Eres el Peregrino Número

lunes, 28 de noviembre de 2016

EL VALLE DEL NANSA, PESUÉS Y UNQUERA: DE TINA MENOR A TINA MAYOR Y PASO A ASTURIAS (VAL DE SAN VICENTE, CANTABRIA)

Ría de Tina Menor, desembocadura del Nansa, paso a Pesués
Bifurcación saliendo de Serdio, separación definitiva del Camino Norte de Santiago y del Camino Lebaniego


Pasado Serdio, en el municipio de Val de San Vicente, se separan definitivamente el Camino Lebaniego y el Camino Norte de Santiago en esta bifurcación: el Camino Lebaniego sigue a la izquierda, por la pista pedregosa que se adentra en el bosque para bajar seguidamente al valle del Nansa en Muñorrodero. El Camino Norte de Santiago sigue la carretera CA-843, bajando a la derecha para cruzar el Nansa en la Ría de Tinamenor, subiendo a Pesués, capital del municipio y luego por Unquera cruzar el Deva por la Ría de Tinamenor y entrar en Asturias. Hemos de decidirnos en una de las dos opciones. Por lo general quienes siguen el Camino Norte lo hace con la idea de recorrer la costa asturiana hacia Galicia y Santiago, mientras el Camino Lebaniego como tal tiene su final en el monasterio de Santo Toribio, puerta de Los Picos de Europa, veneración del Lignum Crucis y enclave fundamental para la historia de Europa con Beato de Liébana. Una vez allí quienes deseen continuar hacia Santiago pueden tomar el Camino Vadiniense para enlazar con el Camino Francés luego de subir las montañas y atravesar la meseta, o también hacer eso un poco antes, desde Potes, donde salen la Ruta Leonesa y la Ruta Castellana... los caminos de la antigüedad recuperados en el presente


Nosotros en este caso seguiremos por el Camino Norte, continuando la bajada por la carretera CA-843


A partir de ahora las flechas amarillas y las conchas guiarán nuestros pasos, despidiéndonos de las cruces y flechas rojas de los mojones del Camino Lebaniego, con el que hemos coincidido desde San Vicente de la Barquera


Ambos caminos bajan al río Nansa por Muñorrodero, si bien el Camino Norte algo más... al norte, hacia el barrio de El Salín, del que aún nos separan un par de kilómetros y medio


Es casi todo el tiempo cuesta abajo


A la derecha está la cantera de Las Brañas


Al principio la bajada es suave y liviana


Luego el descenso se hace más acusado. Al fondo, al otro lado de los montes en la otra vertiente del Nansa, Pesués nos aguarda


Las instalaciones de la cantera se extienden por todo este trecho


Sin hacer caso a otros ramales el Camino sigue de frente cuesta abajo por la carretera


Aunque no hay pérdida las flechas amarillas confirman que vamos por buen camino


A lo lejos asoman unas casas: es el pueblo de Prío


Dejamos a la derecha la entrada a las canteras


Estamos verdaderamente en un gran "tobogán"


Árboles y arbustos


Hay algunas curvas y revueltas, pero la bajada es casi directa perdiendo rápidamente altura


A la izquierda un estrecho valle


El Pardo. A la izquierda, en la otra ladera, está el Camino Lebaniego, también en bajada al valle del Nansa


 Si el suelo está húmedo tengamos cuidado con los resbalones


Praderías. A lo lejos las montañas de la sierra de Cuera, ya en Asturias


El estrecho valle y su guardián


Cabras y ovejas


La Fuentona


Eucaliptales...


Entrada a las fincas. Seguimos de frente


Nave de ganado y embarcación: se nota que nos acercamos a la Ría de Tina Menor


Y ya estamos en El Salín, al norte de Muñorrodero


Por fin se acaba la prolongada cuesta abajo


 La bajada acaba allí, en el cruce con la CA-181, que sigue la ribera del Nansa


Estamos cerca de la caverna prehistórica de la Cueva de la Fuente del Salín. Pesués está, ya lo hemos dicho, justo al otro lado de la montaña


A nuestra izquierda, unos alojamientos rurales, La Posada El Salín


Es una casona del siglo XVII rehabilitada con gran acierto


Al llegar a la carretera CA-181 iremos a la derecha, rumbo al norte


Apenas hay arcén, por lo que hemos de ser muy precavidos


Veamos la señalización enfrente de esta casa. En estos casos lo adecuado y correcto es ir por la izquierda, para ver los coches de frente



