Eres el Peregrino Número

sábado, 10 de diciembre de 2016

DE ONTÓN A CASTRO-URDIALES POR SALTACABALLOS Y MIOÑO: CUANDO LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL LLEGÓ A CANTABRIA


Paisaje de la costa desde Saltacaballo
Cruce de Ontón donde se separan los caminos: este es el que sube a la iglesia para ir a Castro-Urdiales por Saltacaballos y Mioño
El Camino Norte de Santiago o Camino de la Costa, ha entrado en Cantabria procedende de Euskadi llegando a Ontón al oriente del municipio de Castro Urdiales. Aquí, justo en el medio del pueblo hay una bifurcación, pues se divide en dos alternativas para dirigirse a la capital municipal: la ruta histórica sube hacia el pueblo de Baltezana y luego al Alto de la Helguera para seguir por el valle de Otañes hacia Santullán y Sámano para entrar en la villa de Castro-Urdiales, capital de este municipio. La otra alternativa es la mitad de larga que la anterior, unos 8 kilómetros, pero es un itinerario que en su mayor parte sigue la carretera N-634 que, inaugurada a finales del siglo XIX, salva las antaño infranqueables fragosidades de montañas y acantilados que caen a pico sobre la costa, paisaje marino que admiraremos en este itinerario, del que ahora nos ocupamos


Empezando a subir en el siguiente cruce iremos a la izquierda


Arriba es el Pico la Gracera (298 m.), que se alza sobre Ontón y el valle del río Sabiote


Subimos a las casas de arriba


Aquí hay otro cruce


Un tejo


En el cruce iremos a la derecha


Ya vemos la iglesia, subimos a la carretera N-634


Señalización en el suelo


Pasamos junto a este cobertizo


Y al pie de esta casa


Frente a la iglesia enlazamos con otra ruta señalizada que entra en Cantabria por El Haya procedente de Muskiz y que sigue esta carretera N-634, hoy en día con escaso tráfico desde la apertura de la Autovía del Cantábrico


A la izquierda de la iglesia la Plaza de la Inmaculada


Iglesia de la Inmaculada Concepción de Ontón, templo en origen medieval pero sumamente transfromada con el transcurrir del tiempo. En el año 1702 se le añadieros bóvedas de crucería obra de los excelentes maestros canteros del taller de Ribamontán al Mar Pedro de la Llama, Juan Antonio de Higuera, y por Carlos de San Miguel y Francisco Solórzano, canteros de la Junta de Cesto.


La sacristía es otro de los añadidos al primitivo templo


Seguimos unos metros por el arcén de la carretera y vamos a ver el frontón de la portada


Destaca en la portada este frontón con sus columnas. En la hornacina hubo una imagen de la patrona, desaparecida. Los contrafuertes están inspirados en el arte gótico






Dejamos pues atrás la iglesia...


Y avanzamos por el arcén de la carretera N-634


Tramo de barandilla


Vemos una preciosa vista de Ontón


Allí arriba está el puente de la Autovía del Cantábrico, que ha encauzado la mayor parte del tráfico, sobre todo el pesado. Bajo el puente pasaremos prontamente


Curva a la izquierda


Fachada con puerta y ventana adinteladas


El arcén se estrecha mucho


Altos de El Cerro y Traslaviña, donde hubo minas de hierro, de las que tantísimo abundaron en la comarca y que eran explotadas por algunos vecinos desde tiempos remotos, si bien los cambios políticos y técnicos del siglo XIX propicieron una explotación más intensiva a cargo de grandes compañías mineras, transformando todo este entorno, con ferrocarriles mineros, planos inclinados y varios cargaderos de mineral para que la producción saliese vía marítima


Aquí y allá aún se observan construcciones relacionadas con aquel periodo, que acabó defnitivamente en los años 80 del siglo XX, cuando cesó la actividad en estas minas


Curva a la derecha


Pasamos junto a la Junta Vecinal de Ontón. Las juntas vecinales en Cantabria son entidades menores al municipio, compuestas por un presidente y cuatro vocales y sus funciones son el impulso, control y fiscalización de los actos del Presidente, a aprobación y modificación del presupuesto anual y ordenanzas; la censura de cuentas y el reconocimiento de créditos siempre que no exista consignación presupuestaria, la administración y conservación de bienes y derechos propios de la entidad y la regulación del aprovechamiento de los bienes comunales, el ejercicio de acciones judiciales y administrativas, la adopción de acuerdos sobre disposición de bienes, operaciones de crédito y expropiación forzosa, que deberán ser ratificadas por el Ayuntamiento respectivo, la aceptación de la delegación de competencias municipales, la adquisición de bienes y derechos y la transacción sobre los mismos, la contratación de obras, servicios y suministros y la aprobación de los proyectos de obra y en general, cuantas atribuciones se asignaran por Ley al Ayuntamiento Pleno con respecto al gobierno y administración del municipio, en el ámbito de la Entidad. En ocasiones pueden funcionar como Concejo Abierto a toda la vecindad, siempre que la Entidad Local Menor cumpla altguno de estos requisitos: que tenga una población inferior a 100 habitantes, que pertenezca a un municipio que a su vez funcione en Concejo Abierto, que tradicionalmente cuente con este singular régimen de gobierno y administración o que por su localización geográfica, la mejor gestión de sus intereses y otras circunstancias lo hagan aconsejable


