Eres el Peregrino Número

jueves, 24 de marzo de 2016

PRAIA MAR DE FÓRA: MÁS FANTÁSTICOS ATARDECERES EN FISTERRA: EL OCÉANO DEL SOL

Praia Mar de Fóra. Fisterra.

Hemos subido al Cabo y al Faro de Fisterra, pero no hemos querido dar aún nuestra peregrinación por terminada, pues luego de subir a las ruinas del santuario de San Guillerme, ascendiendo a la cima del Monte Facho, consultamos nuestro mapa para regresar a la villa fisterrana por otro lugar, bajando desde aquí hacia los arenales de Mar de Fóra, una playa peligrosa para el baño pero sublime para contemplar los atardeceres de Fisterra...


No solo en el cabo ni en el Monte Facho hay espectaculares puestas de sol, solpor en gallego y sunset en inglés, son una maravilla impresionante y bellísima los de Mar de Fóra...


Consultando nuestro artesanal mapa peregrino, sin GPS ni aplicación tecnológica ninguna, nos arreglamos para coger las anchas y abiertas pistas de tierra más próximas a la costa oeste del cabo.


Abajo O Centolo de Fisterra. Parece una vistosa peña rocosa en medio del mar pero es un peñasco que vio numerosas tragedias marineras y naufragios...



El Camino y O Centolo...


Hoy parece que la puesta de sol va ensombrecerse pero de pronto rayos de sol iluminan ocasionalmente el mar, aprovechando algún hueco entre las nubes...


Punta dos Oídos y O Centolo... atalayas de la mar océana.


Ya ante nosotros el Cabo da Nave. Realmente es dentro de Fisterra el saliente más occidental del concello. En contra de lo que se creía desde tiempo inmemorial hay otros cabos más occidentales, la punta más al oeste de Galicia y de España entera es, poco más al norte, el Cabo Touriñan, que veíamos en el camino de Muxía a Fisterra. En Europa el promontorio más occidenteal es el Cabo de Roca, en Portugal. Ello no obstante no le quita absolutamente a la milenario tradición del Finis Terrae...

 Un islote rocoso ante el cabo es el Berrón da Nave. Más cerca están la Punta Corticeira y la Punta Uña de Ferro. Ahora ya vemos la Praoa do Mar de Fóra, topónimo que hace referencia a su situación fuera del entorno más inmediato de la villa fisterrana, cara al Océano Atlántico


El entorno es totalmente agreste, con vegetación y dunares...


Sublime paisaje marítimo...


Más al interior, el camino que lleva a los arrabales de Fisterra. Otro lleva al barrio de A Insua, Al fondo descubrimos Val de Duio, el mítico Valle de Dugium de la tradición xacobea, por donde baja del Monte da Rapadoira el Camino que viene de Muxía, o va a Muxía, pues verdaderamente está señalizado en los dos sentidos. Este es el itsmo que enlaza el Promontorio Nerio o Cabo de Muxía con el interior del país.


Toxos, espinos, pinos, helechos, arbustos... entorno de Mar de Fóra...


Salimos al camino empedrado que viene de A Insua y seguimos hacia la playa...


Mar de Fóra...


Punta Uña de Ferro y Cabo da Nave...


Cabo da Nave y Berrón da Nave...


Paseo de tablas para preservar dunas y vegetación marina, que baja a la playa haciendo largos zig-zag.



Vuelve a asomar, desafiante, o Centolo de Fisterra.


A Punta dos Abeláns y O Centolo...


Paseo hacia la playa...


En la arena, vista al Cabo da Nave...


Vista hacia O Centolo de Fisterra, aquí sí parece un peligroso e inquietante espolón para marineros, pescadores y navegantes...


En el otro extremo de la playa, viendo el Monte Facho, por donde bajamos, así como A Punta dos Abeláns, A Salegueiroa, Xan Abade, y A Punta dos Oídos. El gran Promontorio Nerio o Cabo Fisterra.


Dunas de Mar de Fóra con su vegetación protegida.


Recorremos el paseo marítimo de tablones en esta tarde nublada...


El sol parece querer jugar a si sale o no sale y al vernos marchar se nos revela que desea hacer alguna aparición "estelar" y nunca mejor dicho, reflejando algún tímio rayo de luz sobre el mar océana...


Nos detenemos a observar el fenómeno...


Incluso sacamos ya alguna foto...


El Imperio del Sol...


Impresionante Fisterra, sorpresas del Mar de Fóra...


En el horizonte, una línea dorada de luz solar recorre el océano...


Y gana plenitud con intensos tonos naranja...


El Cabo da Nave parece sorprenderse también ante este portento de la naturaleza...


A la expectativa en las dunas de Mar de Fóra.


De pronto, el sol aparece en su plenitud en la lejanía, como cayendo literalmente hacia las aguas...


Entendemos aquí el espanto de algunos antiguos navegantes romanos que se espantaron al ver al sol precipitarse en el océano...


Y sumergirse..


El día que vimos caer al sol...


Atardecer, solpor, sunset...


Sobrecogidos como los marinos de hace milenios...


Verdaderamente "el sol cae en el mar"...


Sensación indescriptible...


Se cae, el sol se cae...


Se precipita realmente en el océano...


Como una bola de fuego...


Un cierto aunque emocionante desasosiego desaparece... el sol está mucho más lejos de lo que aparenta y siempre hay nubes que lo ocultan. No obstante en días despejados aquellos asombrados marinos fenicios, griegos, romanos, no avezados a esto, sí que lo veían literalmente "sumergirse en las aguas."


Majestuoso final... del día...


Encantos de Mar de Fóra, encantos de sol, arena y océano en Fisterra...


Este es el Camino histórico y tradicional de Santiago al Finis Terrae, a Fisterra. Otra posibilidad señalizada es, desde el cruce de Hospital ir a Muxía tomando el camino de Dumbría...