Eres el Peregrino Número

martes, 23 de julio de 2013

LA CATEDRAL DE LUGO, HISTORIA HECHA PIEDRA DE LA ANTIGUA CAPITAL DE GALICIA. "A VIRXE DOS OLLOS GRANDES"

La catedral de Lugo, fachada principal
La catedral de Lugo al acercarnos a ella por el Camino, viniendo de A Praza Maior.
El peregrino que recorre el Camino Primitivo atraviesa el centro histórico de la ciudad de Lugo, dejará atrás A Praza Maior y A Alameda para dirigirse a un monumento excepcional y un símbolo de la ciudad, su patrimonio e historia: la catedral de Santa María. Según llegamos a ella haciendo la ruta xacobea, tal y como los romeros de antaño lo primero que vemos en su majestuoso ábside, la parte posterior, la que mira al este, por donde sale el sol y por donde llega el Camino, con su capilla de Santa María. El Camino como tal va hacia la derecha.



Desde el primer momento resalta la variedad de estilos que presenta la catedral. En primer lugar vemos la capilla de Santa María, estilo neoclásico que estuvo al cargo de Fernando de Casas Novoa, maestro por excelencia del barroco gallego, quien también haría la fachada de la Praza do Obradoiro en la catedral de Santiago de Compostela. Puso la primera piedra de esta capilla dedicada a la Santa María, Nosa Señora dos Ollos Grandes, patrona de Lugo junto con San Froilán, el Obispo Santa María Salazar el 7 de diciembre de 1726. Las obras tardaron diez años en acabarse.


En la explanada al pie del santuario, Praza de Santa María, por donde pasa el Camino, hay una piscina con mosaico romano. Sin duda todo este entorno está edificado sobre los cimientos de la ciudad romana de Lucus Augusti. La piscina se descubrió durante unas obras en esta plaza en el año 1960.


Por su parte las capillas adosadas del ábside son góticas, de entre los años 1320 y 1360.


Allí hay un cruceiro de fecha desconocida.


La catedral tuvo un hopital de peregrinos a su cargo, el Hospital Vello, también llamado Hospitale Pauperum (Hospital de los Pobres), para los romeros de Santa María y del que hay constancia documental desde el año 1118


Sobre la Praza de Santa María se alza la torre gótica de la catedral, erigida en torno a 1570, aunque su cúpula es neoclásica. A sus pies (derecha de la foto) un pórtico gótico en esta cara norte guarda la portada románica.


Este pórtico o nártex fue hecho por mandato del obispo Pedro Ribera entre 1530 y 1570. Si desde aquí queremos salir de Lugo por el camino original y antiguo tomariamos la ruta de A Porta Miñá, por la calle de la derecha (rúa do Bispo Basulto) que va a la Praza do Campo pero si queremos ir por A Porta de Santiago habríamos de seguir de frente hacia las torres neoclásicas de la catedral y Praza de Pío XII.


Aquí bajo el pórtico de bóveda estrellada tenemos la portada románica.


Portada románica tallada en mármol y del siglo XIII con tres arquivoltas y guardapolvo de arcos de medio punto.


Dsetaca la imagen de un Pantrocrator, representación de Dios Todopoderoso, y a sus pies un bajorrelieve de la Última Cena. La Eucaristía con San Juan Evangelista al lado de Jesús y la leyenda: DISCIPVLVS DOMINI PLACIDE DANS / MEMBRA QVIETI DVM CVBAT IN CENA / CELESTIA VIDIT AMENA ("El discípulo del Señor, plácidamente, dando sus miembros al reposo, recostado, en la Cena, vio celestiales maravillas").


QVIETI es la cara de San Juan dormido en la escena. DOMINI se escribe abreviadamente solo con D y con una  forma redondeada al estilo @.


 Algo posteriores, los herrajes de la puerta son del siglo XIII.


Desde este pórtico vemos, al otro lado de la Praza de Santa María, el Palacio Episcopal de Lugo y mirando a esta fachada norte de la catedral.


Presenta las trazas propias de un majestuoso pazo gallego y  mandado edificar por el obispo Cayetano Gil y Taboada sobre uno anterior, de los condes de Lemos.


De esa construcción anterior se conservan un balcón y un escudo de la estirpe.


Se dice fue residencia de los Reyes Católicos durante su visita a la ciudad en 1486. El Camino pasa entre el palacio y la catedral, bien para ir a la Porta Miñá o bien a la Porta de Santiago.


De frente y desde el pórtico hacia el norte nos dirigiríamos a la Praza do Campo y A Porta Miñá por la rúa Bispo Basulto. A la derecha y en dirección oeste iríamos hacia A Porta de Santiago, también en las murallas


Para ir la ver la fachada principal de la catedral escogeríamos también esa segunda opción. Allí vemos ya una de sus torres y hacia allí nos encaminamos.


Allí, mirando a la fachada norte de la catedral está esta vivienda de varios pisos, ahora tienda de artesanía, con llamativas figuras que sorprenden a todos los que pasan por aquí. Popularmente llamada "la casa de las brujas" por las muñecas que las representan, asomadas a las ventanas.



