Eres el Peregrino Número

viernes, 23 de diciembre de 2016

CAMINO DE NOJA POR LA PLAYA DE TRENGANDÍN, EL PUENTE DE HELGUERAS Y LA MARISMA VICTORIA (CANTABRIA)


Playa de Trengandín y Noja desde el Camino
Bajando a la Playa de Trengandín
Baja el Camino, viniendo de la Playa de Berria, desde el Collado de la Oración por los montes de El Brusco, dejando el municipio de Santoña y entrando en este, el de Noja, dando vista a la extensísima playa, la Playa del Trengandín con dunas y rocas, además de un gran arenal de unos tres kilómetros y medio, por el que caminaremos, bien por la arena, bien por el camino paralelo, al lado del antiguo emplazamiento de baterías construido por los franceses durante la invasión napoleónica, junto a la Casa del Brusco, a los pies de la Sierra de Mijedo, teniendo en primer término Cueto Cabrero (205 mts.) y luego el Pico de Mtavalles (218 mts.) y al fondo El Brusco (237 mts.), el más alto, por lo que a este monte se le conoce también popularmente como Sierra del Brusco en su totalidad. Muy a lo lejos vemos la villa de Noja, bajo el lejano Alto del Cincho (241 mtss), ruta a Castillo y San Miguel de Meruelo


Son nada menos que tres kilómetros y medio de playa que vamos a recorrer. Es una playa muy turística, principalmente en verano naturalmente


Justo antes de la villa de Noja está el barrio de Helgueras, en la actualidad eminentemente turístico, donde está el Albergue Noja Aventura, donde se alojan muchos peregrinos


Luego  están los terrenos de La Llosa y El Campo de la Horca, que dan paso a las urbanizaciones de Noja, ante el estadio La Caseta, al lado de las Marismas Victoria, espacio natural protegido


Un poco más a la derecha el centro de Noja


Aquí vemos bien la iglesia parroquial de San Pedro de Noja, por donde continuará el Camino una vez dejada atrás la playa


Más a lo lejos divisamos la iglesia de San Julián y Santa Basilisa, en Isla, municipio de Arnuero


Las urbanizaciones se extienede por todos los campos delante de los acantilados


Hasta la Punta de la Mesa, que guarda, al otro lado, escondida a nuestra vista, la hermosa Playa de Ris


La bajada es arcillosa y muy resbaladiza a poco que haya humedad, se recomienda precaución e ir provistos de algún palo para apoyarnos. Aquí estos montes son una gran masa de encinar cantábrico. El encinar es una especie arbórea que parece más característica de las zonas mediterráneas pero en el litoral del norte también existen algunos de estos bosques gracias a la roca caliza, muy porosa y con poca retención de agua, condición muy similar a la de otras latitudes, por eso domina aquí la encina o alzina, así como el laurel, el aladiermo, el labiérnago, el madroño o el aligustre, además de plantas como las lianas, la hiedra, la zarzaparrilla, la nueza negra, zarzas y madreselva. Tupidos bosques donde viven el zorro, el tejón, la garduña, la gineta, el jabalí y el corzo, la víbora cantábrica, la culebra lisa, el lagarto verde, o el ocelado. Por supuesto nidifican numerosas especies de aves en este gran ecosistema cántabro


Abajo es la Casa del Brusco, donde estuvo la Batería del Brusco, parte de las defensas francesas en torno a Santoña durante las guerras napoleónicas. Allí, si no deseasemos andar por la arena, parte un camino a Helgueras y Noja, paralelo a la playa, que pasa junto a las ruinas de la antigua ermita de San Nicolás


Bajando ante el Cueto Cabrero


Larga y fragosa bajada


Esfuerzo compensado por tan magnífica panorámica


Nos metemos en el matorral


La espesura del ramaje


Y llegamos al arenal


Bajando por estas escaleras labradas en la roca


Y siguiendo las flechas amarillas del Camino Norte de Santiago


Noja justo enfrente


Vemos la rampa y el Camino, subiendo a la iglesia


Esta parte oriental es conocida como Playa de Helgueras


DEjamos atrás la Punta del Brusco


Y vamos primeramente rumbo a Helgueras


Hay dunas y vegetación propia de estas arenas


Helgueras y Alto del Cincho


Por aquí, bajo el Cueto Cabrero podemos dejar la playa para tomar el camino hacia Noja por la capilla de San Nicolás


