Eres el Peregrino Número

martes, 2 de agosto de 2016

VARIANTE DE TAPIA (3) SERANTES: POR LAS PLAYAS DEL HOME MARÍN (TAPIA DE CASARIEGO, ASTURIAS)


Penarronda, concejo de Castropol, paso del Camino de Tapia hacia A Ponte dos Santos y Ribadeo

El la llamada variante de Tapia, el Camino de Tapia de Casariego, capital del concejo, y se dirige llano y recto hacia A Ponte dos Santos, paso a Ribadeo y a Galicia, recorriendo la parroquia tapiega de Serantes


Aquí, ante el barrio de Calambre hay un importante cruce de caminos


El Camino como tal sigue de frente pero a la derecha podemos desviarnos un momento para acercarnos a una hermosa playa


No es mala idea si estamos bien de tiempo y energía tomar un desvío unos metros para conocer La Playa Esteiro, conocida también como de La Paloma o A Palomba, formando un esteiro o pequeño estuario entre rocas, pero con atractivo arenal en zona verde y rural


Enfrente está el islote de A Picuda


 A Picuda


Y en el saliente de su izquierda, el Castelo del Tolo, se localiza un ancestral castro que hace milenios guardaba este puerto natural y estos legendarios caminos por los que ahora vamos nosotros



Volveremos pues al cruce


Y enlazaremos de nuevo con el Camino


Con las conchas indicadoras


Justo al sur a nuestra izquierda Gubión y Rapalcuarto


Adelante enfrente Calambre


Donde podemos deternos un instante a ver este cierre de grandes rocas


Y troncos pintados...


A su lado sigue la ruta



Bajando unos metros...


Y yendo aquí a la derecha, por el puente sobre el Regueiro da Fernada






El arroyo, cubierto de vegetación, y la concha indicadora


Luego otra corta subida a esta bella casa de piedra


Con su espléndio cabazo...


En esta bifurcación, frente Casa Xanón, iremos a la derecha


Atención a la concha


A Caslostra


Pedralba...


Grandes plantaciones de maíz...


Otra encrucijada. Seguimos de frente, si bien este es el desvío para el citado castro del Esteiro, el cual dejamos atrás a la derecha


Es una larga recta asfaltada entre tierras de labor que en verano se tornan en altos maizales


Otra encrucijada, casi idéntica a la anterior


A lo lejos Villamil


Siempre y en todo momento de frente y en recto...


Busquemos en cada cruce la confirmación de las señales


Villamil, el Monte San Cruz y el Mondigo


Al sur Serantes, Serantes, cabeza de la parroquia, solares de quintanas y palacios, así como del antiguo Hospital de Peregrinos de Santiago, que tantos viandantes debió acoger en la antiguedad


Aquí vemos el Camino que sigue hacia Villamil y a la derecha el ramal por si queremos ir en un momento a la plácida playa de Serantes


Allí hay unas islas: As Pantorgas, frente al castro de Santagadía


Islas de acantilados y algo de hierba en su cima


Antaño estuvo allí, en el castro, que conserva parte de su foso y parapeto, una capilla dedicada a San Lorenzo donde se celebraba romería. La erosión marina en la roca hizo que el firme fallase y fuese vuelta a construir un poco más al sur, al lado del actual Camino. Sin duda cristianizava un lugar sagrado prerromano


Bajamos un poco


Y aquí tenemos la opción de continuar de frente para seguir a Ribadeo o bien desviarnos un momento a conocer la cercana playa


Playa de Serantes y de A Mixota, enorme arenal donde desemboca el río de Tol, también con salvamentos y chiringuitos playeros en verano


Se divide realmente entre Playa de Sareyo al este y del Recosto al oeste (luego es la de A Mixota). Destaca también su gran duna fósil, elemento natural de gran interés


Son estas de Tapia las playas del Home Marín, mito común a muchos lugares de la costa cantábrica, el hombre-pez o humano-anfibio de los océanos, presentado siempre de forma monstruosa, habitante de las cuevas de los acantilados y los arenales, sátiro y malicioso, con el que antaño se metia miedo a los niños para que no se acercasen al arenal cuando subía la marea.


Máximo exponente de esta saga es Francisco de la Vega Casar, vecino de Liérganes en Cantabria, cuyas andanzas natatorias protagonizaron diversas crónicas del siglo XVII. No obstante a esta base antropológica y etnográfica diversos autores sostienen que el mito fue recreado notablemente por los escritores románticos del siglo XIX


Sea como sea, esta sugerente costa, con sus castros y pedrales es notoriamente dada a todas estas sagas mitológicas




Y ahora regresamos al Camino


Con farolas...