Edificios con soportales a nuestra derecha.


Atrás quedaron el pórtico o nártex y la torre gótica.


Salimos así a la Praza de Pío XII y a la fachada neoclásica de la catedral de Lugo.


Se trata de un proyecto de finales del siglo XVIII del ingeniero militar y arquitecto Julián Sánchez Bort, quien a su vez se inspiró en la fachada que para la catedral de Pamplona había hecho Ventura Rodríguez, maestro entre el barroco y neoclasicismo que a su vez recogía la ideas del arquitecto manierista Sebastiano Serlio para iglesias con torres. Los trabajos aquí no finalizaron hasta finales del siglo XIX.


Los trabajos aquí no finalizaron hasta finales del siglo XIX.


Si accedemos al interior destaca la soberbia obra románica de la nave, con altísimos arcos con sus columnas de fustes y capiteles. Las bóvedas hubieron de reconstruirse en el siglo XVIII.


El primer cuerpo de la capilla mayor es gótico, el segundo cuerpo renacentista. La capilla de Nosa Señora dos Ollos Grandes, Santa María de Lugo, ya lo hemos dicho, es obra dieciochesca. La invasión napoleónica saquéo el Tesoro de la Iglesia aunque se conserva una colección de cálices de entre los siglos XV a XIX y una custodia del s. XVII. El coro es otro de los destacados elementos del templo catedralicio.


Y la imagen de Nosa Señora dos Ollos Grandes, de tamaño natural y que representa a la Virgen Madre ofreciendo pecho al Niño. Es de piedra policromada fechada en el siglo XII de autor desconocido. Otros la circunscriben al siglo XV. Es centro de gran devoción.


Las capillas antiguas de Santo Domingo de los Reyes y de San Froilán son góticas, la primera de 1370 y la segunda de 1480, ambas conforman ahora la del Pilar. La actual de San Froilán (patrón de Lugo y aquí nacido en el año 833) es renacentista.


 Cornellies de Holanda, el gran escultor flamenco, hizo el retablo del altar mayor, el cual sufrría los efectos del terremoto de Lisboa del año 1755 por lo que los elementos supervivientes se colocaron en diferentes lugares de la catedral, en ambos extremos de la nave del crucero.


Realizamos la visita de rigor a tan impresionante monumento, legado del arte, la devoción y la historia de todo un pueblo.


Realizamos la visita de rigor a tan impresionante monumento, legado del arte, la devoción y la historia de todo un pueblo.


La inmensidad de la nave.


La majestuosidad del altar. 


Sepulcro gótico.


Disposición magnífica de arcos, fustes, capiteles, bóvedas...


Como si la nave quisiése literalmente despegar hacia los cielos...


La historia de la catedral es la de la misma ciudad


Salimos al exterior...


Lugo fue la capital de la antigua Galicia, anteriormente del Conventus Lucensis de Gallaecia, hasta que la pujanza de Santiago hizo que cediese este puesto. Se trata de una refundación romana sobre anteriores poblados castrexos galaicos. La propia catedral revela estar construida sobre un más modesto santuario paleocristiano hecho sobre un templo romano, el cual a su vez estaría en el locus o bosque sagrado que daría nombre a Lugo, antigua Lucus Augusti, también con una muy posible relación con el nombre del dios celta Lugh (el luminoso)


Una leyenda asegura que aquí predicó Santiago en el año 37, nombrando obispo a San Capitón, uno de sus discípulos


Dejando de lado la leyenda lo cierto es que podría tratarse de una reminiscencia de la llegada de los primeros evangelizadores, pues aquel santuario primigenio se sabe ya hubo de ser reformado tras un incendio en el año 400, datos sacados de documentos más fiables, que mencionan a un primer prelado con visos de más realidad, llamado Agrestio.


En el año 569 sería el escenario del Concilio de Lugo, durante la época sueva. Otra reconstrucción fue realizada en el año 755, tras la reconquista de la ciudad a los musulmanes por el monarca Alfonso I unos años antes (741). Unas décadas después Alfonso II El Casto tendría el modelo de Lugo para hacer su nueva catedral de San Salvador en su naciente capital ovetense, aunque el documento que lo refleja bien es verdad que tiene visos de ser una falsificación o interpolación posterior.


En el 968 el conjunto sería devastado por los normandos y quedaría en ruinas hasta que se comenzase a erigir la actual catedral en el año 1129, al contratar el obispo Pedro Peregrino III al maestro Raimundo, de Monforte de Lemos.


Las obras románicas acabarían en 1273 pero los trabajos se alargarían hasta el siglo XVIII en incluso primeros del XX, casi 800 años en total, por ello en su estructura veremos elementos de todos los estilos de aquel periodo: románicos, góticos, renacentistas, barrocos y neoclasicitas, como esta fachada principal.


Justo enfrente de la catedral, por A Porta de Santiago vamos saliendo de la ciudad intramuros, en ruta para bajar hacia el Miño por la rúa de Santiago rumbo hacia A Ponte Romana, si bien el Camino original, antiguo y señálizado es que sale de las murallas por la Porta Miñá