Flecha amarilla en un indicador dela carretera


Nos dirigimos a Saltacaballo o Saltacaballos


Y salimos de Ontón


Pueblo que vemos a la derecha, en el valle. Al fondo los montes de El Haya (317 m.) con El Cueto (213 m.)a la izquierda. Por allí viene de Las Mieres la senda que sube desde la Vía Verde de El Piquillo, el camino más usado para pasar de Euskadi a Cantabria en la actualidad, si bien a partir del túnel de La Galerna algo peligroso por los desprendimientos, por lo que se ha señalizado ese ramal alternativo que sube al monte, ambos se unen antes de bajar a Ontón


También vemos la Autovía del Cantábrico y a su derecha la N-634 que viene de El Haya. Más allá es el País Vasco


Si bien todos los caminos de Santiago tienen variantes estas abundan en el Camino Norte, especialmente en Cantabria, caminos históricos, rutas alternativas, sendas costeras, vías verdes, etc. configuran una verdadera red caminera en no pocos casos


Pasamos bajo el puente de la Autovía del Cantábrico


Y seguimos subiendo por ancho arcén


Hacia la gasolinera, viendo a lo lejos el Pico Haro (386 mts.), donde también hubo minas de montaña


Ahora vemos abajo a nuestra izquierda, más allá de loa autovía, el pueblo de Baltezana, por donde sube desde el cruce de Ontón el otro camino que va a Castro-Urdiales, siguiendo en buena parte la carretera CA-523, que sube al Puerto de la Helguera, monte de la derecha arriba, para bajar a Otañes. A lo lejos están El Pico del Águila (342 m.) la Peña del Carrasco (345 m.) y más a la izquierda el Cerro Poza (374 m.) frontera con Euskadi


Más a la derecha el barrio de Quintana o Casa de la Quintana, bajo Traslaviñ, Setares y Campo Ezquerra, Camposquerra o Campoezquerra, antigua zona minera


Pasamos la gasolinera


Y nos acercamos a una rotonda en la que seguiremos por la N-634


De la rotonda iremos a la izquierda


Subimos por aquí

Ante el Pico de Haro


Atrás ha quedado la rotonda con la entrada a la empresa Derivados del Fluor


Aquí nos asomamos a los acantilados de Saltacaballo o Saltacaballos en la Ensenada de Tejilla, con la Punta de Saltacaballos o Saltacaballo al fondo. En los cantiles reconocemos el trazado de las vías del viejo ferrocarril minero y otras instalaciones del cargadero de mineral que hubo en Saltacaballos. Riqueza minera descubierta a finales del siglo XIX por la que se fundase la Compañía Minera de Setares. La necesidad de darle una pronta y buena salida comercial hizo que se construyesen ferrocarriles mineros que, con planos inclinados, transportaban el material a un cargadero de gabarras encargado en 1887 a los talleres franceses de Auguste Lecocq et Cie a once metros sobre el mar


Durante la II Guerra Mundial salió de aquí abundante hierro para la fabricación de acero en el III Reich. Navegando por aguas españolas para evitar el ataque de los aliados, incluso en convoyes escoltados por lanchas rápidas alemanas, hasta el sur de Francia. Participaban también mercantes alemanes. Los aliados, poco antes del desembarco de Normandía atacaron y hundieron el barco de carga alemán Baldur cuando estaba cargando hierro en este lugar. Murieron dos alemanes, un francés y un español por causa de la explosión de dos torpedos lanzados por un submarino inglés. El gobierno español emitió protestas pero la postura oficial inglesa fue que el capitán inglés del submarino había obrado por su cuenta. El Baldur no pudo ser reparado y fue desguazado allí mismo.


De todas maneras, el segundo objetivo del plan, bloquear e inutilizar el cargadero con el buque hundido enfrente no fue conseguido, pues pronto se instaló una estructura más larga que pasaba por encima del Baldur. El cargadero fue desmantelado en 1977, tras el final de la minería en la zona


Y ante la sierra costera en la que tanto se trabajó en las minas de montaña seguimos por la carretera N-634


Curva a la derecha y cuesta arriba


Luego curva a la izquierda


Campos de Lanes, con Saltacaballo al fondo


Donde antaño hubo minas ahora hay eucaliptos


Pasamos el puente sobre la autovía


El tráfico suele ser muy intenso, no en vano estamos al lado mismo del gran área metropolitana del Gran Bilbao


Seguimos la cuesta hacia arriba


Ganando altura tenemos una estupenda vista de la costa


En primer término tenemos la Punta Lamie y la Punta la Garita, que cierran esta ensenada y, sobre ella, la fábrica de Derivados del Flúor. Más allá la vista abarca un buen tramo de la costa vasca hasta el Espigón del Lucero en el Puerto de Bilbao y desembocadura del Nervión, cerrado allí por el monte Lucero (309) metros, donde quedan fortificaciones de la Guerra Civil, el famoso Cinturón de Hierro de Bilbao. Más al fondo a la izquierda es la Punta Galea que cierra el estuario al este y en la distancia los montes de Sopalamendi. A la derecha es el Montano (319 mts.)


