Eres el Peregrino Número

viernes, 18 de mayo de 2018

ENTRANDO EN ASTURIAS POR EL ALTO LA GOBIA Y LA CASA TIBIGRACIAS. UNA GRAN DECISIÓN: O A SAMIGUEL DEL RÍO O A PAYARES. CAMINO DE SAN SALVADOR (12)

Saliendo de Arbas del Puerto
Sale el Camino de Arbas del Puerto al lado mismo del recién nacido río Bernesga, el que nos acompañó desde el mismo inicio de este Camino de San Salvador en la capital leonesa, al lado del antiguo e histórico Hospital de San Marcos, formando un largo valle de norte a sur que fue paso ancestral de gentes y ganados, arrieros y peregrinos, vía de entrada de pobladores y conquistadores, comunicación entre la costa y la meseta, entre Asturias y León. Así, tras visitar la Colegiata de Santa María de Arbas seguimos ruta hacia el norte, hacia el Puerto de Pajares, o L'Alto Payares. Puertu Payares o, popularmente para los vaqueros y pastores, al igual que otros lugares como este, La Raya, la divisoria asturleonesa


En este trecho el Camino coincide con la carretera N-630. No es un gran problema pues dispone de un ancho arcén. En ocasiones pasa un abundante tráfico, incluso pesado. Pese a la ya lejana apertura de la Autopista Astur-Leonesa (Autopista del Huerna), algo más al oeste y aprovechando otro antiquísimo  paso natural, a ambos lados de la cordillera hay importante poblaciones con mucha relación social y económica que se comunican directamente por aquí. Además, la carestía del peaje por la citada autopista hace que muchos conductores prefieran emplear esta carretera


Allí está la sierra de Cuitu Nigru (a veces escrito Cuetu Negru o Cueto Negro), que en su cota más alta llega a los 1.862 metros de altura


Allí vemos el telesilla de la estación de esquí de Valgrande-Pajares con sus altos edificios de El Repetidor  sobre El Valle del Sol. La estación fue realidad gracias entre otros al gran tesón de Chus Valgrande, cuya familia era oriunda de estas tierras y llevaban el Hotel Pajares, derribado en 1952 para hacer el Parador de Pajares, que pronto veremos


A nuestro lado, un poco más abajo, el Bernesga, que nace de diversos arroyos en esas nevadas estribaciones. El empeño del ilustrado Jovellanos hizo que por su ribera discurriese la ansiada Carretera de Castilla, comunicando su Asturias natal con León y de allí con Madrid, siguiendo en buena parte el itinerario de antiquísimas calzadas romanas, caminos reales, ruta de la plata, Camino de San Salvador, el que seguían los peregrinos, y siguen para, desde León, dirigirse a la catedral ovetense de esta advocación y venerar sus reliquias


El camino era uno de tantos, si bien tal vez el más directo comunicando la capital leonesa con la asturiana, que cruzaban estos puertos por sus angostos valles, desfiladeros y despeñaderos. Al pasar a Asturias entenderemos el temor de los viajeros de antaño y de los peregrinos, ante el bellísimo pero tremendamente abrupto paisaje que se les ofrecía


Sin hacer caso de momento a ningún desvío seguiremos por el arcén, en suave subida, junto a los postes que señalan los bordes de la carretera, útiles en nevadas


Montes de La Picarota y Los Abedules (1.618 m)


Curva a la derecha


Puente sobre el Bernesga


Aquí podemos desviarnos un poco de la carretera por este ramal a la derecha


Así nos lo indican las flechas amarillas en estos postes. Pasando junto a la subestación eléctrica


Realmente hacemos un poco de rodeo pero momentáneamente nos apartamos del tráfico


Ya vemos a la derecha el Alto la Gobia, por donde enseguida subiremos


Volvemos a la carretera


Y seguimos a la derecha. A la izquierda se va a El Brañil.lín y la estación invernal. En medio los montes de La Cerre (1.486 m)


Allí ya vemos a la izquierda el Parador de Pajares, uno de los primeros que hubo en España, inaugurado en 1953 donde estaba el hotel familiar de Chus Valgrande, cuyo padre José María Suárez , que regentaba el hotel, fue promotor de su construcción, maestro de obra y pionero en divulgar las excelencias de la zona para la práctica del esquí


Vamos a apartarnos aquí de nuevo de la carretera para ir, por la explanada de los aparcamientos, a la caseta de conservación viaria


