Eres el Peregrino Número

domingo, 25 de mayo de 2014

PRAZA DA QUINTANA. QUINTANA DE MORTOS Y QUINTANA DE VIVOS. SANTIAGO DE COMPOSTELA


Praza da Quintana y Porta Sacra, esta es la "Quintana de Vivos", abajo la "Quintana de Mortos"
Si bien el gran tropel de peregrinos atraviesa raudo las rúas de Santiago y desde la Praza de Cervantes sigue directo por la rúa da Acibechería hacia la Praza la Inmaculada y de allí salir a la del Obradoiro por el pasadizo bajo el palacio arzobispal, conviene decir que si es Año Santo Compostelano (Xacoceo), la entrada de los peregrinos se encamina hacia la Porta Santa, para ello, antes de llegar a la Praza da Inmaculada tomamos a la izquierda la Vía Sacra, que nos lleva a la Praza da Quintana para entrar a esta puerta de la parte trasera de la catedral, quizás algo desplazada de donde estuvo la original.


Esta Porta Sacra se abre la víspera del Año Santo, dentro de un solemne ceremonial religioso, para visitar directamente desde ella la tumba del Apóstol. Se trata de un marcado simbolismo que representa el final de la peregrinación, como acceso desde la salida del sol a la vida nueva. La actual pared barroca guarda la primitiva estructura románica.


Hay en esta fachada numerosas imágenes de santos y sabios...

 

Presidida por la del Apóstol Santiago


La Praza da Quintana está dividida en dos partes, la de abajo es la Quintana de Mortos pues fue cementerio hasta 1780, la parte superior es la Quintana de Vivos


 A ella se asoma el sobrio paredón con ventanas del muro del monasterio de San Paio de Antealtares, que la cierra por el este, construido entre los siglos XVII y XVIII sobre otro convento más antiguo, fundado por Alfonso II El Casto para doce monjes benedictinos a cargo del culto en el recientemente descubierto sepulcro de Santiago.


Una placa de piedra recuerda al Batallón Literario de estudiantes, armado en la francesada contra la invasión napoleónica. Desde el siglo XV y tras la marcha de los frailes en 1499, hay monjas benedictinas de clausura, quienes todas las tardes cantan el oficio de vísperas.



Allí el Museo del Arte Sacro muestra el altar hallado al descubrirse el sarcófago del Apóstol. Al sur de la plaza (Quintana de Mortos) está la Casa da Conga o de los Canónigos, viviendas barrocas de 1709.


Al norte (Quintana de Vivos), vemos la Casa da Parra, también barroca, así conocida por sus motivos vegetales esculpidos en piedra, levantada para el cabildo catedralicio donde antes estuvo la primer Casa Concello o Ayuntamiento de Santiago, derribado en 1588.


Casa da Parra, antigua Casa do Concello


Las parras esculpidas...


 Llaman la atención también las gárgolas, por donde cae a la rúa el agua de lluvia



Alzando la vista admiramos la Torre del Reloj, llamada Berenguela, al igual que su campana de 14 toneladas que da las horas, por el arzobispo Berenguel Landoira, quien mandó construirla en el siglo XIV. Entre 1676 y 1680 le fueron añadidas dos plantas más y fue embellecida por el maestro mayor Domingo de Andrade. Bajo ella todas las noches puede verse la aparición del célebre Fantasma del Peregrino.


 Todo ello ya ante la Praza das Praterías, de dos alturas con una gran escalera que baja la hermosa Fonte dos Cabalos, de 1825