Eres el Peregrino Número

martes, 13 de febrero de 2018

CAMINO DE NUESTRA SEÑORA DE MUSLERA: EL GRAN RODEO DE LA BAHÍA DE SANTANDER (4)

Nuestra Señora de Muslera y albergue de peregrinos
Cruce al entrar en Socabarga, municipio de Villaescusa


Han entrado los peregrinos en el municipio de Villaescusa, al sur de la bahía de Santander y en la ladera norte de Peña Cabarga, precisamente estamos en las inmediaciones del lugar de Socabarga, que significa literalmente debajo de Cabarga. Atrás han quedado San Salvador, Santiago, Heras, Sobemazas y Solares, municipio de Medio Cudeyo. Esta es la ruta empleada tradicionalmente por aquellos peregrinos que, no deseando cruzar la Bahía de Santander en las endebles embarcaciones de antaño, pagando además pasaje, la rodeaban por la parte más exterior, bordeando también todas las rías que la forman y sus marismas, de ahí viene este gran rodeo que, no obstante, nos ofrece bellísimos paisajes. Y aquí, recién llegados a este municipio, llegamos a este cruce en las cercanías de Las Fraguas, topónimo relacionado con las antiguas minas de hierro de la sierra, explotadas ya por cántabros y romanos


El Camino como tal continúa de frente pero, dada la longitud de la etapa, se ha señalizado la posibilidad de acceder más directamente a Guarnizo para hallar alojamiento, bien en el albergue de Nuestra Señora de Muslera o bien en otro lugar de El Astillero


Cierto es que en la señalización del cruce pone la ruta a Guarnizo y el albergue de Muslera en ambos sentidos, si bien por la derecha el recorrido más corto. La razón es que más adelante, en Liaño, también puede enlazarse con un ramal que se dirige a este albergue o continuar directos a Santander. Ambas rutas confluirán unos kilómetros más allá, en las inmediaciones de la Estación de Guarnizo, hacia donde continuará el ramal que sale de Muslera. Estamos realmente ante una verdadera red de caminos en torno a la bahía, pues existe otro que la rodea por la zona más ribereña además de la opción de cruzar a la capital cántabra en las lanchas pedreñeras desde Somo, tal y como hacían otros peregrinos, al menos desde que en la baja Edad Media se constata este servicio regular de barquerías


En este caso vamos a ocuparnos del ramal de la derecha, el que baja directamente a Guarnizo y de allí continúa a los barrios de Juntavía, Los Mozos y El Pilar para enlazar con el otro y dirigirse a Santander


Bajamos pues hacia Guarnizo viendo a lo lejos la Ría de El Astillero, una de las que forman la Bahía de Santander, ciudad que se divisa más allá, en el horizonte


A nuestra izquierda vemos el otro Camino, por Las Fraguas y bajo la Peña Negra de Edillo (165 m.)


Allí está la iglesia de Socabarga, del siglo XVI pero reformada en el XVIII y en 1951


 Nos aguarda un prolongado descenso hacia el estuario


En este cruce seguimos hacia abajo


A nuestra izquierda los campos de Riolaya, divisoria entre los municipios de Villaescusa y de Medio Cudeyo


A lo lejos está el puente que salva la Ría de El Astillero de Pontejos a Guarnizo, inaugurado en 1962 y que puso fin al antiguo paso en barquerías de esa parte del estuario. Más a lo lejos son los astilleros de Astander, sucesores de los que dieron fama y nombre al lugar y, más allá, la Ría de Bóo o del Carmen


Caminamos por un entorno muy rural, cercano ya a las grandes áreas industriales y urbanas de la bahía


Allí abajo vemos la Ría de Solía, que junto con la de San Salvador forma la de El Astillero


Cruce y bajada


Barrio de Laso


A nuestra izquierda, por aquella mata de eucaliptos, baja el arroyo de La Teja


Y sigue la bajada en Laso


La Cantera: Todos estos lugares pertenecen a Liaño, una de las poblaciones de este municipio de Villaescusa


Al oeste El Sel y Socabarga


Bifurcación: iremos bajando a la izquierda


Una flecha nos lo conforma


Valle del arroyo de La Teja


Paseo con farolas


 Y acera estrecha, bastante resbalosa cuando llueve, a la derecha


Abajo El Sel y La Teja, donde estuvo Lerresa, Copeleche o Quesos Frías, industria láctea


