Eres el Peregrino Número

lunes, 15 de agosto de 2016

CAMINO ANTIGUO HACIA VEGADEO/A VEIGA Y TRABADA (4): EN LA VILLA VEIGUEÑA (ASTURIAS)


Por los lugares de Mareo y A Pruida el Camino entra en el concejo de Vegadeo/A Veiga viniendo de Seares en Castropol. Este es el paisaje de la vega que da nombre al lugar tal y como la ven los peregrinos que recorren esta variante que fue en realidad antiguo camino real que evitaba el paso de la ría en lancha, remontándola ribera arriba.


La villa veigueña se fue extendiendo desde su núcleo originario sobre la unión de los ríos Suarón y Monjardín hasta ganar espacio al agua y las junqueras y asomarse al río Eo en su estuario. Los edificios más nuevos se extienden linealmente debajo del Camino y a lo largo de la Avenida Príncipe de Asturias. Más allá, en medio del casco urbano, en la confluencia de los dos cauces, se encuentra la gran explanada ferial.


Aún más lejos se vislumbra el casco histórico por la zona del Ensanche, edificada en el siglo XIX, donde sobresale el campanario de la iglesia. Un poco más en ladera son los barrios más antiguos, bajo el Monte Silvela.


Al otro lado del río Suarón está El Pividal, en la Avenida de Galicia y, justo encima, el pueblo de Miou, por donde sigue el Camino.


En nuestra bajada hacia la villa podremos descansar y observarla en algunos bancos dispuestos como un mirador sobre este verdadero anfiteatro natural alargado que ofrece el paisaje.


Nos acercamos al barrio de A Galea.


El río Eo en medio, formando ya su ría. También en medio vemos la explanada ferial.



En medio de la foto reconocemos por su campanario la iglesia parroquial, frente a la que pasa el Camino.


Después sigue el descenso por el barrio de A Galea, con sus hileras de viviendas populares, unas de planta baja, otras de dos y tres pisos, a veces formando bloques, a ambas márgenes del Camino.


Casa en ruinas.


Vamos bajando poco a poco en A Galea.


Al fondo el centro urbano.


Suave descenso.


Tejados de pizarra.


Filas de casas asomadas al Camino.


Bloques de viviendas unifamiliares de planta alta...


Como un patio de vecindad...


El Camino viene bajando.


Otra fila de viviendas.


Llegando al final de la cuesta.


 Pronto se cruza el puente sobre el río Suarón,A Ponte da Abraira, al lado de la escultura Abrazo de Luis Fega.


Puente y escultura.



A la derecha vemos otro puente, el de la carretera N-640, aquí Avenida de Asturias.


A la izquierda, el curso del Suarón. Al fondo El Noveledo y El Soutón.


Atrás quedó el puente.


Las conchas xacobeas en las fachadas de las casas nos llevan por la calle Empedrada (salida tradicional hacia el paso del Eo y la N-640), cruzando tras el puente la calle Palacio (carretera AS-21), bajo los edificios de balcones y galerías con bares, restaurantes y numerosos comercios en su planta baja.


Al fondo la iglesia.


Paseo fluvial.


Seguimos pues por la Calle Empedrada...


A Veiga/Vegadeo formó parte de la extensa Tierra de Ribadeo de la que hemos hablado en anteriores capítulos y que comprendía el territorio asturiano entre los ríos Eo y Navia, toda la cual fue luego el enorme concejo de Castropol al independizarse la comarca de la Mitra durante el reinado de Felipe II en 1579. La pequeña localidad prosperaba con su puerto comercial ribereño.


Originariamente la población era un lugar de la parroquia de Piantón, denominado Vega de Ribadeo que a principios del siglo XX pasó a llamarse oficialmente Vegadeo, aunque tradicionalmente siempre fue A Veiga, topónimo en recuperación.


Esa prosperidad empezó a traer rivalidades con la villa capital de Castropol y, coincidiendo con un largo periodo de vicisitudes como consecuencia de la sede judicial, la Vega de Ribadeo se confirma como concejo independiente en 1836, estando primeramente la capital en Piantón pero a los pocos años se asentaría definitivamente aquí en A Veiga.



Al fondo, A Alameda.


Y es que esta arteria veigueña de la calle Empedrada se prolonga enseguida a la calle Alameda, allí a la izquierda una larga fila de edificios dispone de más bares, restaurantes, pensiones y tiendas, mientras a la derecha están el Ayuntamiento, el Parque Medal y la iglesia parroquial. Dado que todo ello forma parte del Ensanche decimonónico se sabe que antiguamente el Camino pasaba algo más al sur, y en algún momento así estuvo señalizado, desde A Galea a los barrios de Abraira, O Palacio, A Cal (con su capilla), y Ferreira.


 El Ayuntamiento y la iglesia se iniciaron en 1844, aunque según las fuentes las fechas varían fue justo cuando se decidió hacer aquí la capital del nuevo concejo.


La porticada Casa Consistorial será dotada de torre del reloj en 1888 y reformada en el s.XX.


Preside la explanada, donde se ubican las terrazas, una fuente neoclásica con caños y caras de fauno, en la que, sobre pedestal, se alza una figura humana alegórica del verano (erróneamente se dice es la diosa Ceres), obra de una empresa francesa.


Su presencia es actualmente ornamental pero su construcción es fruto de las iniciativas para surtir de fuentes públicas a la villa en 1880, cuando no se disponía aún de agua potable en las viviendas.


Entre el Ayuntamiento y la iglesia se extiende el Parque Medal.


Parque Medal, con su elegante kiosko de la Música, construido para los conciertos de la banda municipal en 1903.


A Alameda...



La iglesia de la Asunción es parroquial desde 1887 y se construyó con proyecto del arquitecto Pruneda, tiene gran frontón con una imagen de la Asunción de María entre las nubes y una alta torre-campanario.


Asunción de María.



Ahora, por la calle Alameda cruzamos el río Monjardín o Monxardín con sus huertos en la orilla, y enfilamos la Avenida de Galicia.


Vistas desde el puente.


Al otro lado del río...


Avenida de Galicia.


Enfilamos la Avenida de Galicia, pero solo unos pocos metros, pues ya hemos de desviarnos a la izquierda por la carretera que sube a Miou.


Vamos así saliendo, cuesta arriba, del casco urbano.


Luego de unos talleres en El Fondrigo, regresamos a lo rural dejando atrás la villa.


Y así subimos a Miou...