Suele haber también un intenso tráfico marítimo de entrada y salida de buques de este gran Superpuerto, Puerto o Abra Exterior de Bilbao, puerto que en un principio estuvo al lado de la población en el interior de la ría, pero que con el tiempo fue extendiéndose hacia afuera, por el litoral de otros municipios ribereños, permitiendo la singladura de buques de gran calado


Más a la derecha El Cueto y El Haya, entrada en Cantabria


La autovía y la carretera, entrando en Ontón


La autovía bajo nosotros, sobre los impresionantes acantilados


A la derecha es el arcén más ancho


Fin de la cuesta, Alto de Saltacaballo


Flecha amarilla


Y ya vemos Castro-Urdiales, capital de este municipio cántabro


Empezamos a bajar


En Castro Urdiales vemos parte del paseo de la playa y el puerto con el casco histórico, más allá son las nuevas urbanizaciones de Ostende. A la derecha es la Punta de la Pepina y a la izquierda la aldea de Allendelagua, por donde continúa el Camino hacia Cérdigo e Islares


En el plan de carreteras de 1864 se planteaba que la nueva carretera que enlazaría Muriedas (municipio de Camargo, al sur de Santander) con Bilbao no iría por el interior sino por aquí, por la costa, salvando estos acantilados


Empezamos a ver la Punta Cotolino, con sus urbanizaciones, ante la ensenada de Castro-Urdiales. Por allí pasa uno de los caminos que podemos tomar para ir a la población desde Mioño


Allí está la soberbia iglesia gótica de Nuestra Señora de la Asunción, frente a la que pasará el Camino atravesando Castro-Urdiales. A la derecha es el faro-castillo de Santa Ana y, a sus pies y sobre el puerto, en un peñasco rocoso, la capilla de esta advocación


Más a la izquierda el paseo marítimo y el casco antiguo. En medio el Ayuntamiento. Más allá nuevos bloques de pisos sobre la Playa de Ostende, que no vemos desde aquí


La carretera va a realizar unas cerradas curvas en zig-zag para perder altura


Y pasar bajo la Autovía del Cantábrico, que soporta actualmente la inmensa mayoría del tráfico


Pasamos pues bajo este viaducto, cerca de Casa Ibarra y La Ponderosa


Vemos como luego la carretera sigue bajando en curva


Pero antes podemos detenernos en el bar de Saltacaballo


Aquí hay una explanada a la derecha


Y al fondo un mirador


Excelente terraza, con fuente y farolas


Y una maravillosa vista de la costa


La Ensenada de Tejilla y los impresionantes acantilados de Saltacaballo, escenario de un muy poco conocido episodio bélico de la II Guerra Mundial


Enfrente la Punta Lamie y la de La Garita, con la factoría de flúor, junto a la que hemos pasado. Más allá es la Punta de Cobarón y la Punta del Fraile, por donde viene la vía verde, paso de Euskadi a Cantabria por el más empleado de los caminos señalizados


La costa indómita... a nuestros pies


El abrupto litoral hizo que los principales caminos de la antigüedad recorriesen por el interior muchos tramos entre villas y pueblos costeros


Se ve claramente todo este sector de costa hasta la Ría del Nervión


El Espigón del Lucero y su parque eólico


Muchísimo más al este pretendemos descubrir el Cabo Machichaco en Euskadi. Allí, entre otros pecios, se sabe de una patrullera alemana hundida tambien en la II Guerra Mundial


Desde el mirador seguimos por la carretera


Carretera que hace otra pronunciadísima curva


Castro-Urdiales más cerca


El mítico Puerto de los Ámanos (Portus Amanus) y del Castro de los Várdulos o Castrum Vardulies de los geógrafos de la antigüedad, que nombraban así las gentes que habitaban esta costa: várdulos y ámanos, estos parte de los autrigones


Aquí a la derecha tenemos precisamente el monte El Cueto (196 m.), donde han sido localizados restos de las fortificaciones de un castro de la Edad del Hierro habitado también en época romana, hallándose entre otros materiales una estatuilla del dios Neptuno. Más a lo lejos está la Sierra de la Hoz, con el gran picacho rocoso de Cerredo (644 m.). Fijémonos abajo sobre un cueto, el Alto de Campo Pozo, una figura en la distancia, es el Sagrado Corazón


