Eres el Peregrino Número

martes, 22 de mayo de 2018

POR EL QUENTU LA CAPILLONA Y POLACIÓN A SAMIGUEL DEL RÍO (ASTURIAS). CAMINO DE SAN SALVADOR (14)

El Mayéu l'Estudiante, de frente, donde están las vacas, un sendero señalizado va a Payares. A la izquierda el camino ancho va directo a Samiguel del Río por El Quentu la Capillona. Dos rutas históricas al bajar del puerto
Viniendo de Arbas del Puerto el Camino de San Salvador ha entrado en Asturias por el Alto la Gobia, un poco al norte del Alto Payares, El Puirtu, La Raya, el Puerto de Pajares, iniciando la formidable bajada al valle del río Payares para, una vez cruzada la carretera, continuar el largo descenso en El Mayéu l'Estudiante. Allí el Camino realiza una curva pronunciada a la izquierda, para ir a Samiguel del Río, pero de frente, justo donde están las vacas, un sendero señalizado nos ofrece un atajo para ir al pueblo y albergue de Payares. Todo depende de nuestras preferencias. Si venimos de Poladura de la Tercia, es una buena etapa ir a este siguiente albergue pero, aquellos que deseen hacer una etapa larga, hasta el albergue de Bendueños, caminando todo el día, pueden optar por ir más directos siguiendo este camino de la izquierda, que es el que vamos a emplear en esta ocasión


Este mojón es el que nos indica la bajada directa al valle para ir a Samiguel del Río sin pasar por Payares. Si escogemos esta opción procuremos ir avituallados, pues hasta Bendueños a día de hoy no hallaremos ni tienda ni bar. Solo si hay suerte tal vez coincidamos con algún repartidor de los que hacen venta ambulante por los pueblos en furgoneta, pero mejor no jugársela, aunque pese un poco, en La Robla o en La Pola de Gordón, o por encargo previo en el albergue de Poladura donde hay además máquina, podamos adquirir comida y bebida


Y así continuaremos bajando, escalonadamente, al principio suavemente, ante el Monte Valgrande, impresionante hayedo bajo el pico La Cerre (1.491 m), estando al otro lado la Estación de Esquí de Valgrande-Bajares, con las alturas del Cuitu Nigru ocultas por las nubes. En caso de niebla muy densa o de nieve, quizás sea recomendable, aunque vayamos a Payares, seguir por aquí, pues en mitad de la bajada este camino se bifurca y podremos también ir allí, si bien por un trayecto cinco kilómetros más largo que el atajo que dejamos atrás. Las bicis también mejor por esta alternativa


La pista, apta para el paso de tractores y todo-terreno de pastores y vaqueros, no ofrece pérdida, es muy ancha pero llena de naturaleza y verdor, con campiña y arboleda


El Mayéu l'Estudiante (Majada del Estudiante) debe su nombre, según leyenda popular, a un estudiante de la Abadía de Arbas que desapareció en estos parajes. No tenemos otro documento que lo atestigüe salvo la voz de la tradición. Lo cierto es que los frailes tenían aquí propiedades y grandes rebaños, pudiendo ser uno de los monjes que cuidaban el ganado


Abajo vamos la línea del ferrocarril León-Gijón, una grandiosa epopeya para que llegase aquí a finales del siglo XIX dentro de una portentosa obra de ingeniería que causó la admiración de Europa


Tanto o más que las dificultades orográficas pesaron para su construcción las trabas económicas, políticas e incluso especulativas junto con una lenta burocracia


En nuestros días, pendientes de la inauguración de la variante ferroviaria que atraviesa la cordillera por un túnel en el cercano Valle del Huerna o Güerna, este trazado histórico puede caer en desuso, evitándose sus tremendas rampas, curvas y desniveles...