Aquí podemos hacer un alto mirando al sur


Y al sur Muñorrodero, donde el Camino Lebaniego cruza la carretera justo detrás de la iglesia para seguir luego por la Senda Fluvial del Nansa río arriba. El pueblo tuvo muelles navieros, dada la profundidad del río Nansa y la cercanía al mar. Era el llamado Puerto de Reocín, por el que llegaban barcas con mineral de hierro para las numerosas herrerías del valle que trabajaban con la fuerza hidráulica de la corriente, actividad registrada documentalmente desde 1404 pero que podría existir desde bastante antes, dadas las entradas y puertos naturales que son las rías desde remotísimos tiempos. Además en Muñorrodero existió una fábrica de harinas


Dejamos El Salín y vamos carretera adelante al norte por El Gurugú, topónimo que se puso de moda durante la Guerra de África, pues el original es un monte cercano a Melilla que salía mucho en la prensa de aquel entonces, rebautizándose popularmente así algunas montañas


Estamos en el kilómetro 1 de la carretera CA-181


Aqui se forma ya la Ría de Tina Menor


Ahora tenemos al menos un paso estrecho para poder caminar los peregrinos y viandantes en general...


Ojo no nos asomemos demasiado al río, hay acantilado


 Muchos peregrinos caminan por esta vereda protegidos por la valla del quitamiedos, pero también han de tener precaución con el "precipicio" que cae al Nansa


Hay un buen paso pero la orilla es acantilada


Es un estuario de gran belleza natural


Aquí podemos separarnos un poco de la carretera


Llegando a un área de descanso


Uno de los grandes cursos fluviales de Cantabria, el río Nansa, abriéndose ya a la Ría de Tina Menor


 Un paraje maravilloso


Senda peatonal y área de descanso


Aquí los peregrinos hacen un alto y posan sus mochilas


Un lugar totalmente idílico


Orillas boscosas...


Los lodos y sedimentos del estuario forman campos de barro en lo que crece algo de hierba


Volvemos a salir a la carretera, ante el viaducto de la Autovía del Cantábrico


Estamos en la Ruta Peñas Arriba, dedicada a los escenarios de la obra de este gran intelectual y novelista que fue José María de Pereda, plasmador infatigable del costumbrismo cántabro y sus valores, cuyo momnumento y dedicatoria veíamos cuando recorríamos Santander, nada más desembarcar en sus muelles viniendo de Somo en lancha atravesando la bahía


Peñas Arriba describe un bello itinerario de Reinosa a Tudanca por estos valles de Cantabria. Aquí vemos un mapa de la travesía trazada en base a esta novela y un estracto de la misma dedicado a este tramos que estamos recorriendo hacia Pesués


Fragmento dedicado a Pesués


Ya de nuevo en la carretera hemos de tener mucho cuidado pues el tráfico, aunque no suele ser muy intenso sí pasa veloz


Aquí las señales en el suelo nos dicen que crucemos para seguir al otro lado y evitar este tramo peligroso en una curva hacia el puente del ferrocarril. Crucemos con mucho cuidado pues a la izquierda hay cierta visibilidad y a la derecha menos


Al otro lado seguimos unos metros por esta pista pero enseguida nos desviamos a la izquierda


Justo por aquí, bajo este camino de losas


Que nos dirigen a pasar por este túnel bajo la vía férrea


Al otro lado iremos a la derecha


De nuevo en la carretera, ahora bajo el viaducto


Al principio hay un poco de senda trillada por el paso de peregrinos a la derecha


Luego se irá haciendo necesario cruzar para ir a la izquierda, entrando en Pesués por la zona de La Barca. A nuestra derecha está la estación ferroviaria, que no vemos desde aquí. Al fondo el Hotel Venecia


Así nos asomamos nuevamente a la orilla


Y en La Barca, topónimo que hace referencia a la antigua barca que cruzaba la ría de Tina Menor antes de la construcción del puente, nos disponemos a pasarlo al otro lado para seguidamente subir por el camino antiguo a Pesués, la capital de Val de San Vicente y de allí ya tomar rumbo a Unquera y Tina Mayor



Hay varadas pequeñas lanchas de pesca y recreo...


Cuando crucemos subiremos a Pesués por el camino antiguo, el que sube precisamente por la Casa de la Barca. Pesués tuvo pleitos con San Vicente de la Barquera por los derechos de pesca y comercio en esta ría navegable para las embarcaciones de la época, que era además un verdadero fondeadero y puerto natural, lo cual rompía el pretendido monopolio barquereño sobre estas actividades en este sector de costa


En lo alto asoma sobre el boscaje una casona-palacio


Pero, antes de cruzar, nos asomamos a estos jardines


Con llamativos hitos kilométricos


Letreros por doquier y en todas direcciones


Fue este un río salmonero por excelencia desde antiguo, obteniéndose otros recursos, como la preciada angula. No obstante antaño el paso de las rías era un gran riesgo en aquellas endebles embarcaciones atestadas


Si antaño había barca ahora hay surf, estableciemientos especializados en estos deportes náuticos, dada la belleza del estuario y su cercanía a las playas