Ante ella tenemos una doble opción, el Camino como tal pasa a su derecha, detrás de ella subiendo al Alto la Gobia pero, dado que llevaremos al llegar aquí un par de jornadas seguramente muy montañosas y de pocas poblaciones, tal vez nos apetezca más ir hacia el célebre bar de Casa Casimiro. Para ello seguiríamos a la izquierda de esta nave, saliendo de nuevo a la carretera y hallándolo antes del parador, vereda de la derecha de la calzada. Antes era llamado Casa Manazas y su dueño, Paco, tenía un carro tirador por pareja de bueyes con el que traía el vino, la cecina, los jamones... desde la estación de Busdongo, a donde llegaba. Cuando nevaba mucho en vez de carro empleaba un caballo para ir a por lo imprescible, como el pan o el aceite, según datos de Xulio Concepción


A nuestros efectos iremos por el camino asfaltado detrás de la nave, junto a uno de los riachuelos que vierten aguas al Bernesga


Llegamos a unas casas y un silo, con la subida a La Gobia a la derecha


Pasamos un portón


Y luego una cancilla. Si la hallásemos cerrada basta con abrirla y volver a cerrarla una vez pasemos para que no salga el ganado


Y esta es la pista al Alto la Gobia


Desde aquí también podemos ir a Casa Casimiro si lo deseamos


El Camino sube


Es el valle de La Bobia, un topónimo muy usual en zona de pastos, pues está vinculado a bovis, designación latina del ganado vacuno en general


Enlazamos con otro camino y seguimos de frente


Ante nosotros está la Sierra la Candanosa, con la peña de este nombre en primer término, más allá Peña Saliega (1.768 m) y La Pedrera (1.868 m), destacando sobre todo El Ceyón 2.035 m) y a la derecha La Páxara (2.003 m)


Nos dirigimos a aquella torre de alta tensión


Llegamos así al Alto la Gobia, a unos 1.405 metros de altura


Atención a esas flechas que nos indican ir a la izquierda


Dejamos así la pista y entramos en Asturias, un momento emocionante pero que, al no estar aquí señalizado, pasa desapercibido


La señalización cambia en algunos detalles. Los tablones de madera de los Cuatro Valles leoneses dejan paso a los mojones de hormigón del Principado de Asturias


Y desde el mojón a la izquierda, pasando otra cancela que también cerraremos a nuestras espaldas


Veamos el letrero de advertencia: "siempre cerrada por favor"


Aquí comienza una gran bajada, campo a través por La Calera, lugar de Tibigracias, nombre de una casa refugio que existió en el pasado y de la que ahora hablaremos


El Camino es aquí un simple sendero pero a veces se pierde en la campera. Una buena referencia es ver de nuevo abajo la carretera N-630, que habremos de cruzar


Aquí se inicia el largo descenso al valle del río Payares, formado por la unión del Valgrande, el Brañil.lín y otros afluentes, valle cerrado al oeste por el Cordal del Pando con el alto de este nombre (1.456 m) que tiene continuidad al norte con el Cordal de Chanos de Somerón


Más a lo lejos, los grandes picachos calizos del macizo de Peña Ubiña o Penubina llegan a los 2.417 metros de altitud, por ello tantas veces ocultan sus altas crestas entre las nubes, al estar más altos que ellas


Míticas cumbres montañeras que dominan desde la meseta hasta el mar y que impresionaron a los romanos en sus titánicas luchas contra los ástures para abrirse paso hacia la costa hace más de 2.000 años. Más cercano en el tiempo, Gaspar Melchor de Jovellanos quedó tan impresionado que llegó hasta exagerar en sus escritos diciendo "... a la derecha la famosa Peña Ubiña, que se cree ser la más alta de España", así como que "vese desde Segovia y desde muy dentro de la mar". Es fácil que, subiendo por aquella inacabada Carretera de Castilla que era todavía camino de herradura, quedase soberanamente extasiado ante tal portento de la naturaleza


También allí hay valles y pastos de altura, frecuentados por los pastores y sus rebaños desde la lejana prehistoria


En medio de la pradería, una flecha nos confirma el buen camino, todo hacia abajo


El paisaje cambia notablemente. Las montañas se alzan sobre estrechos valles y las aldeas se desparraman en la lejanía en el fondo del valle o en las pronunciadas pendientes. Elgran investigador de estos parajes Xulio Concepción Suárez nos narra en sus estudios y publicaciones las impresiones de los viajeros de antaño, como Rafael María de Labra, quien escribía en 1881 en su libro De Madrid a Oviedo:

