Eres el Peregrino Número

lunes, 12 de diciembre de 2016

CASTRO-URDIALES, EL "PUERTO DE LOS ÁMANOS" Y FLAVIOBRIGA: DE LA PLAYA DE BRAZOMAR A LA PLAZA DEL AYUNTAMIENTO POR EL PASEO DE LOLÍN

Castro-Urdiales, su puerto y casco antiguo. iglesia, castillo-faro y capilla
Plaza de Brazomar. Los caminos coinciden en Castro-Urdiales
Siguendo el camino histórico que viene de Ontón por Baltezana, Otañes, Santullán y Sámano, o bien el más corto por la N-634 pasando por Saltacaballos y Mioño, ambos recorridos de unen aquí, en la Playa de Brazomar con su hermoso paseo marítimo, ya en el casco urbano de Castro-Urdiales, capital del municipio más occidental de Cantabria en el Camino Norte, y por donde iremos dirigiéndonos al casco antiguo de la población


Cierto es que algunas guías recogen el trazado del Camino Real para atravesar Castro-Urdiales, pero este actualmente está encajado entre los edificios por las calles de Menéndez Pelayo, La Ronda y Silvestre Ochoa, zona secular de expansión urbana más allá del casco antiguo, por lo que resulta mucho más gratificante asomarnos a la fachada marina de este enclave tan ligado al cantábrico desde sus mismos orígenes, recorriéndolo por el Paseo Marítimo, o Paseo de Lolín, dedicado al empresario y querido vecino castreño Manuel Gutiérrez Elorza, Lolín. Estamos ante la Playa de Brazomar


Allí al fondo la iglesia gótica de Santa María junto castillo medieval transformado en faro guardan el testimonio del esplendor del lugar desde tiempos remotos.


De todas formas el origen de Castro-Urdiales es mucho más antiguo. Plinio El Viejo nos informa en su oibra Historia Natural que aquí estuvo el Portus Amanum, el puerto de los ámanos o sámanos, pertenecientes a los autrigones, que luego sería el Castrum Vardulies o castro de los várdulos. Este y otros castros o recintos fortificados cercanos que dieron nombre a Castro-Urdiales son el antecedente de la actual población, si bien los asentamientos humanos son aún muchísimo más antiguos, y así se han localizado cavernas prehistóricas con pinturas ruprestres y monumentos megalíticos en los montes de las inmediaciones.


Aquí, a la derecha de la playa, la desembocadura del río Sámano porta en su topónimo la memoria de aquellos antiguos pobladores, relacionados con autrigones y várdulos. Más allá, el castro de Cotolino y el de Monte Cueto son la pervivencia física de los restos de aquellos asentamientos, donde se han localizado hallazgos tan significativos como la estatuilla del llamado Neptuno Cántabro, divinidad marina de aquellas antiguas comunidades


Luego de la conquista romana el Imperio fundó una ciudad sobre aquel primigenio asentamiento indígena que allá por el año 69 recibió el nombre de Flaviobriga, la fortaleza de Flavio, iniciativa del emperador Tito Flavio Vespasiano dentro de la política administrativa y constructiva realizada por los emperadores de esa dinastía


Llegando tiempos convulsos la ciudad fue protegida por una muralla en el año 140 y se adecentaron las ancestrales comunicaciones con el interior. A partir del siglo III y sobre todo del V sufrió Flaviobriga los ataques de pueblos bárbaros, posiblemente hérulos y/o visigodos, luego de la caída del Imperio Romano el historiador Hauberto Hispalense nos informa que fue reconstruida por los cántabros en el año 585.