El Valle del Huerna, más allá de las montañas a lo lejos, por donde ya discurre la autopista, fue otro antiquísimo paso natural y trasiego de gentes, ganados y arriería, si bien no tan frecuentado como este de Payares, sobre todo al hacerse entre los siglos XVIII y XIX la Carretera de Castilla, comunicando Asturias con la meseta, si bien otros candidatos muy óptimos fueron, más al occidente aún los altos de Ventana y La Mesa, aunque al estar más desviados del centro de Asturias, donde ya se vislumbraba un gran despegue industrial con el carbón y la siderúrgia, además del creciente interés comercial de los puertos de Avilés y Gijón/Xixón, decantaron la balanza en favor de este puerto. Estos caminos son los antecesores de la famosa carretera, que como el ferrocarril se hizo realidad no sin diversos avatares


En este importante cruce vamos a bajar a la derecha


Hito y flecha


En lo alto el Parador de Pajares, uno de los primeros de España, inaugurado en 1953


Un verdadero balcón sobre valles y montañas. Por abajo baja El Reguiru del Puirtu, entre el hayedo


Desde el mojón, viendo también la señalización del sendero de pequeño recorrido PR AS-93 Vuelta a los puertos de La Bachota, bajamos hacia El Cantu la Capillona


Ante nosotros vemos El Cantu la Capillona, por allí cresteará el Camino, realmente, atendiendo a la denominación verdadera según los estudios toponímicos, es El Quentu la Capillona, también Quentu los Muertos, llamado así por ser hasta donde llegaban los frailes de Arbas a recibir a los difuntos que subían los vecinos de estos pueblos bajo su jurisdicción. En el mojón, además de la concha y la flecha amarilla, vemos una raya roja y otra blanca. Este es otra señalización, la del sendero de gran recorrido GR-100 Ruta de la Plata, que en buena parte coincide con el Camino


A nuestra derecha, por aquellos senderos de cabras, va el otro camino, el que se dirige al pueblo de Payares directamente, atajando. Como vemos, en caso de nieve o niebla es mejor venir por aquí también para ir a Payares aunque demos un rodeo importante


Nos acercamos así al Quentu la Capillona, topónimo que parece hacer referencia a algún antiguo santuario en estos legendarios caminos


Tomamos como referencia también las torres metálicas del cableado en este descenso


Muy a lo lejos las picudas montañas de las cotas más altas de la cordillera, algunas superando los dosmiles, puertos de Ballota o La Val.lota, La Vachota, tierra de majas y puerta de Babia y Luba


Una flecha amarilla en un poste a la derecha nos confirma la buena ruta


El Camino está bien trillado y no tiene pérdida


Tramo recto con El Picu'l Castiil.lu o Peña del Castillo de frente


Al otro lado, al pie de las altas cimas del cordal asturleonés, pasa la Autopista del Huerna (Autopista Concesionaria Astur-Leonesa), cuya inauguración supuso una notable mejora en las comunicaciones entre Asturias y León, si bien su carestía en el peaje hace que muchos conductores sigan prefiriendo la N-630 por Payares, incluso camioneros


Desde El Quentu la Capillona estamos dando vista a dos vertientes, con el gran hayedo de Valgrande a nuestra izquierda


El Camino,en lo alto de la cresta


Por abajo a la izquierda sigue El Reguiru'l Puirtu y, sobre él, se extiende el gran Monte Valgrande. La abundancia de madera hizo que los habitantes de los pueblos del valle se especializasen en trabajos de carpintería, siendo especialmente famosos los madreñeros de La Malvea. En el Libro de la Montería de Alfonso XI se lee su riqueza cinegética y se describe su extensión

"Valgrande es muy real monte de oso en verano, et es uno de los grandes montes que ha en nuestro Señorío. Et son las vocerías desde el río de Salas fasta Estada del Rey, fasta el soto de Caballos et desde el soto de Caballos fasta la collada de La Rubia, et desde la collada de La Rubia fasta la collada de Blaneda; et desde la collada de la Blaneda fasta Tira la Cornal, et desde Tira la Cornal fasta el Palo de la Bovia, et de la Bovia á la casa de Tibigracias fasta el río de Salas. Es son las armadas, la una en la collada del Rey et la otra en la collada de Población"



La senda es en la práctica una gran alfombra verde que se extiende por la cresta de este gran espolón que es El Quentu la Capillona o Quentu los Muertos


Vegetación de arbustos y sotobosque, propia de puertos de montaña


Las flechas amarillas del Camino de San Salvador coinciden con las de los senderos de pequeño recorrido (amarillo y blanco) y de gran recorrrido (rojo y blanco), este de la Ruta de la Plata


Una auténtica "alfombra verde"


La línea de cables y torres sigue sirviendo de referencia


Uno tras otro...


