Eres el Peregrino Número

jueves, 8 de diciembre de 2016

LA FÁBRICA DE TORRELAVEGA. EL PUENTE DE BARREDA Y EL PASO DEL SAJA A VIVEDA: LA ESTIRPE DE CALDERÓN DE LA BARCA (CANTABRIA)

Puente sobre el río Saja, paso de Barreda (Torrelavega) a Viveda (Santillana del Mar)
Paso de Requejada a Barreda y Fábrica de Torrelavega
Deja el Camino el municipio de Polanco al sur de Requejada, dando vista a los humos de la Fábrica de Torrelavega para entrar en este municipio cántabro por Barreda, siguiendo la carretera N-611. Es un área sumamente industrializada y de intensísimo tráfico y tránsito fabril de camiones y vehículos pesados, si bien no falta mucho para que nos adentremos nuevo en las verdes campiñas de Cantabria para tomar el trayecto a Santillana del Mar y Comillas


La carretera general aprovecha el trazado de uno de aquellos antiguos caminos reales costaneros que se dirigían al interior, rutas de la costa cantábrica a Castilla. Realmente antaño había un servicio de barquerías un poco más al norte, en Cudón, que pasaban a viajeros y peregrinos al otro lado de la Ría de San Martín de la Arena o de Suances, desembocadura del Saja, pero actualmente hace tiempo que el lanchero ha dejado de prestar sus servicios y ello nos obliga a remontar río arriba para busca el paso del Puente de Barreda, al lado de la factoría química de la Fábrica de Torrelavega


Por suerte hay buenas aceras al lado de los muros de la factoría, con buen paso para los peregrinos


Atrás queda Requejada. Así entramos en Barreda, Torrelavega...


El arbolado de este paseo supone un aporte de naturaleza en este tramo


Nos acercamos a la rotonda antes de pasar al puente. Aquí está también el ramal que nos lleva a la estación del tren, donde pueden cruzarse las vías por el paso a nivel, pero no es recomendable pues ni está señalizado ni está exento de evidente peligrosidad


Por ello seguimos de frente junto al bar


La acera se estrecha pero hay buen paso...


Doblamos la esquina...


Y tomamos la entrada al puente, a la derecha. Son en realidad dos puentes, este sobre las vías del ferrocarril y luego vendrá el puente sobre el río


Ese es el ramal a seguir...


Señales del Camino en el suelo...


Nuevo estrechamiento de la vereda peatonal


Más señales camineras junto a los letreros de las localidades vecinas


Atrás en la rotonda quedó la iglesia de Santa María de Barreda, construida en 1950 en estilo montañés con influencias barrocas por el arquitecto Valentín Lavín del Noval.


Nosotros seguimos de frente puente adelante...


Abajo, los aparcamientos y la estación del tren. Al fondo, la Fábrica de Torrelavega, de Solvay, inaugurada en 1908 por el rey Alfonso XIII y especializada en la elaboración de productos químicos, como sosa cáustica y carbonato sódico, si bien la empresa ya había empezado en 1867 a explotar las minas de sal de Polanco


Al fondo, antiguas casas de los directivos


La empresa Solvay aplicó una política social inédita en la España de aquel entonces: una sociedad de socorros mutuos, vacaciones pagadas (únicamente seis días al año, a partir de 1914, pero totalmente inusual aún), afiliación del personal al Instituto de Previsión Social, escuelas (una para los hijos de los técnicos y empleados extranjeros en 1911 y otra para los españoles en 1914, viviendas con jardín  para los empleados a manera de adosados, poblado obrero con huertos y para los ingenieros viviendas unifamiliares en una avenida, cuartel de la Guardia Civil, casino obrero, cine, bolera y campo de fútbol, así como cooperativa de consumidores al cargo del propio personal y un hospital que fue decisivo contra la terrible gripe de 1918


Y aquí tenemos el paso a nivel. Mejor y más seguros vayamos por el puente...