En el cruce seguiremos de frente


Aquí salimos a la carretera CA-142


Yendo a la derecha, hacia el Puente de San Salvador


Hay una acera y luego un paso de cebra por donde iremos al otro lado


Así nos lo dice el cartel


Estamos de nuevo en la frontera entre los municipios de Villaescusa y de Medio Cudeyo, poblaciones de Liaño y San Salvador


A lo lejos vemos el Puente de San Salvador


Este puente, que impulsó las comunicaciones entre Santander y Bilbao, tiene tres arcos y fue construido entre 1858 y 1859 según proyecto del arquitecto y director de la obra Cayetano González de la Vega


Hacia él nos dirigimos


Por la carretera N-635


A la derecha puente del ferrocarril y puente de la Autovía S-10. En esta zona entre San Salvador y Liaño hubo antaño muelles, lavaderos, oficinas, talleres, ferrocarriles y otras instalaciones industriales relacionadas con la explotación intensiva de las minas de hierro de Peña Cabarga, principalmente de la Sociedad Minas Complemento. Otro muelle era del Ferrocarril de Santander a Bilbao y constituían los situados más al sur de toda la Bahía de Santander. Desde el barrio Santa Ana de Liaño, salía una vía de tren minero bajo un plano inclinado que era traído a los lavaderos y muelles como el de San Justo o Cargadero de Complemento, donde se unen las rías de Solía y de San Salvador o de Tijero, en las últimas décadas del siglo XIX y que fue concesión otorgada al industrial Eduardo Díaz Vallespín. Luego, tras pasar por diferentes dueños, fue concesión comprada en 1886 por el ingeniero británico José Mac Lenna en 1886, quien ya había tenido desde 1873 para construir muelles en esta ría y quien llegaría a un acuerdo en 1891 con la recién creada empresa minera San Salvador Spanis Iron Ore Spanish par dar salida comercial al hierro de sus minas por este muelle. Luego la sociedad Minas de Complemento le arrendaría este muelle y otras dependencias, reformándolo y ampliándolo entre los años 1900 y 1902, inaugurando en 1905 el tren minero desde Liaño. La empresa se disolvió en 1920 pero el mineral almacenado siguió embarcándose cuatro años más, revertiendo el muelle a la Compañía José Mac Lennan en 1926, cuando este ya había fallecido. Luego fue abandonado y solo quedan restos, seis pilares al otro lado del puente de esa autovía. Más a su derecha estuvo el cargadero de la Compañía del Ferrocarril Santander-Bilbao, el único que no pertenecía a una empresa minera, inaugurado oficiosamente en diciembre de 1898 y que tenía dos vías de diferente nivel para vagones cargados y para vacíos y dos vías apartadero. Era de madera y se embarcaba mineral de la zona oriental de Peña Cabarga: Minas de Heras, La Ciega, Cabárceno, Entrambasaguas, San José, Anejas y Pepita


Señal jacobea al comienzo del puente


Y por aquí pasamos al municipio de El Astillero


Vista al oeste de la Ría de Solía. El Camino sigue a Muslera por la ribera derecha


A la izquierda a lo lejos, en el barrio Santa Ana de Liaño, salía el tren minero bajo el plano inclinado que traía el hierro de las minas de Peña Cabarga. Por allí va hacia Santander, o hacia Muslera (se dividen junto a la iglesia de San Juan), el otro camino, en este otro caso otro puente hacia las instalaciones de Electra de Viesgo, que vemos a la derecha, por donde subiremos, tras unirse estos dos ramales, a la iglesia y albergue de Nuestra Señora de Muslera


A lo lejos, a la entrada del casco urbano de Guarnizo y El Astillero vemos el Monumento al Peregrino, en medio de la rotonda, grandiosa obra diseñada por José Antonio Barquín Ruiz e inaugurada en el año 2003. Simboliza los arcos apuntados de una iglesia de transición entre el románico y el gótico y aparecen representados Jesús, Santiago, Santo Toribio Y San Pedro, así como un peregrino en busca de la verdad y oficios tradicionales