Esta es la Escuela de Surf, pasamos frente a ella


Y a continuación el bar La Barca, llegamos al puente y torcemos a la izquierda


Tomamos ya la vereda peatonal en el Puente de Tina Menor. A lo lejos está la desembocadura, entre los montes de El Llano (223 m) a la izquierda y la Sierra de Jerra con el Pico Jorca (211 m) a la derecha


El paso para los viandantes es suficuentemente ancho


Al fondo, en aquel grupo de casas, dejaremos la carretera para ir a la derecha


Casa la Barca y subida a Pesués


El viaducto de la Autovía del Cantábrico (E-70/A-8) a la izquierda


Al otro lado del puente vemos otro embarcadero natural, ante el Hotel Venecia


Lugar de parada y reposo de la avifauna propia de estos lugares ribereños


Lo que no vemos es la desembocadura del Nansa propiamente dicha, más allá de La Canalona


Aunque sí reconocemos bien el puente de la N-634. Más allá Los Tánagos y lo lejos el Pico Redondo (97 m)


Llegamos así poco a poco al otro extremo del puente


Es el lugar de La Barca de Abajo, donde hay antiguos caserones, el de atrás a la izquierda blasonado


Justo ante esta primer casa dejamos la CA-181 y tomamos el ramal a la izquierda


Tal y como nos indican las señales: una en el suelo


Y la otra en la fachada


Por aquí vamos hacia el centro de Pesués


Al otro lado vemos el puente a la izquierda, a su derecha el bar y la escuela de surf  y, a la derecha de ellos la Estación de Pesués, inaugura el 20 de julio con la apertura de la que fue línea de la Compañía del Ferrocarril Cantábrico


Y aquí tomamos la cuesta que pasa detrás de la Casa la Barca


Empieza la subida


Una buena cuesta


Ya estamos junto a la casa


Y seguimos subiendo


Buena rampa


Llegamos a La Barca de Arriba


Aquí se acaba una primera parte del ascenso...


La subida acaba cuando llegamos a este otro gran caserón. El Abu


Un verdadero palacio rural


Con balcón y porticado


Al lado, una hermosa casa de corredor

 
Vivienda campesina...


Hay unos metros bastante llanos


Pero ya divisamos otro poco de cuesta arriba


Vamos dejando atrás también este conjunto palacial


Otra casa de época atrás


Pero miremos hacia adelante. Aún tenemos que subir esta otra cuesta hasta el centro urbano de Pesués


Ciertamente no es tan pronunciada como la anterior


Llegamos arriba


Y curva a la derecha


Cruce y a la izquierda


Flecha y concha


Ya estamos en lo que es la capital del municipio de Val de San Vicente, ante el Pico Terreros, El Matón y El Llano


Allí, entre La Peña del Pinto a la izquierda y La Jorca a la derecha, en la Sierra de Jerra, está la boca de la Ría de Tina Menor, que tampoco podemos ver en la distancia y tapada por las casas

  
Val de Sen Vicente está formado por doce de los quince concejos del histórico valle de Pesués, que era parte de las Asturias de Santillana y eran tierras de behetría, lo que daba cierta libertad a sus habitantes, allá por el siglo XII. Pero en el siglo XV el rey Juan II lo cedió a los Castañeda, con propiedades ya en el territorio y derechos de pesca del salmón, allá por los años 1445 y 1447, en concreto a su canciller Juan García Manrique. A finales del siglo XVIII el dominio señorial fue acabando. Aún en 1814 el rey Fernando VII suprime la designación de mayores y corregidores por parte de los marqueses

  
En 1822 se creó el primer ayuntamiento constitucional, Luey, nombre de uno de los pueblos, donde se estableció la capital, ayuntamiento que en 1835 abarcaría tambíen Estrada y Unquera y tendría su capital en Pesués, llamándose ya entonces Val de San Vicente, perteneciente al partido judicial de San Vicente de la Barquera



Estamos en el barrio de El Valledal


Arriba está la capilla, pero no hemos de subir a ella, sino seguir de frente, a la derecha


En este cruce hay una fuente y lugar para el solaz y el reposo


Pasamos frente a este hermoso bloque de casas


Donde, en una fachada, luce una placa en homenaje a la memoria de D. Juan García


Bifurcación y a la izquierda


Pasando junto a estas casas


Veamos la señal en el poste telefónico


Paso de vehículos...


Vamos por la calle de abajo, a la derecha


Señalización


Y junto a esta cuadra salimos del centro de Pesués, en dirección ya a Unquera, a un par de kilómetros


Las vacas nos ven pasar


Otro cruce y abajo, también a la derecha


Bajamos poco a poco


Pista de bosques y arbustos


Pasamos bajo este gran viaducto de la autovía



Paralela al Camino, la vía férrea


Pasamos el túnel y continuamos por la pista de abajo


Muy cerca del trazado ferroviario


Más bosquetes


Las flechas amarillas nos confirman la ruta a seguir, siempre por la pista principal


Es un terreno umbrío, de sotobosque


A nuestra derecha y cubierto por la vegetación hay un arroyuelo, casi seco, La Portilla


Buen arbolado y boscaje


De nuevo las vías...


