Eres el Peregrino Número

domingo, 26 de abril de 2015

CAMINO ANTIGUO HACIA VEGADEO/A VEIGA Y TRABADA (9): EL CASTRO DE TRABADA, EL DIPLOMA DEL REY SILO Y... LAS ENFARIÑADAS (LUGO, GALICIA)

Llegando a Trabada
Los peregrinos que realizan el Camino Norte o de la Costa entrando en Galicia por el trayecto antiguo, atraviesan el concello de Trabada tras pasar la Ría de Abres, llegando de esta manera a la capital municipal desde Trabadela y Rego Rubio.


Campos de fabas y maizales junto algún bosquete de eucaliptos jalonan nuestro recorrido a la villa de Trabada, subiendo una cuesta hasta el casco urbano.


En Trabada salimos a la carretera LU-132 en medio de la población, la cual seguimos a la izquierda, aquí como calle o avenida principal.


Pasamos el edificio de Correos. Es esta la rúa do Concello.


A nuestra derecha está la Casa Concello de Trabada.

Iglesia de Trabada. Tras ella se sube al castro...
Detrás de la Casa do Concello podemos visitar la iglesia parroquial de Santa María, con su destacada torre-campanario, en un hermoso campo a manera de parque.


Información del Castro de Trabada, en paneles junto a la iglesia
En este campo y en las cercanías del santuario un panel nos informa del castro de Trabada, asentamiento milenario de los antiguos galaicos que poblaban el lugar.


 Desde la iglesia podemos subir al castro de Trabada.


Sólo algunos escarpes y la forma del terreno delatan que aquí hubo un histórico asentamiento, pero el paraje es sumamente plácido y mágico. Las viejas defensas y muros apenas son perceptibles pero ahí están, visibles sobre todo en su sector norte.


 Desde el castro hay unas muy buenas vistasa sobre Trabada y sus montañas circundantes.


También disfruramos de excelentes  vistas al valle que se extiende al oeste, donde examinaremos la ruta que nos agurarda hacia el Alto da Cadeira, montañas que nos separan de Lourenzá, meta de esta etapa.


No lejos se encuentra O Pazo, solar del Pazo de Terrafeita, torre-casona blasonada edificada en 1557 y actualmente hermoso alojamiento dedicado al turismo rural. Esperando por el ansiado albergue de peregrinos o alguna otra iniciativa, es en este momento el referente en hospedajes en la villa de Trabada.


Quizás sea este el castro mencionado en el Diploma del Rey Silo, del año 775 y documento más antiguo de carácter diplomático conservado en España, por el cual este monarca que hizo de Pravia (Asturias) su corte, otorga donación, a título personal, de unos terrenos de caza entre los ríos Eo y Masma (Marco da Pena Verde) que poseía en estos parajes de Tabulata (Trabada), para la construcción de un monasterio sobre un castro, convento del que nada parece haber llegado a nuestros días (aunque la actual iglesia podría ser una especie de "continuidad"), "por medio de nuestro fiel Abad Sperautano".


Aquel cenobio de San Martín de Sperautano, sin duda una pequeña comunidad monacal, vería confirmados sus derechos por varios monarcas posteriores. La actual iglesia parroquial, sita al pie del castro y sin duda elemento cristianizador del lugar, sería la sucesora de aquella fundación monacal.


Desde la iglesia regresamos al Camino.


Hay bares y comercios.


Ahí está un establecimiento de sugerente nombre, el  mesón Camiño Norte, totalmente vinculado a la ruta xacobea.


En el mesón hubo antiguamente una tahona cuyo horno se conserva en el comedor.


 Podemos ser agasajados con muy ricas viandas y viño da terra.


Si tenemos oportunidad no dejemos de probar potes y carnes de la zona, o las enfariñadas, hechas de harina de trigo, leche, huevos y sal, plato representativo de Trabada.



Dejamos atrás la farmacia...


Y nos acercamos a este cruce.


Aquí hallamos los hitos del Camino y nos desviamos a la izquierda. Estamos a 180 kilómetros de Santiago.

 

Dejamos así las últimas casas de Trabada.



Antiguos comercios...


Al principio seguimos las aceras...


E iremos saliendo de la villa de Trabada a mano izquierda mientras observamos el recorrido que nos espera, valle adelante.




Predomina la pizarra en los tejados y construcciones de piedra.


Y salimos definitivamente del Casco urbano, en ruta al Alto da Cadeira...