No obstante al Monumento al Peregrino no hemos de ser, a no ser que deseemos visitarlo, con cuidado, pues hay muchísimo tráfico o que deseemos enlazar con el camino interior, también señalizado, que desde el puente que viene de Pontejos, rodea por la zona más cercana a la ribera sus rías. Pasado el citado puente ese otro camino, procedente de Somo, Pedreña y Elechas, se bifurca en dos, uno sigue hacia los astilleros y de allí a Maliaño Alto y otro, atravesando el Parque de La Cantábrica, al fondo a la derecha de la foto, seguiría por la calle de La Industria, continuidad de la N-635, zona de el Barrio Obrero, casas de la izquierda de la foto, atravesando toda la población y uniéndose al otro el Maliaño Bajo


En nuestro caso y conocida esta posibilidad vamos a tomar el camino que sale de la acera a la izqueirda, a la altura de los supermercados


Aquí justamente dejamos la N-635 para ir a la izquierda


Esta es la ruta


A 1,7 kilómetros del albergue de Muslera


También una flecha amarilla nos lo indica


Y por aquí vamos


Paso de cebra y a la izquierda


Sigamos la flecha amarilla


Y ya estamos en el paseo de la Ría de Solía


Una hermosa senda


Para peatones a la derecha y ciclistas a la izquierda


Línea de alta tensión hacia Elestra del Viesgo


A la derecha urbanizaciones de adosados y edificios de pisos


Hermoso espacio verde


Todo en llano por la orilla


La ría a la izquierda


Liaño al otro lado


Lugares para sentarse


Observatorio ribereño. Al otro lado Liaño


Santa Ana, El Plano y Santa Rosa


Placa de la inauguración de la recuperación de esta ribera


Más lugares para sentarse


Seguimos todo recto


Mojón cubierto de musgo


Se forman grandes charcos


Fijémnos en este


Con una flecha amarilla en la boca de la alcantarilla


Mucha antención ahora al final de esta fila de adosados


Para atajar un poco podemos desviarnos antes de la central de Electra de Viesgo


Por aquí a la derecha


Tomamos la calle Ría de Solía, de frente a la izquierda de los adosados


Y en el siguiente cruce vamos a la izquierda


Luego seguimos por la acera a la derecha hacia esta rotonda, donde seguiremos de frente calle arriba, junto a los muros del edificio de Electra de Viesgo, en Potrañés, lugar donde estuvieron, en la ribera de la ría, los primeros astilleros, en el siglo XVII, el Astillero de Potrañés, dependiente de la Corona y creado en 1581 para proveer de buques a la Armada en tiempos de Felipe II, construyéndose los primeros galeones oceánicos españoles, pasando así a depender de la Corona antiguos y preexistentes astilleros de ribera, cuyo origen puede sumirse en la noche de los tiempos, dado que ya en esta ensenada hubo asentamientos cántabros y romanos que aprovechaban las rutas marítimas, fluviales y terrestres para dar salida al mineral de hierro de las cercabas minas de Peña Cabarga. Aquí nos uniríamos al ramal que se dirige al albergue procedente de Liaño



Tomamos la calle La Habanera. Atención a la flecha amarilla


Placa de la calle


Subimos un poco por la acera


Y llegamos a un cruce


Cruce en el que vamos a ir a la izquierda


Ya muy cerca del albergue y la iglesia


Por aquí


Viendo el edificio de la Subestación Viesgo-Astillero, construido en 1911 para suministrar luz a la zona. Está construido en hierro ladrillo y cristal siguiendo modelos catalanes. Antaño, en aquellos desaparecidos astilleros aquí existentes, Felipe II encargó esos primeros galeones, nueve, para la defensa de Indias a Cristóbal de Barros, superintendente de Fábricas, Montes y Plantíos de la costa de Cantabria. Esos galeones oceánicos se encargarían de la escolta de las flotas que traían oro y tesoros de las américas, castigadas por piratas, corsarios y naves enemigas. Así Cristóbal de Barro le propuso la construcción de "esta canal que llaman de Solía y Guarnizo", argumentando para ello el calado del lugar para la buena botadura de las naves construidas, la protección del lugar al abrigo de temporales y ataques, estando además la bahía fortificada, así como la mucha madera que podía salir de los bosques circundantes. Los galeones para la Carrera de Indias seguirían construyéndose posteriormente, más grandes aún, con el oficial naval Francisco Díaz Pimienta. A lo largo de los dos siglos siguiente se construirían más de cien buques para la armada y otros muchos para particulares.