Tramo recto y largo



A nuestra derecha el tren y más allá el Polígono Río Deva y bla carretera


Arriba el pueblo de Pimiango, ya en Asturias, concejo de Ribadedeva, famoso antaño por sus zapateros


Aquí nos separamos de la vía


Más bocage...

Es un trayecto de un par de kilómetros que nos llevará hasta El Juncal, en Unquera


El polígono, bajo el monte El Llano


Es una senda bastante frecuentada por gentes de ambas poblaciones, Pesués y Unquera


Volvemos a pasar la lado de la vía



Nave ganadera y centros comerciales




Esta guardarraíl señala que nos aproximamos a una carretera


Y llegamos a los arrabales de Unquera


En el aparcamiento de una empresa. Al fondo vemos el paseo del Juncal, por donde proseguiremos. Al fondo vemos las casas de Bustio, al otro lado de la Ría de Tinamayor y ya en Asturias


Aunque podemos seguir por la acera sin duda es muchi más agradable ir por el arbolado Paseo del Juncal, con su arbolado parque.


Entrada en Unquera


Unquera y Junca con topónimos que hacer referencia a juncos


Hace dos siglos todo esto eran juncos y marismas pero, cuando a mediados del siglo XIX se desecaron estas marismas la población prosperó a partir de una sola venta caminera que aún prestaba sus servicios en 1860


El Paseo del Juncal pasa junto al ferrocarril


Y por aquí sigue nuestro camino



Tramo largo y recto


Con bancos para sentarse


Y jardines...


Los primeros bloques de pisos...


Más espacios ajardinados


Distancia a la francesa comuna de Mios, con la que está hermanado Val de San Vicente

  Salimos del Paseo del Juncal


A partir de aquí se concentra la zona comercial de la población


Así vamos llegando a la Estación de Unquera


Fue inaugurada el 20 de julio de 1905 al abrirse la línea Llanes-Cabezón de la Sal, qu ecompletaba el trazado entre Santander y Llanes


En la estación hay un hermoso mapa de azulejos dedicado al Camino Norte o de la Costa pero en el que vienen también señalizados otros caminos que confluyen en la zona norte de España


El Camino norte y otras rutas xacobeas en Cantabria


De Hondarribia a Santander...


El Camino en Asturias. Aquí vemos que cuando lleguemos a Villaviciosa podemos seguir la costa o ir a Oviedo y, una vez allí, tomar la ruta de regreso al litoral por Avilés


Los caminos en Galicia...


Parque infantil


Larga avenida...



Largas filas de casas...


Tiendas...


Y terrazas...



Vamos acercándonos al puente


La Torre...


Más terrazas y hostelería


El puente sobre el río Deva, a lo lejos


Ahí está el río Deva, que se ensancha ya en la Ría de Tinamayor, en Asturias


No nos despidamos de Cantabria sin tomar un riquísimo cocido montañés


Y por supuesto las famosísimas Corbatas de Unquera, pastel de hojaldre en forma de corbata o pajarita, creación del asturiano aquí afincado José Julián Revorio, fundador de la panadería El Pindal.



Y ya vamos al puente.


Dejamos a nuestra izquierda la carretera a Panes, La Hemida y Potes...


Y vamos al puente


Repasamos una vez más el recorrido que hemos hecho en Cantabria...


Y Asturias nos espera...


Nos despedimis de Unquera...


Y de Cantabria y de Val de San Vicente, representado aquí en este hermoso mural por las mujeres del mundo rural


El puente del ferocarril y la boca de la Ría de Tinamayor. Cantabria y Asturias se funden en un abrazo


Deva, teónimo de la diosa céltica de la naturaleza, simbolizaba principalmente en el agua, fuente de vida (ríos, lagos, islas) y que da nombre a numerosos accidentes geográficos lugares y ciudades de toda Europa.


Antes de este puente se pasaba el Deva en chalana y el embarcadero estaba en el Pozu del Ángel en Bustio, luego hubo un puente de madera, destruido por el ejército republicano en retirada durante la guerra civil, más tarde se hizo este que nos permite una vista hermosísima de Bustio, con sus casas de galería acristalada, ventanales y corredores asomando al borde del agua.


Bustio, concejo de Ribadedeva: Asturias da la bienvenida al peregrino...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita y contribuir con tu comentario... Únete a la Página Oficial en Facebook para descubrir nuevos contenidos....Ultreia!