Eres el Peregrino Número

sábado, 20 de julio de 2013

SAN ROMÁN DA RETORTA Y CASTRELO: LA VÍA XIX DEL ITINERARIO DE ANTONINO (LUGO, GALICIA)

Iglesia de San Román da Retorta.
O Muíño y arriba la iglesia de San Román da Retorta. A la izquierda el Camino.
A unos 18 kilómetros al oeste de la ciudad de Lugo, en San Román da Retorta, el Camino Primitivo acaba de dejar atrás el concello lucense viniendo de la parroquia de Mera y entra en el de Guntín. Así, desde O Muíño, el antiguo molino harinero que funciona con el agua del Rego dos Perros, subimos a la iglesia parroquial


Esta es la iglesia parroquial de San Román o San Romao da Retortal, en origen románica, del siglo XII, aunque como es usual con grandes reformas posteriores. Realmente aquí el Camino oficial, la que hasta hace poco era considerada la variante de la calzada romana, pasa al pie de esta su fachada norte, donde hay una portada sencilla pero netamente de estilo románico, con arco de mediopunto con ribete ajedrezado y columnas con fustes, basas y capiteles, estos con motivos vegetales esculpidos. Los canecillos que sostienen el saliente del tejado carecen de decoración.


Y ahí tenemos la portada oeste, la principal, muy similar a la anterior pero algo más grande. El templo original es fácilmente reconocible: sería la nave central  con  las dos portadas. La parte posterior obedece a las reformas de muchos siglos después, posiblemente no antes del siglo XVII ó XVIII.


Un Camino pues pasa a la izquierda de esta foto, esa es ahora la ruta oficial, llamada antaño variante de la calzada romana, ahora reconocida e institucionalmente señalizada. Pero detrás del templo y saliendo a la derecha va la que lo era hasta ahora, la que se dirige primeramente a la vecina parroquia de Santa Cruz da Retorta, ruta que llevaba tiempo en entredicho por varias razones. Además de los aspectos históricos también están los prácticos, por la que era hasta hace poco variante de la calzada romana y ahora senda oficial ya pasaban desde hace años la mayor parte de los peregrinos. Aparte de su mayor tradición histórica es una ruta algo más corta y cuenta con más servicios de bar y alojamientos.


Vamos a seguir pues ahora la ruta oficial actual y parece ser definitiva, la hasta ahora variante de la calzada romana. Para ello desde la iglesia vamos a ir acercándonos al bar y tienda del pueblo, el cual recupera una antigua tardición preexistente de viejos mesones camineros.


Podemos ir al interior, a tomar algo en la barra o a comprar en la tienda.


En el campo de afuera dispone también de buenas terrazas.


Aquí coinciden muchos peregrinos. Este campo, ante el mesón-tienda y su hórreo es un gran espacio de socialización.


Arqutectónicamente el edificio tiene gran encanto, con sus paredes de piedra, puertas y ventanas adinteladas y columnas en el soportal que mira al sur, así como en el corredor de arriba, completando el conjunto el tradicional hórreo gallego.


Siguiendo ruta nos encontramos otro hórreo, en el Campo do Busto, un poco más allá de la tienda-bar. A su izquierda hay un monumento sorprendente


Se trata de un monolito que es un viejo miliario romano.



El milario aquí expuesto es realmente una reproducción del original anteriormente existente en este mismo lugar, el cual fue trasladado en el siglo XIX al Museo de Astorga (León) tras haber sido desplazado de su emplazamiento primigenio aquí en el Campo de Busto y servido como poste en un gallinero.


Se trata de un miliario que señala la histórica calzada romana (aprovechando un paso natural preexistente) de la Vía XIX del Itinerario de Antonino (una especie de "Guía Michelín" de la época). esta vía comunicaba Bracara Augusta (Braga) con Tude (Tui), y diversas localidades, entre ellas Iria Flavia (al sur de Santiago) así como Lucus Augusti (Lugo) y Astúrica Augusta (Astorga). Sobre ella caminaron los peregrinos a Santiago siglos después, los que, por el Camino Primitivo también siguieron la mítica calzada romana Lucus Asturum (Llugo de Llanera, Asturias) con Lucus Augusti.


Cerca de aquí hubo castros emplazados en estos estratégicos caminos como se deja ver a las claras en los topónimos Castro y Castrelo, asi como una torre defensiva.


Este miliario o gran columna cilíndrica de piedra, es una reproducción del aquí erigido en el año 40, siendo emperador Gaius Julius Caesar Augustus Germanicus (Cayo César o Calígula), para señalizar la calzada romana que vamos a seguir. El original, de 2,35 metros de altura por 1,85 de circunferencia, fue trasladado de este su emplazamiento original en el siglo XIX por el propietario de los terrenos y reutilizado como poste en la cercana Casa de Perucho, donde tiempo después lo vió quien fuera canónigo de la catedral de Lugo entre 1880 y 1886, José Trucharte, poniendo sobre aviso al entonces Presidente de la Diputación, Victoriano Sánchez Latas. El miliario fue sacado de la casa y regalado al obispo de Astorga para su museo, que es donde se halla hoy día.