A la derecha el valle del Payares, o del Valgrande, su curso alto, con varias aldeas desparramadas acá y allá. En lo alto, el Cordal de Llanos de Somerón oculta sus cimas entre las nubes


La Malvea, el pueblo de los madreñeros, pasaremos muy cerca de él, justo antes de Samiguel del Río


Santa Marina, por allí sube el Camino desde Samiguel del Río. Más allá es una hermosa travesía por el bosque para llegar a Chanos de Somerón


Por esa ladera boscosa va el sendero de Santa Marina a Chanos o Llanos de Somerón


Rodeado de pastizales y algunas huertas, donde se cultivan sus afamados productos hortícolas, por eso se dice que es "el pueblu los arbeyos" (guisantes)


Más a la derecha empieza a verse Payares, en concreto el barrio de La Pría, por donde sale el otro camino, bajando a Samiguel del Río, a unirse con este por el que vamos ahora


La Pría, donde llega a verse la casa de El Portalgo, donde se cobraba antiguamente el portazgo a las mercancías que bajaban de Castilla, reconocible por sus columnas, en la carretera. Al lado estaba la Parada de Postas, Casa Mero o Baldomero, donde se cambiaban las caballerías y estas se cebaban y reposaban


Un poco de bajada tras un trecho bastante llano por El Cantu la Capillona


Los PR y los GR


Las torres del cableado siempre al lado de la ruta


Luego de las largas bajadas esta llana crestería nos ofrece una agradable tregua durante un buen trecho, así como unos hermosos paisajes montañeros


Pasamos entre estos arbustos a la derecha


Hay muchos acebos y otros arbustos


Acebos con sus puntiagudas hojas


Acebu, carrascu o xardón, planta emblemática de la montaña, es especie protegida, su empleo como árbol ornamental le puso en serio peligro de extinción y con él el escasísimo urogallo, que en invierno se alimenta de sus frutos y si no los hay de sus hojas


Hayas y robles, fayas y carbayos, conforman parte fundamental de esta majestuosa arboleda


Un hito del Camino bajo la enramada...


Juto a él hay un poste (tirado) de los senderos PR y GR



Tenemos ahora a la derecha una nueva vista, algo más completa el pueblo de Payares. Arriba la Sierra de los Pasos de Arbas. con las cimas de Bezmui (1.999 m), El Portezuelo (1.854 m) y La Pedrera (1.868 m) ocultas por las nubes. Xulio Concepción nos informa que aún se recuerda La Nevaona del 88, una gran nevada que arrasó parte del pueblo a causa de una valancha en 1888, donde sobrevivió un niño que fue llamado El Nenu del Milagru y vivió hasta nonagenario


Y encima de él la estación ferroviaria. Su famosa rampa o bajada llegó a ser descrita en 1970 por el entusiasta británico de los ferrocarriles Trevor Rowe como "uno de los pasos montañosos más difíciles de Europa". Se construyó entre 1880 y 1884. Sus numerosos túneles y viaductos causaron la admiración del mundo y también, como no, el temor y asombro de los viajeros. Fue el diputado de origen asturiano Rafael María de Labra quien, tras numerosos avatares, cambios, especulaciones y burocracias le dio el espaldarazo definitivo con un escrito de protesta presentado en las Cortes y suscrito por siete periódicos asturianos (Revista de Asturias, La Opinión, La Luz de Avilés, El Carbayón, El Comercio, El Boletín de la Liga y El Naranco), ante la pretensión de la compañía ferroviaria de cambiar al proyecto por uno peor. Rafael dejaría escritas sus impresiones en su obra De Madrid a Oviedo de sus viajes y andanzas por estas montañas