Pero siempre mejor, salvo que las circunstancias metereológicas sean muy adversas, recorrer la inmensa playa


Sigueindo las huellas de otros muchos peregrinos


Por aquellos campos al pie de la Sierra de Mijedo o del Brusco sigue el camino de tierra


Por aquí sigue el camino de arena


Bajo Miravalles y El Brusco


Aquí se forma una gran charca


Una delicia de paisaje


Encantos de mar y arena


En este trayecto el Camino Norte merece de todo su otro nombre de Camino de la Costa


 Por allí van los peregrinos


Camino de Noja


Camino de Santiago


Etapa tras etapa...


En las arenas de la Playa de Trengandín


Esencia de Noja


Esencia del Camino...



Directamente hacia el centro, hacia la iglesia de San Pedro



Llegamos a Helgueras


Bajo los boscosos montes del encinar cantábrico, bosques que tanto se extendieron en el Terciario por estas tierras pero que, con el cambio del clima, fueron retrocediendo más al sur, quedando estas "islas" en las que se mezclan ecosistemas atlénticos y mediterráneos, portento de la naturaleza


 El mar, frente a la ribera, está lleno de "puntas", multitud de rocas que surgen sobre las aguas


Las características y picudas rocas de Trengandín


Miramos ahora al este, el tramo que acabamos de dejar atrás


Allí está en primer término la Peña Lanza, por donde hemos venido bajando. A lo lejos los impresionanres acantilados de la Punta del Águila, que cierra por el oeste la playa de Berria, y sobre ella el Alto del Águila (249 mts.), a su derecha y más atrás La Atalaya (318 mts.) y aún más a la derecha La Peña Ganzo (378 mts.), picachos del Monte Buciero, que se extiende sobre Santoña


Muy a lo lejos y en días claros puede llegar a verse la boca de la Ría del Nervión y Puerto de Bilbao así como, en el horizonte, el los cabos de Billao y Matxitxako, en Vizcaya



Las dunas espacio protegido


Noja a un paso


Sin embargo aquí podríamos recomendar bien seguir por el camino de tierra o bien desplazarnos a él un momento pues hay cosas interesantes que ver y descubrir en él


Dejamos pues el arenal y nos dirigimos a Helgueras




Hay flechas con la doble señalización, bien para ir por la playa o bien por el camino


Helgueras, bajo los Montes de Mijedo, hoy en día un enclave eminentemente turístico pero que forma parte imprescindible de la historia de Noja, ya que aquí aparece citado en un documento del año 1084 el monasterio de San Lorenzo de Garbilios o Garbijos



Las algas marinas son empleadas como abono en estos verdes campos


Aquí hay un mapa de situación, Helgueras está más o menos a la mitad de la playa


Por aquí enlaza con este camino uno de los ramales alternativos que pasan por Argoños, el que emplean los peregrinos que no desean meterse por los vericuetos de la ascensión y posterior bajada del Brusco desde Berria a Trengandín pero sí quieren acercarse a Noja y a este arenal


Una antigua sembradora es el testimonio del pasado eminentemente rural de estos lugares


Desde la glorieta de la sembradora seguiríamos adelante por firme de asfalto en dirección a Noja


Es el Paseo del Brusco



Así llegaríamos a la Marisma Victoria, donde en el siglo XVII se hizo un puente, el Puente de Helgueras, para comunicar mejor el barrio de Helgueras con en de Trengandín, así como los molinos que aquí trabajaban


El puente tiene tres ojos a la vista pero hay otros dos, anegados y ocultos por el crecimiento de la marisma


Aunque se le da en llamar "romano" nada tiene de esa época


La Marisma Victoria por su parte es un espacio natural protegido de gran importancia natural, ambiental, paisajística y ecológica. Su antiguo molino de mareas, el Molino Victoria, es hoy en día observatorio de aves