En aquellos siglos oscuros altomedievales se revela que fue repoblada dentro de las iniciativas del rey Alfonso I en el año 738 y que debió ser atacada por los vikingos hacia el año 856 pero las noticias fiables vuelven a aparecer cuando se cita como parte del reino de Pamplona o Navarra en el año 1037. Fue en ese contexto parte de los territorios cedidos por García IV de Nájera a su esposa en el año 1040, siendo mencionada ya como Castrum Ordiales en la documentación del año 1102 (visita del obispo de Burgos). En el año 1050 se reincorpora a Castilla reinando Fernando I


Dentro de la política repobladora de los reyes castellanos que, afianzando su dominio contra los señoríos locales, buscaban nuevos aliados para la corona, Alfonso VIII le otorgó fueros y villazgo con importantísimos derechos para sus habitantes en aquella época, librándolos de otras fidelidades a no ser la del propio rey, siendo así la primera villa marinera de la antigua Castilla, fundamental para sus comunicaciones por mar. Su fuero, inspirado en el de Logroño, sería a su vez modelo para Laredo, Santander y San Vicente de la Barquera. Su ámbito de influencia abarcaba desde El Haya en Ontón hasta Oriñón, incluyendo Sámano y el valle de Guriezo


Aquí en Brazomar y desembocadura del Sámano hubo astilleros para la armada castellana, así como de buques comerciales y naves pesqueras, incluyendo las de la caza de la ballena. No en vano su puerto forma parte de las rutas marítimas europeas y sus pescadores y marinos se aventuran en el Atántico. Asimismo la marinería participa con la armada castellana en diversos episodios de la Reconquista y en 1296 se integra con otras villas del oriente cantábrico en la Hermandad de las Marismas para defender sus intereses comerciales y políticos, tanto frente a los señores locales como ante competidores externos como los ingleses, fomentando el comercio naval europeo. Castro-Urdiales fue parte del Señorío de Vizcaya entre los años 1394 y 1471, solicitando previamente en el primer caso su unión y en el segundo la separación. Es en esa época (1395) cuando se funda, por privilegio de Enrique III, la cofradía de navegantes, o más exactamente el Noble Cabildo de Navegantes y Mareantes del Señor Santo Andrés que Felipe II confirmaría en 1548.


En 1494 entraría en el Corregimiento de las Cuatro Villas, sucesora de la Hermandad de las Marismas que se había extinguido cuatro años atrás. Formaban parte del Corregimiento Castro-Urdiales, Laredo, Santander y San Vicente de la Barquera. Castro-Urdiales se especializaría en el comercio con América tras su descubrimiento, desdejando el europeo, pero la decadencia no tardaría en llegar como consecuencia de pestes y galernas. Participaría con naves y soldados en la empresa de la Armada Invencible contra Inglaterra e intentó infructuosamente, por el temor de Bilbao a su competencia, salir de la Hermandad de las Cuatro Villas pera reintegrarse en el Señorío de Vizcaya en 1676, cosa que no consiguió hasta 1738 previo pago de 140.000 escudos aunque tres años después regresaba al Corregimiento de las Cuatro Villas. Aún en 1776 se planteó institucionalmente el paso a
Vizcaya y en 1778 las villas del corregimiento formaron con otros territorios la naciente Provincia de Cantabria y entre 1799 y 1801 sería uno de los distritos de la Provincia Marítima de Santander


La ciudad quedaría destruida por las tropas napoleónicas del general Foix en 1813 pero recuperaría su perdido esplendor comercial con el auge de la minería del hierro a mediados del siglo XIX, así como la recuperación de la pesca con la actividad de la pujante industria conservera. Los ferrocarriles y las obras en el puerto serán sustanciales mejoras. En 1833 es parte de la Provincia de Santander que en 1982 pasaría a llamarse Cantabria


En 1909, el Rey Alfonso XIII, visitante asiduo de Santander y otras villas cantábricas, concede a de Castro Urdiales el título de ciudad. Con el veraneo de las clases pudientes nace una nueva y potente industria a medida que los estamentos más populares también acceden a él, el turismo, siendo una verdadera villa-balneario para la burguesía vasca. Aún en 1924 y tras un agravio de la población desabastecida de medicamentos contra la gripe española de 1918, el consistorio solicitó integrarse en Vizcaya, solicitud que fue desestimada. Independientemente de todo ello la relación con Vizcaya y en concreto con el Gran Bilbao sigue siendo intensa en nuestros días, pues buena parte de la población actual procede de allí y es este ahora el municipio más poblado de Cantabria


Admiramos Castro-Urdiales desde La Pérgola, estupendo mirador de la Playa de Brazomar, con el puerto y el centro histórico al fondo al oeste


Y a nuestra derecha la desembocadura del río Sámano, a la que ya nos hemos referido varias veces. Al otro lado está el Parque Cotolino, al lado del antiguo castro del mismo nombre, que nos ofrece unas excelentes vistas de la bahía...


