Eres el Peregrino Número

viernes, 23 de diciembre de 2016

TRENGANDÍN: LA PLAYA DE NOJA (CANTABRIA)

Trengandín: la Playa de Noja

Baja el Camino, viniendo de la Playa de Berria, desde el Collado de la Oración por los montes de El Brusco, dejando el municipio de Santoña y entrando en este, el de Noja.  Y así empezamos a caminar por una extensísima playa, la Playa del Trengandín o Playa de Noja, con dunas y rocas, además de un gran arenal de unos tres kilómetros y medio, por el que caminaremos, bien por la arena, bien por el camino paralelo, al lado del antiguo emplazamiento de baterías construido por los franceses durante la invasión napoleónica, junto a la Casa del Brusco


Esta parte oriental es conocida como Playa de Helgueras. Así dejamos atrás la Punta del Brusco y pasamos bajo la Peña Lanza y el Monte Miravalles, no lejos de la ermita de San Nicólás. Hay dunas y vegetación litoral...
.

Y aquí llegamos al barrio de Helgueras, bajo los Montes de Mijedo, hoy en día un enclave eminentemente turístico pero que forma parte imprescindible de la historia de Noja, ya que aquí aparece citado en un documento del año 1084 el monasterio de San Lorenzo de Garbilios o Garbijos. Actualmente en Helgueras hay albergue


Aquí hay un mapa de situación, Helgueras está más o menos a la mitad de la playa


Una antigua sembradora es el testimonio del pasado eminentemente rural de estos lugares


El mar, frente a la ribera, está lleno de "puntas", multitud de rocas que surgen sobre las aguas


Es una playa muy turística, principalmente en verano naturalmente


Vegetación dunar


Aquí enlazamos con la variante del Camino que viene por el interior, de El Dueso y Berria y luego por Argoños hasta Helgueras. Al fondo ya vemos Noja, la capital del municipio


Hacia ella nos vamos, por el camino o pisando la arena


A la derecha de Noja, línea de rocas y acantilados: Punta Cañaverosa, Punte Pombera y Punta dse la Mesa. Atrás está la Playa de Ris, más pequeña, pero que no vemos desde aquí


El topónimo Noja es muy antiguo y puede estar emparentado con otras villas de la costa norte de España como Noya en Galicia o Gijón/Xixón (Asturias), antigua Noega. Esta de Noja podría ser la Noiga Ucesia citada por el geógrafo Ptolomeo en territorio cántabro para diferenciarlas de otras del mismo nombre, aunque hay discusión sobre el tema


Al fondo, la torre de la iglesia de San Pedro de Noja sirve como referencia a los navegantes y también a los paregrinos que a ella de acercan. La torre se edifica en el siglo XVII sobre la iglesia, que es del XVI. El santuario a su vez se asienta sobre un monasterio medieval, citado en el año 1084, junto con el de Garbijos y que no exactamente aquí sino en el barrio de Ris, un poco más al norte y cercano a esa otra playa


Anteriormente, año 927, en el Cartulario de Santa María del Puerto (Santoña), aparecen citadas algunas capillas situadas en estos parajes. Esto es señal que en torno a ellas yá había poblaciones. En torno a ellas y a los monasterios sin duda hubo colonos y este es el origen de los actuales barrios de Noja


Desde la alta edad Media perteneció Noja a la Merindad de Trasmiera y dentro de ella a la Junta de las Siete Villas, hasta que en enero del año 1644 se solicita al rey Felipe IV la separación de esta Junta, pagando para ellos 500 ducados y séndoloe concedido el 9 de marzo de ese año, concediendo el monarca la Vara de Alcalde Ordinario y pasando la población a tener categoría de villa


La población se dedicaba fundamentalmente a la agricultura, la ganadería y la pesca. Se plantaban vides y se hacía vino. Algunas embarcaciones se acercaban a la costa y embarcaban naranjas y limones, pues es buena tierra de frutales. Muchas mujeres iban a vender productos de la pesca y del campo a todos los pueblos cercanos, siempre con el cesto en la cabeza. Otros se hicieron canteros, escultures, o hicieron más fortuna embarcándose a ultramar, como Luis Vicente de Velasco e Isla, marino de la Armada que luchó contra los piratas del Caribe y los conflictos con Inglaterra en el siglo XVIII. Luego, en el siglo XIX, muchas vecinas iban andando a la vecina Santoña a trabajar en la industria conservera


Las tradicionales y seculares labores agropecuarias fueron dejando paso a partir de los años 60 del siglo XX al turismo, que transformó la vida de Noja, como la de todos los pueblos y villas, en la costa principalmente. En verano es un gran aluvión de gentes y, cuando acaba la temporada, solo unos pocos vecinos y residentes permanecen en la población


