Eres el Peregrino Número

lunes, 21 de marzo de 2016

LOS SECADEROS DE CONGRIO DE MUXÍA: DE O COÍDO A LA PRAIA DE LOURIDO

Secaderos de congrio de Muxía, los últimos de Europa
A Ferida y el santuario de la Virxe da Barca
Ante el venerado santuario de Nosa Señora da Varca de Muxía y una vez hemos subido al emblemático Monte do Corpiño nos situamos ante el monumento A Ferida para emprender el Camiño a Fisterra desde aquí. Otro peregrinos lo hacen a la inversa, llegan aquí desde Fisterra pues esta ruta, siempre cercana a la costa, está señalizada en ambas direcciones. Aquí un mojón nos indica la dirección a seguir y la distancia, a unos 31 kilómetros del Cabo de Fisterra



Es el Camiño da Pel, llamado de esta manera por ser el que empleaban los peregrinos de antaño ante el miedo que contagiasen enfermedades de la piel, de aquella todas englobadas dentro de la temida lepra. Había incluso una fuente, A Fonte da Pel, para que se lavasen antes de entrar en el santuario de la Virxe da Barca, si bien esta era una medida higiénica en sí que solía realizarse en otros muchos lugares y al entrar en las poblaciones. Se empleaba pues para los romeros como alternativa al más transitado Camiño Real a su entrada en Muxía


Y así vamos entrando en el casco urbano muxiano por la Rúa Atalaia. Muxía creció hasta esta ribera que mira al Atlántico, desde su enclave primigenio, a la otra orilla del itsmo en el que se asienta, que mira a resguardo al interior de la ría


El crecimiento demográfico de los años 70 del siglo XX favoreció esta expansión urbana, si bien cambió la fisonomía del viejo pueblo pesquero


Aparecieron numerosos edificios de pisos, de variada altura y hechura


Si bien perviven viviendas del gusto más tradicional, sobre todo de piedra, algunas bellamente rehabilitadas


Aquí podemos desviarnos un par de metros del Camino para acercarnos a los secaderos de congrio de A Pedriña


Estos secaderos de congrio de Muxía, existentes aquí y en la orilla que mira a la Ría de Camariñas, en Os Cascóns, son los últimos secaderos artesanales de este pescado que quedan en Europa.


Ya en la baja Edad Media los puertos gallegos comerciaban con el congrio seco a cambio de cáñamo procedente de Cataluña y Aragón para la cordelería de las embarcaciones que se hacían en los astilleros de Galicia.


El proceso para secar congrio es arduo, primero ha de ser abierta a la mitad la cabeza del pez y hacérsele un agujero para colgarlo de un banco. Es lo que se llama esmofinado y que continúa con la operación de abrir al pescado entero también a la mitad y quitarle tripas y cabeza, esto es el lanado o rascado.


Lugo se lava en los píos de agua de mar...


A continuación un un cuchillo en forma de hoz se le hacen los agujeros para que el aire pase y pueda secarse convenientemente.


Luego viene el envarado, por el que se atraviesa con una caña los huecos de la parte superior, de la cola a la cabeza, así podrá estirarse cuando se cuelgue.


Para colgarlos se emplean unas cabrias de troncos de madera puestos de forma horizontal y vertical.


Están unos quince días colgados y ha de tenerse cuidado con la lluvia.


Luego de secos los congrios se desvaran quitándoseles las cañas y se procede a su envasado.


Se introduce el congrio seco en un molde y es prensado y atado con alambres para luego ser empaquetado en fardos envueltos en arpillera, sacos de cáñamo...


El Secadoiro de Congrio da Pedriña es uno de los dos que existen en Mixía, el otro es el de Os Cascóns, la lado del puerto.


Estos secaderos de congrio son todo un espectáculo prácticamente único. Solo pueden verse aquí en Muxía...










