Eres el Peregrino Número

jueves, 5 de febrero de 2015

BUENA VENTURA PARA EL PEREGRINO ANTE EL ORATORIO DE LAS ÁNIMAS DEL PURGATORIO EN SAN ROQUE L'ACEBAL (LLANES, ASTURIAS)

Llegando a la capilla de ánimas de San Roque l'Acebal
En el concejo asturiano de Llanes, llegando por el Camino costanero de Santiago desde Vidiago, Riegu y Puertas, ya en la parroquia de San Roque o San Roque l' Acebal, hallaremos en este hermoso tramo boscoso una antigua capilla de ánimas, la cual conserva una antigua inscripción caminera que dice textualmente "si buena ventura espera en el biaje a donde ba, a las ánimas limosna da".


Se cuenta que las limosnas de los viajeros las recogían los leprosos de la cercana Malatería de Cañamal.


Las capillas u oratorios de ánimas son pequeños altares de los caminos, que aunque de distintas formas y fábrica suelen tener características muy comunes, estaban hechas unas de mapostería y otras de madera (de las que prácticamente ya no quedan), podían estar cubiertas y rematadas con carga de argamasa o cemento para dejarlas con sus paredes lisas. Siempre se erigían en lugares significativos, en los accesos a pueblos, cruces de caminos o cercanías a santuarios, en ellas se reza por las ánimas y se echan monedas en el cepillo de las limosnas, siempre dentro de un nicho protegido por una reja de hierro o una ventana de cristal. En el interior se representan pintadas escenas de las almas de los condenados al fuego del Purgatorio deseosos de salir del tormento. Preside estas escenas un Cristo, una imagen de la Trinidad, de la Virgen María o de San Antonio. La imaginería popular dibujaba caras de hombres y mujeres, así como de obispos y sacerdotes para simolizar la igualdad de todos ante la Justicia Divina y a los que el pueblo tenía por grandes pecadores, buscándole ironía al asunto incluso la gente creía ver el rostro de algún vecino o vecina o de determinado párroco conocido, lo que dio lugar a muchas anécdotas y leyendas para criticar un poco a personas y estamentos de la que se "explicaba" la historia de quien y porqué se pensaba que estaba allí retratado. En este caso concreto, no obstante, posibles punturas, cristos o figuras han desaparecido.




La creencia en el Purgatorio no está aceptada por todas las iglesias cristianas, es más, en el cristianismo más primitivo no parece existir de forma patente esta noción, un lugar en el que las almas de los pecadores que no han cometido pecados mortales se purifican padeciendo las penas del infierno pero no eternamente, solo el tiempo necesario para conseguir la gracia y entrar en el Reino de los Cielos. Existen conceptos parecidos en otras religiones y creencias, aunque no en absoluto iguales: el  barzaj en el Islam y Hamistagan del zoroastrismo. En el cristianismo son la Iglesia Católica y la Copta las que lo asumen entre sus preceptos más importantes, los primeros basándose en el Antiguo y Nuevo Testamento, entre otros documentos,  y los segundos en los capítulos 6 a 36 del Libro de Enoc. La Iglesia Ortodoxa no cree en el Purgatorio pero sí en la existencia de un lugar en el que las almas, sin estar en el Cielo ni en el Infierno, esperan el Juicio Final, razón por la cual sí se ofrecen rezos por los difuntos y a favor de la misericordia divina. Por otro lado, la mayor parte de las iglesias protestantes lo rechazan, la misma Reforma de Lutero nació contra el cobro y comercio de bulas e indulgencias con la idea de comprar la salvación de las almas después de la muerte y acusa al Purgatorio de ser una invención para engañar a los creyentes, cobrando entonces especial importancia el concepto de la Predestinación, tan defendido por Calvino, por el que desde la Creación Dios habría decididio quien se salvaría y quien no, por eso cuando nacemos estaríamos predestinados. Es entonces cuando la Contrareforma católica revitalizaría precisamente este y otros conceptos contrarios a los protestantes, extendiéndose el culto y veneración a la misericordia divina por las almas de los que no descansaban en paz, con estas capillas y con otras oraciones y ofrendas como las rondas de ánimas que pedían responsos y donativos en favor de quienes padecían el castigo del Purgatorio, con luces y campanillas, por los caminos, de casa en casa...
 
                                                          "Ánimas del Purgatorio

                                                           son las que están a tu puerta

                                                           si nos dais una limosna

                                                           tendreis la gloria muy cierta.


                                                            ¡Ay, ay, ay!

