Eres el Peregrino Número

miércoles, 20 de diciembre de 2017

EL HAYA: EL CAMINO NORTE PASA DE EUSKADI A CANTABRIA (Y 3)

Paso de Euskadi a Cantabria en el tránsito de La Reigada (Muskiz) a El Haya (Castro-Urdiales). A la derecha la Virgen de Begoña
La Virgen de Begoña, patrona de Vizcaya/Bizkaia, despide a los peregrinos que escogen esta vía, la N-634, para dejar tierras vascas adentrándose en las cántabras, pasando de La Rigada (municipio de Muskiz) a El Haya (Castro-Urdiales). No es hoy en día el trayecto más empleado por los peregrinos, que tal y como recomiendan las guías prefieren ir por las vías verdes pegadas a la costa entre Pobeña, Kobarón y Ontón (Paseo Itsaslur-Vía Verde del Piquillo), las cuales aprovechan el trazado de los antiguos ferrocarriles mineros de la gran veta férrica existente en la comarca explotada desde la antigüedad pero que tuvo gran relevancia a partir del siglo XIX y hasta su declive y cierre definitivo en los años 80 del siglo XX


La Amatxu de Begoña observa nuestros pasos


Tiene flores y una cincha con los colores de la bandera vasca. La imagen original es una talla románico-gótica de madera policromada, obra de 117 centímetros de entre los siglos XIII y XIV y que se sabe estaba en una ermita del monte Artagán, donada por el Señor de Vizcaya don Diego López de Haro o alguno de sus predecesores. Como en otros casos similares las leyendas atribuyen la aparición de la imagen a un suceso milagroso, unas que se apareció en una encina y otras en un espino (es usual la aparición de vírgenes, santas o sus tallas en árboles venerables), que se quiso construir un santuario para ella trasladándola pero que la figura se mantenía pegada al suelo, diciendo "¡Bego Oina!" (quieto el pie), siendo preciso construir su iglesia en ese mismo lugar, actual Basílica de Nuestra Señora de Begoña



Fuera de Vizcaya/Bizkaia pero en este mismo Camino Norte, hay una ciudad que, si bien no la tiene oficialmente por patrona, prácticamente pasa por tal, nos referimos a Gijón/Xixón (Asturias), donde existía una capilla dedicada a esta santa en el actual Paseo de Begoña, al menos desde el siglo XVII, dicen que debido a la gran relación con los pescadores y marinos vascos. Unas fiestas que se celebraran algo más al sur, en Contrueces, donde se venera a la Asunción (Nuestra Señora de Contrueces), fueron trasladadas a mediados del siglo XIX al paseo, más cercano, ya en el corazón de creciente villa gijonesa, y la gran romería del 15 de agosto se celebró en torno al santuario, que fue creciendo y cambiando de ubicación varias veces pero siempre en el citado paseo (al lado del que pasa uno de los trazados xacobeos en la ciudad, la Avenida de la Costa). Por ello las fiestas de Begoña son las más grandes de Gijón/Xixón, pese a que el patrón es San Pedro. El cronista gijónés Julio Somoza recoge la tradición que dice que unos pescadores vizcaínos que volvían de Terranova se acogieron a su amparo en medio de una tempestad, por lo que erigieron una capilla en la primera tierra firme que pisaron, y esta fue Gijón/Xixón. Se dice que antes estuvo en un promontorio sobre la playa antes de ir a lo que siglos ha eran las afueras, un monte que sería conocido como Monte Begoña, antecesor del actual paseo. La capilla fue destruida en la Guerra de la Independencia y reconstruida más tarde, si bien se salvó la imagen que había hecho de la Virgen de Begoña el escultor del barroco Luis Fernández de la Vega