Salida de la crisis de la I Guerra Mundial, la empresa, que había comenzado con unos 600 empleos y que había tenido que aplicar duros despidos, amplió entonces plantilla hasta unos 1200 contratados, coinicidiendo también con una importante expansión en los años 20 del siglo XX, llegando mismamente a producir su propia energía eléctrica. En sus más de cien años de historia en Barreda Solvay constituye un elemento fundamental en el devenir económico, social y urbano de Torrelavega y de toda la comarca del Saja-Besaya. A lo largo del tiempo la empresa fue transformándose y ya no precisó una plantilla directa tan numerosa, cambiando políticas de contratación, producción y dependencias según el devenir de cada época.


Seguimos puente adelante. La normativa europea medioambiental está marcando, desde los años 70-80 hacia acá, buena parte del vaivén político y empresarial en Torrelavega, lugar especialmente sensible con esta problemática pues constituye el gran centro industrial de Cantabria


Una senda a la derecha pasa al lado del aparcamiento de camiones pero vuelve prontamente a la carretera. Destaca en todo el entorno la altísima chimenea, de 140 metros de altura, construida a mediados de la pasada centuria.


Al otro lado del puente ya vemos bien Viveda, con la Torre de los Calderón de la Barca, en principio conocida como Torre de Villanueva de Viveda (a la izquierda de la foto). Se trata de un conjunto palacial construido en torno a una torre medieval del siglo XII y reforzada en el XV para protección del paso de la ría en barca entre Barreda y Viveda, razón por la cual a este barrio se le llama La Barca, torre a la que se le añadió un palacio señorial en el siglo XVI y luego otro posterior en estilo barroco montañés. Hay además una capilla dedicada a la Magdalena. La familia, concesionaria del paso en lancha de viajeros por el estuario y su peaje, era originariamente de los Calderón de Oreña y procedían de esa cercana localidad (por la que discurre el Camino, de Santillana a Comillas), pero pasaron aquí a ser Calderón de la Barca, uno de cuyos miembros fue el destacado escritor Pedro Calderón de la Barca


La familia llegó a ser tan poderosa que compitió con la Abadía de Santa Juliana, cabeza de las extensas Asturias de Santillana, así como con otros señores con dominio en la zona, como la estirpe de los de La Vega y con los duques del Infantado fundadores de Torrelavega (tenían otra torre y este es el origen del topónimo). Una tradición transmitida por Emilia Pardo Bazán afirma que aquí durmió San Francisco de Asís durante su peregrinación a Santiago de Compostela en 1214. No se conserva el foso que la protegía antaño ni los mojones que delimitaban su campo, dentro del que hubo hace mucho algunas casas


Allí en Viveda está también el Palacio de Peredo o del Chon de Oro, estilo tardorenacentista montañés del siglo XVII con reformas dieciochescas y capilla anexa, hecho para el licenciado Jorge de Peredo, gobernador en Ponferrada y su muujer María de Velarde y Polanco. Fue restaurado por el Ayuntamiento de Santillana, su propietario, para dedicarlo a actividades culturales


Nos disponemos ahora a pasar el puente sobre el río...


El río Saja, que acaba de recibir las aguas del Besaya, se abre aquí a la Ría de San Martín de la Arena. Su ribera recuperada está recorrida por una senda peatonal


Industria y naturaleza...


Pasando hacia Viveda...


Vista del río hacia el norte


La Barca, en Viveda, y su rotonda. Entramos en el municipio de Santillana del Mar


No crucemos aún, no hay paso de peatones y es peligrosísimo. De la rotonda sigamos un poco a la izquierda para cruzar por allá


La rotonda de Viveda


Aquí un monumento rememora el episodio de la estancia de San Francisco de Asís en la Torre de los Calderones




Damos la vuelta a la rotonda


Vemos de frente la estatua del santo...


Y cruzamos por aquí. No hay lamentable y extrañamente paso de cebra ni aviso del paso de peregrinos a los automovilistas pero es dentro de lo malo el mejor sitio, pues hay menos tráfico. SUMA PRECAUCIÓN de todas formas


Así lo indican las flechas amarillas


Por allí, en dirección norte siguiendo la carretera CA-132 en dirección a Suances, sigue nuestra ruta


Hay un poco de ascenso


La cuesta acaba y seguimos durante unos metros esta recta...


Pero pronto nos desviamos a la izquierda para tomar rumbo a Camplengo, en la ruta a la capital del municipio de Santillana del Mar...