Eres el Peregrino Número

jueves, 8 de agosto de 2013

LUGO: A PONTE ROMANA, EL PASO DEL MIÑO


A Ponte Romana en Lugo. Paso del río Miño
Calzada da Ponte
Bajando del casco histórico de Lugo, bien por la Porta de Santiago enfrente de la catedral, o por la Porta Miñá, el camino más antiguo y primigenio que salía de sus murallas, llegaremos al barrio A Ponte, con bares, pensiones y alojamientos.



Desde la restauración del puente que le da nombre, A Ponte Romana, y con el paso continuo de peregrinos, el viejo barrio, paso ancestral del río Miño en la ciudad de Lugo, se ha visto recuperado y revitalizado.


Y admiramos A Ponte Romana.


Construido sobre el río Miño, por este puente salen los peregrinos del casco urbano de Lugo para dirigirse a los arrabales de la otra orilla en el barrio de San Lázaro.


La fábrica original parece ser romana pero la traza actual obedece a las profundas reformas de los siglos XII, XIV y XVIII. Es común en muchas partes llamar "romanos" a los puentes antiguos de piedra, aunque no necesariamente lo sean. Aquí sí se revela segura una primer construcción romana, aunque, recalcamos, el puente que vemos actualmente obedece a intervenciones posteriores.


Hace poco A Ponte Romana fue soberbiamente restaurada, quitándosele el tráfico rodado, e incluso de se le ha instalado un centinela romano en estatua metálica, elaborada en el campamento artesano de las fiestas del Arde Lvcvs en las que se recrea el pasado romano-castrexo de la ciudad.


A la entrada del puente, cuando hace buen tiempo, se instalan terrazas.


y pueden tomarse ricas viandas.


Ante el centinela cruzamos ahora A Ponte Romana.


Cruzando el restaurado y rehabilitado puente nos aceramos al barrio de San Lázaro, que se extiende por toda la orilla del Miño hacia la derecha.


En aquel extremo, al final del barrio y muy cerca de su santuario y antigua malatería, vemos el Club Fluvial. El Camino subirá posteriormente por aquellas casas.


 Al otro lado es el Balneario de Lugo, emplazado donde estaban las termas romanas


Dicen que el Sil lleva el agua y el Miño la fama, pero el cauce aquí es grande, son 104 metros de puente nada menos y la sensación de cruzarlo es absolutamente emocionante, entre riberas frondosas y verdes, con vegetación y arbolado


Atrás queda A Ponte.


En las primeras casas vamos por aquí a la derecha en la rúa Fermín Rivera, A Riveiriña. Estamos en el barrio de San Lázaro