El actual miliario-réplica está hincado en suelo de piedra y presenta también una copia de su inscripción original, que con texto latino y abreviaturas viene a decir, ensalzando como no al poderoso Calígula: 

"Caio César Augusto, bisnieto de Augusto, Pontífice Máximo, tercero en el poder tribunicio, cónsul por tercera vez, Padre de la Patria".


Así, junto al hórreo dejamos el Campo do Busto.


Así como las últimas casas de San Román da Retorta.


Aquí cruzamos la carretetera LU-1611 y al otro lado sigue el Camino.


Aquí aparecen señalizados los dos albergues que hay en la vecina aldea de Castrelo: el Albergue de San Román da Retorta y Albergue O Cándido.


El camino avanza pues llano junto a estas tierras de labor.


Y se topa con esta enigmática cruz de piedra entre zarzas helechos y seto silvestre.


Seguimos avanzando.


Pasamos bosques y fincas.


El Camino sigue siendo llano.


Y así, a no mucha distancia, iremos aproximándonos a la aldea de Castrelo, donde están los dos albergues


Caminamos entre fincas


Y luego viene una recta entre altos árboles.


A Castrelo llegamos por el Campo da Feira, hermosa carballeira y verde pradería en la que se celebraban las ferias del lugar. Un lugar ideal para el solaz y placidez del romero a Compostela...


A mano derecha encontramos el primer albergue: O Cándido.



Seguimos por el Campo A Feira


Luego pasamos junto a otra vieja casa en ruinas.


Flecha amarilla y poste señalizador


El Camino llega al siguiente albergue


Al lado del Camino que sale del Campo da Feira, el Albergue público de San Román da Retorta


 Entre ambos hay buen arbolado, sol y sombra


Y por aquí salimos (camino de la derecha), a lo largo de la antigua calzada romana, en dirección a Burgo de Negral, Vilacarpide y Pacio



El Camino sigue aquí el trazado de la que fue la Calzada XIX del Itinerario de Antonino, una de las míticas vías imperiales romanas



Estas vías aprovechaban en muchos casos pasos naturales de trasiego de viajeros y pastores empleados desde la más remota noche de los tiempos


Estas vías aprovechaban en muchos casos pasos naturales de trasiego de viajeros y pastores empleados desde la más remota noche de los tiempos.


Es la prehistoria del Camino Primitivo.


En un principio era este ramal considerado una variante, la variante de la calzada romana, pero ahora ha sido reconocido como trazado oficial.


Vistas del valle da Retorta, al norte del concello de Guntín, a lo lejos A Serra de Cotoroxo y la aldea de A Eirexe


En un momento, atrás queda Castrelo


Adelante, el bosque...


La senda es muy cómoda de andar, muy apacible y tranquila, con bosquetes de arbustos y pinos repoblados.


Es un camino ancho, una pista incluso apta para coches, al menos los primeros metros. Eso sí, tranquila y solitaria, apartada de casas y pueblos, en medio de pinos y arbustos. A veces con murias o muretes de piedra a un lado...


Solitara pero muy concurrida por peregrinos, sobre todo durante las mañanas. También la vecindad la emplea para ir a fincas y plantaciones forestales.


Pista de zahorra con rodadas de vehículos, normalmente tractores o algún todoterreno, pero sin tráfico.


Helechos, castaños, robles, pinos... la foresta.


A veces la senda dibuja líneas rectas, a veces realiza alguna curva...


Y algún descenso, pero muy poco acusado


Bastantes hojas caídas...


Belleza en la enrramada.


Viejo tronco talado.


O Rego da Retorta. Hubo, en la zona conocida como A Ponte San Amaro una ermita, dedicada a San Mauro, alguno de cuyos elementos pudo ser trasladado hace mucho a la iglesia de Santa Cruz da Retorta, por donde iba antaño el camino oficial, un par de kilómetros más al sur


Un poco de agua y un poco de barro señalan el lugar donde el Camino, en una curva, cruza el regato.


Iniciamos un poco de subida.


La pista sigue siendo ancha.


Aquí cuando llueve se forma un poco de barro.


Vegetación silvestre.


Encontrando alguna señalización "artesanal" de la calzada romana, arranca un tramo de subida...


Primero entre plantaciones de eucaliptos.


Luego discurre esta ascensión ascensión por suelo pedregoso, pizarroso, sin sombra de árboles.


Vista de la cuesta y del paisaje a nuestras espaldas. Es A Costa da Terra Negra.


Al sur, más allá del valle da Retorta, los Montes do Salgueiro


Ya se acaba la cuesta.


Cruce de caminos al llegar a lo más alto en A Cruz do Burgo, límite de parroquias y de concellos. De la parroquia de San Román da Retorta en el concello de Guntín pasamos a la parroquia de Pacio en el concello de Friol. Aquí seguimos de frente e iniciamos una bajada entre los pinares.


Una mámoa o túmulo, A Cruz do Burgo, señala la división parroquial y de concellos, enterramiento prehistórico muy anterior aún a la misma calzada. Los antecedentes más ancestrales del Camino Primitivo.


Como en un tobogán, comienza ahora la cuesta abajo entre los pinos, divisando ya al fondo el pueblo de Burgo de Negral y la subida a Vilacarpide, en ruta a Pacio y A Ponte Ferreira