                                                            que aquí me abraso

                                                            ¡ay, ay, ay!

                                                            que aquí me quemo

                                                            ten piedad de nuestras almas

                                                            que están pasando tormentos"

Hubo teólogos que plantearon, como otros religiosos y místicos, que las penas del Purgatorio se pasaban y redimían en la tierra vagando como alma en pena, que los mortales no podrían ver a no ser en determinadas circunstancias, lo que explicaría entonces la creencia en fantasmas y otras presencias paranormales que tampoco fueron siempre muy bien aceptadas por las iglesias. En este caso cobra especial interés las apariciones de la güestia, güeste o Santa Compaña, procesiones fantasmagóricas relacionadas siempre con el temor a los difuntos y a las causas que no les permiten descansar en paz. Por ello, su "presencia" hacía que las rogativas, limosnas y donaciones aumentasen, por lo que no dejaban de tener una función extraordinariamente similar a la de los oratorios y las rondas de ánimas.

También hay quien ve en estos oratorios restos de religiones muy antiguas, precristianas incluso. Muchos están levantados en cruces de caminos y es allí donde se aparece la güestia, güeste o Santa Compaña, ya que la cruz en realidad además de ser el símbolo cristiano del martirio y muerte de Cristo, representa como elemento sagrado en otras culturas el lugar de tránsito entre este mundo y "el otro", el de los difuntos o "más allá"  o "puerta a otra dimensión" y de ahí la aparición de las ánimas en pena en estos lugares y la edificación de estos pequeños santuarios de ofrendas...



Seguimos caminando por la senda, luego de la capilla de ánimas, en un hermoso trayecto.


Allá divisamos las casas de L'Acebal...



Salimos unos metros al arcén de la carretera, viendo al sur la imponente sierra de Cuera, paralela a la costa, mirando hacia sus cordales de El Texéu y El Traviesu, con los 1.315 metros de La Cabeza Torbina dominando todo el litoral


Continuamos unos metros...


Pronto nos desviamos a mano derecha hacia las casas de L'Acebal.


Atentos para ello al mojón caminero


Bifurcación: tomamos el camino de la izquierda...


Dirección norte...


Entrando en el pueblo


Caminu Real, enclave de resonancias camineras, donde hay alojamientos de turismo rural.



Gran símbolo de la concha xacobea y escultura de mujer vestida de llanisca


Chambra, sayas, pololos, dengue, banda, mandil, falda, chaquetilla, medias, zapatos y otros componentes forman el traje de llanisca, a veces llamado de porruana por ser en el pueblo de Porrúa donde más se conservo como indumentaria espontánea. Ahora se emplea para fiestas, actos solemnes y oficiales, fiestas y ocasiones especiales, etc.


Y el panderu


Hay cuentas de azabache en los trajes de fiesta y gala...


Y el pañuelo, con su clásico repicáu...


Al otro lado del Camino, más tallas, en madera...


¿Un peregrino?


Águila y peregrino




Pasamos junto al seto...


Y en este cruce iremos a la izquierda


A la izquierda, la figura de un gaitero a tamaño real se recorta ante las serranías...


También con el atuendo típico, montera, chaleco, calzones...


Cruce de caminos: seguimos de frente a la izquierda, viendo en lontanaza la sierra Cuera


Maizales y Cuera, larga serranía paralela a la costa


La Cabeza Torbina, de unos 1.317 metros de altitud.


 La serranía hace divisoria al sur con los concejos de Cabrales y Peñamellera Alta


Nuevo cruce, seguimos por la pista ancha y asfaltada de la izquierda


Así nos lo indican las flechas amarillas


En el siguiente cruce ya no: nos desviamos a la derecha...


Dejamos el asfalto y bajamos por este sendero de hierba...


Paisaje de praderías, suaves colinas y bosquetes


Arbustos y helechos...


Buen Camino


Senda terrera


Y salimos a esta urbanización con grandes cocheras debajo


Pasamos por este aparcamiento

Y regresamos a la senda de tierra...


Entre los arbustos


Llegamos a más casas...


Nos acercamos nuevamente a la carretera...


Allí asoma el campanario de la iglesia


Salimos a la N-634


El centro del pueblo de San Roque está al otro lado de la calzada.


Las casas nos ocultan casi entera la iglesia parroquial, reformada a finales del siglo XIX.


El panorama cambia al regresar una vez más a la carretera general, que es aquí como una gran avenida con aceras y farolas pues hay un poligono industrial, jalonado por las casas del pueblo...


Hay eso sí, buena y ancha acera...