A principios del Siglo XVIII el aumento del tamaño de los navíos hace que la Ría de Solía se quede pequeña y poco profunda, por lo que se construye un nuevo astillero en La Planchada, el Real Astillero de Guarnizo, "astillero de navíos", a un cuarto de milla del de Potrañés, "astillero de fragatas". El Real Astillero de Guarnizo empieza su actividad en 1720 y acaba hacia 1770 cuando O Ferrol, en Galicia, le toma el relevo como capital del Departamento Marítimo del Cantábrico, si bien se mantuvo parte de su actividad constructora hasta un siglo después. Estos astilleros fueron los que dieron origen a un poblado para sus trabajadores, naciendo así El Astillero, si bien el lugar ya estaba habitado desde mucho atrás, antes incluso que cántabros y romanos, pues yacimientos rupestres y hallazgos como el del Hombre de Morín remontan la presencia humana a 30.000 años atrás al menos. El Astillero se idependiza de la jurisdicción de La Marina en 1793 y se constituye como ayuntamiento en el 1800, si bien lo que es Guarnizo será parte hasta 1871 del Real Valle de Camargo


 El Camino sigue la estrecha acera al lado de la subestación eléctrica


Tendejón al otro lado


Y atención en el siguiente cruce


Pues aquí nos desviamos a la derecha


Subiendo por este sendero


A solo 100 metros del albergue


Senda encementada


Prados y rebaños de cabras


Ya se ve la iglesia


Campo y ciudad


Vigilantes del Camino


Seguimos la cuesta


Aquí podemos hacer un alto antes de llegar


Y ver a nuestras espaldas la subestación y a lo lejos Liaño y Peña Cabarga


Y ya vemos el muro de la bolera



Y junto a la bolera acabamos la cuesta


Bolera y albergue e iglesia de Nuestra Señora de Muslera, albergue construido en 1999 por el Ayuntamiento de Astillero


El albergue ocupa el edificio que fue la Residencia de los Intendentes del Real Astillero de Guarnizo, construido a finales del siglo XVII y que en su origen disponía de dos cuerpos con dos plantas rematados con pirámides con bolas, siendo todo ello reformado en el siglo 1748 cuando se añadió un tercer cuerpo adosado


El cuerpo principal tiene un frontón triangular sobre la segunda planta y encima de la puerta de acceso y en la cúspide la escultura de un barco


En 1948 la entonces Diputación de Santander inauguró aquí el Museo del Real Astillero de Guarnizo previa petición del Centro de Estudios Montañeses, donde estuvo veinte años, pues en 1968 fue cerrado y sus piezas llevadas al Instituto Marítimo del Cantábrico en Santander


. En la fachada sur hay un motivo marinero



Tal vez de los tiempos del museo aquí existente antaño





Y pasamos a la iglesia, cuyo origen están en un antiguo santuario del que nada se conserva, construido sobre esta colina y llamado Nuestra Señora de Sobelías, pasando a ser de Muslera cuando una imagen de esta advocación vino acá desde una iglesia que había en Pontejos. Esas primeras referencias son del siglo IX cuando Ordoño I lo dona a la diócesis de Oviedo, si bien es verdad que todos los documentos de esa época están en entredicho pues parecen ser las extrapolaciones hechas en tiempos posteriores por el obispo ovetense Pelayo, no sabiéndose tampoco ciertamente si esa mención en el famoso Liber Testamentorum se refiere a esta o a la mencionada iglesia de Pontejos


Otros documentos posteriores nos hablan de la cesión de esta iglesia por parte de Sancho II en el año 1068 a la diócesis de Oca junto con la de Nuestra Señora de Latas, lo cual no deja de llamarnos la atención, pues es otro de los templos marianos de peregrinación en torno a la Bahía de Santander, este en concreto al que se encomendaban quienes se decidían a la singladura marítima de la misma. En 1184 pasaría a la diócesis de Burgos con las iglesias de las Asturias de Santillana, territorio que abarcaría desde aquí a las Asturias de Oviedo. Luego en 1419 los frailes jerónimos de Monte Corbán se establecen aquí pero esta dependencia ocasiona varios pleitos con la vecindad de Guarnizo, no contenta con su presencia