En Madrid, en Miraflores de la Sierra, existe una Gruta de la Virgen de Begoña con oratorio abierto al culto y una iglesia a ella dedicada en la Colonia de Nuestra Señora de Begoña, del distrito Fuencarral-El Pardo. Caso especial merece la veneración de Almáciga en Santa Cruz de Tenerife, cuyo origen está en una peregrinación en barco desde Bilbao a Galicia para ir a Santiago de Compostela. Los fieles vizcaínos embarcados arrojaron al mar una botella con un mensaje y cinco estampas de la Virgen de Begoña, siendo hallada tiempo después en esta localidad canaria, enviandoseles desde Bilbao a petición de los vecinos de Almáciga una réplica exacta de la Virgen de Begoña. Es también patrona de Naguanagua, estado de Carabobo en Venezuela, tras la donación de una imagen por el Presbítero Juan Esteban de Lamas en 1873


Parece que también nos a dicho la Virgen de Begoña "¡Bego Oina!" a nosotros en este preciso lugar para detenernos un instante a rememorar su piadosa historia, un buen lugar para dejar Euskadi y entrar en Cantabria con... buen pie, y nunca mejor dicho


Y así contuinuamos, en llano y en recto, por el buen arcén de la N-634


Entramos en Cantabria...


Dejamos La Rigada y entramos en El Haya


Vista atrás, donde hay un hotel en lo que fue un cuartel de la Policía Foral


Y un viejo mojón caminero


Vista adelante, en El Haya, municipio de Castro-Urdiales


Dejamos la gasolinera y seguimos de frente


A la derecha el hotel


Caminamos hacia aquel silo rumbo a Ontón Santander


Aquí empezamos a bajar suavemente


Nos dirigimos a aquella rotonda, enlace con la Autovía del Cantábrico. A la derecha el arcén parece tener más espacio


Cruzamos con cuidado hacia la izquierda


Y allí adelante sigue la carretera


Fijémonos en las flechas amarillas


Y en los indicadores


Bajada a Ontón, viendo la Autovía del Cantábrico, a la derecha y luego de frente arriba, sobre los acantilados de Saltacaballo, donde hubo cargaderos y ferrocarriles mineros


A nuestra izquierda son los montes de El Tobal y a la derecha, por este pequeño valle, va la autovía


Más allá de la autovía vemos El Cueto (213 m.). La ladera de la derecha es vasca, la izquierda cántabra. Poco más allá, entre las casas del lugar de Mieres o Las Mieres, majada costera con pastos y vaquerías, sube desde la Vía Verde de El Piquillo un ramal señalizado que emplean los peregrinos que hacen esa otra ruta cuando se halla cortado o es peligroso a causa de temporales y desprendimientos un tramo acantilado a partir del túnel de La Galerna, donde estuvo la Mina Josefa. Ese ramal se unirá de nuevo al de la vía verde al llegar a Ontón


Señalización del Camino


El arcén se estrecha pero ya vemos los tejados de Ontón


A un kilómetro de Ontón y a 79 de Santander, capital de Cantabria


Kilómetro 137 de la N-634


Sigue la bajada a Ontón, valle del río Sabiote que va a desembocar en la Playa de Berrón



Carretera y autovía


Viaducto de Ontón de la Autovía del Cantábrico: a su derecha se unen la vía verde y el camino de Las Mieres, que pasan bajo el viaducto por esta pista que baja, pero se desvían de ella inmediatamente para, justo al pie de sus pilares, tomar un sendero que desciende a la izquierda entre los árboles, en dirección al río y a las primeras casas de Ontón


Entramos en Ontón, todo recto y en descenso


A lo lejos vemos la gasolinera, la carretera nacional y la autovía, subiendo hacia Saltacaballos


Seguimos bajando poco a poco


Al otro lado del viaducto está la Playa de Berrón con su pequeña ensenada


Curva a la izquierda, si lo deseamos podemos caminar unos metros por este tramo de carretera antigua, entre las primeras casas