Al lado de la playa está la Marisma Victoria, donde en el siglo XVII se hizo un puente, el Puente de Helgueras, para comunicar mejor el barrio de Helgueras con en de Trengandín, así como los molinos que aquí trabajaban


El puente tiene tres ojos a la vista pero hay otros dos, anegados y ocultos por el crecimiento de la marisma


Aunque se le da en llamar "romano" nada tiene de esa época


La Marisma Victoria por su parte es un espacio natural protegido de gran importancia natural, ambiental, paisajística y ecológica. Su antiguo molino de mareas, el Molino Victoria, es hoy en día observatorio de aves


El Puente de Helgueras es estrecho, por lo que se ha construido al lado otro más ancho para el paso de vehículos. Desde aquí y por el Pomar de Valle y el Campo de la Horca, dando vista al barrio de Trengandín, entraremos en la villa de Noja






La marisma está comunicada con el mar, esta es la desembocadura


Forma parte del Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel




Atrás, la Punta del Brusco y más allá la Punta del Águilaç


Adelante Trengandín y las dunaa


Urbanísticamente la Noja actual es una verdadera ciudad de vacaciones...



Seguimos ruta, bien por el paseo, bien por el arenal


Subimos por la rampa...


Y admiramos toda la playa en su extensión


Acto seguido subimos a la iglesia parroquial de San Pedro de Noja, advocación que viene de la pequeña capilla de San Pedruco, San pedro Ad Víncula, en Ris, donde pudo haber estado el antiguo monasterio medieval citado en el año 1084. Había procesiones con la imagen del santo entre la ermita y la iglesia, haciéndose rogativas por las cosechas


Las obras de ssta nueva iglesia empezaron hacia el año 1500, participando en ellas todo el vecindario


Uno de los canteros que intervinieron en las obras fue García de Arredondo, quien también trabajo en El Escorial. A principios del siglo XVII se remataron las capillas laterales


Las labores para hacer la grandiosa torre del campanario empezaron en el año 1691 dirigidas por Pedro Pontón


Espléndido frontón de entrada, aunque liso y sin decoración. Antaño se reunía aquí el concejo o asamblea vecinal


Entramos al interior, donde predominan las estructuras góticas de arcos ojivales y nervaduras de las bóvedas. Templo de tres naves, la central algo más alta que las laterales. Al fondo, retablo barroco en el Altar Mayor


Aquí vangelio está también el monumento funerario con las esculturas orantes de Don Gonzalo Velasco y Castillo y su esposa Doña María Fernández de Isla, antepasados de los marqueses de Velasco




Retablos en las capillas laterales




Los tres retablos...


El del Altar Mayor


San Pedro y los mártires San Emeterio y San Celedonio


Volviendo hacia la entrada, admiramos en todo su esplendor el órgano...



Imágenes piadosas, Cristo y la Dolorosa


Volvemos al exterior


San Pedro y las llaves del Cielo


La Virgen con el Niño


Dejamos el campo de la iglesia...


Pasamos por el Paseo de Trengandín...


Hermoso parque


Pasamos frente al Ayuntamiento de Noja


Y seguimos caminando. Aquí alojamientos para los peregrinos


Llegamos a una rotonda...


Luego un cruce de caminos: primero ala izquierda, pasando frente a esa vivienda unifamiliar con parcela


Y después a la derecha


En la calle del Valle


Dejamos atrás el casco urbano


Y volvemos a la campiña cántabra por la zona de Carazo, con sus casas diseminadas por la llanura


Es zona de paseos


Atención en los cruces


Caminamos entre las fincas


Y pasamos al lado del campo de fútbol La Caseta de la Sociedad Deportiva Noja, club fundado en 1963


Campos del Camino...


Viejas casas de labranza y quintas...


Salimos a una carretera local...


Cerca del convento de Mercedarias...


De frente en este cruce


Pero aquí nos desviamos a la izquierda


Más fincas...


A la izquierda, los Montes de Mijedo, bajo ellos está la Marisma Victoria, que ya no vemos desde aquí


Llanuras de Noja...


Hay toda una maraña de cruces. Fijémonos atentamente en todas las indicaciones camineras


 Ahora a la derecha...


Carazo...


Al oeste el Alto del Cueto


Plácido paseo...


En el boscaje...


Por aquí vamos dejando el municipio de Noja y  entrando en el de Arnuero


Pastos, fincas y arbolado...


Ante nosotros: San Pantaleón, uno de los barrios de Castillo Siete Villas, pueblo de este citado municipio de Arnuero al que acabamos de llegar y por donde proseguiremos ruta hacia San Miguel de Meruelo