Eres el Peregrino Número

viernes, 3 de junio de 2016

ALBERGUE LA FERRERÍA EN AMANDI: PEREGRINOS A SANTIAGO Y A COVADONGA (VILLAVICIOSA, ASTURIAS)

Entrada al albergue de peregrinos de La Ferrería en Amandi, antiguo molino.
A escasos metros de la capilla de San Xuan, donde se cruzan los peregrinos que van a  Santiago con los que van a Covadonga, tenemos el albergue privado de peregrinos de La Ferrería, en el barrio de Valbúcar, parroquia de Amandi, unos dos kilómetros al sur de La Villa, nombre popular de la capital del conceyu asturiano de Villaviciosa.


Se encuentra este albergue por lo tanto en medio de dos importantísimas rutas de peregrinación: el Camino Norte o de la Costa y la famosa en Asturias Travesía Xixón-Cuadonga, que desde Gijón/Xixón se dirige a este veneradísimo santuario mariano en el mismo acceso al corazón de los Picos de Europa, atravesando los concejos de Gijón/Xixón, Villaviciosa, Piloña, Parres y Cangas de Onís/Cangues.


 El albergue ocupa lo que fue un antiguo molino que funcionaba con el agua del río Llinares, río que después se pasar por aquí formará la Ría de Villaviciosa: El Molín de la Ferrería, el último que dejó de moler en este cauce fluvial y disponía de tres molares.
 

Lo que es propiamente el albergue se encuentra abajo, en el lugar donde estaban estas muelas y se trabajaba en la molienda, arriba era la vivienda de los moliñeros, actualmente de los hospitaleros.


Interior del antiguo molino, literas del albergue.

 

Es pues una construcción tradicional de importante interés histórico y etnográfico rehabilitada con notable gusto y acierto para dar servicios a los peregrinos de ambos caminos. 
 

lateral, puerta con rosal.


Enfrente, una dependencia de la misma quintana del molino, ha sido habilitada como comedor comunitario.


Mesas y bancos alargados al lado de la concina.


Al fondo, unos mapas señalan la procedencia de los peregrinos que hasta ahora han pernoctado en el albergue.


Mapamundi y chinchetas peregrinas.


A primera vista llama poderosamente la atención Europa, completamente plagada de chinchetas.


América del Norte.


América del Sur.


Asia...


Abajo a la derecha Oceanía.


Suplemento dedicado a Europa.



En la pared exterior derecha hallamos la rueda o rodendu de aspas que giraban con la fuerza del agua embalsada traída del río al molino por un antiguo canal o canaliega


El exterior, sumamente cuidado.



El albergue de La Ferrería se encuentra en un lugar discretamente apartado, prácticamente en medio de un bosquete de ribera, con llanas praderías, rodeado de prados y huertas.


La Ferrería debe su nombre a la existencia, justo enfrente del molino, de una antigua fragua de ferreros o herreros de la que se conserva el edificio.


Antigua fragua y señalización al albergue.


Hórreo de La Ferrería.


Casa Pacón de la Ferrería, solar de la antigua fragua.


El río Llinares, que empieza a "querer ser ría" y con el que funcionaron aquellos ingenios hidráulicos.


Paradisíaco y plácido entorno.


El Puente la Ferrería.



Tras un recorrido por los alrededores del albergue regresamos a él.


A tiempo para tomar un culín de sidra...


Sidra para pronto retornar al Camino, rumbo a La Parra y al famoso cruce de Casquita.