Eres el Peregrino Número

martes, 13 de diciembre de 2016

ALLENDELAGUA: EL CASTILLO DE SAN ANTÓN Y EL FANTASMA DEL TEMPLARIO. RUTA A CÉRDIGO Y SU "PUERTO DEL CHACOLÍ" (CASTRO-URDIALES, CANTABRIA)

Allendelagua, saliendo de Castro-Urdiales
Albergue de peregrinos de Castro-Urdiales

Salimos del albergue de peregrinos de Castro-Urdiales, ya a la salida de la población, a donde hemos llegado luego de recorrer y visitar su fachada marítima y casco histórico. Desde el albergue seguimos subiendo unos metros y en el cruce de Campijo vamos a la derecha, rumbo oeste


Pasamos bajo la Autovía del Cantábrico y dejamos atrás el casco urbano


A lo lejos aún se ve la costa viscaína...


En concreto las montañas en torno a la Ría del Nervión


Y el tráfico marítimo del Puerto de Bilbao


Sigue la cuesta por los montes de Campijo...


El Camino llanea ahora por las faldas de El Chorrillo y el Alto San Antón


Al fondo vemos el Camping de Castro


A la derecha son los campos que se extienden por la estrecha franja costera...


El mar, al norte, por la zona de Ozanco


Nueva vista atrás...


Nueva vista a Castro-Urdiales, la capital municipal


Y es que ahora vemos una bella estampa del Cerro de Santa María, con la iglesia gótica de Santa María de la Asunción y el Castillo de Santa Ana con su faro. El la lejanía la entrada a la Ría del Nervión y Puerto de Bilbao


Seguimos desde el camping de frente


Y en este cruce bajamos a la derecha, al pueblo de Allendelagua


Y Por ahí seguimos...


Y ya vemos el pueblo, famoso porque monte arriba están las ruinas del Castillo de San Antón o de Allendelagua, construido entre los siglo XIV y XV y del que apenas quedan porciones, siendo muy importante, eso sí, para las tradiciones legendarias de la zona que, como en otros muchos lugares, atribuyen su fundación a la Orden del Temple. Hay incluso una Ruta de los Templarios (se sube bien desde el camping) pero históricamente no hay el menor rastro ni documento que avale la leyenda


Otros informan que el Castillo de San Antón tenía un convento dedicado al amparo de los peregrinos y que se veneraba un arca de piedra que es el elemento que se relaciona con los Pobres Caballeros de Cristo, así como la presencia de Camilo de Carvajales, hombre de confianza del rey Fernando IV que, caído en desgracia ante el monarca, se hizo templario y se recluyo en este castillo-monasterio, hasta que un día, meditando y orando en la placidez del bosque se encuentra a una bella mujer y se queda tan obnubilado que sale en pos de ella pero se le escapa. Tal era la pasión del momento que en la alocada carrera se acerca al mar y cae por los acantilados. Su alma en pena se aparecerá después a los monjes que, asustados, abandonan el paraje. Se dice que aún en días de galerna se escuchan los gritos del fantasma


Seguimos ruta...


Hasta pasar detrás de la iglesia de San Marcos


Su ábside semicircular denota cierta filiación románica


Efectivamente, aunque muy transformada la iglesia actual tiene un origen románico, tal vez del siglo XIII. Fue restaurada en los años 70 del siglo XX


La portada es ojival, lo que anunciaría un románico tardío de transición al gótico


Hay muchas reformas y elementos añadidos...


Como la grandiosa espadaña del campanario, verdadero forntón con la pared de la iglesia...


Y por supuesto el pórtico o cabildo...


Desde la iglesia subimos entre las casas


El Camino, que viene subiendo desde la iglesia...


La antigua escuela...


Pervive alguna construcción tradicional


Un habitante nos observa al pasar...


Volvemos a un tramo llano junto a algunas construcciones de piedra...


Y caseríos. esta parte alta es la más rural


Pero pronto bajaremos a mano derecha, zona de chalets y viviendas unifamiliares


Es la parte más residencial y cercana a la carretera y la autovía



Bajamos entre las casas...


Sobre nosotros el Alto de San Antón, solar del mítico castillo


Y ante nosotros, justamente antes del túnel bajo la Autovía del Cantábrico, tomamos en este cruce el ramal de la izquierda


Ruta a Laredo por el barrio de Saltizones


Saltizones señala la entrada a otro pueblo: Cérdigo...


Desde aquí ya vemos los tejados de Cérdigo, al otro lado de la autovía. Sobre él a lo lejos es el monte Candina de 489 metros de altura, impresionate mole caliza paraíso del buitre leonado al otro lado de la Ensenada de Oriñón y más a lo lejos es el hermoso, acantilado y boscoso Monte Buciero, al otro lado de la Ría de Treto, en Santoña


 Enfrente, más cerca, está La Ballena de Sonabia, que es como se conoce también por su forma al Cabo Cebollero o Punta de Sonabia


Nos acercamos a Cérdigo, pueblo famoso pese a ser pequeño por sus actividades culturales y sus tradiciones, como el canto de Las Pascuas, celebración de rondas similar a Las Marzas en las que le vecindad canta de casa en casa en Semana Santa


Ante nosotros el Monte o Alto de Cerredo, en la Sierra de Hoz, domina el litorial. Justo allí abajo nos desviaremos a la derecha, pasaremos bajo la Autovía del Cantábrico y entraremos en Cérdigo


Acabamos la bajada y en un cruce vamos a la izquierda, dirección oeste, entre filas de casas...


En Cérdigo hubo un hospital de peregrinos, del que apenas quedan restos en El Pago de la Quintana


La Sierra de Hoz y el Alto de Cerredo ante nosotros


Entre las montañas y el mar apenas hay una estrecha franja en la que se asienta Cérdigo, laderas de Las Cruces y Rompidas...


Aquí llegamos a las antiguas escuelas


Señalización de la ruta en Cérdigo...


Tras la escuela está el centro social y a su lado un estupendo mirador


Lugar perfecto para uno descanso...


Abajo la carretera nacional y las huertas costeras. Allí está El Portillo, pequeño puerto natural que fue centro de un pequeño "contrabando interior". Se llevaba el vino chacolí que se hacía aquí en embarcación a Castro-Urdiales para hecerlo pasar como foráneo y evitar los gravámenes a la producción local


Vamos a pasar ahora a admirar estos artísticos y coloristas murales...


Alegoría de Cérdigo y Castro-Urdiales...



Salimos del campo de la escuela...


Y salimos del pueblo al lado del Parque Llaguno



Señalización de la ruta...


Con cuidado cruzamos la N-634


Y bajamos unos metros...


Es el camino al cementerio, desde donde proseguiremos hacia el siguiente pueblo: Islares, paso a la Ría de Oriñón o de Guriezo