El Puente de Helgueras es estrecho, por lo que se ha construido al lado otro más ancho para el paso de vehículos. Desde aquí y por el Pomar de Valle y el Campo de la Horca, dando vista al barrio de Trengandín, entraremos en la villa de Noja


La marisma está comunicada con el mar, esta es la desembocadura


Forma parte del Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel




Adelante Noja y las dunas


Conocido el puente y el trayecto por el Paseo del Brusco vamos a volver, desde Helgueras, de nuevo a Trengandín


A la derecha de Noja, línea de rocas y acantilados: Punta Cañaverosa, Punte Pombera y Punta dse la Mesa. Atrás está la Playa de Ris, más pequeña, pero que no vemos desde aquí


El topónimo Noja es muy antiguo y puede estar emparentado con otras villas de la costa norte de España como Noya en Galicia o Gijón/Xixón (Asturias), antigua Noega. Esta de Noja podría ser la Noiga Ucesia citada por el geógrafo Ptolomeo en territorio cántabro para diferenciarlas de otras del mismo nombre, aunque hay discusión sobre el tema


Al fondo, la torre de la iglesia de San Pedro de Noja sirve como referencia a los navegantes y también a los paregrinos que a ella de acercan. La torre se edifica en el siglo XVII sobre la iglesia, que es del XVI. El santuario a su vez se asienta sobre un monasterio medieval, citado en el año 1084, junto con el de Garbijos y que no exactamente aquí sino en el barrio de Ris, un poco más al norte y cercano a esa otra playa


Anteriormente, año 927, en el Cartulario de Santa María del Puerto (Santoña), aparecen citadas algunas capillas situadas en estos parajes. Esto es señal que en torno a ellas yá había poblaciones. En torno a ellas y a los monasterios sin duda hubo colonos y este es el origen de los actuales barrios de Noja


Desde la alta edad Media perteneció Noja a la Merindad de Trasmiera y dentro de ella a la Junta de las Siete Villas, hasta que en enero del año 1644 se solicita al rey Felipe IV la separación de esta Junta, pagando para ellos 500 ducados y séndole concedido el 9 de marzo de ese año, dando el monarca la Vara de Alcalde Ordinario y pasando la población a tener categoría de villa. Actualmente una fiesta de recreación histórica conmemora esa efeméride


La población se dedicaba fundamentalmente a la agricultura, la ganadería y la pesca. Se plantaban vides y se hacía vino. Algunas embarcaciones se acercaban a la costa y embarcaban naranjas y limones, pues es buena tierra de frutales. Muchas mujeres iban a vender productos de la pesca y del campo a todos los pueblos cercanos, siempre con el cesto en la cabeza. Otros se hicieron canteros, escultures, o hicieron más fortuna embarcándose a ultramar, como Luis Vicente de Velasco e Isla, marino de la Armada que luchó contra los piratas del Caribe y los conflictos con Inglaterra en el siglo XVIII. Luego, en el siglo XIX, muchas vecinas iban andando a la vecina Santoña a trabajar en la industria conservera


Las tradicionales y seculares labores agropecuarias fueron dejando paso a partir de los años 60 del siglo XX al turismo, que transformó la vida de Noja, como la de todos los pueblos y villas, en la costa principalmente. En verano es un gran aluvión de gentes y, cuando acaba la temporada, solo unos pocos vecinos y residentes permanecen en la población


De hecho se dice que es el municipio de España con más casas de segunda residencia, el 91% lo son, así es que pasa de repente de unas 2.650 personas, que son las empadronadas, aunas 70.000 residentes en temporada alta


Nos acercamos a la rampa de la playa


A la izquierda las dunas


Por allí sigue el Paseo de Trengandín, que viene de Helgueras y las Marisma Victoria pasando junto al estadio La Caseta


Salimos de la playa


Y subimos cuesta arriba


Nos arrimamos a la barandilla


Y admiramos toda la playa en su extensión


Hay restaurantes, cafeterías, terrazas...