La Pérgola y su entorno...



La Pérgola, el Paseo de Lolín y Cotolino...


 Siguiendo el paseo está la Casa de la Naturaleza, se trata de un edificio en estilo Moderno para Eduardo Sanz construido por los arquitectos Jacobo y Lorenzo Romero en esta zona a mediados del siglo XX, cuando la expansión urbanística de los edificios aún no había llegado hasta aquí.


Junto con este ambos arquitectos construyeron otros cuatro chalets unifamiliares en la zona.


Actualmente muestra exposiciones permanentes dedicadas a la naturaleza y a la historia de Castro-Urdiales


El muro de contención fue construido por los presos de la guerra civil, así como el balneario aquí antes existente






Ahí está en primera línea de playa, literalmente sobre el arenal, el Hotel Miramar, antiguo balneario, muy transformado dado lo expuesto de su situación a los temporales marinos. Arriba son los montes del Alto del Pozo


Pasamos bajo el tramo porticado del hotel sobre la acera


Todo este tiempo vemos dos elementos notables que destacan en el paisaje a lo lejos


Se trata en primer lugar y a la izquierda de la iglesia de Santa María, construida en los tiempos de esplendor de la villa aforada (siglos XIII al XV) y a donde acudían los fieles a venerar las reliquias de los Santos Inocentes


Anterior a ella hubo una iglesia más antigua, dedicada a San Pedro, de la que se conservan restos. La 


A su derecha está El Castillo de Santa Aana, erigido en el siglo XII también en los buenos momentos de los fueros de la villa comercial, pesqura y marinera. El baluarte, junto con las antiguas murallas, no solo era un elemento bélico en sí, salvaguardaba la población y sus fueros. es muy posible que hubiese antes una fortaleza anterior. En 1853 fue transformado en faro, encendido por primera vez durante la visita de Isabel II. Un tejado rojo a sus pies es la ermita de Santa Ana


Según nos acerquemos iremos viendo y comentando más detalles de ambos edificios. Nosotros en este momento caminamos hacia el Muelle de Don Luis


Aquí están otros de los chalets construidos en los años 50 del siglo XX


Todos tienen su pequeña finca o parcela ajardinada...


A un lado los chalets...


Y al otro la playa, con el Muelle de Don Luis al fondo, que divide la concha en dos partes y es utilizado como solarium


Avanzamos hacia allí


Nos acercamos a otra quinta residencial: Sotileza, obra de Leonardo Rucabado iniciada en 1913 y acabada en 1915


El arquitecto es un de los más destacados dentro del estilo regionalista neomontañés


Muelle de Don Luis y sy solarium


La Punta Cotolino: parque y castro...


 Arenal y acantilados...


Mirador sobre la playa...


Rocas y arenal...



Otra hermosa pérgola


Ya pasamos junto al edificio Sotileza...


Ha sido dividido en apartamentos pero su aspecto exterior es el mismo


Al este vemos El Cueto o Monte Cueto, solar de otro antiguo castro, donde apareció la estatuilla del famoso Neptuno Cántabro...


Hábitats castreños de origen prerromano que fueron los más antiguos antecesores de la actual ciudad


Muy al fondo, pero no demasiado lejos, la costa vizcaína y entrada al Puerto de Bilbao en la Ría del Nervión


Una estatua con su pequeña historia...


