Eres el Peregrino Número

domingo, 14 de agosto de 2016

CAMINO ANTIGUO DESDE TOL (CASTROPOL) A VEGADEO/A VEIGA, TRABADA, VAL DE LOURENZÁ Y MONDOÑEDO (2): ALTO DE SAN MARCO, LANTOIRA Y VILAVEDELLE (CASTROPOL, ASTURIAS)


Paisaje desde Lantoira (Castropol): al fondo al otro lado de la ría Galicia
Río de Fornelo
Viniendo de As Campas, parroquia de Piñeira y concejo de Castropol, los peregrinos que siguen esta antigua ruta primigenia, trayecto oficial del Camino Norte en Asturias, empleada antaño para no cruzar la ría en endebles embarcaciones de caro y arriesgado pasaje, llegan al Molín del Monte, donde una pasarela nos hará pasar sobre El Rego de Fornelo en un paraje que se nos antoja extremadamente atractivo por su indómita hermosura silvestre


Al otro lado una concha nos indica subir a la izquierda para salir de esta frondosidad ribereña


Abunda la vegetación y es bien visible la caja del más que milenario camino


Helechos, musgo y arbolado muy tupido. El suelo es de tierra y piedra


Ya llegamos a lo llano


Hay algunas plantaciones de eucaliptos


Los mojones indican el trayecto


Tramo recto


En este cruce seguiremos del frente


Por el camino del medio. Adviértase el mojón


La pista se hace más ancha


Pinos y eucaliptos


Pronto llegamos a cruzarnos con una carretera local, bajo los pinares, la cual seguimos a la izquierda unos metros


Los mojones indicadores nos dirigen hacia allá


Y ya estamos en el puente ferroviario


Sobre la línea del Ferrocarril Ferrol-Gijón. La línea que tardó tantísimos años en hacerse realidadaprobada en 1882 no fue inaugurada integramente hasta 1972


Pasado el puente caminaremos hasta la primera curva


Justo en mitad de la curva dejaremos la carretera e iremos a la derecha


Son realmente dos los caminos que se abren aquí: de los dos tomemos el derecho


Flecha amarilla y mojón nos lo confirman


Pasamos entre arbustos y praderías


Camino llano y muy hermoso.


Estamos dando vista al Alto de San Marco o San Marcos, con su cima alomada y boscosa de 230 metros de altura


Continuamos entre el arbolado.


Buena caja del Camino


Llegamos a un depósito de agua cerca del lugar de Faberne


Y subimos a su derecha un poco


Concha en el depósito


Por aquí va la ruta


Salimos a los prados.


Bajo pinos y castaños


Y la pista, ya prácticamente en llano, nos encamina a un delicioso paseo por las cuestudas camperas de la falda de estos montes del Alto de San Marco


Al fondo muy a lo lejos reconocemos unos edificios


Es Ribadeo, ya en Galicia


 Ribadeo su puerto y ría


Ahí vemos también A Ponte dos Santos, que no de Todos los Santos, como alguna vez se ve escrito. A la derecha es Asturias, con la ensenada de A Lieira o Linera, viéndose parcialmente Figueras/As Figueiras. A la izquierda es Galicia, con Ribadeo y su puerto deportivo de Porcillán y toda la acantilada costa hasta Illa Pancha


El puente fue inaugurado en 1987 y ensanchado once años después para el trayecto de la Autovía del Cantábrico (A-8), cuando se le hizo un paso peatonal a ambos lados. Hasta entonces no estaba permitido oficialmente el paso de viandantes. El nombre de A Ponte dos Santos viene de la existencia de dos capillas a ambos lados: la de San Ramón o A Atalaya en la parte asturiana y la de San Miguel en la gallega.

