Eres el Peregrino Número

lunes, 30 de mayo de 2016

BARBECHU: EL NUBERU TRONADOR Y EL CUÉLEBRE DEVORADOR (SARIEGU, ASTURIAS)



Barbechu, pueblo del concejo de Sariegu al que llegamos por el viejo Camín Real, ahora carretera local, nada más salir de Vega, la capital concejil, donde hay albergue de peregrinos destinado a los romeros que desde Casquita en Villaviciosa optan por dirigrise a la capital asturiana, Oviedo/Uviéu y tras subir el Altu la Campa, bien por Valdediós o bien por Arbazal, bajan al valle saregano.


En Barbechu dejamos Vega y la parroquia de Santiago de Sariegu para entrar en la de Narzana y está a la vez dividido en varios barrios, este es el de Rauxuan, el primero que nos encontramos, nombre del riachuelo que hace de divisoria parroquial. Aquí estan Casa Quinito, Casa Francisco o Norina y Casa Enrique.



Al sur del Camino está La Berruga, cueto de 347 metros en el medio del valle.


Sobresale su cueto entre las llanuras sareganas.


Al pie de La Berruga los campos de Arapozu.


Un banco para sentarse en el cruce con el camino que va al monte.


Nosotros seguimos de frente y de Casa María Luisa, solar de madreñeros, pegada a Casa Paco, vamos entrando ahora en Barbechu en el barrio de La Felguera


 La Felguera: a la izquierda Casa Alfonso Montequín, a la derecha Casa Ismal de Montequín.


Preciosos y alargados corredores. Al fondo Casa Sabino Morán, también en el Camino.


Atrás ha quedado Vega, capital del concejo.



La panera de Casa Alfonso Montequín.


Más vistas del Monte la Berruga, dada su forma y disposición no hace mayormente falta de explicar el topónimo.


Arapozu.


Más pastizales...


Vacas lecheras.


La Berruga, pradería y bosquetes autóctonos.


 Idílico paisaje rural y natural de Sariegu.


Por Casa Sabino Morán salimos de La Felguera y nos disponemos a pasar bajo el puente de la autovía


Concha peregrina bajo el puente.



 La Venta, histórica posada viajera donde estuvieron el chigre y el llagar de Casa Pachu.


No en vano el entorno de La Venta es una bellísima pomarada...


Manzanas de sidra. Al sur los altos de La Llomba, que se extienden de este a oeste, paralelos al valle y cubiertos de niebla.




Manzanos de La Venta, Barbechu, parroquia de Narzana.


Panera en La Venta.


El tractor aparcado.


Un piño de casas, entre ellas Casa Luis de La Venta.


La Venta, un topónimo muy frecuente en los viejos caminos tal que este, antiguas fondas y posadas que aquí existieron antaño.


De La Venta nos dirigimos a Les Cases del Barracu.


El Barracu, con restaurado manantial y lavadero de tejado a dos aguas en La Fuente Fonfernande.


Vieja panera cubierta de yedra.


Fuente y lavadero, restaurados, al lado del Camino.


Lavadero y Camino.


Fuente y bebederu.


El Barracu es solar de los Pruneda, célebres artistas del siglo XVIII.


Campos de El Barracu.


Más allá Mería.


Un poco de subida hacia el centro del pueblo de Barbechu.



Hórreo de corredor en Barbechu.


Viniendo de El Barracu y La Venta (al fondo) llegamos al Casa Telva Bastián o Aurora, que fue antiguamente un chigre-tienda muy célebre en este pueblo de Barbechu.


Estamos en la carretera de Vega-El Romeru, que sigue el milenario Camín Rial o Camín Real, camino de notable importancia en la antigüedad y ruta de peregrinaciones a Santiago.


Allí está La Retuerta, de donde era el famoso ferreru Andrés de La Retuerta, mencionado en documentos de 1628 y 1653. Cerca de aquí estuvo la desaparecida capilla de Santa Apolonia, popularemente Santa Polonia, y de San Roque.


Enfrente de Casa Telva Bastián pasaremos junto al cruce que va a la iglesia románica de Santa María de Narzana la cual, pese a estar bastante próxima, no llegaremos a ver, tapada por los árboles en un altozano a nuestra derecha.