Canalización


Puente sobre el río de Tol, ante El Cornayo y As Nogais


Cercanos al camping, seguimos por el camino de abajo a la derecha


Señalización propia de la variante de Tapia


A nuestra derecha la playa


 De frente Villamil


Destaca el gran edificio de su residencia, sobre estos campos regados por el río de Péligos


A lo lejos una sigular construcción


Un viejo palomar en la campiña



Y ahora, entre el Camino y el río, un bello conjunto


Molino, fuente y lavadero


Podemos bajar un instante a visitarlo


Y ver en el interior toda su maquinaria...


Luego pasamos al lavadero


Y volvemos al Camino


Viendo el antiguo canal que aportaba agua del río


Seguimos adelante





Encontraremos alguna señalización del sendero de gran recorrido de la Costa Cantábrica GR E-9


Ahora el río de Péligos está a nuestro lado


Allí vemos otro palomar y a su derecha, casi ocultas por el boscaje, unas ruinas


Es el Palacio de Lindoy, del siglo XVII, que vio tiempos mejores


A Penela: llegamos a un cruce


Iremos a la derecha


Hacia Villamil


Llegamos a la torre de la luz tras pasar el puente del río de Péligos


Volvemos a ver el Palacio Lindoy


Con sus desvencijadas torres


 Los cobertizos del ganado


Y empezamos a subir junto a la residencia


Pasando junto a las primeras casas


La residencia...


Una vieja quinta


Junto a la que se sigue subiendo...


Ahí está la concha peregrina...


Se va acabando la cuesta...


Y volvemos a llanear


 La subida se acaba pero el pueblo se alarga linealmente al borde izquierdo del Camino (al derecho los prados y el mar), buenas quintanas de piedra, cabazos y otras viviendas de traza reciente


Alguna también en estado ruinoso


A la izquierda hay una estrecha acera


Que a veces se ensancha un poco


O la ocupan las bellas hortensias


Qué hermoso conjunto


El hórreo y el paso de arco desde la casa


Casas de Villamil


Paso de peregrinos


La fila de casas de alarga...


En ruta...


Larga recta de Villamil


La concha y el Camino


Tapia de Casariego, la capital del concejo, atrás, en la distancia...


Al norte el mar


Se va espaciando la distancia entre una casa y otra


En estos cruces siempre de frente


Señalización de las playas


Señalización del Camino


Rumbo al occidente


Nos acercamos al final del pueblo


Al oeste Santa Gadea o Santa Gadía


Sigue la acera


Al pasar delante de esta casa


Y salir ya de Villamil


Al sur ya vemos Barres, paso al concejo de Castropol


Por allí va el Camino oficial que, desde A Cruz da Caleya en Campos, fue a Brul y Tol para dirigirse bien hacia Figueras/As Figueiras y pasar por allí a Galicia por A Ponte dos Santos, o bien desde Tol ir al sur, al antiguo camino histórico que va a Lantoira, Seares, Vegadeo/A Veiga y cruza el Eo aguas arriba en Abres, tal y como hacían los peregrinos de antaño cuando hace siglos las poblaciones del estuario apenas eran más que un fondeadero o, cuando estas ya crecían, para no arriesgarse en frágiles barcazas de gravoso pasaje a las corrientes de la desembocadura


La gasolinera. Por allí va la carretera N-634


Nos acercamos a Santa Gadía


Al oeste los arrabales de Figueras/As Figueiras, en Castropol y más allálos edificios de Ribadeo, ya en Galicia. En medio a lo lejos el Monte Mondigo


Las cúpulas de la Torre dos Moreno y el campanario de la iglesia de Ribadeo se distinguen muy en la lejanía


 En medio de los campos, Lois, ruta de Barres a As Figueiras, donde está el albergue Camino Norte


Se ven las grúas de los Astilleros Gondán un poco más allá


Y más cerca Vale, Casalagranda y Lamelas, ya en el concejo de Castropol


Cruce y a la derecha


Siguiendo la flecha. Al fondo vemos la ermita de San Lorenzo


La que situada en el promontorio del castro frente a As Pantorgas hubo de ser trasladada hasta aquí


Pasaremos delante de ella prontamente


Entramos así en Santa Gadía, otro núcleo de hermosas quintanas, algunas muy bien restauradas, y naves ganaderas



Al lado del mar







Un poco de cuesta abajo


Muy buena arquitectura popular...


Cabazo en Casa Mosqueiro.



Vaquerías...