La puesta en marcha del Real Astillero de Guarnizo y la construcción de la residencia de sus intendentes o directores alteró su estructura, pues afectó a su ábside y alteró su estructura originaria, tal y como se descubrió en las excavaciones arqueológicas de 1992, cuando fueron hallados sus muros y varios enterramientos en fosas excavadas en la arenisca, con cuerpos humanos cuyos miranban a la iglesia, pareciendo otras sepulturas en la nave central, así como cerámica de los siglo XIV al XVIII, collares, rosarios, medallas y monedas


Fue cuando llegaron los jerónimos de Corbán cuando más se reformó el templo, subiendo la altura y cubriéndola con bóveda de crucería y realizando notables cambios en el interior y en el exterior, sobre todo a partir del siglo XVII con la actividad en el astillero, que incrementó la población, cuando se instaló el retablo mayor


Por su parte la imagen de la Virgen de Muslera es de la baja Edad Media aunque tuvo también varios retoques, siendo patrona de la población desde 1947 aunque su devocón es antigua en todo el Valle de Camargo, Villaescusa y El Astillero. Se celebra romería el 15 de agosto y antaño las gentes de Villaescusa cruzaban la ría en lancha para acudir a la fiesta y procesión. Entre los milagros que se le atribuyen está el de ser encontrada por unos pescadores en las redes y ser llevada a su primer solar en Pontejos, de donde se marcharía, literalmente, a Pontejos, tras ver como la monja o frayla que cuidaba de aquel santuario mantenía relaciones sexuales con un vecino llamado Perión


Fue el Abad de Muslera, Fray Francisco de Villanueva, quien mandaría levantar acta de aquellos prodigios en 1552, además de otros acontecidos al vecindario, al protonotario de Su Santidad, Francisco de Prado Calderón quien escribiese de tales prodigios, plasmando este que la Virgen, aprovechando la bajamar, se situó en una peña y con la marea alta pasaría a Guarnizo donde fue recogida y luego puesta en este santuario, quedando pronto el de Pontejos abandonado y en ruinas. Más de un siglo después, en 1678, se produce la botadura milagrosa del buque Santa Rosa en los antiguos Astilleros de Guarnizo, cuando el prior lleva consigo la imagen de la Virgen de Muslera para conseguir que el barco de deslice hacia el agua, cosa que se había intentando infructuosamente hasta entonces


Dando la vuelta al santuario veremos otras reformas, hechas en el siglo XX


En la fachada norte vemos la ampliación de la residencia efectuada en el siglo XVIII


Recorremos así toda esta fachada

Volviendo así a la fachada principal, como saliendo del albergue, el Camino sigue a la derecha


Justo por aquí a la derecha, calle abajo junto al pequeño parque


Una imagen de Jesús parece recibirnos en este hospitalario lugar


Donde también veremos un panel explicativo de la ruta


Con el trayecto que nos aguarda hasta Santander


Rumbo a Juntavía, El Pilar, La Revilla, Herrera, Los Coteros, Cacicedo, San Martín y Peñacastillo


Seguimos pues ruta dejando a la izquierda la iglesia y la antigua residencia, actual albergue


Pero no dejemos de pasar al parque un momento


Pues veremos este cañón, fabricado en el siglo XVIII en la Real Fábrica de Artillería de la Cavada y que dieron servicio a los barcos fabricados en Guarnizo


Una placa lo atestigua


Por allí sigue el Camino


La boca del cañón


Vemos la otra parte


Otra placa informa que fue restaurado en 1993 en los Astilleros Astander


Frente a él el Camino


Camino señalizado al pie del albergue


Cuando estamos a 20 kilómetros de Santander


Siguiendo la calle Gregorio de la Torre


Con numerosos chalets, viviendas unifamiliares y parcelas


A la izquierda el antiguo lavadero, restaurado


Testimonio del pasado del lugar


Subimos un poco


Y nos fijamos en la señalización de esta esquina


Concha, flecha, Virgen del Carmen y placa del callejero


Sigue la subida


Junto a estas urbanizaciones


Fuente y abrevadero, símbolo del pasado rural de estos parajes


Hoy zona eminentemente residencial


La subida acaba en un cruce


Y en él iremos a la izquierda


Tomando la calle Herminio Fernández Caballero


Bifurcación y a la derecha, delante del muro de esta casona


Con su blasón


Quinta de principios del siglo XX


Urbanización Rovigonte


Con buenas aceras a ambos lados


Caminamos de frente todo seguido


Junto al Depósito de Aguas de El Astillero


De 1910


Seguimos caminando


Y pronto un cruce


Vamos a cruzar e ir a la izquierda


Por aquí


Viendo a lo lejos otro santuario


Hacia él vamos


Es la ermita de Nuestra Señora de los Remedios, junto al instituto del mismo nombre


