Eres el Peregrino Número

martes, 19 de diciembre de 2017

RUTA DE LAS MIERES A ONTÓN (CASTRO-URDIALES): EL CAMINO NORTE PASA DE EUSKADI A CANTABRIA (2)

Vía Verde del Piquillo y desvío a Las Mieres (izquierda)
Los peregrinos que entran en Cantabria procedentes de Euskadi tienen dos opciones, las dos viniendo por el municipio vizcaíno de Muskiz, en el Gran Bilbao, uno es la carretera N-634 pasando de La Rigada (Muskiz) a El Haya (Castro-Urdiales) y otro, el más empleado en la actualidad, sigue por El Hoyo la vía verde del antiguo ferrocarril minero que transportaba el mineral de hierro que se explotaba en esta zona fronteriza hacia el cargadero de El Piquillo, situado en la ensenada de Ontón, ya en Cantabria, municipio de Castro-Urdiales. Esta Vía Verde del Piquillo, si bien no es naturalmente el camino histórico, ofrece unas hermosos paisajes costeros y evita el tráfico de la carretera que, si bien relativamente escaso desde la inauguración de la Autovía del Cantábrico, no es el tipo de itinerario que buscan mayoritariamente los peregrinos. Esta Vía Verde de El Piquillo tiene no obstante un inconveniente. Pocos metros después de entrar en Cantabria pasa por una zona de acantilados, La Galerna, donde hay un túnel, solar de la antigua Mina Josefa. Allí abundan los desprendimientos y no se aconseja pasar por ella cuando hay viento y arrecia el temporal. Para evitarla se ha marcado, antes de llegar al citado túnel y apenas entrados en tierras cántabras, un desvío a la derecha que sube a Las Mieres, uno de los barrios más apartados de Ontón, en el municipio de Castro-Urdiales, hacia donde nos dirigimos


Este camino, de piedra, sube por la falda norte de El Cueto, monte que marca la divisoria con el País Vasco en este territorio


La subida es empinada y directa


Hay plantaciones de eucaliptos


Helechos y matorrales


Pero es una senda ancha que no ofrece dificultad de paso


Postes de la línea telefónica


Y llegamos a una campera verde


Aquí hay una llanada, estamos en Las Mieres: a la derecha está la fuente del lugar, la Fuente las Mieres, bajo aquella fila de árboles, pero el Camino sigue a la izquierda


 Esta es la Fuente las Mieres


El Camino sigue subiendo, viendo al fondo la cima de El Cueto (213 m.)


Las Mieres es una majada costera, tierra de pastos y ganado


Sigue la subida


En fuerte pendiente


Cabañas y vaquerías


Termina el ascenso


Y llegamos a lo llano saliendo a esta pista asfaltada, siguiendo a la derecha


Y atendiendo a las flechas amarillas


Ganaderías de Las Mieres


Arriba a lo lejos son los montes de Pico Haro (383 m.), donde hubo minas de montaña cuyas cicatrices aún son visibles


Vemos abajo, en la costa, los humos de la factoría de Derivados del Flúor sobre la Punta de la Garita y la Playa de Berrón, en Ontón. Más allá son los acantilados y punta de Saltacaballo, también horadados de minas, cajas ferroviarias abandonadas y antiguo cargadero de mineral de hierro. A lo lejos es Castro-Urdiales, capital del municipio


Vemos asimismo el puerto y parte del casco antiguo, con la iglesia de Santa María de la Asunción, el faro-castillo y la ermita de Santa Ana


También vemos sobre Santacaballo o Saltacaballos (de las dos formas lo hemos oído y visto escrito), están la Autovía del Cantábrico y la carretera N.634


Majada costera


Vista de la subida que hemos dejado atrás


Nos acercamos a un cruce, a la izquierda de aquella casa con nave ganadera


En el cruce vamos a ir a la derecha


Sigamos la flecha



Hay un poco de cuesta


Luego caminamos


Un caserío...