Edificios de apartamentos


Y alguna quinta, actualmente hotel


Las señales anuncian multitud de alojamientos


Acto seguido subimos a la iglesia parroquial de San Pedro de Noja, advocación que viene de la pequeña capilla de San Pedruco, San pedro Ad Víncula, en Ris, barrio situado algo más al oeste, donde pudo haber estado el antiguo monasterio medieval citado en el año 1084 de San Lorenzo de Garbilios o Garbijos


Antaño había procesiones con la imagen del santo entre la ermita y la iglesia, haciéndose rogativas por las cosechas


Las obras de ssta nueva iglesia empezaron hacia el año 1500, participando en ellas todo el vecindario


Uno de los canteros que intervinieron en las obras fue García de Arredondo, quien también trabajo en El Escorial

Pasamos bajo la grandiosa torre-campanario, tan característica de muchísimas iglesias de Cantabria


A principios del siglo XVII se remataron las capillas laterales


Las labores para hacer la grandiosa torre del campanario empezaron en el año 1691 dirigidas por Pedro Pontón


Espléndido frontón de entrada, aunque liso y sin decoración. Antaño se reunía aquí el concejo o asamblea vecinal


Entramos al interior, donde predominan las estructuras góticas de arcos ojivales y nervaduras de las bóvedas. Templo de tres naves, la central algo más alta que las laterales. Al fondo, retablo barroco en el Altar Mayor


Aquí vangelio está también el monumento funerario con las esculturas orantes de Don Gonzalo Velasco y Castillo y su esposa Doña María Fernández de Isla, antepasados de los marqueses de Velasco




Retablos en las capillas laterales




Los tres retablos...


El del Altar Mayor


San Pedro y los mártires San Emeterio y San Celedonio


Volviendo hacia la entrada, admiramos en todo su esplendor el órgano...



Imágenes piadosas, Cristo y la Dolorosa


Volvemos al exterior


San Pedro y las llaves del Cielo


La Virgen con el Niño


Dejamos el campo de la iglesia...


Y tomamos la calle Las Viñas, hacia el Ayuntamiento y la Oficina de Turismo


Aquí hay un mapa del Camino Norte con sus diferentes posibilidades o variantes


Es la ruta de Noja a Galizano y el santuario de Nuestra Señora de Latas, en Loredo, ruta a Santander, capital de Cantabria


La ruta más empleada va de Noja a Castillo y a San Miguel de Meruelo para ir luego a Güemes, donde es imprescindible la visita al Albergue de la Cabaña del Abuelo Peuto, una verdadera institución del Camino Norte. De allí se iría a Galizano y luego a Somo, bien por la carretera o bien por la senda costera. En Somo se tomaría la lancha de Los Reginas, llamada popularmente las pedreñeras para cruzar la bahía y llegar a Santander


Esta es la ruta para ir de Noja a Bareyo por San Pantaleón, Castillo y San Miguel de Meruelo


En Bareyo hay una variante, menos empleada, que va por Ajo a Galizano, pero la secular y donde está La Cabaña del Abuelo Peuto es la de abajo, por Güemes (en amarillo los caminos, en rojo la carretera)


Ruta a  Somo. Hay una variante muy poco utilizada que desde la salida de Galizano sigue hacia Villaverde de Pontones, es el gran rodeo que daban los peregrinos de antaño cuando no querían exponerse al viaje en lancha por la bahía cuando en aquellos tiempos las embarcaciones eran muy inseguras y de gravoso pasaje. Realmente existe una variante más señalizada que rodea la bahía más cerca del litoral, por Pedreña, Elechas, Pontejos, El Astillero, Guriezo, Maliaño, Muriedas y que llega a Santander por Peñacastillo. De todo ello se habla oportunamente en las siguientes entradas de este blog


Una escultura de metal a nuestra derecha


Seguimos por esta acera


Cruzamos la Plaza de la Villa frente al Ayuntamiento de Noja




Tomamos esta calle



A la derecha está la Oficina de Turismo


Y seguimos caminando. Aquí alojamientos para los peregrinos


Y más bares y terrazas


Y continuamos calle adelante bajo los bloques de pisos


Seguimos la acera


Y llegamos a esta glorieta, donde tomaremos la calle de la izquierda


Por allí al fondo


Atentos a la flecha amarilla


Es la calle de los Cuadrillos



Urbanización Villa de Nolia



Seguimos en la calle de Los Cuadrillos


Aproximándonos a un importante cruce


Aquí iremos a la izquierda en dirección a Castillo y San Miguel de Meruelo


A la derecha hay una variante más, que va a Soano, mucho menos empleada, el trayecto más tradicionalmente empleado es por Castillo