Curva a la derecha, al lado de los pilares del viaducto


Bajada sobre los acantilados


Punta de Saltacaballo


Muchísimo cuidado pues prácticamente no hay arcén


Y ya ante nosotros vemos Mioño


A lo lejos vemos la impresionante cantera de la Peña de Santullán (470 m.) y a la derecha está la Peña de Sámano, donde hay también sendos castros de la Edad del Hierro con unas potentes murallas defensivas. Bajo la cantera pasa el camino oficial, que por Otañes, Santullán y Sámano se dirige a Castro-Urdiales luego de salir de Ontón hacia Baltezana y subir al puerto de La Helguera



A nuestra derecha la Punta de Mioño o Punta la Gorda y la desembocadura del río Cabrera en la Playa de Dícido


Playa de Dícido y Mioño, bajo El Cueto o Monte Cueto


Por allí va una de las posibles rutas de Mioño a Castro Urdiales, pasando el puente del río


Una vez cruzado el puente llegaríamos casi al espigón del arenal, bajo La Cruz (89 m.)


Y desde la explanada antes del espigón sube un sendero junto a la casa de la izquierda de la foto, que es un bar, y que nos llevará a Castro-Urdiales por Brazomar y Cotolino, llegando al paseo de la playa



Urbanizaciones de La Cruz (a la izquierda) y praderías de Resamano, campos por donde sigue el sendero para ir a Castro-Urdiales


Otra posibilidad sería no bajar a la playa y seguir de frente


Llegando al centro de Mioño


Una vez allí podríamos decidir entre seguir la carretera hasta Brazomar, donde nos desviaríamos de ella para enlazar con la ruta anteriormente citada, o bien tomar la Vía Verde de Traslaviña, que entra en Castro Urdiales por un túnel bajo El Cueto, atravesando la zona este de la población hacia el paseo marítimo. Arriba son las urbanizaciones de La Loma y La Serna


Según avanzamos vemos mejor esta bellísima concha


Monte arriba a nuestra izquierda el gran paredón de la autovía


El río forma un verdísimo valle minero, pese a que en nuestros días la minería del hierro es solo un recuerdo. En esta zona el hierro se extraía, "artesanalmente" y en pequeñas explotaciones particulares, por parte de los vecinos, que tenían ese derecho, hasta que en el siglo XIX, con los cambios tecnológicos y políticos, las concesiones pasaron a grandes empresas


 Así se fundaría en 1876 la Dícido Iron Ore Company Limited para explotar esta veta férrica, viniendo a trabajar numerosos mineros


Al principio el mineral era transportado en bueyes al puerto de Castro-Urdiales donde se cargaba en barcazas para llevarlo a barcos anclados fuera de puerto, pero a partir de 1880 la fuerza animal se sustituye por un cable aéreo que baja a esta Playa de Dícido, pues era más cercana


Se necesitaba buscar la manera de cargar directamente en los barcos, pese al poco calado, así se hizo primeramente una plataforma de madera sobre pilares, sustiuida en 1886 por una de hierro que tiró una galerna en 1894


Luego se instalaría un cargadero en voladizo construido por un discípulo de Eiffel. A partir de 1921, cuando Altos Hornos de Vizcaya adquirió las explotaciones mineras para garantizarse el suministro, unas gabarras llevaban el mineral de hierro al Puerto de Bilbao


Sería un cargadero de voladizo similar a este, que sería dinamitado por el ejército republicano en 1937 y sustituido por otro nuevo en 1938, que es el que vemos hoy en día, el cual estuvo en funcionamiento hasta 1975. Es Monumento Bien de Interés Cultural


Se trata del único cargadero que queda en pie en toda esta costa minera


Vemos el paseo de la Playa de Dícido, por donde va uno de los ramales a Castro-Urdiales


Al fondo en centro de Mioño, otra opción a seguir


De momento, antes de decidir nada, continuaremos carretera abajo


No hay arcén, arrimémonos bien al borde


Pasamos detrás de una casa en ruinas


Curva cerrada a la derecha


Pared trasera de la casa


Muro de la finca, llena de maleza


Fachada principal


Tramo recto


Atención en la curva del fondo


Aquí podremos, bien salir de la carretera por la senda de la derecha para ir a la playa o bien continuar por la carretera a la izquierda para llegar a Mioño: presentamos a partir de ahora las diferentes opciones

1) A CASTRO URDIALES POR LA PLAYA DE DÍCIDO:


En este caso, tal y como decimos, vamos a ir de la carretera a la derecha


Por esta pista de zahorra


Bajo el arbolado...