Vemos de nuevo La Pría, la que se tiene, según el investigador Xulio Concepción, como origen del poblamiento al darle más el sol. Es de destacar que Payares fue la capital de un concejo independiente, Concejo Episcopal o Arcipriestazgo, tierra de obispalía al ser cedida al prelado ovetense en la baja Edad Media, administrando justicia civil y criminal, lo que acarrearía diversos enfrentamientos con el concejo de Lena/L.lena. En 1582 Alonso del Camino, acreedor de la corona, se hace con el control del término con la idea de forzar la libertad vecinal acabando con la dependencia de la Iglesia, pero en 1583 Felipe II se lo sustrae y lo anexiona al concejo lenense pero consigue ser de nuevo independiente cuatro años más tarde, situación que durará hasta 1.829, tres años luego de la Real Orden que suprime los ayuntamientos particulares incorporándolos al más próximo, formando parte de la llamada antaño Lena de Suso, valles del Güerna y Payares


Arriba a la izquierda vemos mejor El Portalgo, el viejo portazgo cuyas cadenas cerraban el paso a los carros hasta que no se abonase el pertinente peaje. La nueva Carretera de Castilla, actual N-630, terminada en 1.836, sustituyó al viejo camino, la Calle Real, que pasa justo debajo. Justo allí, a la derecha, ese gran tejado es La Casona, en Los Corralones, donde estuvo el Hospital de San Miguel, que atendió peregrinos entre los siglos XVIII y XIX. Sin duda sería el sucesor de otras fundaciones hospitalarias anteriores, como la Casa Tibigracias, socorro de viajeros y romeros que estaba más cerca del puerto, bajo el amparo de la Colegiata de Arbas


Es de destacar que Payares fue la capital de un concejo independiente, Concejo Episcopal o Arcipriestazgo, tierra de obispalía al ser cedida al prelado ovetense en la baja Edad Media, administrando justicia civil y criminal, lo que acarrearía diversos enfrentamientos con el concejo de Lena/L.lena. En 1582 Alonso del Camino, acreedor de la corona, se hace con el control del término con la idea de forzar la libertad vecinal acabando con la dependencia de la Iglesia, pero en 1583 Felipe II se lo sustrae y lo anexiona al concejo lenense pero consigue ser de nuevo independiente cuatro años más tarde, situación que durará hasta 1.829, tres años luego de la Real Orden que suprime los ayuntamientos particulares incorporándolos al más próximo, formando parte de la llamada antaño Lena de Suso, valles del Güerna y Payares. La primera mención escrita que se conoce del lugar es precisamente su donación al obispo ovetense por Fernando II en el año 1184, figurando en el inventario de parroquias del también obispo de la mitra capitalina Gutierre de Toledo en 1385-86


Señalización también en las rocas


Así salimos a una amplia campera rodeada de árboles, Los Cochaos, a unos 1.126 metros de altura


Un mojón nos indica la dirección a seguir pues el Camino "se pierde un poco" en la pradería


Por aquí iniciaremos otra bajada donde, de frente, El Picu'l Castiil.lu (1.236 m) con su serranía, será una referencia visual que nos acompañará durante lo más empinado del descenso al valle. También vemos sobre El Picu'l Castiil.lu los picachos que cierran el Huerna por el oeste y guardan los puertos de La Val.lota. La Cruz del Ciegu (1.846 m) con El Val.le la Mucherona, Cirbanal (2.077 m), La Silla (1.809 m), La Pica (1.867 m), El Fasgar, (1.867 m). La Tesa (1.905 m), La Mesa (1.922 m), La Magrera (1.946 m.) y tantos otros


Aquí comienza otra grandiosa cuesta abajo


A la derecha del Picu'l Castiil.lu tenemos Las Abedules y el picachoi de Las Tarrientas (1.712 m), viendo bajo ellos una línea recta, la Autopista Concesionaria Astur-Leonesa (Autopista del Huerna o Güerna). A su derecha los picos de Los Buracones, El Curul.lu y LOs Canalizones (1.419 m) y más a la derecha El Pando o L'Alto'l Pando (1.375 m)


Flechas en las piedras del Camino...