  
Como suele ser lo normal en estos casos de villas costeras y ribereñas, el origen de Ribadeo está en su puerto, pues el actual dique deportivo o Muelle de Porcillán fue el nacimiento de la primera población, llamada Cabanela por sus cabañas, la cual se iría extendiendo hacia arriba con el transcurrir del tiempo. Se supone en época romana fue llamada Julia Evi


  
El primigenio asentamiento parece ser fue abandonado, bien por invasiones vikingas o bien por la fundacion de un nuevo poblamiento en el año 742 por disposición del rey Alfonso I, quien conquistaría Lugo a los musulmanes. Durante la Edad Media se rodeó de murallas, con más valor simbólico que defensivo, cercado casi desaparecido salvo algunas porciones, que auspició la salvaguarda de los derechos de la Carta Puebla conferida por el rey Fernando III, lo que daba ciertos derechos a sus habitantes, como la celebración de un mercado semanal. Ribadeo formó parte parte de la que fue Provincia de Mondoñedo, siendo uno de sus enclaves urbanos, junto con la misma Mondoñedo y Viveiro. Por aquel entonces se sabe que los obispos mindonienses tuvieron jurisdicción para cobrar portazgo y explotar salinas en el lugar


Bastantes años después, en 1369, las guerras al trono castellano provocaron que el monarca Enrique de Trastámara se la entregase, como recompensa a la ayuda que le prestó en esas luchas, al caballero francés Pierre de Villeines, quien a su vez lo vendería poco después al Condestable de Castilla Ruy López Dávalos, naciendo así el Condado de Ribadeo. La caída en desgracia de este segundo conde ante el nuevo rey Juan II hizo revertir el condado a la corona (otros dicen fue dividido), sea como fuese lo cierto es que Juan II volvió a otorgárselo a otro noble, Rodrigo de Villandrando, en 1431. Esta vez el título tenía la llamativa disposición de permitirle comer a la mesa del rey el día de la Epifanía y llevar el traje que se puso el monarca esa jornada, en gratitud por salvarle de ser capturado por el Infante Don Henrique. Siglos después y por matrimonio, el condado pasó a la Casa de Híjar y más tarde a la Casa de Alba


Mientras, la prosperidad portuaria hacía de Ribadeo una de las principales dársenas del Cantábrico por sus rutas comerciales con Sevilla, con Lisboa y con Europa, sobre todo con los puertos bálticos (Riga) célebres por sus importaciones de aguardiente. Las rutas a América fueron asimismo muy importantes, sobre todo durante la época de las grandes emigraciones de los indianos


En el cruce seguimos de frente, en dirección suroeste


Al fondo a la izquierda es el Monte Mondigo, el más alto del concello de Ribadeo (569 mts. -otros dicen 571-). El Camino de Ribadeo a Vilanova de Lourenzá y Mondoñedo discurre más a su izquierda


Helechales, pinos, castaños y eucaliptos en las veredas del Camino


Llegamos a una pista asfaltada, yendo a la derecha


Entre más helechos y eucaliptos


Pero pronto salimos a campo abierto


Al oeste son los campos que se estienden hasta la orilla asturiana del estuario, viendo varias aldeas de la castropolense parroquia de Piñeira, como Brea, Valín, El Campo, El Pinal y Cal, entre otras. A la izquierda es la de San Xuan de Moldes, también en Castropol, barrios de Vilarrasa, A Areneira, A Paceira... campos y quintanas diseminadas por el agro


También vemos ahora mejor los Astilleros Gondán en Figueras/As Figueiras. Si nos fijamos, a la derecha del puente hay dos árboles y a su vez a su derecha una torre blanca. Es la capilla de San Ramón. Antaño había en la población un hospital de peregrinos para quienes pasaban la ría en lancha. También Ribadeo y Castropal disponían de fundaciones hospitalarias para los romeiros


Prados de Santiago en Piñeira. A lo lejos al otro lado del puente se ve en la orilla gallega O Cargadoiro o Cargadeiro, el antiguo cargadero de mineral de Hierro de las minas de Vilaoudriz, que venía a Ribadeo en Ferrocarril para luego ser embarcado con vistas a su salida comercia. También se distingue O Forte de San Damián, vieja estructura defensiva de baterías sobre la ría, ahora restaurada y, parcialmente, las inmediaciones de A Illa Pancha


Valín, Cal en Castropol y a lo lejos Ribadeo. La gran pujanza portuaria ribadense disminuyó avanzando el siglo XIX por la construcción en Gijón/Xixón del gran puerto de El Musel, tal y como ocurrió en otros puertos cantábricos, aunque el nuevoi puerto comercial de Mirasol sigue siendo el gran impulso económico de Ribadeo, incrementado en el 2004 a serle concedido un punto de inspección fronteriza, siendo el único puerto lucense que puede comerciar con países no comunitarios. Se exporta arena de mina, magnesia, aglomerado y celulosa principalmente y se descarga maíz, sal y pulpa de remolacha.