El Camino baja a su izquierda pero antes podemos visitarla


Los primeros documentos que nos informan de ella son del año 1525 y denuncian su estado ruinoso, por lo que debía de ser bastante anterior a esa fecha. No obstante su traza actual responde a numerosas reformas y ampliaciones siendo totalmente reedificada en 1622 y 1702, año en el que José Regato construyó su capilla mayor. La humedades de la cercana ría afectaban su estructura


A la izquierda sigue la ruta

En 1992 una obra de rehabilitación le devolvió parte del que debió ser su aspecto primitivo, descubriéndose unas pinturas del siglo XVIII en las bóvedas y en su interior alberga un retablo churrigueresco del siglo XVII traído de la iglesia de Nuestra Señora de Muslera


Enfrente hay un monolito dedicado al párroco Don Cándido Rodríguez Fernández en el año 2002



Sin necesidad de volver atrás bajamos por estas escaleras y continuamos trayecto


Dejamos atrás la ermita


Y bajamos hacia los polígonos industriales de Morero y Guarnizo


En este cruce vamos a la derecha


Cruzamos la calle


Y vamos al otro lado


Llegando a esta rotonda, donde iremos a la izquierda


Allí está el poste indicador


A 18,7 kilómetros de Santander (fijémonos en el faro en la rotonda de atrás


Es la calle del polígono industrial


Calle que cruzaremos a la derecha en Juntavía


Siguiendo bien por la acera bien por la senda peatonal y ciclista que hay en medio, al lado del campo de futbito


Y del parque infantil, zona de juegos


La flecha amarilla en la farola nos indica que vayamos a la derecha


Y esta también: si vamos por la acera tomemos ya el carril de peatones y bicis


Paralelos a la calle Sainz y Trevilla


Vayamos pasando a la acera de la derecha


Pues hemos de cruzar la calle Sainz y Trevilla para continuar al otro lado



Cruzamos por aquí, bajo el poste indicador


Y al otro lado subimos por la calle de enfrente


Donde hay una estrecha acera


Junto a estos bloques de viviendas de pisos


Pasamanos y barandilla de madera


Nos dirigimos al puente sobre las vías del tren


En el puente flechas amarillas


Barrios de Rivas y Los Mozos. Se trata del tramo Los Corrales de Buelna-Santander de la línea que quería comunicar Alar del Rey, en Palencia, con Santander, estando las obras a cargo de la Compañía del Ferrocarril de Isabel II que en 1871 cambió su nombre por el de Nueva Compañía del Ferrocarril de Alar a Santander. La compañía mantuvo la titularidad hasta la nacionalización de 1941, pasando a Renfe. Arriba Entrecasas, cueto de 92 metros de altitudo que se alza sobre estos lugares


Juntavía y Los Mozos


Llegamos a un cruce


Y vamos a la izquierda


Por aquí


Siguiendo la flecha


En la calle Los Mozos


Nos dirigimos hacia aquel cruce del fondo


Pasando junto a esta vivienda con parcela


Al fondo hay una escuela. Las antiguas Escuelas de Guarnizo


Y en el cruce iremos a la derecha


Podemos cruzar junto al parque y la escuela


Escuelas fundadas por Don Joaquín Tijero


Una placa lo recuerda. El inmueble es ahora sede de varias asociaciones y entidades, como el Coro Polifónico Voz del Pueblo


Seguimos pues por esta acera


Y en el cruce iremos a la izquierda


Detrás de la escuela


Por el barrio de Rivas


Flecha amarilla en la farola


Talleres Ardanza


Campos y huertas de Rivas


Colonias de viviendas


Una quinta de época, con sus bellos jardines


Caminamos todo recto por la acera


Entre más casas y parcelas


Todo de frente


Praderías a la izquierda


Filas de árboles


Nos acercamos a una corta subida


Puente de la carretera


Y llegamos al Monumento a Soba, de Benito Migueláñez, inaugurado en agosto de 2002 en homenaje a los lazos que unen a El Astillero con el municipio de Soba, también en Cantabria


