Eres el Peregrino Número

jueves, 9 de julio de 2015

VARIANTE DE TAPIA (1): JUEGOS DE NIÑOS EN EL CAMPO DEL HOSPITAL DE PEREGRINOS. CAMPOS Y SALAVE (TAPIA DE CASARIEGO, ASTURIAS)

Cruce de las antiguas escuelas de Campos y Salave. A la izquierda se va a Tol, de frente a Tapìa de Casariego
Para realizar esta variante, muy frecuentada, del Camino Norte de Santiago tomamos el camino que desde las antiguas escuelas de Campos y Salave, en El Barreiro, por A Cruz da Caleya y viniendo de El Franco, continúa ruta todo recto con la N-634 a la izquierda y las llanas praderas de la rasa a la derecha.


A la izquierda se va hacia Tol, camino también oficial, por aquí nos dirigimos a Tapia, la capital del concejo.


Los dos caminos, uno señalizado con la concha xacobea y otro con una flecha amarilla, se separan detrás de la escuela.


Vamos pues camino de Tapia con la carretera N-634 a nuestra izquierda.


Nos encaminamos hacia A Cárcoba o Campo del Calvario.


Pasamos junto a un par de casas.


Pasamos junto a un pequeño parque con juegos infantiles, A Granda,  y a un núcleo de nuevas viviendas en el río Campín, que divide Campos de Salave, los dos barrios de esta parroquia tapiega.


Justo ahí está el puente sobre el río Campín. Aquí dejamos Campos y entramos en Salave.


Peregrinos pasando de Campos a Salave.


El río Campín.


 Ribera del arroyuelo.


Campos muy llanos.


Más señales.


Fincas y huertas a la derecha.


Y más huertas a la izquierda, con la carrtera muy cerca.



Casas del Camino...


Cabazo, hórreo muy abundante en la comarca gallego-asturiana.


Seguidamente nos acercamos a la parroquial de Campos y Salave, construida a principios del siglo XX tras la fusión de ambas parroquias en 1891.


Sigue su fábrica el modelo de las "iglesias de costa" con alto y picudo campanario.


Tras la iglesia vemos la Casa Rectoral.


Fuente y lavadero en las casas del camino a la iglesia.


Pasamos junto a la iglesia. Santa María y San Salvador de Salave, fusionadas en 1891 junto con las parroquias, también en la advocación de este templo.


El campo de la iglesia es un verdadero parque que tiene hasta quiosco de la música.


Enfrente existe un oratorio en una casa, a cuya derecha de frente sigue el Camino tras un cruce.


Señalización de la ruta hacia Tapia de Casariego.


Junto a unas huertas pasa el Camino...

Buen paisaje rural.



Y buenas caserías.


Allá en la carretera hay una pequeña área industrial, con algunas naves de concesionarios de automóviles.


Casas de la carretera.


Casas del Camino.


Buena ganadería lechera.


Atrás ha quedado la iglesia parroquial.


Casas de labranza.


Y quintas residenciales.


El Camino llega al Campo del Hospital, donde dio sus servicios a los peregrinos el Hospital de Santiago y Santa Ana, derribado en el siglo XIX.


Actualmente hay un parque infantil y un área recreativa. Disponía el hospital de peregrinos que aquí se hallaba de dos plantas y capilla, siendo propiedad de los vecinos. 


Las rentas del hospital en 1752 eran de doce fanegas y tres medidas de trigo, ciento cincuenta reales y treinta y ún maravedís en dinero, junto con tierras de labor que llevaba en usufructo José García de Salave, a cambio de lo cual estaba obligado a atender a los romeros, a quienes aportaba sal y agua, paja para dos camas y  lumbre, no habiendo tampoco de faltar nada para atender a peregrinos enfermos. Está regristrado el fallecimiento de algunos de ellos, como Domingo de Ourán en 1780, el alemán Juan Ratommel en 1781 y el vecino de Mieres (Asturias) Alonso del Collado en 1793.


