Eres el Peregrino Número

jueves, 8 de diciembre de 2016

ONTÓN: EL CAMINO NORTE ENTRA EN CANTABRIA POR LA VÍA VERDE Y ANTIGUO EMBARCADERO DE EL PIQUILLO

El Camino baja a Ontón, municipio de Castro Urdiales, Cantabria
Vía Verde del antiguo ferrocarril minero. Frente a ella y al fondo Castro Urdiales
Entra el Camino Norte o de la Costa en Cantabria, y lo hace, viniendo de Kobaron, en el municipió vizcaíno de Muskiz, en el Gran Bilbao, por la vía verde del antiguo ferrocarril minero que transportaba el mineral de hierro que se explotaba en esta zona fronteriza hacia el cargadero de El Piquillo, situado en la ensenada de Ontón, ya en cantabria, municipio de Castro Urdiales, que empezamos a ver desde aquí. Esta ruta no es realmente el viejo camino original de los peregrinos, el cual sigue la carretera N-634, con muchísimo tráfico, por El Haya, unos kilómetros más al sur


Más allá de la Punta de Saltacaballos (izquierda de la foto) divisamos Castro-Urdiales, la capital municipal, con la Punta de la Atalaya y más al fondo aún la Punta de la Pepina y la del Rabanal, una gran cuña que se adentra en el mar...


Aunque la actividad portuaria y minera terminó años ha el paisaje sigue siendo marítimo e industrial. Justo aquí, dirigiéndonos al paso de la frontera por las inmediaciones de la  Punta del Fraile, vemos la fábrica química de Derivados del Flúor, sobre la Rada de Berrón, donde estaba el viejo cargadero


Mirando atrás vemos la entrada al Puerto de Bilbao, bocana de la Ría del Nervión. En primer término es la Punta del Castillo Viejo, que guarda la Playa de la Arena y, más atrás, la mole del Monte Lucero (309 metros), con su punta a sus pies, donde está el espigón portuario


Y aún más al este de la Punta Lucero la Punta Galea y la de Billano Itasmuturra, el Cabo Billano


No es obviamente esta vía verde del antiguo ferrocarril minero el paso histórico de los peregrinos. El Camino Norte sigue en buena medida las viejas calzadas y/o vías romanas, que a su vez tomaban ancestrales sendas y pasos naturales existentes desde remotos tiempos, principalmente las que comunican Brigantium (A Coruña) con Ossaron (Oyarzun o Irún). Esos milenarios caminos fueron, con sus variantes, cruces y cambios, la base de las comunicaciones hasta la puesta en marcha de las actuales carreteras en los siglos XVII y XVIII, carreteras que, en no pocos casos, máxime en estos en los que el espacio entre las montañas y el mar es tan fragoso, se han construido en ciertos tramos valiéndose también del trazado de ciertas partes de esos caminos. Más modernamente, las autovías o autopìstas también han afectado a estos seculares itinerarios. Es por ello que, en ocasiones, las asociaciones de amigos del Camino promueven la señalización por sendas alternativas que, pese a no ser aquellos mismos caminos de romería, aparten al peregrino del tráfico, buscando, como es este el caso, un itinerario más seguro y agradable


Peñacercada queda atrás cuando vamos pasando la frontera de Euskadi hacia Cantabria


Por su parte este trazado tiene su origen cuando en 1898 fue fundada la empresa Compañía Minera Chávarri Hermanos para explotar estas minas entre Covarón y Ontón, luego compradas por una firma de los Países Bajos y luego, tras la posguerra al industrial Vicente Elosúa de Castro Urdiales. Las minas eran a cielo abierto y este ferrocarril que las llevaba al mencionado cargadero de El Piquilllo recorría unos dos kilómetros y medio de trayecto


La senda pasa por los túneles ferroviarios. A veces están en obras, conviene enterarse de ello antes, el los albergues donde hemos pernoctado con anterioridad, donde nos recomendarían en este caso un reocrrido alternativo. este es el túnel de La Galerna, de unos 60 metros...


Ante nosotros la Punta del Fraile y la costa de Castro Urdiales nos dan la bienvenida a Cantabria


Ahí está la factoría de flúor, sobre la Punta de la Garita o de Ontón


La Rada de Berrón. Desde aquí vemos la carretera N-634 que recorre la costa cantábrica. En unos casos discurre sobre el viejo camino, en otros, como este, es una alternativa que lo acorta en esta montañosa cosa. De ello hablaremos prontamente


Castro Urdiales desde la Punta del Fraile


Salimos ahora del túnel de La Galerna


Caminamos sobre los acantilados de la Ensenada de Ontón


Y bajo los campos de las colinas costeras de El Rebombal, El Rebollar  y Montanero. Arriba es El Cueto, de 213 metros


