Eres el Peregrino Número

martes, 20 de diciembre de 2016

EL DUESO Y LA PLAYA DE BERRIA: EL FUERTE DE NAPOLEÓN (SANTOÑA, CANTABRIA)

Playa de Berria y Alto y Punta del Águila
La Viña, saliendo de Santoña
 Sale el Camino de la villa de Santoña en La Alameda, al pie de La Viña y El Mazo, estribaciones del Monte Santoña o Monte Bucciero, bajo el que pasamos, viendo a la izquierda algunos chalets, afueras ya del casco urbano y, en la ladera derecha, una quinta


Más arriba, no lo vemos desde aquí, está el Fuerte del Mazo... o lo que queda de él, una garita. Se trata de uno de los fuertes que se levantaron durante la ocupación napoleónica de Santoña, junto con el Fuerte Imperial o de Napoleón en El Dueso que, al servir de base para construir un penal, perdió su nombre original que pasó a este del Mazo, que empezó a ser llamado de Napoleón
 

La Viña, topónimo relacionado con las plantaciones de vid, pues tradicionalmente se elaboraba chacolí casero


El paseo delante de los chalets se acaba pero continúa la vereda peatonal





Es la carretera CA-908


A la izquierda está El Paloma, el campo del Santoña F.C. fundado en 1917
 


Al fondo a la izquierda Montehano


Al fondo vemos los Montes de Mijedo, entre los municipios de Santoña, Noja y Argoños, con la Peña Lanza la primera a la derecha de la serranía, que separa la Playa de Berria de la de Noja, con su Collado de la Oración, paso caminero de uno a otro arenal, luego es el Cueto Cabrero, el Pico de Miravalles y El Brusco, de 297 metros de altura


Huertas y vegetación marismeña...


Por allí va la carretera CA-141


Es la Marisma de Bengoa en las Marismas de Santoña, parque natural creado a consecuencia de las denuncias de diversas organizaciones ante la Comisión de la Comunidades Europeas en 1987 sobre el daño ambiental que se estaba haciendo en este espacio natural, entre ello ese tramo de carretera que pasa sobre ellas, pero también las desecaciones. Antes de la resolución de la demanda se crea en 1992 esta reserva natural, lo que no impide que en 1993 España sea sancionada por esta causa por primera vez por el Tribunal de Luxemburgo


Más allá está el Canal de Boo, bajo los campos de El Gromo. En estas marismas hay un gran hábitat para la avifauna, más de 130 especies, algunas en peligro de extinción. La reserva incluye también encinares, junqueras, praderías, arbustos y dunas


Y allí Berria, urbanizaciones ante la playa y al pie de La Peña Lanzo, frente a El Brusco, donde también los franceses emplazaron baterías durante las guerras napoleónicas


Montes de Mijedo. Abajo, aquellas praderías son las de Santa Ana, en la divisoria de Santoña con Argoños, donde hubo una capilla de esta advocación. Santa Ana es la fiesta de Berria


Al fondo a la izquierda Piedrahíta, barrio que pertenece a Santoña pero que se adentra en el casco urbano de Argoños


Estas marismas eran una protección natural de Santoña ante ataques por la Playa de Berria, o al menos eso se pensaba hasta 1719, cuando una escuadra anglofrancesa desembarcó sus efectivos en el arenal, subiendo los atacantes al Monte Buciero para evitarlas, cayendo luego sobre Santoña para destruir unos barcos de guerra que se estaban construyendo en sus astilleros, los cual en opinión de esas potencias contravenía los tratados internacionales. A partir de entonces se intentó prestar más atención a ese flanco pero extrañamente habrían de ser los franceses, casi cien años después, lo que lo hiciesen de manera efectiva 


Además de los fuertes Imperial y del Mazo el ejército francés emplazó baterías y pequeñas defensas sobre toda la costa, incluyendo este itsmo de Santoña con sus marismas


Allí, por ejemplo, en aquel cueto verde sobre el Canal de Boo, El Gromo, se emplazó un fuerte. Santoña estaba dentro de los planes de Napoleón de anexión directa al Imperio Francés, pese a que entrase en conflicto con su hermano José Bonaparte y su corte colaboricionista de Madrid, y esta fue la razón por la que Santoña fuese tan defendida, siendo una de las últimas plazas en ser abandonada. Por eso es que, casi a última y ante la retirada francesa, se hiciesen estos pequeños fuertes de El Gromo y en la costa  el de El Brusco, acabados en 1813 y que completarían en este flanco la defensa de los más grandes Fuerte Imperial y Fuerte del Mazo. 


No obstante ambos fueron conquistados por el avance españos los días 24 y 25 de marzo de 1814


Pasamos al lado ahora de la cantera de piedra de El Sorbal


Sigue la senda peatonal


Señales del Camino...