Curva a la izquierda


Paso de caballerías



Curva a la derecha ante el Monte Valgrande, bajo Cuitu Nigru, El Val.le Peligrao y El Val.le Ventosa, con los profundos surcos del Reguiru'l Brañilín, El Reguiru Coleo


Todos bajan al Valgrande, curso alto del Payares. Allí, en La Sierra'l Castiil.lu, donde hubo un castillo al decir de la tradición (posiblemente un castro astur), subían rebaños de cabras de los pastores de Samiguel del Río, según informa el investigador Jesús García García


A veces las nubes tapan las cotas más altas


Ese es el Túnel del Pando, en la autopista, que forma parte de la AP-66 o Autopista Ruta de la Plata, que une Gijón/Xixón y Sevilla. Su culminación en 1997 con el desdoblamiento del Túnel del Negrón hizo que la mayor parte del tráfico vaya ahora por allá. Sin embargo el caro peaje hace que la N-630 sea preferida por muchos automovilistas y camioneros


La pista es ancha y se nota que fue el antiguo camino principal del puerto, el Camín Real, antes de la construcción de la tantas veces citada en este blog Carretera de Castilla, por la que tanto pelearon Jovellanos y el Conde de Campomanes

Otra pronunciada curva a la izquierda



Y acto seguido a la derecha


Sobre El Val.le Cimiru


El Camino hace zig-zag para perder altura rápidamente. De frente El Cordal del Pando. Abajo Polación, un de los lugares señalados en el Libro de la Montería


Polación: La Casona y Panizaliega. En el bosque Las Mestas, unión de ríos en el Valgrande


Más allá de Las Mestas, en las laderas del cordal, Los Gavilanes, Valdarcos, Monte Cota, La Canal...


El zig-zag es continuado, un buen ejercicio para las piernas


Vemos una pista allí abajo


Y es que allí abajo está la bifurcación a la que nos hemos referido antes: un camino seguirá cuesta abajo hacia el valle y Samiguel del Río, y el otro, el que vemos bien dibujado en la ladera, es el que va a Payares, haciendo rodeo pero, insistimos, preferible para bicicletas, caballos, o en caso de niebla y/o nieve



Aún nos quedan algunas revueltas antes de llegar allí


Un poco de pradería y algo de llanura En El Xugu los Bolos, llamado así posiblemente porque los pastores y vaqueros jugaban a los bolos aprovechando un poco de llanada. Enfrente El Quentu los Muertos




Pista de tierra y piedra


Siempre ante El Picu'l Castiil.lu


Nunca faltará una flecha que nos indique el camino


Formidable pico El Castiil.lu, rocoso y vertical al norte, boscoso al sur, con el monte de Las Ruedas


Curva a la derecha


Bajar y más bajar...


El Pando al oeste


Y ya nos acercamos al cruce


Atención en la encrucijada


Nosotros iremos hacia abajo, a la izquierda del mojón para ir a Samiguel del Río. Vamos a recordar otra vez que aún nos queda un largo trayecto hasta el siguiente albergue (Bendueños) y más aún hacia alguna población con tiendas, bares, etc. (Campumanes), por lo que habremos de estar bien avituallados. Por ello, si cambiamos de idea, a la derecha podríamos ir al pueblo de Payares por una pista bastante llana y cómoda de unos 5 kilómetros aproximadamente que bordea esta montaña


El mojón del cruce así nos lo advierte


Dicho esto seguimos, a la izquierda del mojón y cuesta abajo, hacia Samiguel del Río, la opción que presentamos en este caso


Aquí hay una fuente con abrevadero para el ganado: La Fuente la Güerta


Si bien el agua de los manantiales es fresca y reconfortante, siendo para muchos una tradición beber de ellos, siempre preferimos recomendar tomar agua con plenas garantías sanitarias, por lo que, salvo caso de necesidad, naturalmente si no tenéis nada no vais a sufrir de sed, mejor del grifo en cantimplora o de botellines


El suave murmullo del chorro...