"El efecto que el valle de Lena produce en el viajero llega á ser excepcional. Trae éste en el ojo la imágen de la inmensa llanura de Castilla y en la imaginacion los abismos de Pajares. La emocion que determina el pase del Puerto no permite la degustacion (llamémosla así) del paisaje asturiano que allá en el fondo de aquellas montañas se entrevee"


El sendero vuelve a dibujarse


Vamos a la izquierda de otra torre de alta tensión


Y de otro arbusto


Más flechas en el suelo en dirección a la carretera


Las viejas sendas y calzadas estaban resultando insuficientes y mortificantes cuando, a mediados del siglo XVIII, y ante los informes de las pésimas comunicaciones con Asturias, se decide hacer una nueva carretera, la Carretera de Castilla, por Payares, no sin tras plantearse otras rutas alternativas como la de La Mesa, puerto muy franqueable incluso en invierno, que fue otra ruta de acceso secular, o también Ventana. Los dos pasos habían visto las dos incursiones seguidas que Hixem I organizó contra Asturias en los años 794 y 795 destruyendo la nueva capital de Alfonso II El Casto, Oviedo/Uviéu, meta del Camino de San Salvador, pero fueron desestimados pese a que el trayecto por aquí era mucho más abrupto


En 1771 y reinando Carlos III y con 540.000 reales se inician las obras, sufragándose por aquel entonces con los impuestos de la sal en Asturias y León. Pero todo avanzaría muy lento, no abriéndose en todo su trayecto hasta 1.836. El ferrocarril no llegaría aquí hasta 1.884


Ya desde antes de la carretera, la vecindad de los pueblos, como Payares, mantenía abiertos los caminos, trabajando a sestaferia, sexto día o sábado para trabajos comunales y sobre todo espalando nieve en invierno, atendiendo a peregrinos y viajeros. Los pastos se quedaban vacíos al regresar el ganado de los pastores extremeños y lo mismo el de los asturianos a los valles y rasas costeras más al norte, o el de los lenoneses a tierras más al sur, lo que hacía que estas soledades fuesen absolutamente impresionantes

El sendero llega a esta fuente con abrevadero


Rafael María de Labra, que como bien nos dice Xulio Concepción, fue uno de los fundadores de la Institución Libre de Enseñanza, nos cuenta también la leyenda del rey Sancho de Navarra

"El Rey Sancho..., al pasar por Pajares quiso la mala estrella del navarro que éste acordase dar muerte ferozmente á un hombre de aquellas montañas, tras lo que vino el asesinato del Rey, muerto por una saeta á muy corta distancia de Pajares, en Campomanes -pueblecillo que se halla actualmente sobre la carretera y como á media legua larga ántes de llegar á Lena.

¿Cuáles fueron los motivos de la fatal determinación del viajero navarro? ¿Quién fué su víctima en Pajares? ¿Qué mano disparó la saeta vengadora? Sobre todo esto calla la historia, y este silencio sirvió á maravilla para que la leyenda fabricase su trama.

Para unos el atormentado por Don Sancho el Mayor fué un simple peón, y la muerte de éste estuvo relacionada con no sé qué aventura galante de aquellos cultos tiempos del derecho de pernada. Una pasión brutal y una protesta del amor ultrajado ó una honra hollada; hé aquí la base del drama.

Para los otros la víctima fue un noble señor de las Astúrias, y por tanto los vengadores no gozaron de menor renombre, atribuyéndose el disparo de la saeta á la familia de los Valdeses. Un conflicto de jerarquía, el choque de la autoridad real con el poder señorial, ambos nacientes, tal es la clave de la misteriosa trajedia del siglo XI.

Pero sea esto ó aquello, lo cierto es que entónces quedó en el lenguaje ordinario del Principado el refrán que dice: Si la hiciste en Pajares, pagástela en Campomanes"


 Y así paso a paso vamos acercándonos a la carretera


El Pando, Los Bucarones y El Curullu. Atras el macizo de Ubiña


Abajo, más a la izquierda, un tramo de la Autopista del Huerna, valle que fue también paso franco de pastores, peregrinos y viajeros. Y arriba los picos de Las Val.lotas, otra entrada natural de la cordillera, no demasiado lejos ya de Ventana, al otro lado de Ubiña


Por allí están La Tesa (1905 m), La Mesa (1.922 m), La Magrera (1.946 m), El Negrón (1.904 metros y otros imponentes picachos de la Cordillera Cantábrica


El Huerna y su tráfico


Y seguimos campera abajo, viendo la otro lado de la carretera el camino por donde vamos a seguir