Después del cruce pasamos bajo el corredor de la Casa los Argüelles, próxima a la de Cefera la Güevera, que llevaba huevos a vender hasta el mercado de Gijón/Xixón, montada en burro, como era natural en aquel entonces.


Por las inmediaciones de este lugar de Barbechu, el que lleva el mismo topónimo del barrio, pasa La Viona o La Vía, la caja del malogrado ferrocarril entre Gijón/Xixón y Samartín del Rei Aurelio, en la cuenca minera del Nalón, el cual nunca llegó a inaugurarse ni a funcionar, pese a hacerse todao el trazado y hasta construirse algunas estaciones, proyecto fracasado a principios del siglo XX. En buena parte del recorrido el trayecto ferroviario fue aprovechado como camino vecinal.


Caminamos al pie del hórreo.


Antiguo carro de labranza guardado debajo.


Los pegollos.


Entrada a la quintana. En Barbechu hay antiguas familias campesinas, como los Bastián, los Menéndez, los Pandiello o los Sánchez, ya mencionadas en documentos medievales por ser foreros o campesinos de la tierra de la que eran dueños los monasterios de Valdediós y San Pelayo.



Caserías y quintanas.


Otro hórreo en el Camino.


Bajaremos pues a otro de los barrios de Barbechu.


La Pedrosa, donde está el almacén de piensos que suministra a los ganaderos de la zona.


Casa Benino y Casa Marino, también solar de afamados madreñeros de antaño.


Campos de Barbechu: La Llomba y El Picu Fariu ocultan sus alturas entre las nubes.


Bosque autóctono, ahí entre los árboles asoma la iglesia de Santa María de Narzana. Aunque no hallamos subido a verla quizás sí oigamos el repicar de sus campanas, con el que antaño se conjuraba al nuberu, genio de las nubes y la tormenta en la mitología asturiana, que podía arrojar rayos y granizadas sobre campos y cosechas. Especialmente apreciada para este menester era la campana grande, llamada La Perruca, según datos del historiador saregano Florencio Friera, gran divulgador de este concejo. Más allá, cerca de la aldea de Villar, está El Cotaraxu, en cuyo Castañéu de la Viesca moraba el terrible cuélebre devorador, serpiente alada de las creencias populares, guardián de tesoros, xanes y encantos. Curiosamente en algunas leyendas se conjura su amenaza invocando al Apóstol Santiago.


Las vacas pastan apaciblemente ajenas a otras iquietudes...





El Camino en La Pedrosa.


Hermoso camino florido que nos llevará a Barbechu.



La Torre, el último barrio de Barbechu, justo dando vista al Picu Fariu y La Fumarea, llamado así por la Casona de La Torre, El Gorgollu, que perteneció antaño a los Vigil Quiñones.

 
Antiguo lavadero de La Torre.


Ahora La Torre es un grupo de casas y cuadras. Aquí están Casa Loína, Casa José La Torre, Casa Niso La Torre, Casa Güela, Casa Manuela...


Barbechu va quedando atrás.


Arriba, solitaria, La Peña.


Fincas de Barbechu.


Vereda peatonal.


La Peña, uno de esos altozanos que dominan el valle de Sariegu.


De frente. El Peñón, El Peñón de Perea, donde se dice hubo "un castillo", quizás un castro o atalaya de vigilancia.


Al oeste el Camino en Les Llenderes, donde estuvo Casa Rosario, que tenía chigre y bolera.


Atrás La Torre, Barbechu.


Adelante cruce de Caminos.


Seguimos el camino principal, el de la izquierda. Cerca está uno de los afamados llagares de sidra de Sariegu.


Sigamos la flecha amarilla.


La Peña orienta nuestros pasos.


Antiguas escuelas.


Abundan los pastos.






Pequeña subida hacia Les Llenderes.


El Picu Fariu al Norte.


La Peña.


Un poco de subida hacia Les Llenderes.


Por aquí nos acercamos al pueblo de Aramanti, el más occidental de Sariegu en nuestro recorrido xacobeo y por donde pasaremos a Siero en El Castru.