Eres el Peregrino Número

viernes, 27 de junio de 2014

VILOURIZ, CONCELLO DE TOQUES: EN EL CAMINO DE MELIDE (GALICIA)

Vilouriz bajo la Serra do Careón
Melide desde el camino que viene de la Serra do Careón
Acabamos de cruzar la frontera provincial, las tierras de Lugo con su Comarca da Ulloa han quedado a nuestras espaldas al pasar la cresta cimera de la Serra do Careón. Estamos en términos de la provincia de A Coruña, en concreto del concello de Toques, en la Terra de Melide, villa de enorme importancia para el Camino y para los peregrinos, que vemos en lontananza.


Sus edificios urbanos, que destacan en la llanura, nos dan la sensación de cercanía, pero todavía nos queda un agradable y prolongado descenso hasta llegar a las puertas de tan hermosa ciudad. El monótono fungar de los pinares de la montaña ha quedado atrás, luego los toxos e penedos dan paso a fincas, donde buenos rebaños de vacas frisonas pastan en el bucólico paisaje pastoril de las extensas campas que caen alisadamente hacia los pueblos, como si a la montaña le costase despedirse de nosotros y lo hiciese prolongándonos aposta la caminata, eso sí, con un atractivo itinerario en el que pronto dejaremos el asfalto para continuar por caminos de tierra y piedra, estupendos para el peregrino, con vegetación arbórea en los lindes de los prados.

Camperas de Arnade, bajando de la Serra do Careón.
Este es el paisaje que nos encontramos en Arnade, la primer casa de la parroquia de Vilouriz, del concello de Toques, de la Terra de Melide y de la provincia de A Coruña que nos vamos a encontrar en el Camino...


Justo después de Arnade nos vamos a desviar ahí a la izquierda.


Tomando esta pista bajo las filas de árboles.


Este es el camino que nos lleva a Vilouriz, la cabeza de la parroquia.


Tenemos unas muy buenas perspectivas al este de la Serra do Careón, por la parte de Guillamil, As Raposeiras y el Monte de Goias.


El Camino es una pista ancha que baja muy ligeramente.


El Camino tiene bastante sombra, flanqueado por hileras de árboles, arbustos y setos silvestres,pero al lado el terreno es abierto, permitiéndonos ver el agro circundante y las alturas de la sierra, que se extienden de norte a sur, a nuestra izquierda.


La senda es, en buena parte, recta.


Estas fincas son extensos pastizales.


El trayecto es paso continuo de ganados.


El trayecto es llano, o más bien en un suave y prolongado descenso, haciendo a veces "caja", entre las fincas:


Profunda caja caminera.


Muchos prados pero tambiñen muchos bosques autóctonos, fragas silvestres, castañares, robledales o carballeiras, setos y arbolado en la orilla de regos o arroyuelos, así como dando sombra a los caminos que comunican con los caseríos solitarios, medio ocultos en la espesura.


Valle del Rego de Guillamil.


Cuando nos acercamos al pueblo de Vilouriz la senda parece más pisada y trillada, sin duda por vecinos que traen y llevan a sus ganados a pacer en las fincas del pastizal.


Campos de As Nabeiras, Monte de Goias.


 Ya llegamos a las primeras casas de Vilouriz cerca de O Pazo. Por aquí bajamos hacia el caserón de la derecha.


Cuesta abajo.



Viejo hórreo.


El Camino pasa a la izquierda, entre las casas.


Una estrecha callejuela o rúa lo comunica de parte a parte...


 Abundan las viviendas tradicionales con buena piedra de cantería, quintaesencia de la arquitectura gallega...


Aquí vamos a la derecha.


Y continuamos de frente, atravesando el pueblo.


Hay viviendas y establos.


Zona eminentemente agrícola y ganadera.


Los hórreos forman parte de la tónica dominante en este entorno de arquitectura popular, junto con otras viviendas de traza más funcional.


Tramo recto y llano.


Y salimos así de las casas de Vilouriz.


Nos siguen más peregrinos.

 
Marchamos de Vilouriz pasando al lado de otro hórreo, este con una fuente a sus pies, restaurada...


Vista de Vilouriz.
Un buen lugar para damirar la Terra de Melide en todo su esplendor
Llegamos a un cruce, el de la izquierda es el Camino. A la derecha se sube a la iglesia parroquial de Santiago de Vilouriz con su Campo da Feira.


Desde el Campo da Feira se divisa la populosa villa de Melide, cabecera comarcal.


El campanario de su iglesia, antiguo convento franciscano, destaca sobre los edificios de la urbe.


Desde el cruce seguimos ruta.


 Baja el ganado por el Campo da Feira.


Agro de Vilouriz.


El Camino vuelve a ser de tierra y a internarse entre fincas y arbolado...


El bosque gallego.


Luego bajamos ante otra fantástica vista de Melide.


A pesar de que Melide nos parece muy cercana, la percepción visula, como hemos notado tantas veces, aveces engaña un poco con las distancias... el "espacio-tiempo" y sus cosas, también en el Camino...


Monte de Villamor, al sur, y valle del Rego do Guillamil.


La aldea de Guillamil apenas se ve tapada por los árboles.


Continúa el descenso.


Al otro lado, en el monte de enfrente, va la carretera local. Nosotros vamos por camino de carro, hermosa senda rural, idílica y natural. Estos  tramos tienen todos ellos nombres vinculados a la orografía y al Camino, como Leira das Calzadas, Penaferrada...







Maizales al pie de la sierra...


Señalización constante, próxima parada, en el pueblo del romántico nombre de Vilamor, un poco más abajo...


Vilamor