La larga recta de San Roque


Praderías muy llanas


La Cuesta o La Cuesta Cué o de San Roque. Por allí sigue la senda costera. Al otro lado está Llanes, la capital del concejo


A un lado el campo...


Y al otro lado, el trazado intensamente urbanizado de la carretera. Encontraremos varios talleres y naves industriales, gasolinera, restaurantes, hoteles (alguno en quinta indiana), un tramo en el que suele haber casi siempre tráfico intensísimo pero al menos con buenas aceras.


 Bares y sidrerías



Al fondo en la sierra es La Jorcada, por donde subiremos enseguida para bajar luego a la villa llanisca


Señales camineras...


 Sigue la recta...


 Concha xacobea: al fondo a la izquierda gasolinera y restaurante


De esta manera, pasando por el lugar de La Roza veremos al norte ante nosotros los altos de Cué, antesala de Llanes, serranía a la que pronto subiremos no sin antes recordar que, un poco más a la derecha, en los campos llanos ante el vecino pueblo de Andrín, estuvo la ya mencionada Malatería de San Lázaro de Cañamal que, desde la Edad Media y hasta el siglo XVIII, asistió a malatos o leprosos.



La gasolinera queda atrás...


Parrilla-restaurante


Hoteles. Zona eminentemente turística.


Fila de casas y fincas


La primera es una quinta de indianos, actualmente hotel


Frente a ella pasa el Camino


La Concha


Los Cuetos, y Cuera al fondo


Vamos marchando de San Roque


Salimos a esta rotonda


Y continuamos de frente por esta ancha acera de la N-634


Picudos picachos de Cuera...


Asoman los tejados de La Galguera...


 Los Molatos


Barrio de Ortiz...


Viviendas unifamiliares y parcelas...


Sigue la acera. Al fondo vemos el túnel por el que vamos a pasar bajo la Autovía del Cantábrico


El Camino viene de las últimas casas de Ortiz y se desvía ligeramente de la carretera


Abajo, nuevas urbanizaciones. Llanes es concejo de polémicos planes urbanísticos que se han echado abajo varias veces en los tribunales.


Terrenos más vírgenes
 

También la autovía ha afectado al entorno.


Aquí nos desviamos a la derecha y pasamos bajo ella


Ya dejamos San Roque L'Acebal y prontamente el sufrido asfalto, aunque para ello no tengamos más remedio que subir la no menos sufrida cuesta al collado de La H.orcada o La Jorcada


En este cruce vamos a la derecha


 Buena subida


 El premio es una vista completa de la larguísima serranía del Cuera de este a oeste, así como los pueblos que están bajo sus faldas y a nuestros pies, como La Galguera


No olvidando El Picu Castiellu y La Peña Soberrón, enclave de otro de los legendarios castillos de la Tierra de Aguilar, antigua denominación altomedieval del territorio que poco después conformaría el concejo de Llanes. Más atrás es El Colláu'l Toyu y arriba El Colláu Marabríu


El Picu Soldelapiedra (738 mts), El Picu la Valleya (766 mts.) y El Picu la Garma (735 mts)



El Picu Calvieyu (731 mts) y El Picu'l Colláu (734 mts). En las laderas Cuesta Caballu y Cuesta Capellu y abajo el pueblo de Soberrón


Impresionante muralla, con la Autovía del Cantábrico a nuestros pies


Hitos del Camino...


Pista anchísima...


Por ahí vamos en continuo ascenso...


La Galguera abajo. Más allá La Sierra de Purón, al fondo El Cerru Torullón (626 mts), El Requexáu (444 mts) y La Peñuca (445 mts). Atrás los picos de Cuera en ese sector como Cueva Cotera (1.135 mts), El Picu Mesna (1.164 mts), Braña de Lliñu (1.178 mts), El Picu Ubricariu (1.136 mts) o El Picu la Muesca (1.104 mts)


Cumbres, valles y colinas...


Paisaje de valle y montaña que admiramos según subimos


Estamos muy cerca de la cima...


Un alto para seguir contemplando tan excelsas vistas...



La Galguera y Soberrón


 Sigue la cuesta...


Aquí termina la pista pero el Camino sigue


Es un túnel vegetal que sale a un soleado y luminosos campo


Una vez coronada la cumbre, la ermita del Santo Cristo del Camino nos ofrece un lugar idóneo para el descanso en su campo arbolado, donde se alza un tejo o texu, árbol sagrado desde la más remota noche de los tiempos. Estamos muy cerca ya de la villa de Llanes, capital del concejo.