Estamos en la calle del Valle


Bifurcación y a la derecha


Esta es la señalización


Flechas y placa del callejero


Zona de huertas


Vamos saliendo del casco urbano de Noja


Y salimos a la campiña


Vista atrás


Vista adelante de las llanísimas praderías del valle


Hábitat disperso en la llanura


Es zona de paseos


Allí está el Alto del Cueto, una pequeña colina. A la derecha de él es el Alto del Cincho


Alto del Cincho, de 214 metros de altitud, que debe su nombre a su cinturón o cercado defensivo castreño, existente en su cumbre. El Castro de El Cincho, anterior a la invasión romana, se alza sobre la costa ante Noja, Soano e Isla y fue descubierto por Eduardo Peralta Labrador en el año 2005, encerrando sin duda en su gran recinto amurallado (cinco hectáreas) numerosos enigmas, dado lo difícil que es hacer prospecciones arqueológicas en su cumbre densamente arbolada



El Cueto y su bosque


Atención en los cruces: en este a la izquierda


Veamos la señal


Pero acto seguido y en esta nueva bifurcación iremos a la derecha


Seguimos en la calle del Valle


Caminamos entre las fincas


Caminamos entre las fincas


Y pasamos al lado del campo de fútbol Iván Pulido Pellón de la Sociedad Deportiva Noja, club fundado en 1963


Más allá del campo, en el barrio de Fonegra está la Casa del Carmen, llamada así por la capilla anexa de esta advocación, fundada en 1735 por don Juan Antonio Cabanzo y de la Gándara y doña Josefa Assas Velasco


Fue conocida también como de San Jerónimo El Real  pues los chicos de ese colegio pasaban el verano en unos pabellones allí situados


Recorremos todo el muro del estadio


Admirando la campiña de Noja


Llegamos a la calle del Carmen y vamos a la derecha


En esta dirección


Atrás ha quedado el estadio


Prados y bosquetes, al otro lado de esos árboles está el Monasterio de la Merced


El Camino es llano y pasa delante de estas casas


Continuamos hacia el fondo


De frente a la siguiente


El Huerto Romero


Sauce llorón en el cruce que va al monasterio de las mercedarias. Nosotros seguimos de frente


Pero muy atentos pues nada más pasar el árbol nos desviaremos


Justo aquí


A la izquierda


Pasando entre los setos


Y algunas parcelas


Más fincas en la verdísima campiña


A la izquierda, los Montes de Mijedo, en concreto el Alto del Copillo (124 mts.), su parte más occidental. Bajo é está la Marisma Victoria, que ya no vemos desde aquí. Por allí va, viniendo de Argoños, el otro camino hacia Noja


Llanuras de Noja...


Seguimos avanzando por este camino rural


Vemoa a la derecha una arruinada casa de labranza


Y aquí hemos de ir a la derecha


Hay toda una maraña de cruces saliendo de Noja. Fijémonos atentamente en todas las indicaciones camineras


Estamos en el lugar de Carazo


Cruce y de frente


Un paisaje verde y bucólico


El Camino se torna en senda terrera


Al oeste la Sierra del Molino de Viento


Por aquí vamos dejando el municipio de Noja y  entrando en el de Arnuero


Pastos, fincas y arbolado...


Alto del  Cueto, al fondo a la derecha


Hermosa sombra


Pasamos el portón de una quinta


Pastizales


Al sur la Sierra de Baranda


Una vieja portalada


Con la concha del Camino


Hemos salido del municipio de Noja para entrar en el de Arnuero


Ante nosotros: San Pantaleón, uno de los barrios de Castillo Siete Villas, pueblo de este citado municipio de Arnuero al que acabamos de llegar y por donde proseguiremos ruta hacia San Miguel de Meruelo