Eres el Peregrino Número

viernes, 1 de agosto de 2014

A PONTE DE SAA: SOBRE EL RÍO LABRADA. RUTA DE VILALBA A BAAMONDE (LUGO, GALICIA).

A Ponte de Saa, sobre el río Labrada
Llegando a A Ponte de Saa
El Camino, al oeste del concello de Vilalba, llega a las orilla del río Labrada viniendo de Costián, donde nos disponemos a cruzar un histórico y rehabilitado puente.


 Este puente es A Ponte de Saa, sobre el río Labrada, afluente del Ladra, a unos 10 kilómetros al oeste de Vilalba, en el camino a Baamonde, en Lugo (Galicia).


Su único ojo ligeramente apuntado denota una construcción bajomedieval, del gusto gótico.


Aunque sus aliviaderos están formados por arcos de medio punto. Fue restaurado varias veces en todo este tiempo, alguna bastante recientemente.



La historia del Camino de Santiago es también la historia de sus puentes, muchos de ellos medievales aunque en ocasiones edificados sobre otros más antiguos. Por ellos se pasan los ríos, su inexistencia obligaba en ocasiones a dar grandes rodeos o a exponerse al peligro de las corrientes, tanto cuando se pasaba andando como en lancha o barca. Incluso los pequeños cursos fluviales pueden en invierno o primavera, durante el deshielo o con las grandes lluvias e inundaciones, convertirse en un peligroso torrente, también en las tormentas de verano. Los mismos puentes, pese a su solidez, habían de repararse cada cierto tiempo, cuando no reconstruirse enteros, ya que también ellos padecían estas calamidades metereológicas. No es extraño que, en tiempo de guerras y revueltas fuesen también los puentes un objetivo altamente prioritario, cuando para tomarlos y facilitar los avances, cuando para destruirlos en las retiradas.


Cuando hay puentes las distancias se acortan y las dificultades menguan, fluyen las gentes, el comercio, las comunicaciones. Los viejos puentes a veces desaparecen pero de cuando en cuando se conservan, como es este el caso. Las nuevas vías de comunicación han levantado cerca de aquí nuevos ingenios pontoneros, anchos y aptos para el paso de vehículos de todo tipo, pero este aquí se mantiene, usado ahora solo por algunos vecinos y por los romeros a Santiago, elemento fundamental de nuestro patrimonio y de un Camino que unificó a Europa en uno de los momentos más difíciles y trascendentales de su existencia.


El entorno de este puente es netamente natural, pese a la cercanía de algunas carreteras, paisaje verde de las llanas praderías de la Terra Chá y vegetación de ribera, árboles que dan fresca sombra a sus orillas, lugar de reposo y descanso para caminantes y peregrinos, sobre todo en época estival, que tienen aquí un espacio de frescor junto al agua del río, a la sombra de la arboleda...


Al otro lado del puente el Camino viene bajo un nido de cigüeñas.



Estamos en la parroquia de A Ínsua, vegas llanas bajo las colinas de A Pena do Ferro por donde nos dirigimos a esta aldea con topónimo del puente, A Ponte de Saa.



Cruce de caminos y vamos a la derecha.


El Camino es sendero al llegar a la aldea...


El Camino y las parcelas del lugar.


Jardín florido y hermoso.


Hórreo pintado con la bandera gallega sobre el Camino.


Ahora toca pasar por Cardosa, bajo la loma de la Pena do Ferro.


El perrito peregrino.


Estrella del Camino.


Tramo boscoso.


Trecho boscoso.


Evitemos que los perros nos sigan, los hay que siguen a los peregrinos muchísimos kilómetros y después no saben volver a casa...


Aquí cruzamos la carretera general.


Pasamos al otro lado siempre con suma atención y cuidado.



A Carreira, el Camino sigue.


A la izquierda, una cruz de hierro entre las tierras de labor y el Camino.


Entramos en el concello de Gutiriz por la parroquia de Pígara.