Y ahí está el Pico de Haro con sus 386 metros de altura, también llamado Camposquerra o Campo Ezquerra, donde se sabe se sacaba mineral de hierro al menos desde 1786 con constancia documental, si bien es cierto que en esta zona el hierro se extraía, "artesanalmente" y en pequeñas explotaciones particulares, por parte de los vecinos, que tenían ese derecho, hasta que en el siglo XIX, con los cambios tecnológicos y políticos, las concesiones pasaron a grandes empresas. Así se fundaría en 1876 la Dícido Iron Ore Company Limited para explotar esta veta férrica, viniendo a trabajar numerosos mineros


Al principio el mineral era transportado en bueyes al puerto de Castro-Urdiales donde se cargaba en barcazas para llevarlo a barcos anclados fuera de puerto, pero a partir de 1880 la fuerza animal se sustituye por un cable aéreo que baja a la más cercana Playa de Dícido, al lado de Mioño (por donde pasa una de las posibles rutas de Ontón a Castro Urdiales de este Camino) y se construye un ferrocarril de cadena flotante (plano inclinado) desde la mina a un almacén junto al mar. Se buscaba manera de cargar directamente el producto en los barcos pese al poco calado de la ensenada y se hizo una plataforma, destruida por una galerna en 1894. Luego se puso en marcha un cargadero en voladizo hecho por un discípulo de Eiffel, volado en 1937 durante la Guerra Civil y sustiuido por otro un año después



En 1921 la empresa, de capital inglés, fue comprada por Altos Hornos de Vizcaya para garantizar su pleno suministro, conservando su nombre hasta que en 1968 se agruparon todas las compañías mineras de la compañía vizcaína bajo el nombre de AGRUMINSA. Las explotaciones a cielo abierto fueron pasando a ser subterráneas ya en 1950. El trabajo minero acabó definitivamente en 1986


Recordamos la historia minera de estos parajes mientras admiramos este paisaje de brañas y bosques


Curva a la derecha


Nuestras amigas las flechas amarillas


Vista de Las Mieres


Y vista de la boca de la Ría del Nervión, el Abra Exterior y el Espigón de Punta Lucero del Puerto de Bilbao, el Puerto Exterior y Superpuerto


A lo lejos la Punta Galea, Algorta y montes de Sopelamendi


El Camino, encajado entre altos setos silvestres


Paisaje de bocage


Nos acercamos a una bifurcación


Atrás Las Mieres y El Cueto. Realmente se realiza un importante rodeo en comparación con seguir la Vía Verde de El Piquillo pero, insistimos, es el camino recomendado cuando hay temporal y desprendimientos en los acantilados


En la bifurcación vamos a la izquierda


Y seguimos bajando poco a poco


El paisaje va abriéndose


Y llega a los pastos de la zona de Montanero. Vemos ahora, a la izquierda del Pico Haro, el de La Gracera (298 mts.)


Por allí abajo, sobre los cantiles, pasa la Vía Verde de El Piquillo, el otro camino


En medio está El Piquillo, donde estuvo otro cargadero de mineral a los barcos. A la izquierda es la Casa del Práctico, quien dirigía la maniobra. Allí acaba la vía verde. Más allá es la factoría de Derivados del Flúor, sobre la Punta de la Garita o de Ontón. Detrás es la Punta de Saltacaballos y a lo lejos Castro-Urdiales


Delante de la Casa del Práctico vemos la vía verde al llegar a Ontón. Justo detrás este camino se une a ese


