Eres el Peregrino Número

martes, 14 de julio de 2015

MONDOÑEDO (LUGO, GALICIA): PARADA OBLIGADA Y ESTANCIA INOLVIDABLE EN EL CAMINO DE SANTIAGO DEL NORTE

Mondoñedo, Praza da Catedral
El Camino pasa frente a la Catedral de Mondoñedo pero atraviesta esta monumental e histórica Praza da Catedral, que invita siempre a quedarse antes de seguir ruta hacia A Fonte Vella.


Aquí la estatua del inisgne escritor e hijo de esta tierra Álvaro Cunqueiro nos sirve de referencia...


Cunqueiro y la catedral.


Estatua de Álvaro Cunqueiro y antigua Casa do Concello. A la izquierda del monumento al escritor está la Oficina de Turismo.
Antes de seguir Camino, bien si buscamos alojamiento (subida al albergue de peregrinos), si seguimos estas rúas que aquí confluyen podemos conocer lugares y monumentos muy a destacar en Mondoñedo y es que, como ya hemos dicho,

Tierra, Cielo, piedra y bruma. Mondoñedo, donde sol y nube son una misma cosa no pocas veces
 Y es que, como ya hemos dicho, el peregrino y visitante que llega a Mondoñedo, al igual que el que llega a la misma "ciudad Santa" de  Santiago de Compostela, debería dedicar una jornada al menos a conocer esta ciudad, una de las capitales de la antigua Galicia, dado su significado para el Camino y para la historia, pues además bien merece la pena y sin duda lo recordará para siempre, constituyendo uno de los momentos que permanecerán para siempre intactos y evocadores en la memoria de sus vivencias más intensas.

 
Si además tiene la suerte de coincidir con alguna visita guiada, como por ejemplo las que organiza la activa asociación Abrindo Camiño, o dispone de los folletos explicativos de las mismas que le darán en la oficina de turismo, al lado mismo de la Praza da Catedral, dispondrá del trayecto bien plasmado y organizado para un óptimo recorrido.

Álvaro Cunqueiro mira a la catedral...
Ciudad "rica en pan aguas y Latín", como diría Cunqueiro, para visitar esta capital mindoniense existen varias e interesantes rutas basadas tanto en su citado patrimonio como en sus propios nacidos y vecinos, no pocos de enorme relevancia dentro y fuera de Galicia y en el mundo entero.

Leiras Pulpeiro, Mondoñedo encarnado en persona
Una de ellas es la dedicada a Manuel Leiras Pulpeiro. Era este médico y poeta nacido en Mondoñedo en octubre de 1854, estudiante en el Seminario de Santa Catalina pasó luego al bachiller en el Instituto de Tapia de Casariego (Asturias).

Casa Natal de Leiras Pulpeiro
Era hijo de cirujano y aprendió Medicina en Santiago de Compostela sin por ello dejar de destacar ya como poeta festivo, trasladándose luego a Valladolid y Madrid, donde se licenció en su universidad en 1877.
 

Luego regresaría a su Mondoñedo natal, donde ejerció como médico totalmente comprometido con los más pobres y desfavorecidos, no dejando de criticar las posturas fariseas de las altas jerarquías eclesiásticas que dominaban esta ciudad episcopal, lo que le ocasionó fuertes enemistades, tanto en vida como incluso décadas después de su muerte, pero no entre las clases más populares y las más reformadoras, quienes siempre le reconocieron y honraron su memoria, pese a los vaivenes del tiempo y de los gobernantes.



Era Pulpeiro republicano y masón, participó en política con fuertes convicciones progresistas y galleguistas, pero quizás el escándalo llegó a mayores por su matrimonio laico en 1888, entonces inaudito y más en este lugar, lo cual iría acompañado en su testamento, años después, de la petición de ser enterrado en cementerio civil.


Pulpeiro es poeta fundamental del Rexurdimiento gallego, recuperación del idioma durante siglos denostado, sus Cantares Gallegos publicados en un solo volumen en 1911 compilan su obra de versos cuando románticos y amorosos, cuando festivos y costumbristas, cuando plagado de retranca, metáforas y simbolismo, así como no pocas veces todo ello a la vez. Fue en 1905 miembro numerario fundador de la Academia Galega.