La piedra de la que mana el agua representa el nacimiento del río Asón en las montañas de Soba y las maderas y traviesas simbolizan el pasado histórico del Real Astillero de Guarnizo


Placa de la inauguración en este parque, Rincón de Soba


Un buen lugar para descansar unos instantes


Y luego cruzar hacia la iglesia del Pilar, fundada en 1945 siendo párroco de Guarnizo Don Herminio Fernández Caballero, dando servicio a la vecindad de estos lugares, un tanto alejados ya de la parroquial de Muslera. Empezó siendo una pequeña capilla a la que se le añadió un cuerpo más en 1995


Al cruzar al otro lado iremos a la izquierda


Y salimos a la carretera CA-144


Que aquí es la calle Ramón y Cajal


La calle lleva este nombre dedicado al gran médico y Premio Nobel Santiago Ramón y Cajal desde el año 1923 por iniciativa del concejal Ramón Cagigas, ayudado por los maestros Aurelia Garea y Serapio P. Suárez, en lo que era el barrio de La Estación, participando en la ceremonia el alcalde Felipe del Castillo, junto con otros vecinos y autoridades


La calle es una larga recta, con mucho tráfico


Hay aceras a los dos lados y predominan las viviendas unifamiliares con terreno alrededor


Es la calle que se dirige a la Estación de Guarnizo


Antaño era esta una carretera estratégica afectada por las disposiciones en benefico de la Marina, pues comunicaba el Real Astillero de Guarnizo con el Puerto de Mobardo, depósito de madera para la construcción de barcos, según datos del investigador Ricardo Vega Usle


Así en 1826 queda dispuesto por Real Orden del Inspector General de la Armada que... "Es la Soberana Voluntad de Su Majestad que a las orillas del mar ni a doscientas varas castellanas de distancia de lo que en las mareas vivas o de los equinoccios baña el agua salada, fabriquen ningún particular ni corporación alguna pared sólida, plantación de arbolado ni edificio de ninguna clase, pudiéndose solo aprovechar aquellos terrenos para hortalizas, legumbres, prados y siembra de arados, a excepción de la orilla y campo de La Planchada"


En 1860 el alcalde Venancio Tijero solicitó disponer de un espacio a cargo del Ayuntamiento a ambos lados de la carretera, el cual sirvió para construir las primeras casas


Casi a lo último del barrio


Muchas casas son de cierta antigüedad, pero restauradas y/o reformadas


La acera se estrecha un poco


Pero se pasa bien


Balcones y terrazas asomando a la calle


La proximidad a la estación, a las vías de comunicación y a los polígonos industriales ha favorecido el nacimiento y crecimiento de estas grandes barriadas


Este es el edificio del Aula de Cultura de Guarnizo


Flecha amarilla


Pronto nos deviaremos


Hitos carreteros


A veces, al poner capas y capas de asfalto, las casas quedan un poco empozadas


El viejo lavadero. Arriba el Alto de la Venta de la Morcilla


Y al lado del lavadero la fuente


Antaño se venía aquí a por agua y a hacer la colada


La acera se ensancha


Nos acercamos a la subestación eléctrica


Casa de corredor


Muros de pìedra


Viejas ruinas


Hilera de viviendas populares


Subimos un poco


Gran caserón


Subestación eléctrica


Ya al final del barrio y la calle


Antiguo comercio


Allá vemos, más allá de estos barracones restaurados, la Estación de Guarnizo, abierta el 10 de octubre de 1858 junto con este tramo de la línea Los Corrales de Buelna-Santander. Aquí nos uniremos al otro camino, del que nos separamos en Socabarga, y que va directamente por Liaño y el Puente de Solía a Santander, sin pasar por Muslera


Ciudad que se encuentra aún a 16, 4 kilómetros de aquí. Este cartel nos indica que hemos de desviarnos a la derecha


La flecha amarilla nos lo confirma, junto a la señalización que nos dirige al Alto de la Venta de la Morcilla por la carretera CA-402


Este es el desvío a la derecha, justo antes de llegar a la rotonda y que sube al barrio de Romanzanedo entrando así en el municipio de Camargo por el Alto de la Venta de la Morcilla