El Camino hace aquí una curva a la izquierda pero, dada la cercanía de la playa, es una buena oportunidad conocerla


Por ello nos desviamos unos instantes por este ramal a la derecha


Y llegamos a la rampa de la playa de Santa Gadía, A Ribeiría


A la derecha A Punta de Robaleira y las islas As Pantorgas. Allí estuvo el ancestral castro sobreel que se construyó la antigua ermita del lugar


Al este la Punta Picón


Esto fue un puerto natural desde tiempo inmemorial. Cuando se fundó en la baja Edad Media la Puebla de Castropol se estipuló que los pescadores de aquí vendiesen allí el pescado


Asimismo se proyectó hacer aquí el puerto de Tapia cuando el concejo se independizó de Castropol en el siglo XIX


Desde la playa volvemos al Camino


En el cruce de la playa


Siguiendo nuestro itinerario xacobeo


Atravesamos Santa Gadía


Al fondo la peluquería de Ana Posada


Pasamos entre los bien podados setos...


Así llegamos al campo de la capilla de San Lorenzo, anteriomente de Santa Águeda, hasta que se halló a la orilla del mar la imagen del santo y se cambió la advocación, según cuenta la tradición


Es de origen medieval y fue parroquial debido a su señalada posición frente al mar. Su emplazamiento original, en el castro frente de As Pantorgas, delata su antiquísimo origen


Desde ella se admira un buen paisaje de la parte norte de los concejos de Tapia y Castropol.


Abarca incluso la vista hasta los edificios de la parte alta de Ribadeo y, como no, A Mariña gallega, con sus montes costeros, sobresaliendo el Monte Mondigo, donde está el repetidor, y que también nos sirve de referencia en nuestro viaje pues sabemos allí está ya A Terra Galega.

.
Pero sin duda este amplio campo del santuario lo que domina soberbiamente es la Playa Penarronda, gran arenal en el que desemboca el río Aparicia o Penarronda, frontera con Castropol. Sus dunas conservan especie protegidas y es sumamente visitado en verano.


El topónimo Penarronda sin duda se refiere al gran peñón situado en medio, de 15 metros de altura, El Castelón, perforado de lado a lado por una gruta natural.


Por su parte los 650 metros de arenal se extienden desde los acantilados de As Meninas al oeste a los de A Robaleira al este.


El Camino, subiendo junto al bar al otro lado de la playa, ya muy cerca de A Ponte dos Santos.


Otro de los bares de la playa.


Unas pasarelas de madera, hacia las que bajaremos por el camino de la capilla, permiten el paso de transeúntes sin estropear los dunares.




Vista de la bajada a la playa.


El Camino


Por aquí se baja desde la capilla


Una buena bajada


Desde la que se ve todo el arenal y As Meninas, acantilados que limitan la playa por el oeste, en términos de Castropol. A la derecha A Punta del Corno


El Castelón.


Llegando a la playa.


El Camino pierde el asfalto y comienza el paseo de tablas sobre las dunas.


Buena oportunidad para tomar el sol y darse un chapuzón.


El Castelón y su pena furada, horadada por la acción erosiva del mar.



La playa y sus acantilados.


Las dunas y el mar...


El Castelón.


La playa está declarada Monumento Natural


Esta señal en la papelera nos avisa que, una vez cruzada la pasarela sobre el río de Penarronda o de Aparicia habremos de desviarnos a la derecha


Esta es la pasarela o puente de tablas


Y aquí vamos a la derecha


Siguiendo la flecha


El camino de tablas sigue sobre el prado


Otro puente sobre los meandros que forma el río


Vegetación fluvial y dunar, maravilla de la naturaleza


Y un puente más, el tercero


A veces el curso fluvial no llega a desembocar, embalsado por las arenas, y forma una laguna de agua dulce en medio de la playa.


El paso del río viene a ser el del concejo de Tapia al concejo de Castropol. Al fondo A Robaleira, al este, en Tapia, punta que cierra la playa por esa parte


Definitivamente hemos entrado en el concejo de Castropol donde, al llegar al otro extremo de la playa, lugar en el que en verano se ponen los chiringuitos, subiremos por una pista al borde de los acantilados


Atravesamos todas las dunas de la playa de este a oeste


Aquí se acaba el camino de tablas


Subimos un poco y vamos a la derecha


Subimos hasta el bar por la zona de As Meninas y As Fontías


Admiramos así Penarronda nuevamente a nuestros pies pero ahora vista desde la parte castropolense. De esta manera continuamos ruta hacia Villadún y A Ponte dos Santos