Polación, uno de los antiguos lugares habitados de la parroquia de Samiguel del Río, ahora sin vecinos, únicamente algunas cabañas de pastores


Vista del Valle de Valgrande...


La autopista y túneles del Pando y allá Vegaviesga


Puertos de La Val.lota


La bajada se suaviza, es casi llana


Las cabañas de Polación a la izquierda. En Polación vivieron Los Xastres y Los Xastrinos, dos familias aquí asentadas de las que aún pervive el recuerdo en La Tierra Xastre (sastres). También, tal y como informa Xulio Concepción, dormían aquí muchos de los arrieros y carreteros del valle


Enlaza con este el camino de las cabañas. Nosotros seguimos adelante


Otro buen tobogán



El Val.le Cimiru. Más allá, bajo la autopista, es Valdelaspina, antigua majada de vaqueros


A la izquierda baja el río Las Rueas a desembocar al Valgrande en Las Mestas


La Sierra'l Castiil.lu va quedando a la izquierda


Llegamos a otro lugar de Polación


Las Panizaliegas, caseríos de Polación


Desde aquí tendremos buena vista del valle de Valgrande hacia el sur


A la derecha La Magrera, en medio los puertos de La Val.lota y a la izquierda El Negrón, con sus 1.896 metros de altitud, bajo el que pasa el túnel de este nombre en la autopista, por eso "pasar el Negrón" es una célebre frase en Asturias, cambio de comunidad, de paisajes y de clima, añorada por quienes vuelven de fuera o forma de despedida para quienes salen de tierra asturiana


Por estos vericuetos seguimos bajando


Concha en la cabaña


Las Panizaliegas es un topónimo relacionado con el maíz, que aquí recibía este nombre, según también nos informa Jesús García García


Ahora se abre ante nosotros una buena vista del valle hacia el norte


Pues ya vemos abajo Samiguel del Río, donde se unen este y el camino que baja de Payares, que vemos arriba. Ambos caminos son históricos si bien al hacerse en el siglo XIX la Carretera de Castilla Payares se convirtió en el más empleado con diferencia, quedando el de Samiguel relegado a las vaquerías y el pastoreo hasta que, últimamente, los peregrinos actuales vuelven a recuperar estos legendarios senderos para el trayecto a San Salvador



Por ello fue este un pueblo de arrieros y carreteros. Tal y como leemos del gran investigador lenense Xulio Concepción en su blog este pueblo caminero confluían, como confluyen hoy en día, los caminos que bajan de Payares y el camino de invierno que asciende por Santa Marina a Chanos de Somerón, más soleado. Empleaban los carreteros parejas de vacas y bueyes para sus carros y los arrieros machos y mulas, otros transportaban viajeros en diligencia, oficios especialmente duros en invierno


Aún en el año 1729 Samiguel del Río formaba parte del Concejo de la Abadía de Arbas del Puerto, junto con Arbas, Casares, Cubillas, Tonín, Vegalamosa y Viadangos, restos de las antaño extensas jurisdicciones monacales a ambos lados de las montañas. El pueblo, cabeza de la parroquia, se divide en varios barrios como El Puiblu Riba, El Puiblu Baxo, El Xugu la Bola, Entelacasa Riba, Treslailesia, Entelailesia, El Quintanal...


Siguiendo camino hemos de recordar que, enfrente de Polación, hubo otro asentamiento hoy despoblado, Gavilanes


Observamos de nuevo gran vista del valle, de nuevo al sur. Allí a lo lejos, al pie de El Negrón, esta L'Ablanea, antigua majada y río truchero, otro de los lugares mencionados en el Libro de La Montería ("Collada Blaneda"), de ablana (avellana)


Lo más duro de la bajada ha quedado atrás, ahora los pastos de Polación dan paso al bosque


Bosque frondoso, ribereño prácticamente, pues el río Valgrande pasa unos metros más abajo, a nuestra izquierda