San Xuan de Moldes en la distancia, con el campanario de su iglesia parroquial. Al otro lado es la subida al Monte de Santa Cruz, por donde va el Camino que sigue desde Ribadeo Por Ove, rumbo a Vilanova de Lourenzá y Mondoñedo, donde se unirá con este
                                     

A Areneira. Por aquí abajo, oculto por el arbolado, pasa el Ferrocarril Ferrol-Gijón. A lo lejos, en las laderas gallegas que caen a la ría, vemos algunas aldeas de las parroquias de Ribadeo, como As Anzas Y Santalla. Sobre ellas están las colinas del Alto da Tarola (252 mts.), As Pedreiras (282 mts.) y O Cordal (136 mts.) más en la lejanía es A Granda (338 mts.) con el Monte Coroa (365 mts.) y aún más allá el ya mencionado Monte Mondigo. A sus pies está Vilela, que no llegamos a ver desde aquí, por donde va el Camino en su ramal de Ribadeo a Mondoñedo


Laureles, castaños y pinares. Estamos en la parroquia de San Xuan de Moldes


Atrás va quedando la boca de la ría


Y A Ponte dos Santos con As Figueiras y su astillero


Ribadeo más allá de las quintanas de Piñeira


El Camino es llano y cómodo


No tiene pérdida


Helechales a los lados


Llegamos a un cruce cerca de Casa Paquita en Sabugo


En el cruce vamos a la derecha pero cruzando la calzada


Cruzamos el asfalto y directamente delante sigue el Camino por suelo de hierba, estrechándose entre zarzales y matorrales que separan las finca


Inmersos en la naturaleza rural de los pueblos del concejo de Castropol.


Montes del Alto de San Marco


Bajamos poco a poco


Llegamos una vez más a una carretera local


Hacemos caso a las señales del Camino


Y vamos por ella a la izquierda, sobre un puente que salva uno de los afluentes del río Angueira


Carretera local que lleva a A Venta, unas casas de resonancias camineras en su topónimo. Sin duda hubo antaño una posada para viajeros


El Camino sube un poco frente a la casa


Allí Brea y en la lejanía a la izquierda San Xuan de Moldes


Y detrás los edificios de Ribadeo


La iglesia parroquial de San Xuan de Moldes sucede al viejo monasterio aquí existente citado en la diplomática medieval del año 925. El actual templo se edificó sobre el anterior en el siglo XVII. Se celebra al santo y, en Semana Santa, la ceremonia de El Encuentro con las imágenes del Sagrado Corazón y la Virgen del Rosario, que salen de la iglesia por diferentes puertas. Quienes portan la Virgen, al encontrarse, realizan tres inclinaciones. Su alta cúpula del campanario parece rivalizar con la de la famosa Torre dos Moreno, a lo lejos a su derecha, en Ribadeo


De A Venta vamos ahora a El Casal, arrabales de Lantoira


Contemplamos los paisajes del Eo. Eiramola; Fabal, El Cornayo, A Augueira y al fondo Vilarvedelle. Al otro lado del estuario: Galicia. Debajo nuestro el ferrocarril


Disfrutamos con unas impresionantes vistas de la zona sur de la ría y algunos de los pueblos tanto de la vertiente asturiana como Vilavedelle al fondo a la izquierda, e Iramola o Eiramola, aquí a la derecha, como de la gallega (Lourido), en la distante ribera opuesta. A la derecha de Eiramola hay un montículo, se trata del emplazamiento de un castro milenario, A Corona de Eiramola, sin duda se trata de un recinto fortificado prerromano que guardaba este puerto natural


Iramola o Eiramola, ensenada de El Tarrón y al fondo Lourido, parroquia ribadense de Santalla de Vilausende. A la derecha los montes de As Pedreiras y As Penelas y en el horizonte los picos de la Serra da Cadeira, como A Órrea (596 mts.) y el Pico da Cadeira (564 mts.). A la derecha Penas Mouras (537 mts.)