Primero en llano


Hermosa senda a la sombra de la enrramada


Abajo, el barrio de Dícido, ante la playa


Hay un centro ecuestre: La Gerencia, bajo La Cruz


Más al sur el centro de Mioño y El Cueto


Vamos bajando a la playa


Sigue el arbolado


La sombra del peregrino


Espesos matorrales


Un poco de bajada más y ya salimos al arenal


Un bellísimo paseo playero


Al salir a la explanada de los aparcamientos, donde antaño había huertas, iremos a la derecha


Pero a la izquierda nos llama la atención un monumento


Una mula tirando de una vagoneta o vagonillo, la antigua tracción de las minas hace más de cien años. Actualmente la bocamina ha sido cerrada


Pasamos junto a una caseta


Y este es el barrio de Dícido, al norte de Mioño, unas pocas casas y escasos vecinos, si bien en verano se llena de gente


Antaño, con las minas, había almacenes, más casas y cuartel de la guardia civil


A la derecha vemos el bar, por donde sube el sendero a Castro-Urdiales


Vistas de la ensenada


Y el pequeño muelle


Nos dirigimos hacia el río


Pasamos otra caseta


Chiringuitos de la playa


Y puente sobre el río Cabrera


Cruzamos el puente


Y seguimos, viendo el antiguo chalet del ingeniero a lo lejos a la izquierda


Pasamos esta otra explanada


Cartel del barrio de Dícido


Tomamos aquella calle


Entre los muros de las quintas


Y al llegar al viejo chalet iremos a la derecha


Por la ruta verde


El Paseo del Cargadero


Pasamos junto a este edificio de viviendas


Aquí tenemos la Cueva de la Virgen de Mioño


Cueva natural que es centro de gran devoción y peregrinaciones, que celebra romería el 8 de septiembre


Dice la leyenda que la imagen de la Virgen apareció en esta playa tras un temporal


Los pescadores decidieron que lo mejor era llevarla a la parroquial de Castro-Urdiales, pero cada vez que lo intentaban se formaba una galerna, llegando a estar a punto de irse a pique


Tal parecía que la Virgen no quisiese irse de Mioño... y aquí se quedó


Esta es una réplica de la talla original, conservada en la iglesia parroquial de Mioño


Seguimos el Paseo del Cargadero


Camino del espigón


Un hermoso trayecto


Ahora, encima de la playa, vemos la autovía y la carretera, por donde hemos venido bajando


Justo antes del espigón, a la izquierda, sube el Camino, desviándose del paseo


Subimos pues hacia el bar


Fijándonos en estas flechas


Barandilla sobre la playa


Fuerte oleaje


La playa


Pasamos al lado del bar


Abajo ha quedado el paseo


Detrás del bar el camino se transforma en senda de tierra


Bajo los árboles...


Un viejo abrevadero


Subimos un poco más


Entre el cierre de una finca y el seto silvestre


Se vuelve a ver la Punta de Saltacaballos


El sendero se estrecha un poco pero se pasa bien de sobra


Ya vemos a lo lejos las urbanizaciones de La Cruz


Y a la izquierda la Peña de Santullán con Santullán abajo, otro de los caminos que se dirigen de Otón a Castro-Urdiales, ese el camino oficial


En el matorral


Ya salimos a campo abierto


Allí abajo vemos el cargadero


Testigo de la historia...


La historia de las minas costeras de toda esta comarca entre Cantabria y el País Vasco


El sendero al pie de los chalets


Camperas de Resamano


Aún hemos de seguir subiendo


Resamano (83 m.)


Las urbanizaciones a la izquierda


El mar a la derecha


Punta Saltacaballos. A la derecha la carretera y arriba el viaducto de la Autovía del Cantábrico


El sendero y el prado


Bien trillado y pisado por los peregrinos


Observemos las flechas


Bordeamos todo el acantilado


El Mar y el Camino


El Camino y Castro-Urdiales


El puerto y su espigón con la Punta de La Atalaya. Más atrás a la izquierda la Punta de La Pepina


La iglesia, el castillo y la capilla


Hacia allí nos encaminamos


Vamos las urbanizaciones de Brazomar. Por allí a la izquierda vendría el camino que han seguido los que hayan optado por venir por carretera desde Mioño, desviándose al llegar a esta colonia para enlazar con esta otra ruta


Y arriba El Cueto, el asentamiento castreño


Reconocible por sus antenas


Aquí bajaremos a la derecha


Hay una pequeña red de senderos


Realmente la pista principal zizaguea perdiendo altura, esto son atajos


Allí casas de planta baja


Más arriba el extremo de la Punta Cotolino, que cierra la bahía


Atajo a la derecha


Por allí vamos


Seguimos de frente


Y luego a la derecha. Aquí se unen este camino y el que viene de la carretera


Flechas en las piedras


Atajo recto a la izquierda


Más bloques de pisos y apartamentos


A la izquierda


A la izquierda


Atención a las señales en este muro


En el muro y en el suelo


Azulejos con la concha del Camino del Norte y del Camino Primitivo


Por allí vamos


Ante la villa la Punta Cotolino, donde también hubo un castro de la Edad del Hierro, castros estos que formarían parte del Portus Amanum o puerto de los sámanos o amanos pertenecientes a los Autrigones, para unos relacionados con los cántabros y para otros no. Tema siempre en discusión y basado en fuentes de autores como Plinio el Viejo con su Historia Natural o Ptolomeo


Castro-Urdiales viene del Castrum Vardulies o Castro de los Várdulos, citado también por los geógrafos de la antigüedad clásica...