Esta es la base de piedra en la Punta del Rebombal sobre la que se asentaba el embarcadero de El Piquillo, estructura metálica sobre el mar que descargaba el mineral en los buques de carga fondeados enfrente y que estuvo en funcionamiento hasta su destrucción por una galerna en los años sesenta del siblo XX. Se trataba de una larga viga metálica de 120 metros a la que se le añadió en 1954 una cinta transportadora. Su diseño original de 1894 era un proyecto del ingeniero Alberto Palacio que empezó a dar servicio dos años después


En esta gran explanada frente al viejo embarcadero el camino va dejando la vía verde para dirigirse al sur, donde vemos el cónico pico de La Gracera, con 299 metros de altitud. Algo más alto es, a su derecha, el Pico de Haro con 388 metros. También vemos el viaducto de la Autovía del Cantábrico (A-8), bajo el que vamos ahora a pasar


A nuestra izquierda hay una casa con sus huertas, es la Casa del Práctico, quien dirigía las maniobras de carga en el embarcadero


Frente a la casa pastan las ovejas


Ya vamos bajo el viaducto


Y vemos la rada y playa de Berrón, desembocadura del río Sabiote, bajo la factoría de flúor y ante la Punta de la Garita o de Ontón


Una hermosa vega precede a la playa, formada principalmente por bolos o cantos rodados


La vega forma parte del pequelo valle en el que se asienta Ontón, rodeado de montañas. Aquí nos desviamos a la derecha para tomar el atajo que baja directo hacia allí



Seguimos las señales


Abajo en el valle vemos la casa-palacio de Ontón, junto a la que pasan río y Camino


El palacio y el Camino


También podemos descansar unos instantes antes de entrar en el pueblo y observar todos sus barrios y lugares. Los barrios de Burzaco y Allendelrío se encuentran entre la carretera nacional N-634, que atraviesa Ontón de este a oeste, y el mar


Pero para nuestro caso reviste especial interés en núcleo central, el barrio de Quintana, asentado entre el valle y la ladera norte del Pico de la Gracera. Y es que en Quintana el Camino se bifurcará: uno seguirá a la derecha, para ir a Castro-Urdiales por la carretera nacional, a unos 8 kilómetros de distancia. No es el trazado más histórico pero sí el más corto y ofrece buenas vistas del litoral aunque sin dejar la monotonía del caminar por asfalto. Sí nos permite visitar el vecino pueblo de Mioño, donde también hubo cargadero de mineral. El otro trayecto, el histórico, sube valle arriba hacia Baltezana y baja luego al valle de Otañes para proseguir por Santullán y Sámano hasta Castro-Urdiales, donde se unirá con el anterior. Es el doble de largo pero más agreste y que discurre por sendas y carreteras secundarias, más agradable para el caminante a pesar, eso sí, que duplica la duración del trayecto


En Quintana está la iglesia parroquial de la Inmaculada Concepción de Ontón, la lado de la carretera general y frente a la que pasa la primera alternativa señalada a Castro-Urdiales.


Su origen es medieval y se han descubierto viejos sepulcros pero su estructura actual responde a las reformas posteriores, principalmente las de 1702 en las que se hicieron las bóvedas, trabajo efectuado por Pedro de la Llama, Juan Antonio de Higuera, canteros del taller de Ribamontán al Mar y Güemes y por Carlos de San Miguel y Francisco Solórzano, canteros de la junta de Cesto


Una vez estudiado el terreno bajamos por este sendero...


El Camino pierde rápidamente altura entre la espesura...


Pero enseguida salimos de los matorrales


Y llegamos a la orilla del río Sabiote, tomando la senda que se dirige al pueblo, a la izquierda


Por aquí el río está canalizado para prevenir inundaciones en el camino que comunica pueblo y playa


Y esta es la casa-palacio de Ontón que antes veíamos desde arriba


Lamentablemente en ruinas...


Caminamos entre las huertas y el río


Y entramos en el barrio de Quintana


El Camino sigue las calles, no demasiado estrechas, de Ontón...


Filas de casas al pie del Pico la Gracera


Flechas indicadoras


Y azulejos en las casas


Por aquí sigue la ruta...


Pasamos frente a más viviendas unifamiliares


Algunas con una pequeña delantera o terreno cerrado en parcela


Y aquí atención, llegamos a un muy importante cruce de caminos


A la izquierda se toma la ruta histórica a Baltezana y el valle de Otañes. Es el camino largo, si bien el más antiguo y original, con paisajes de bosques y valles, por el que recorremos unos unos 16 kilómetros hasta Castro-Urdiales


Y a la derecha se sube a la iglesia y se sigue por la carretera N-634 directos a Castro-Urdiales por Saltacaballos y Mioño. Es el camino corto, de unos siete kilómetros, con gradiosas vistas sobre la costa y los impresionantes acantilados, si bien siguiendo el asfalto y tráficos de la carretera N-634. Hemos de elegir