Las casas de la curva


En Ontón, abajo en las casas del valle, el camino que viene de El Piquillo, donde confluyen vía verde y senda de Las Mieres, vuelve a bifurcarse: un ramal seguirá a la derecha, para ir a Castro-Urdiales por esta misma carretera nacional, a unos 8 kilómetros de distancia. No es el trazado más histórico pero sí el más corto y ofrece buenas vistas del litoral aunque sin dejar la monotonía del caminar por asfalto. Sí nos permite visitar el vecino pueblo de Mioño, donde también hubo cargadero de mineral, entrando en Castro-Urdiales bien desde la Playa de Dícido hacia Cotolino, bien por la Vía Verde de Traslaviña o bien por la carretera. El otro trayecto, el histórico y oficial, sube valle arriba hacia Baltezana y el Pico de La Helguera para bajar luego al valle de Otañes y proseguir por Santullán y Sámano hasta Castro-Urdiales, donde se unirá con el anterior. Es el doble de largo pero más agreste y que discurre por sendas y carreteras secundarias, más agradable para el caminante a pesar, eso sí, que duplica la duración del trayecto


Ante nosotros el Pico la Gracera (298 m) y a la derecha el Pico Haro (383 m.), donde hubo minas de hierro que aún son visibles. Se sacaba mineral de hierro al menos desde 1786 con constancia documental, si bien es cierto que en esta zona el hierro se extraía, "artesanalmente" y en pequeñas explotaciones particulares, por parte de los vecinos, que tenían ese derecho, hasta que en el siglo XIX, con los cambios tecnológicos y políticos, las concesiones pasaron a grandes empresas. Así se fundaría en 1876 la Dícido Iron Ore Company Limited para explotar esta veta férrica, viniendo a trabajar numerosos mineros


Al principio el mineral era transportado en bueyes al puerto de Castro-Urdiales donde se cargaba en barcazas para llevarlo a barcos anclados fuera de puerto, pero a partir de 1880 la fuerza animal se sustituye por un cable aéreo que baja a la más cercana Playa de Dícido, al lado de Mioño (por donde pasa una de las posibles rutas de Ontón a Castro Urdiales de este Camino) y se construye un ferrocarril de cadena flotante (plano inclinado) desde la mina a un almacén junto al mar. Se buscaba manera de cargar directamente el producto en los barcos pese al poco calado de la ensenada y se hizo una plataforma, destruida por una galerna en 1894. Luego se puso en marcha un cargadero en voladizo hecho por un discípulo de Eiffel, volado en 1937 durante la Guerra Civil y sustiuido por otro un año después


En 1921 la empresa, de capital inglés, fue comprada por Altos Hornos de Vizcaya para garantizar su pleno suministro, conservando su nombre hasta que en 1968 se agruparon todas las compañías mineras de la compañía vizcaína bajo el nombre de AGRUMINSA. Las explotaciones a cielo abierto fueron pasando a ser subterráneas ya en 1950. El trabajo minero acabó definitivamente en 1986


Aquí estaba el bar Carballo


Abajo, en medio de esas casas, se separan los otros dos camino citados


De frente arriba en la ladera de La Gracera vemos antiguos edificios mineros


Nos acercamos al desvío que va a Otañes vía Baltezana, uno de los dos caminos que se separan el Ontón, en concreto el camino oficial


Por aquí sube, desde la orilla del río Sabiote, este camino oficial a Castro-Urdiales por Baltezana, Otañes, Santullán y Sámano


Si queremos hacer pues el camino oficial cruzaremos la carretera N-634 luego de pasar el puente sobre el río Sabiote para romar la CA-523 que sube a la izquierda bajo las instalaciones mineras rumbo a Baltezana y Otañes. Si por el contrario queremos seguir la ruta de la carretera para ir a Castro-Urdiales por Saltacaballos y Mioño seguiremos por la N-634 enlazando con el otro camino que sube de las casas del valle al llegar a la iglesia. Es hora de escoger





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita y contribuir con tu comentario... Únete a la Página Oficial en Facebook para descubrir nuevos contenidos....Ultreia!