Aquí hay un observatorio de aves de la marisma...


Una verdadera Enciclopedia Natural








 En el estuario, además de aves, hay una importante fauna de mamíferos, mariscos y por supuesto de peces, destacando el salmón atlántico, además de la anguila, el lenguado, la dorada, lubina, salmonete, etc.


El Brusco y las marismas.


Santa Ana y el Canal de Boo


Paisajes desde el Camino


Nos acercamos ahora a El Dueso


Ya se ve el penal...


El lugar fue el emplazamiento del Fuerte Imperial o de Napoleón construido por los franceses para proteger el flanco norte de Santoña, el cual pasó al Estado tras la retirada francesa, siendo llamado Fuerte y Plaza de Armas de El Dueso. Corría el año 1904 cuando el Gobierno decidió suprimir los penales de África y traer a los presos a España, si bien nadie quería recibirlos. El problema, grave, se solucionó en 1906 en estas instalaciones de Santoña, dando a cambio en contraprestación buenas concesiones al Ayuntamiento, si bien cuando acabaron las obras seguían sin concederse. En 1907 se suprimen ya oficialmente los presidios africanos y se crea la Colonia Penitenciaria de El Dueso, donde se ensayarán nuevos sistemas penitenciarios. Los primeros presos llegaron en diciembre de ese año pero antes se rehabilitaron las dependencias para ellos, sus guardianes y demás personal, funcionarios y trabajadores


El Dueso y todo el municipio santoñés llegaron a ser un gigantesco penal cuando en 1937 se rinde el Ejército Vasco que luchaba en la Guerra Civil al lado de la República, como resultado del siempre polémico Pacto de Santoña, pues aparte de este se habilitaron otros inmuebles para meter a tantos miles de soldados e incluso campos de concentración
 

Durante la dictadura llegó a haber una población de unos 3000 presidiarios


Aquí estuvieron encarcelados numerosos personajes famosos en todos los ámbitos a lo largo de sus cien años de historia...


Ahora el Camino pasa enfrente de sus muros


Llegamos pues a Berria, por la banda peatonal a lo largo de la carretera CA-141. Vemos alguno de los primeros chalets de veraneo que se construyeron en el lugar


Al fondo, es el Cueto Cabrero (205 metros), en los Montes de Mijedo. Aquí, en este cruce, se nos presenta una disyuntiva, pues el Camino se divide


Este cartel nos ayudará a hacernos una idea de la situación


La primera opción, presentada como la más antigua, es recorrer la Playa de Berria y de allí subir al Collado de la Oración, entre la Peña Lanza y el Cueto Cabrero, para entrar en Noja por la Playa del Trengandín


La segunda opción es seguir la carretera y entrar en Argoños para llegar por allí a Noja. Es más llana y no expuesta a las inclemencias del tiempo pero prácticamente urbana. Como siempre decimos y reiteramos, la decisión es nuestra


Vamos en este caso a ocuparnos de la primera alternativa, para ello aquí nos desviamos a la derecha de la carretera


Y llegamos a las dunas de la Playa de Berria


Playa de Berria, otro de los numerosos paraísos del surf en la costa cantábrica


Al este, la Punta del Águila y el pico del mismo nombre (249 mts), extremo norte del Monte Buciero


Hasta allí llegan, hasta las dunas, los muros e instalaciones del penal


Las dunas están protegidas


Aquí desembarcó en 1719 la flota anglofrancesa que atacó Santoña. A partir de entonces la necesidad de defender el itsmo dio pie a la creación de un sistema defensivo que dio pie a crear, en uno de sus fuertes, un penal


Cueto Cabrero y Peña Lanza con la Punta del Brusco. A todo el conjunto se le suele llamar El Brusco o Monte del Brusco, si bien el pico de ese nombre está un poco más al oeste...


Berria es un gran arenal, de unos 2.200 metros. En El Brusco, recordemos, estuvo otro de los enclaves defensivos napoleónicos que guardaban Santoña


Al fondo vemos Noja, en concreto el extremo norte de la población, Pedroso, con la Punta Pombera o la Punta de la Mesa


Más atrás son los altos deLa Llomba, sobre las playas de El Sable, Cuarezo, El Ris y Arnadal, pequeña ensenada que no vemos desde aquí


Vamos a El Brusco...


Y subimos por el Collado de la Oración arriba, para entrar en el municipio de Noja y bajar a la Playa de Trengandín para seguir periplo playero hasta la población. Si no, aún podemos desviarnos, antes de empezar la subida, para a la izquierda salir a la carretera en dirección a Argoños. Hay a elegir.