Caminamos por la cresta de una colina


Pasamos detrás de esta cabaña


Hay una flecha pintada. También veremos los postes de un gasoducto


Ya estamos en campo abierto


Todo recto


Otro poste


Tramo llano


Empezamoas a bajar


Y ya vemos Ontón a nuestra izquierda, con la Autovía del Cantábrico enfrente


Ontón y sus barrios, bajo el Pico Haro y La Gracera


A Ontón llega también la carretera N-634 viniendo de El Haya, otra de las entradas señalizadas del Camino norte para entrar en Cantabria procedentes del País Vasco. Tal vez no tan agreste y pintoresca pero sí directa y menos afectada por el tráfico desde que se inauguró la Autovía del Cantábrico, que discurre más abajo y no vemos desde aquí. Nos uniremos a ese camino poco antes de llegar a la iglesia de Ontón, pero una vez allí vuelve a bifurcarse: un ramal seguirá a la derecha, para ir a Castro-Urdiales por la carretera nacional, a unos 8 kilómetros de distancia. No es el trazado más histórico pero sí el más corto y ofrece buenas vistas del litoral aunque sin dejar la monotonía del caminar por asfalto. Sí nos permite visitar el vecino pueblo de Mioño, donde también hubo cargadero de mineral, entrando en Castro-Urdiales bien desde la Playa de Dícido hacia Cotolino, bien por la Vía Verde de Traslaviña o bien por la carretera. El otro trayecto, el histórico, sube valle arriba hacia Baltezana y el Pico de La Helguera para bajar luego al valle de Otañes y proseguir por Santullán y Sámano hasta Castro-Urdiales, donde se unirá con el anterior. Es el doble de largo pero más agreste y que discurre por sendas y carreteras secundarias, más agradable para el caminante a pesar, eso sí, que duplica la duración del trayecto


Encima de Ontón vemos el barrio de Quintana, en la ladera de la montaña. A la derecha la curva de la autovía y, sobre ella, la N-634 hacia el Alto de Saltacaballos


En medio de la foto vemos la iglesia, y la carretera N-634 atravesando Ontón. Uno de los ramales sigue de la iglesia subiendo a la derecha y el otro por las casas a la izquierda sube a Baltezana por la CA-523. Ambas opciones se han separado en las casas de abajo a la derecha


Por su parte la iglesia parroquial está bajo la adsvocación de la Inmaculada Concepción. Su origen es medieval y se han descubierto viejos sepulcros pero su estructura actual responde a las reformas posteriores, principalmente las de 1702 en las que se hicieron las bóvedas, trabajo efectuado por Pedro de la Llama, Juan Antonio de Higuera, canteros del taller de Ribamontán al Mar y Güemes y por Carlos de San Miguel y Francisco Solórzano, canteros de la Junta de Cesto


Estamos en una hermosa atalaya sobre Ontón y sus caminos


La factoría...


Suelo de hierba...


El Viaducto de Ontón, bajo el que pronto pasaremos


La Autovía del Cantárico


A la izquierda, bajo La Gracera, va el camino a Baltezana. Arriba a la derecha el Pico Haro y a la izquierda El Peredillo (387 mts.), todo ello antigua zona minera. Al otro lado de la cordillera es el valle de Otañes y Santullán, por donde sigue ese camino a Castro-Urdiales


Bajamos ante la autovía y el viaducto


El suelo se torna pedregoso


Parece un antiguo empedrado


Tal vez estemos pisando un tramo de alguna calzada milenaria


Majadas costeras, campo, mar e industria


Sigue el descenso


Prados de siega


Caminos nuevos y antiguos caminos: sendas carreteras y autovías, todas aprovechando estos antiguos pasos naturales o, en su caso, desfiando al acantilado


Abajo a la izquierda la Casa-Palacio de Ontón, por donde sigue el Camino tras pasar bajo el viaducto


Otra vista de Ontón


Cicatrices en las montañas horadadas por la minería y los planos inclinados. A la izquierda, más allá de El Peredillo, la cadena montañosa costera se extiende hacia setares y La Helguera, por donde sube de Baltezana el camino oficial bajandoluego a Otañes


Ya vemos la Casa del Práctico y la explanada del antiguo embarcadero de El Piquillo. Allí nos uniremos al camino que viene de la vía verde a la derecha


Más empedrado


La Autovía del Cantábrico y el Viaducto de Ontón


El Camino bajo el viaducto


Hacia allí vamos nosotros


Justo antes nos unimos al ramal que viene de la Vía Verde de El Piquillo, para ir, siendo ya uno, a Ontón