Monumento a las pescaderas de Castro-Urdiales, llamado popularmente La Pescadera Manca, pues ha perdido el brazo en el que sujetaba a la cabeza la cesta con los pescados


Y ya estamos en el Muelle de Don Luis...


 El solarium del dique...


Asoma entre el arbolado de su finca el Palacete de Ocharan, del año 1901 pero con su castillo-mirador de 1914, edificio hecho por el arquitecto Eladio Laredo para residencia de Don Luis de Ocharan, cuya quinta era originariamente llamada Toki Eder (bello lugar en euskera). Luis de Ocharan es el promotor del Muelle de Don Luis, que lleva sun nombre


Centro La Residencia, antigua Residencia Pedro Velarde, edificio planteado para ser Asilo de Huérfanos y proyectado por el arquitecto Eladio Ladero en 1899, siendo encargado por Dolores de los Heros. Fue luego casa de indianos, residencia de Educación y Descanso y, rehabilitado en 1997, centro cultural

 
Allí frente al Muelle de Don Luis es el Chalet San Martín, proyecto del año 1900 de Gregorio de Ibarreche para la viuda de Barona y de la que fueron propietarios los San Martín...


Una vez pasado el Muelle de Don Luis tenemos nuevas perspectivas de la ciudad, con su puerto...


Dominado todo ello por la iglesia y el Castillo-Faro


Sobresalen en la iglesia su torre y los formidables contrafuertes góticos, así como diversos elementos añadidos. Abajo están las instalaciones portuarias


Por su parte bajo el Faro-Castillo veremos el puente gótico


Y un poco mejor a su derecha la capilla de Santa Ana, cuya estructura actual obedece a las construcciones de 1941 pero sobre estructuras anteriores góticas, si bien en la peña sobre la que se edificó, el Canto Santa Ana han sido hallados elementos prehistóricos del arte Solutrense además de doce fases de construcción, desde Roma a la actualidad. El puente gótico comunica con el Cerro de Santa María


Hay multitud de barcas de pesca y de recreo


Un poco más cerca, otra construcción de interés...


El Real Club Náutico de Castro-Urdiales, fundado en 1955


Adelante sigue el paseo...


Atrás ha quedado el Muelle de Don Luis...


Los barcos del Puerto de Bilbao...


Y boca del puerto de Castro-Urdiales, con el Dique de Abrigo al fondo


Nos acercamos al Real Club Náutico...


Y a la iglesia y el castillo


La pasarela que comunica con el club náutico. Obsérvense las iniciales R.C.N.C.U.


Real Club Náutico de Castro-Urdiales...


El centro del casco histórico, al fondo, con el ayuntamiento y su torre almenada y, ante él, varias casas porticadas que albergan en sus soportales varios establecimientos hosteleros


Más quintas...


Y chalets unifamiliares


Los bloques de pisos ocupan lo que fueron campos y parcelas



Bajo la iglesia la lonja de pescadores


El Castillo de Santa Ana y el puente...



Otro edificio notable, Casa Isidra del Cerro, obra de 1899 estilo ecléctico con influencia modernista, proyecto del arquitecto vasco Severino Achúcarro, dirigiendo los trabajos a dirección su discípulo cántabro Leonardo Rucabado, autor de otros edificios en Castro-Urdieales. Dispone de mirador orientado al mar.






Barandilla ante el puerto y el antiguo Muelle de Eguilior, nombre de un ministro de la época, nacido en Limpias, población cercana...


A la izquierda el Ayuntamiento de Castro-Urdiales y a la derecha la Casa de los Chelines


La gran explanada del Parque Amestoy, cuyas obras comenzaron en 1929 según proyecto de Manuel Urquijo. Fue reformado varias veces


Aquí era el Muelle de Eguilior, llamado de esta manera en reconocimiento a un ministro de la época, natural del cercano municipio de Limpias


Las obras de relleno, ganando al mar este sector, comenzaron hacia 1885


Luego de la explanada del nuevo muelle se haría este parque llamado Parque de Amesto en honor a Antonio Amestoy Pico,  quien falleció durante las obras, el 6 de junio de 1929...