Con esta ruta, el Roteiro Leiras Pulpeiro, el peregrino y visitante pueden recorrer Mondoñedo de la mano de este insigne vecino, tanto los lugares que plasmó en su obra como los que recorrió y amó, a lo largo de todo el casco urbano e incluso en el inmediato extrarradio rural  como la cascada y pozo de A Fervenza de Viloalle. Al mismo tiempo, junto con el acervo cultural, monumental, etnográfico y paisajístico, conoceremos rincones inolvidables y sabremos asimismo un poco más otras gentes que marcaron huella en estos parajes que ahora pisan como pisaron antaño durante siglos botas y sandalias de viajeros, arrieros y romeros...

Cuando la muerte nos hace eternos...
Leiras Pulpeiro falleció el 9 de noviembre de 1912, dedicándosele en su lápida el epitafio: Amou a verdade e practicou o ben (Amó la verdad y practicó el bien).

Honrando la memoria de un vecino y un amigo de los pobres...






Podemos subir ahora al Centro Cultural da Alcántara, que en origen fue un conjunto formado por el Convento de Alcántara, la Iglesia de San Pedro de Alcántara y la Capilla de la Venerable Orden Tercera.


 Fue en las primeras décadas del siglo XVIII cuando el obispo Muñoz y Salcedo planeó fundar monasterio de Padres descalzos alcantarinos y lo propone al Cabildo, que tras mostrarse de acuerdo inicia las gestiones pertinentes y en 1727 ya llegan los primeros religiosos buscando lugar para asentarse, terrenos que fueron estos, propiedad del Cabildo catedralicio de Mondoñedo. Hubo incluso un pleito dada la opisición del cercano Convento de Los Picos pero en 1729 y tras llevar el asunto a Roma se sigue con las obras. Roma dio el visto bueno definitivo en 1731. No obstante la vida monacal aquí duró muy poco, desde ese año hasta la Desamortización de Bienes Eclesiásticos de Mendizábal de 1835. Ahora aquí a la derecha está el Albergue de Peregrinos de Mondoñedo.
 

 El albergue.


Y aquí es el Centro Cultural da Alcántara.


 A las puertas, busto en bronce dedicado a Pascual Veiga, músico y compositor mindoniense autor de la música del Himno de Galicia.


Y es que el Centro Cultural da Alcántara está dedicado en la actualidad a mostrar y divulgar la obra de ilustres mindonienses que destacaron en música y en literatura.

Honrando la memoria de muchos ilustres nacidos y vecinos: Álvaro Cunqueiro


El periodista y poeta Noriega Varela.


Pascual Veiga.


Visitando el Centro...


Álvaro Cunqueiro.



Se ve bien la estructura de la antigua iglesia de San Pedro de Alcántara.


Sí conserva sus usos religiosos la capilla de la Orden Tercera, construida en 1731 contigua a la iglesia de San Pedro. Estuvo al frente de su construcción Fray Lorenzo de Santa Rosa, que era maestro de obras del Convento de Vallamañán.


El Retablo Mayor es obra de Andrés de Barriera de 1743, barroco gallego.


Aquí se guardan los pasos de la Semana Santa mindoniense.


Más arriba está el santuario de la Virxe dos Remedios, Patrona de Mondoñedo y su diócesis, frente a Alameda y el antiguo Hospital de Peregrinos.



Vamos hacia aquel campanario:


Nos acercamos al Convento das Concepcionistas, donde viven monjas de clausura dedicadas a bordados y artesanía.


Portada del Convento das Concepcionistas.


Fue construido junto a una de las antiguas puertas de la muralla y su inglesia abrió al culto en el año 1716.





 Un pequeño oratorio.


Y esta es la Casa do Concello de Mondoñedo.


Y la Praza do Concello, parte de ella con soportales.


Hay hostelería y terrazas.







