE CONGRIO DE MUXÍA: DE O COÍDO A LA PRAIA DE LOURIDO

Secaderos de congrio de Muxía, los últimos de Europa
Muxía bajo el Monte do Corpiño
Bajando del Monte do Corpiño y viniendo del santuario de Nosa Señora da Barca podemos regresar al casco urbano de la villa de Muxía a través del Camiño da Pel, empleado antaño por los peregrinos que acudían al santuario al estar cortado para ellos el Camiño Real, por riesgo al contagio de lepra, una de las enfermedades más temida de la antigüedad, por sus graves desfiguraciones y el pánico al contagio. De ahí viene el nombre del camino, relacionado con la  piel.


Así por la Rúa Atalaia podemos salir a los secaderos de congrio de A Pedriña. Son estos se Muxía los últimos secaderos de este pescado que quedan en Europa.


Ya en la baja Edad Medioa los puertos gallegos comerciaban con el congrio seco a cambio de cáñamo procedente de Cataluña y Aragón para la cordelería de las embarcaciones que se hacían en los astilleros de Galicia.


El proceso para secar congrio es arduo, primero ha de ser abierta a la mitad la cabeza del pez y hacérsele un agujero para colgarlo de un banco. Es lo que se llama esmofinado y que continúa con la operación de abrir al pescado entero también a la mitad y quitarle tripas y cabeza, esto es el lanado o rascado.


Lugo se lava en los píos de agua de mar...


A continuación un un cuchillo en forma de hoz se le hacen los agujeros para que el aire pase y pueda secarse convenientemente.


Luego viene el envarado, por el que se atraviesa con una caña los huecos de la parte superior, de la cola a la cabeza, así podrá estirarse cuando se cuelgue.


Para colgarlos se emplean unas cabrias de troncos de madera puestos de forma horizontal y vertical.


Están unos quince días colgados y ha de tenerse cuidado con la lluvia.


Luego de secos los congrios se desvaran quitándoseles las cañas y se procede a su envasado.


Se introduce el congrio seco en un molde y es prensado y atado con alambres para luego ser empaquetado en fardos envueltos en arpillera, sacos de cáñamo...


El Secadoiro de Congrio da Pedriña es uno de los dos que existen en Mixía, el otro es el de Os Cascóns, la lado del puerto.


Estos secaderos de congrio son todo un espectáculo prácticamente único. Solo pueden verse aquí en Muxía...










A Perdriña, secaderos de congrio de Muxía...


Desde A Pedriña vemos A Punta Lourido, A Punta Gato Pelado y A Punta da Buitra.


Mar brava de Muxía, el Océano Atlántico...


Más cerca, frente a Muxía, A Punta Bouceiras...


O Coído...


Amor en el Camino, amor peregrino, peregrino amor...



Gaviotas en las rocas...


Oleaje atlántico...


Ante la Praza do Coído...


Atrás quedó A Pedriña...


Con sus secaderos de congrio...



Saliendo de Muxía...


Edificios al sur de Muxía, en el Camino que va a Muxía...(o viene, pues está señalizado en ambas direcciones).


Bellas estampas muxianas desde A Punta Bouceiras... y A Punta Langosteira...


Monte do Corpiño, A Pedriña y O Coído...


Inolvidable Muxía...



Saliendo de la villa de Muxía por la Avenida Doctor Toba.


Peregrinos en Camino,


Al sur Pedra Alta y Coído das Margaridas. Luego vemos A Punta Arliña, donde está el campo de fútbol (izquierda). Más allá empezamos a ver la Praia de Lourido bajo el monte O Facho de Lourido, a cuya izquierda sube el Camino hacia Fisterra, por el que enseguida ascenderos...



Campo Municipal Arliña del Muxía F.C. , equipo fundado en 1964.



Dejando atrás A Punta Arliña...


Enfrente la Praia de Lourido...


 Allí A Punta Lourido. Aquí A Embarrada...



Vista atrás de A Embarrada y A Punta Arliña...



 Praia de Lourido...


Arena blanca...


Playa de dunas y fuerte oleaje...


El Camino, aquí AC-5291, encima de la playa y de la desembocadura del Rego da Area...


Dunas y rocas...


Atrás dejamos la playa...


A Fonte do Bico...



Un poco de subida...


 Y un bello sendero nos llevará a los campos de Xurarantes, camino ya de Lires y Fisterra...