Desde estos secaderos retornaremos al Camiño de Fisterra



Yendo hacia el sur de la villa de Muxía en O Coído


Aquí retomaremos el Camino


Un bello paseo marítimo ante el Atlántico que da vista al sur al Cabo Touriñán, cuya extremo se encuentra aún más al occidente que el del propio Cabo de Fisterra


Aquí hallamos los mojones indicadores, este su flecha señala venir hacia donde venimos nosotros, pues está puesta para quienes hace el recorrido en el otro sentido, viniendo de Fisterra. A la derecha de las casas está la Punta Boucieiras


Atrás quedó A Pedriña...


Con sus secaderos de congrio


Punta Boucieiras: el Camino sube entre aquellos bloques de pisos, por la Avenida del Doctor Toba


Salimos de entre los edificios por esta avenida que da paso a una fila de viviendas unifamiliares con parcela que miran directamente a estos campos frente al océano


Desde ellos tenemos estas bellas estampas de Muxía, de A Punta Boucieiras a O Coío y A Pedriña


Y el Monte Corpiño sobre las casas de la Rúa Atalaia


Inolvidable Muxía


Casas y chalets. Esta avenida es la salida de Muxía por la carretera AC-5201


Hay algunos albergues, como el de Albergue da Costa


Más vistas ahora desde A Punta Langostera


Peregrinos en Camino, admirando las olas batirse contra las rocas


Hay bastantes huertas


Así salimos de Muxía pero seguimos en términos de su concello


Vemos Punta Lourido, Punta Cachelmo, Punta Gato Pelado, Punta da Buitra y Cabo Touriñán


El paisaje marítimo se torna más agreste y rural al salir del casco urbano


Ante nosotros Pedra Alta y Coído das Margaridas. Luego vemos A Punta Arliña, donde está el campo de fútbol (izquierda). Más allá al sur empezamos a ver la Praia de Lourido bajo el monte O Facho de Lourido (312 mts.), a cuya izquierda sube el Camino hacia Fisterra, por el que enseguida ascenderemos


 Atrás, rocas de Langosteira de Fóra


Seguimos contemplando absortos el paisaje


A Pedra Alta


A la izquierda hay acera, más segura para caminar


A Punta Arliña


Y este es el Campo Municipal Arliña

Campo del Muxía F.C. , equipo fundado en 1964


Campo Arliña que enseguida dejamos atrás


Así como A Punta Arliña


Enfrente la Praia de Lourido...


 Allí A Punta Lourido. Aquí A Embarrada...


A Embarrada, una pequeña y encantadora cala con su arenal


 Praia de Lourido. Al fondo a la derecha es el Parador de Muxía, en obras d econstrucción


Grandiosa playa de arenas blancas y extensos dunares...


Ideal para bajar y tomar un poco el sol


Pasamos sobre la playa, donde desemboca el Rego da Area


Vemos sendas en las dunas...


Seguimos carretera adelante


Curva a la derecha en As Paxareiras


Buena subida ahora, todo de frente hacia arrina


No nos desviaremos hasta el sgundo cruce a la izquierda


Valle del Rego da Area, Praia de Lourido y Punta Lourido


Por aquí subimos, desvío a la izquierda (el mojón orienta en este caso a quienes vienen de Fisterra


Atrás quedan carretera, valle y costa


 En plena cuesta, una fuente


A Fonte do Bico...


Bico es beso en gallego... quien sabe, tal vez esté relacionada con alguna leyenda de encantadas enamoradas, ninfas de estos camineros rincones


Un poco de subida, con el horizonte marino atrás


 La subida acaba dando vista a este hermoso valle del Rego de Moraime


Allí está Oruxo, pueblo de la parroquia de Moraime, no muy lejos del monasterio de San Xiao o San Xulián, por donde hemos pasado para ir a Muxía viniendo de San Martiño de Ozón y Dumbría por aquellas colinas del fondo


Maizales


Pastos y tierras de labor


Hemos llegado a  Xurarantes, donde emprenderemos ruta al Monte Facho de Lourido para seguir rumbo a Lires y Fisterra, siguendo en el siguiente cruce a la izquierda y atravesando el pueblo