Pasamos un riachuelo


Y llegamos a aquel cierre


Lo pasaremos, volviendo a cerrarlo, como siempre


Y cruzamos con mucha precaución en la zona de la pista de frenado


Y atendiendo a flechas y mojones continuamos el Camino


Otro de los mojones característicos del Camino en Asturias


Y este es un mapa de la ruta hacia Payares y Campumanes, pero no hagamos demasiado caso


Estamos en la parte de abajo del mapa. Si queremos ir a Payares no hará falta hacer tanto rodeo en la larga vuelta que se ve, sino que se ha señalizado un atajo que nos la ahorra, con sus correspondientes 5 kilómetros. Luego desde Payares la ruta a Campumanes es mayoritariamente por carretera, y en bajada sin arcén, representando un gran peligro. Se ha señalizado otra alternativa, bajando a Samiguel del Río y de allí a Chanos de Somerón y a Fresneo y Erías por el monte para bajar a Campumanes. También podremos prescindir de Payares, donde hay albergue de peregrinos, para bajar directamente desde aquí a Samiguel del Río, si bien no hallaremos alojamiento hasta el albergue de Bendueños y tiendas y bares hasta Campumanes


Y así tomamos este bello camino de montaña, secular trasiego de gentes, ganados y mercancías desde hace cientos de años o incluso milenios


El valle es tan profundo que aún no se ve el fondo


Al norte la carretera y el Cordal de Chanos de Somerón


Al pie de la carretera caminamos ahora nosotros


Donde estaría la Casa Tibigracias más o menos


Aquí tenemos un paso para los viandantes


Admirable paisaje de montaña


Tras unos metros en llano iniciamos otra larga bajada


Ante nosotros los montes de Valgrande, con su inmenso hayedo, bajo las alturas de El Negrón (1.904 m) y El Fasgar (1858 m.)


Abajo, un poco a la derecha El Picu'l Castiil.lu (1.237 m)


Y a su derecha la Autopista Astur-leonesa


Aquí estuvo la Casa Tibi Gratia o Casa Tibigracias, nombre de esta vaguada como hemos dicho (gracias a Tí), que fue construida por los monjes de Arbas para atender a todo el que pasase por estos parajes, tal y como también nos informa Rafael M. de Labra en aquellos comentarios sobre su viaje...

"La casa Tibi-Gratias se halla por debajo de la Perruca, entre ésta y Pajares y á la orilla de la carretera. Al decir de las gentes del contorno, la casa aludida tomó el nombre del sitio en que se encuentra casi á la falda de un montecillo llamado el monte Repelayo. Allí suponen aquellas crédulas gentes que el vencedor de Covadonga elevó los brazos al cielo y dió gracias á Dios por ver expulsados de Astúrias á los moros. Pero diga la tradición lo que quiera, lo que parece más racional es, sin duda, que la casa tomara el nombre del fin con que fue fundada siglos hace por el Cabildo de Arbas; fin que no era otro que el de auxiliar á los transeuntes en medio de las grandes tormentas y terribles nevadas que sobrevienen en el puerto durante los meses de Enero y Febrero, y que precisamente en el sitio donde la casa se levanta adquieren su mayor violencia y producen el máximum del terror. En puridad, aquella casa, pequeña, de una sola planta, pero sólidamente construida como su destino pide, era y aún es una sucursal de Arbas"



El Prau la Casa y, más abajo, La Mayá del Estudiante o El Mayéu l'Estudiante. Se dice se llama así por ser donde se perdió un estudiante de la Abadía de Arbas, apareciendo en los escritos de peregrinos franceses. Sea como fuese lo cierto es que los monjes tenían aquí posesiones y cuidaban rebaños


A lo lejos una aldea: Santa Marina


Tanto si vamos a Payares como a Samiguel del Río ambos caminos se unirán abajo para subir allí, en ruta a Chanos de Somerón y Campumanes


Sigue el descenso


Con la cabaña a la derecha


Y una fuente con abrevadero a nuestra izquierda. La Fuente la Casa


El Hayedo de Valgrande, Cuitu Nigru (1.853 m) y La Carbazosa (1.865 m)


Volvemos a ver los telesillas



Más allá El Negrón y El Fasgar


La Val.lota o Bachota, más allá de Valgrande


Y aquí ahora, en El Mayéu l'Estudiante, tenemos un importante cruce


De frente, yendo por el prado a la izquierda de ese espolón calizo, es la bajada directa al pueblo de  Payares. A la izquierda se va a Samiguel del Río. Nos toca elegir...



















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu visita y contribuir con tu comentario... Únete a la Página Oficial en Facebook para descubrir nuevos contenidos....Ultreia!