 Más allá de la Casa do Concello vemos la iglesia de Santiago.

  
Llamada Igrexa Nova por ser la única "nueva" que existe en el casco histórico.


No en vano fue mandada construir por el obispo Fernández de Castro con la idea que la parroquia de Santiago tuviese su propia sede.


Empezó a construirse en 1890 pero que no celebró su consagración hasta 10 años después al pararse los trabajos por escasez de presupuesto. Es de estilo neogótico.



Existe en Mondoñedo un Centro de Interpretación do Camiño Norte, sito en un pazo dieciochesco de la rúa Julia Pardo que también alberga el Centro Comarcal da Mariña Central.


Más recuerdos de la ruta, O Routeiro de Leiras Pulpeiro.



De Visita.

La Eternidad de las palabras y la suerte de contar con un guía

Más homenaje a mindonienses ilustres.



Recorriendo también un lienzo de la antigua muralla, esto ya más abajo, detrás de la catedral y del Seminario de Santa Catalina.





El el Camposanto yacen en reposo...






Desde aquí, podemos acercarnos, si tenemos oportunidad, a otros lugares de los alrededores, ya en el extrarradio.


Cerca de San Lázaro, por donde el Camino entra en Mondoñedo y de Viloalle, podemos ir al Castro da Reicaideira, donde está la Pena do Unto.

Pena do Unto, castros y leyendas. en el Castro da Reicadeira

Pena do Unto, lugar mágico glosado por Leiras Pulpeiro.


El poder de la piedra, la fuerza de la roca...





Se habla de sacrificios y de sangre que bajaba por aquí pero es más bien propio de tradición legendaria que de realidad demostrada.


Mondoñedo desde sus castros circundantes...
Fonte das Augas Sulfurosas, manantial de la Eterna Juventud...

Fuente junto al río Valiñadares evocadora para Leiras Pulepiro.



Versos de Leiras Pulpeiro...
Camino de otro lugar excepcional: A Fervenza, la cascada del río... en Viloalle

Camino de A Fervenza de Viloalle.


Encantadora senda inmersa en la naturaleza.


La selva y el río. La exuberante vegetación ribereña.


Puente.


Y esto es una fervenza, una cascada...


Impresionante.


Haciendo fotos.
Vieja central eléctrica, una de las primeras de Galicia: Electricista Mindoniense (1893-1906)

En el puente...



Poza para los baños... y para los amoríos, como bien contaba Leiras Pulpeiro.


A Fervenda, rincón impresionante

Del agua a la cueva.

Cueva donde se albergan algunos de los herrumbrosos dispoisitivos de la vieja central eléctrica (ver abajo)

El paso del tiempo...


Qué maravilla.


Paradisíaco enclave.


Mágico lugar.


Las escaleras.


Ahora es esta poza piscina para bañarse los niños.


Torrente.

Subiendo al emnbalse que suministraba agua a la antigua central
Área Recreativa da Fervenza...
Ante el embalse
Escaleras de acceso

Comentando las impresiones del viaje.


Grandioso canal que alimentaba la central eléctrica aquí existente antaño.


Tubos herrumbrosos de las viejas instalaciones.



Mágico lugar.


Apasionante...


Pura hermosura.


Comida campestre.


Las ollas del cocido...


Llegan vecinos y vecinas.


Juegos populares...


Se crea expectación


A Chave.


Hay que darle con una ficha metálica.


Tiempo de bromas.


Hora es de dar paso a más participantes.


¡Buena suerte!


Impulso y destreza.


Instrucciones a los tiradores.


A lanzar...


Hora de los premios.


Hora de los trofeos.


Alegría desbordante.


Hora de los campeones.


Esgrimiendo las victorias.




El árbitro.


Los amigos.


Se han acabado las viandas.


Alegría.


Más copas.



Foto final...


Muy cerca, en El Remanso, casa de turismo rural donde se celebran reuniones de asociacionismo xacobeo y es centro de información sobre el Camino del Norte.


Y vuelta al Camino. Nos esperan en la Praza da Catedral para ir hacia A Fonte Vella.