Pasamos bajo El Quentu los Muertos. Por allí arriba va el camino que se dirige a Payares desde la bifurcación que hemos dejado atrás


El verdor es intenso


Y el Camino, ancho y bien pisado, tampoco ofrece pérdida


Frondoso despeñadero hacia el río


Pared rocosa


Vamos en recto


Un buen lugar para hacer un alto


Viendo La Malvea, antigua aldea de madreñeros de la parroquia de Samiguel del Río, deshabitada, si bien Jesús García García nos dice que en verano residen algunos antiguos vecinos


Pero las bajadas no han terminado aún, aquí empieza otra


Aquí el suelo es muy pedregoso


Inmersos en la frondosidad del hayedo


Señal del Camino y del GR-100


Buen descenso entre la tupida arboleda


Una concha en una piedra



Sobre nosotros El Cordal del Pando, Con Los Corol.los (1.375 m), L.landelagal.lina y El Cuitu Artos (1.331 m)


Majada en la orilla del Valgrande


Pasamos la cancela de la finca


Y ante nosotros otra buena rampa abajo


Luego va acabando la cuesta


Y llegamos a la altura del río


Que va formando pequeños saltos


Vamos saliendo de lo más umbrío del bosque...


Recorriendo esta vega


Allí arriba en aquella ladera reconocemos de nuevo La Malvea


Las casas entre los árboles. Abajo el Valgrande


Estamos en la zona de La Cerraína


Curva a la izquierda, bajo los árboles


Y luego a la derecha


Viendo a la izquierda el valle, con la la lejana Sierra'l Castiil.lu


Pasamos un puente sobre el río La Mortera, que da sus aguas aquí al Valgrande


No es un río grande pero baja en torrente, sobre todo en el deshielo primaveral


A su lado sigue el Camino


Aquí hay que ir bajando a la izquierda


Entorno de prados y bosques


Ya en el fondo del valle


Parajes de gran serenidad y tranquilidad, llenos de exuberante naturaleza, en este estrecho valle de Valgrande


Ya será todo llano antes de llegar al pueblo


Está allí mismo, si bien los árboles nos lo ocultan


Buena señalización


El valle parece ensancharse un poco


El río abajo a nuestra izquierda, a veces lo vemos y a veces no pero ahí está


Allí asoman las casas...


Samiguel del Río, en lo más profundo...


El Camino zigzaguea siguiendo la falda del monte. La llana vega era secularmente aprovechada para pastos o cultivos


Y ya caminamos por la misma orilla


El río Valgrande, que luego será río Payares, luego Río Lena, más tarde el Caudal, a medida que vaya uniéndose a otros. Será nuestro compañero de ruta, poco más arriba o poco más abajo, hasta llegar a Mieres


Pasamos junto a esta cabaña en Los Barriales


Estamos cerca de Marandanosa


Tendejones y casas


Antiguamente funcionaron aquí varios molinos


Ovejas y caballo


Perro pastor, observando la llegada de los peregrinos...


En este apacible lugar nos hemos sentado alguna vez a dar cuenta de alguna vianda que llevábamos en la mochila


El Puiblu Riba y El Puiblu Baxo. A la derecha de esa colina baja el camino que viene de Payares


En este puente pasamos sobre el río de Fayéu o de La Campa, que baja también de Payares


Y frente a esta casa iremos a la izquierda


Esta concha en un poste telefónico nos lo señala


Llegamos a la antigua escuela


Aquí hay unas placas en recuerdo a las antiguas maestras, Doña Maximina y Doña Avelina. Maximina Ramos Mangas hizo construir esta escuela en 1955, con vivienda para la profesora. Anterior a ella, en otra escuela anterior, ejerció nada menos que 28 años, entre 1918 y 1946


Y desde la escuela llegamos a la iglesia de San Miguel, que da nombre a pueblo y parroquia. A la izquierda viene a enlazar con este el camino que baja de Payares. Los dos, siendo ya uno, pasarán por la parte delantera del santuario, al lado del texu, y seguirán ruta hacia Santa Marina y Chanos de Somerón