Palacios, Granda y Villagomil están más a la derecha. A lo lejos está el monte de O Coto (209 mts.) y el ominipresente Monte Mondigo, bajo los campos de El Vinteiro


Aldeanova y A Roda, bajo el monte de Río Comaxe


Aldeanova


Paisajes del Eo, inolvidables


Bajo nosotros Lantoira


Seguimos difrutando de este magnífico mirador con el pueblo de Lantoira abajo y arriba El Pico Agulelo (246 mts.)


Casa y cabazo en el Casal


De El Casal a Lantoira



Paisaje de Lantoira


Sigue el pasamanos o baranda de madera


Poco más arriba de nosotros son las casas del barrio de Silvallana, donde está la capilla de Santa Bárbara. El Camino pasa bajo ella...


Casa y cabazo bajo el Camino.


Ancestrales muestras de arquitectura rural.


Tejados de pizarra, característicos del occidente asturiano y el oriente gallego


El Camino pasa delante de la casa pero si lo deseamos podemos subir un momento a ver la capilla de Santa Bárbara o de Nuestra Señora de la Luz de Lantoira y de la Virgen de Silvallana, llamada así porque al decir de la tradición fue su figura encontrada en estas silvas o selvas ribereñas, celebrándose en su honor sonadas romerías, así como en el de Santa Bárbara


La capilla fue construida a mediados del siglo XVIII y reedificada en 1794 por Juan Alonso Navia Osorio y Lantoira, marqués de Santa Cruz del Marcenado. Conserva en su interior retablos barrocos e imágenes de interés


Sobre la puerta, el blasón de la estirpe fundadora. Una inscripción conservada dice: "Reedificóse a costa de D. Juan Alonso Navia Osorio Lantoira, Marqués de Santa Cruz del Marcenado, patrón in solidum desta capilla, como señor de la antigua casa solar de Lantoira"


Se conservan en su interior dos retablos del siglo XVIII con varias imágenes


La sacristía forma parte de las reformas de 1794


Volvemos a bajar al Camino


Y seguimos ruta por los barrios de Lantoira


El Camino es llano


Hemos de desviarnos ahora a la derecha


Dirigiéndonos al puente sobre el ferrocarril


Más casas y cabazos en Latoira


Atención tras la casa de la izquierda


Aquí vemos otro cabazo


Y más allá del cabazo, en medio de un prado, se levanta un edificio singular


A Torre dos Mouros, que fue de la Casa de Navia y posteriormente pasó a los marqueses de Santa Cruz del Marcenado, de la que se decían estos versos trasnscritos por el historiador Vigil...

"Lantoira, solar fundado
en fructífero lugar
cercano al puerto de mar
donde el Eo se haçe salado
y lo que tiene pintado
es una verde pradera
y de un castillo almenado
por encima del cercado
salen tres lanças a fuera" ...


Moros y mouros en Asturias, Galicia y otros muchos lugares significa simplemente "no cristiano", más que cualquier otra adscripción étnica, religiosa o cultural. Por eso, los edificios, seres y construcciones muy antiguas son llamadas así, como si nos retrotayesen a un pasado precristiano. Quizás esta torre se asiente sobre construcciones más antiguas que merecieron tal apelativo

Era la casona de los fundadores de la capilla de Lantoira o de Silvallana que acabamos de visitar


Los tejados de losa de pizarra predominan definitivamente en el paisaje y así será hasta bien entrados en Galicia


Bajamos un poco


En ruta a las casas de la parte de abajo de Lantoira


Llegamos a este cruce, cerca del Molín de Augueira, que funcionaba con el agua del río de este nombre. Aquí iremos a la derecha