Acantilados a la derecha


Edificios al fondo


Nos encaminamos a la Punta Cotolino


Tomando ese sendero que sube sobre los acantilados


Y por allí vamos, prado arriba


Los roquedos costeros...


Caprichos de la erosión marina


Seguimos subiendo sobre el cantil


Sendero hecho a base de pisar los caminantes


Nos dirigimos a lo alto de la punta


Admirando esta ensenada y los edificios que acabamos de dejar atrás


Setos silvestres


Suelo rocoso


Sigue la subida


Ya llegamos a la cima...


Caminamos en llano unos metros viendo allá el Alto de Campo Pozo


Pero aquí ya empezamos a bajar


Viendo enfrente ya el Muelle de don Luis


Y la Playa de Brazomar, que junto con la de Arciseros forma un hermoso arenal que se extiende por uina franja costera de 400 metros


Bajamos hacia el Parque Cotolino, que aprovecha este emblemático espacio verde


Aquí desemboca el río Sámano. Por el puente pasaremos al centro urbano


A la derecha, al lado de unos chalets de época, sale el camino que viene de Mioño por la Vía Verde de Traslaviña, otra de las opciones a elegir para entrar en Castro Urdiales


Por su parte los que eligen el itinerario oficial e histórico pueden ir por las calles interiores de la población, por donde seguiría el viejo Camino Real, si bien hoy en día es un trayecto entre edificios que, si bien algunos de interés, no nos ofrece el agradable caminar por el paseo marítimo ni las vistas costeras, por lo que los peregrinos que lo hacen suelen acercarse también a la playa


Ahí está en primera línea de playa, literalmente sobre el arenal, el Hotel Miramar, antiguo balneario, muy transformado dado lo expuesto de su situación a los temporales marinos. A la derecha son los citados chalets, por donde pasa por detrás el otro camino que viene de Mioño, el de la Vía Verde de Traslaviña


Vamos terminando la bajada


Y salimos al parque


Llegando al paseo


Cruzamos la calle


Y admiramos el puerto


Iglesia de la Asunción, castillo-faro y capilla de Santa Ana


Nos dirigimos hacia el puente

Contemplando los espigones de tan preciosa concha


Un mapa puede orientarnos en este mirador sobre la villa y el mar


Vemos la desembocadura del Sámano


Al otro lado la primera pérgola de la playa y a la izquierda el puente y un edificio notable


Es la Casa de la Naturaleza un edificio en estilo Moderno para Eduardo Sanz construido por los arquitectos Jacobo y Lorenzo Romero en esta zona a mediados del siglo XX, cuando la expansión urbanística de los edificios aún no había llegado hasta aquí


Y así cruzamos el puente en dirección al corazón de Castro-Urdiales


Paso del puente...


Conchas peregrinas en el firme


Pasamos ahora a explicar otra de las opciones para llegar a Castro-Urdiales vía Mioño

2) DE MIOÑO A CASTRO-URDIALES POR LA VÍA VERDE DE TRASLAVIÑA


En este caso no bajaríamos a la Playa de Dícido sino que, siguiendo la carretera N-634 entraríamos en el centro de Mioño junto a este edificio de pisos


A mano derecha admiramos una bella estampa de Mioño, hermosa vega, puente y paseos...


Allí está la iglesia, pronto pasaremos delante de ella..


Y las casas de la subida a La Cruz, paso a Castro-Urdiales por la carretera. La Vía Verde de Traslaviñá, por el contrario, pasa junto a las casitas de arriba a la izquierda antes de entrar en el túnel


Así va acabando la cuesta abajo que empezaba en el Alto de Saltacaballos


Al fondo el polideportivo


Puente sobre el río Cabrera


El río Cabrera que bien del valle de Santullano y Otañes, el otro ramal a Castro-Urdiales que sale de Ontón vía Baltezana


Frontón en la ribera


Es zona de bares y comercios


Este es el edificio de la Junta Vecinal de Mioño


Y ante él una pequeña plaza


Vemos la fachada principal de la Junta Vecinal


Con dos leones a la puerta, como en Las Cortes


En medio de la playa hay un monumento


El Monumento al Minero


Vamos a bajar a verlo


Es obra de los artistas de Mioño Pablo Labiano y Carlos Goitia. inaugurado en mayo de 2001


La placa nos explica su inspiración en el óleo de David Goitia


El minero desconsolado




La Junta vecinal. Mioño fue una vez capital del municipio, fue en los años 1596-97, cuando una epidemia de peste en la villa de Castro-Urdiales provocó que sed trasladase aquí el ayuntamiento, siendo alcalde Don Francisco de Montalvo durante una de las epidemias que asolaron Castro, el Ayuntamiento de la Villa, con el alcalde Don Francisco de Montalvo


Vagonetas reaprovechadas como jardineras en torno a la plaza...