Justo al norte, en Balmorto, hubo un convento mencionado ya en el siglo X, antecesor de la parroquia.


Hermoso parquey buen paraje para el descanso.

 

Seguimos ruta pasando junto a esta casa.


Otro buen palacio rural, al estilo de los pazos de Galicia.


Soberbio portón de acceso que mira al Camino.


Bellísimo blasón en la fachada de la casona.


Vamos a salir de nuevo a los campos abiertos del litoral, viendo el mar al norte y los caseríos de Medio y A Follada, acceso a la Playa de Figo, no lejos de aquí.



Pasamos el lavadero de A Fonte Nova.


A Fonte Nova y sobre ella el Camino y los peregrinos...


Larga recta caminera...


Rumbo a Tapia.



Grandes extensiones de maizal.


Al borde del mar.



 Desde la recta vemos Salave a nuestras espaldas.


Dejamos Balmorto y entramos en El Cortaficio.


Y pasamos al lado mismo de la carretera, a un kilómetro de Tapia de Casariego, capital del concejo.


A la derecha se extiende ahora un gran bosque, allí están, cubiertas de vegetación, las lagunas de Salave, con el Lago Silva el mayor de ellos, que pueden visitarse. En ese paraje ya antes de los romanos se sacaba oro, su explotación se incrementó tras la conquista imperial y ahora existe una larga polémica, la cual dura años, por la pretensión de volver a extraer mineral aurífero con procedimientos que pueden afectar seriamente al entorno. Sin duda estas minas milenarias explicarían la existencia en toda esta costa de tan numerosos castros o recintos fortificados, anteriores a la romanización pero que pervivieron durante esta e incluso en determinados casos hasta la Edad Media.


El Camino y el ramal para ver las lagunas de Salave.


El Camino como tal sigue de frente.


La concha y las hortensias.


Ya vamos entrando en la parroquia de Tapia por Mántaras y San Antonio, viendo ya a lo lejos la capital municipal, a la que nos encaminamos.


 Más allá Folgueiras.


El Camino en San Antonio y Mántaras.


Paisaje rural y residencial. Las montañas del fondo son ya Galicia y están en el litoral de Foz y Burela.


La senda entre setos silvestres y fincas.


Estamos en el lugar llamado A Pólvora.


Otra larga recta.


Y más casas.


Más allá del arbolado, la villa tapiega.


El Camino sigue junto a más casas.

Viviendas y parcelas

Vistas de Tapia.


Tapia de Casariego, la capital municipal, a la que nos dirigimos, coronada por la torre-campanario de su iglesia, a la izquierda de la fotografía.


Ya que mencionamos a la iglesia hemos de decir que su construcción tiene mucho que ver con el origen de la villa. En la alta Edad Media se documentan los monasterios de San Esteban y San Martín de Mántaras, fundamento de dos jurisdicciones parroquiales que en el siglo XIII empezarían a llamarse Tapia, topónimo relacionado con el "Puerto de las Tapias", denominación antigua basada en los cerramientos que protegían las fincas del salitre y la arena. Ambas parroquias fueron unificadas definitivamente en 1892, haciéndose entonces este nuevo templo de estilo neogótico cuyas obras empezaron en 1896 impulsadas por Fernando Pérez-Casariego con fondos propios, aportaciones populares y del obispado.


El Camino y Tapia.



A nuestra izquierda una carretera local sale de la N-634 para entrar en la población.


Casas unifamiliares e industrias.


Tapia, más cerca...


La inconfundible silueta de la iglesia, su campanario, domina la escena.


Un bellísimo paseo que nos lleva al Ribeiro de Represas, playa rocosa con extensos pedreros y arenal.



 Aquí llegamos al albergue de peregrinos.


Un buen lugar para descansar antes de conocer el casco urbano de Tapia de Casariego.