Vamos a las casas


Ribera del río Augüeira a la izquierda


En el cruce a la izquierda


Pasando delante de la Casa del Veyo


Y así vamos saliendo de Lantoira


Paso a paso


Bajamos un poco


Y nos dirigimos a aquella casa


Pasado Lantoira llegamos a un cruce frente Iramola y Cornayo, ante las lomas del Rego da Viña sobre la ría, donde desemboca el río Augüeira o del Fervedoiro. Nosotros vamos a la izquierda


Aquí encontramos una de las cruces de Santiago de madera que jalonan buena parte del recorrido desde el concejo de El Franco, obra del artesano franquín Jesús Trabadelo e instaladas en 1993


Vemos la parte delantera de la cruz, con una concha amarilla en medio


Aquí nos dirigimos a Vilavedelle


Entrando por As Rozas en la parroquia de Seares


Campos y losmas de El Caleiro


La ría con Galicia al otro lado. Las aguas del Eo son un paso franco desde el mar hacia el interior con puertos naturales empleados desde la más remota noche de los tiempos, si bien en la vertiente gallega abundan lodazales y junqueras de gran importancia ecológica: O Fondón, A Xunqueira, Muro de Lamas...


Larga recta llanísima


Al fondo Vilavedelle nos aguarda


Casa del Ferreiro. En la orilla opuesta el Muro de Lamas


La ría forma aquí un gran entrante


El Tarrón, guardado por la Punta da Cabana


Por allí abajo pasa la carretera N-640, que va de Barres en Castropol a Vilagarcía de Arousa en Pontevedra


El Tarrón


Al otro lado O Puntal, Monte O Coto y Monte Mondigo



Llegamos a Vilavedelle


Se divisa el campo de la capilla, con su campanario


Pasamos las primeras casas


Y vemos a la derecha la ermita de Nuestra Señora de la Consolación junto a la antigua escuela nacional de Lolita Pérez, año 1924.


Placa de la escuela


La capilla tiene en su interior un retablo de estilo barroco popular y bastantes imágenes de esa época artística. El 8 de septiembre se celebra la fiesta de Nuestra Señora de la Consolación y solemne  procesión con la imagen del Niño Jesús, esta de propiedad privada


Poco más abajo pasa la N-634 y al otro lado el centro del pueblo, famoso antaño por la gran calidad de la Pedra de Vilavedelle, piedra que se extraía de una cantera cercana y se empleaba para la construcción y para hacer cal en los hornos de piedra caliza o caleiros. Luego se transportaba en barco a otros puertos cantábricos


Al fondo el Monte Mondigo sigue dominando el panorama


Casas del Camino en la parte alta de Vilavedelle


Atención: ahora nos desviaremos a la izquierda entre la casa y el cabazo


Subimos un poco


Y pasamos bajo el puente del ferrocarril


Seguimos subiendo un poco más


Se acaba la cuesta


Y seguimos en llano y recto


Abajp el apeadero de Vilavedelle, la capilla m la escuela y El Terrón. A lo lejos Eiramola, El Cornayo, Granda, Palacios y Villagomil


La ría


Monte Mondigo con sus antenas


La línea férrea


La carretera


Monte O Coto y Muro de Lamas


El Terrón, A Punta da Cabana y O Puntal. En la distancia se divisa bien el Monte da Santa Cruz, por cuya ladera sube de Ribadeo el camino a Mondoñedo


Por aquí salimos de Vilavedelle


Subiendo ligeramente


Y pasando bajo este magnífico cabazo


El Camino vuelve a ser llano por la ladera del Chao de Peredo, que alza su cima sobre este pueblo


Aquí el paisaje es extraordinario


Con la estampa de las casas de Vilavedelle más próximas a la orilla dibujando su contorno ante las aguas


Ante el estuario, El Tarrón y de frente los acantilados de la Punta da Cabana bajo la mancha de arbolado que cubre su loma


Admirables lugares en nuestra ruta a Seares, rumbo a Vegadeo/A Veiga.