Un rincón cargado de historia...


Los dos leones a cada lado de las escaleras...


Tras rendir merecido tributo ante el monumento al minero seguiremos calle adelante


Y es que, a mano izquierda, tenemos otro elemento notable del patrimonio minero de Mioño


Es la locomotora Anita Nº6 del tren minero


Locomotora que prestó servicio en las minas de Dícido, recuperada tras ser comprada, con el cese de la actividad minera, por un particular de Burgos en una subasta.


Fue construida en 1909 por los alemanes Orestein & Koppel con el número 3.498


Admiramos todos sus detalles


Placa explicativa


Una locomotora en el Camino...


Y ahora continuamos nuestro largo caminar


Del cruce seguimos adelante


Camino de Castro-Urdiales


Empieza una pequeña subida


Vayamos mejor por esta acera


Al fondo las palmeras de una quinta


Pasamos delante de ella


Al fondo veremos la iglesia: los peregrinos que quieran seguir por la carretera han de seguir de frente. realmente no sería muy a recomendar, habiendo otras opciones, pues durante un trecho cuesta arriba tampoco vamos a tener apenas arcenes y aquí el tráfico sí es normalmente algo más intenso entre Mioño y Castro-Urdiales


Una flecha en la acera nos indica ir a la izquierda


Subiendo frente a esta fila de chalets


Y vemos en todo su esplendor la quinta de las palmeras



Con su jardín


Y arriba el escudo del blasón solariego


En esquina


Luego subimos junto a este portón


A la derecha otra casona blasonada


Con escudo en la fachada


Bifurcación y a la derecha


Estamos en el barrio La Campara


Casa tradicional del barrio, muy engalanada


Más portones


Atención a este cruce


Nosotros vamos a seguir subiendo de frente pero hay dos elementos importantes a la derecha y a la izquierda


A la derecha la Fuente de la Salud


Y a la izquierda la Cruz del Corpus Christi, a donde llegan las procesiones


Calle arriba sigue el Camino


Viviendas unifamiliares


Y colonias de chalets


Paseo de farolas


Y atención en el siguiente cruce


Pues hemos llegado a la Vía Verde Castro-Traslaviña, que aprovecha el viejo trazado de una variante o bifurcación del Ferrocarril Santander-Bilbao, que venía Traslaviña, Artzentales (Vizcaya/Bizkaia) y que tras 22 kilómetros de recorrido acababa en Castro-Urdiales en el trazado de otro antiguo ferrocarril minero


Caminamos por tramos llanos


Bifurcación y a la derecha


Arriba El Cueto


A la derecha vista de Mioño y de la Autovía del Cantábrico, bajo los montes férricos de Camposquerra


Bifurcación y a la derecha


Cartel de la Vía Verde


El Monte Cueto, pico castreño


A nuestra izquierda un restaurante


Nos adentramos en un bosque


Ancha caja ferroviaria


Y llegamos al Túnel de Mioño o de Valverde


Antiguo túnel ferroviario rehabilitado para esta senda peatonal


Está iluminado en todo su recorrido de unos 400 metros


Al fondo vemos la salida


Los peatones por la izquierda, las bicicletas tienen dos carriles, para ir en dirección Castro-Urdiales empleamos el de la derecha


Y salimos al otro lado


En el frondoso bosque de Valverde


Arroyelos vierten sus aguas a este cauce al lado del Camino


Ancha y profunda caja ferroviaria


Y ya vemos los edificios de Castro-Urdiales, la zona de expansión urbana de Brazomar


La Vía Verde de Castro-Traslaviña llega a Castro-Urdiales


Y aquí en Brazomar la dejaremos a la derecha


Bajando por esta calle


En dirección al paseo marítimo


Bajo el Monte Cueto


Ya vemos el mar ante la Playa de Brazomar, por donde va el camino que llega a Castro-Urdiales por la Plata de Dícido y Punta Cotolino


Esta zona son mayoritariamente casas unifamiliares


Chinchapapa, nombre de uno de los puentes históricos de la población


Seguimos bajando suavemente calle adelante


A la izquierda la gasolinera


Al fondo un cruce


Ante los edificios de la urbe vamos a la derecha. Aquí a la izquierda enlaza con este el otro camino, el que viene de Ontón por Baltezana, Otañes, Santullán y Sámano, si bien también existe la posibilidad de atravesar Castro-Urdiales por el medio, siguiendo el camino antiguo, actual Paseo de Menéndez Pelayo, aunque en la actualidad es una zona intensamente urbanizada antes de llegar al centro histórico, por lo que suele ser más atractivo dirigirse a la playa