Aquí estuvo luego el Hotel Universal


Los pescadores extendían sus redes en la antigua explanada


Por aquellas estribaciones se disponía el famoso Cinturón de Hierro de Bilbao, inútil línea defensiva de la guerra civil


Vista de la costa de Catro-Urdiales al Nervión


El tiovivo en el parque...


Música y color...


En el Muelle de Eguilior aún se conservan los raíles del viejo tren minero que llevaba el mineral de hierro extraído en las minas de las montañas costeras al desaparecido Cargadero de San Guillén (Castro-Alén), sito justo en el mismo puerto, concesión de 1892 al industrial Luis Ocharán e inaugurado en 1895. Destruido en la retirada republicana de 1937 y reconstruido posteriormente con las pertinentes mejoras, estuvo en uso hasta 1960, después de desmantelada la vía por su falta de rentabilidad


Siempre a la vista los grandes elementos del patrimonio de Castro-Urdiales


La iglesia de Santa María...


El Faro-castillo y su puente...


Y el Canto de Santa Ana con su capilla


El puerto y las terrazas hosteleras del muelle...


La rampa de las lancha...


Puerto pesquero...


Animación en las terrazas de La Plazuela...


Llegamos así al Ayuntamiento de Castro Urdiales


Esta Plaza del Ayuntamiento nace en el siglo XVI junto con diversas obras nacidas al amparo de la prosperidad de aquel tiempo. Se proyecta entonces una Casa Consistorial que ponga fin a las disputas locales entre la vecindad de la llamada Media Villa de Arriba y la Media Villa de Abajo y una plaza como gran espacio de socialización, pese a que las antiguas casas habían desaparecido en el ioncendio de 1561.
 

 Se trata de un edificio del siglo XVI varias veces reformado.


En 1654 el ayuntamiento refleja el modelo de las consistoriales españolas con soportales, en los que hubo carnicería y caballerizas

 
Antonio de Vega proyecta en 1755 un edificio de tres plantas que es básicamente el que ha llegado a nuestros días


Acabando el siglo XIX el arquitecto municipal Eladio Laredo realiza importantes cambios, como la torre almenada


Escudo de la fachada


Imagen mariana...


En el casco antiguo, a dos metros de profundidad, se han encontrado los restos de la romana Flaviobriga y de un asentamiento medieval


 Escudo en la fachada de una de las casas


 Plaza porticada, de traza irregular y abierta al puerto



Escudo en esquina


Recorremos las calles porticadas...


Fachada marítima



El edificio más alto es la Casa de los Chelines, proyectada en 1902 por Severino Achúcarro, quien puso al frente de la dirección de las obras a su discípulo Leonardo Rucabado. Es edificio de viviendas con planta baja destinada a restaurante marinero. Hecho en estilo ecléctico inspirado en el neogótico
Fue proyectada en 1902. Eclecticismo (Neogótico), con lagunas influencias decorativas modernistas, especialmente en el interior.


Pórtico de la Casa de los Chelines...


Bajos de la casa...


Fachada marítima


Toldos y terrazas


Admiramos la población


Por aquí seguimos camino


Ante el puerto


Muy a lo lejos, la Peña de Sámano, solar castreño


Grúas de carga y montañas de El Cueto hacia Mioño


Cofradía de Pescadores San Pedro, del año 1924


Aquí encontramos el monumento al Remero


Es obra de Carlos Goitia hecha en Fundiciones Rey e inaugurada en el año 2004


Es un deporte de gran raigambre castreña que nació del duro oficio del mar...


Y el monumento a las Mujeres del Mar, de Salvador G. Ceballos, inaugurado en el año 2005


Justo en el lugar donde las mujeres de los pescadores tejían y reparaban las redes




El puerto...


Y el Canto de Santa Ana, con la capilla


La visitaremos, así como recorreremos el Dique de Abrigo


Por el puente iremos subiendo luego al Castillo de Santa Ana y a la Iglesia de Santa María...