En Villa Eladia


Cruzamos la calle de la Carretera de Irún


Y vamos a la izquierda


Tomando la calle Ocharán Mazas


Y cruzando el puente sobre el río Sámano


A lo lejos vemos el estadio Riomar


Allí disputan sus partidos el Club Atlético Castro, fundado en 1945, el Castro Fútbol Club, creado en 1952, el AD Mioño y el CDE Carbonero de Atletismo


Por allí al fondo entra en Castro-Urdiales el camino oficial viniendo de Sámano, nombre de este río


Ya entramos plenamente en el centro del casco urbano


Seguimos por la acera 


Hacia los edificios del fondo


Antes de los bloques de pisos esta zona fue de quintas y parcelas, con viviendas unifamiliares y chalets de las que algunas se conservan


Zona residencial y de hotelería y hostelería


Chalets de época. Al otro lado está el paseo marítimo, El Paseo de Lolín, por donde viene el camino procedente de la Playa de Dícido y Cotolino


Continuamos por la acera


Contemplando estos chalets, ya en primera línea de costa


A lo lejos  una quinta residencial: Sotileza, obra de Leonardo Rucabado iniciada en 1913 y acabada en 1915 en estilo regionalista neomontañés


Paseamos delante de ella


Admirando su porte


A la derecha la Playa de Brazomar


Y la Punta Cotolino


Jardines de la quinta


Impresionante portón de entrada


Gradioso pino


Mirador ante la playa


Podemos ir por la acera izquierda, o mejor ir a la derecha


Ante la playa y el mar. uniéndonos al otro camino


Rumbo al Ayuntamiento de Castro-Urdiales y la iglesia, en el casco hitórico, pasando ahora a narrar el tercer posible acceso desde Mioño: viniendo por la carretera 

Y 3) DE MIOÑO A CASTRO-URDIALES POR LA CARRETERA N-634


Lo cierto es que habiendo como hay alternativas a este tramo de carretera nacional lo recomendable sería desde Mioño realizar alguna de las citadas anteriormente, evitando el tráfico en unos metros cuesta arriba y sin arcén ni carril-bici, pero dado que en su momento fue señalizado y como tal aparece en gran parte de las guías, vamos a ocuparnos de esta opción, para ello, en el cruce que hay antes de la iglesia simplemente iríamos de frente
  

En este tramo aún hay aceras a ambos lados


Podemos acercarnos un momento a ver la iglesia



Con su portada de acceso al campo del santuario


Entramos...


Iglesia parroquial de San Román de Mioño, construida en el siglo XVII


Impresionante frontón con la imagen del patrón, San Román, en la parte superior. En el interior se conserva la imagen gótica de la Virgen de Mioño cuya réplica está en la cueva de la Playa de Dícido, donde se dice apareció


Volvemos a hacer camino...


Al otro lado de la calle una espléndida quinta...


Con una imagen mariana en el exterior...


La Virgen del Carmen, de gran devoción marinera


Subimos por Tresvilla arriba


Las aceras se estrechan


Hasta desaparecer


Obligándonos a pasar muy arrimados a estos muros


Vamos al siguiente grupo de viviendas


Vuelve a a haber un poco de acera a la izquierda


Hasta que desaparecen en la subida a La Cruz


Al llegar a La Cruz hay un poco más de arcén


Se termina la cuesta


Y ahora, por La Cruz, entramos en Castro-Urdiales


Nos desviamos a la derecha, por esta urbanización, unas flechas nos lo indican


Viendo al fondo los primeros edificios de pisos de Castro-Urdiales antes de la Playa de Brazomar


Son nuevas urbanizaciones


Subimos cuesta arriba por la calle del Alto de la Cruz


Y llegamos al bar


 Justo enfrente nos desviamos a la izquierda


Y continuamos por la Avenida de España hacia la zona de Cotolino 


A lo lejos confluimos con el camino que viene de la Playa de Dícido


Y siendo los dos ramales ya uno bajamos hacia la Punta Cotolino y el paseo marítimo de Castro-Urdiales


La Punta Cotolino...


El puerto y el casco histórico, presidido por la iglesia y el faro...


Iglesia gótica de Santa María, castillo transformado en faro, ermita de Santa Ana y puerto


Ante la villa la Punta Cotolino, donde también hubo un castro cántabro, castros estos que formarían parte del Portus Amanum o puerto de los sámanos o amanos pertenecientes a los Autrigones, para unos relacionados con los cántabros y para otros no. Tema siempre en discusión y basado en fuentes de autores como Plinio el Viejo con su Historia Natural o Ptolomeo



Sea como fuese tras la conquista se asentó aquí la colonia romana de Portus Amanum que fue luego Flaviobriga con el emperador Tito Flavio Vespasiano y sus reformas administrativas


Flechas y conchas del Camino...


Al fondo, los picos de la Sierra de la Hoz. La maravillosa senda hacia la Playa de Brazomar y puerto de Castro Urdiales