Eres el Peregrino Número

jueves, 24 de noviembre de 2016

DE COMILLAS A VALDÁLIGA POR LA RÍA DE LA RABIA O DE OYAMBRE (CANTABRIA): LA ODISEA DEL "PÁJARO AMARILLO"

Ría de la Rabia o  de Oyambre, en el Camino de Comillas a San Vicente de la Barquera
Rubárcena (Comillas). Entrada al Parque Natural de Oyambre
Nada más salir de la histórica y monumental villa de Comillas el Camino Norte de Santiago en Cantabria, siguiendo la carretera local que forma una larga recta con filas de arbolado a ambos lados, se encuentra con otros monumentos, pero estos naturales, pues entra en el Parque Natural de Oyambre, creado en 1988 para preservar este tramo de la costa cántabra. Estamos en Rubárcena, población de este municipio


Una ancha acera conforma un hermoso paseo, en suave cuesta abajo, al pasar junto a las casas de Rubárcena


En Rubárcena vemos el campo de fútbol de Comillas, donde juega el Comillas F.C.


En los muros del estadio vemos murales que plasman varios elementos del patrimonio de Comillas, como la Universidad Pontificia


La finca El Capricho


El Palacio Sobrellano


La Fuente de los Tres Caños y las casas de arquitectura señorial y popular


Bellas estampas de la población



El paseo, a la sombra de los plátanos, es sumamente agradable, paralelo a la carretera CA-131


Al sur los picos de la Sierra del Escudo


Alguna casa arruinada...


El paseo, bajando desde las afueras de Comillas


Estamos sobre las vegas de un arroyuelo casi seco, que desemboca en la Ría de la Rabia, hacia donde nos dirigimos. No en vano Rubárcena hace referencia a río de la bárcena, del latín marginem, margen fluvial cultivable y a veces inundable


Señalización del Camino...


Casa de corredor y cortafuegos


Cruce de Trasvía y Rioturbio: nosotros cruzamos y seguimos de frente cuesta abajo


Caminamos en todo momento por esta vereda


Estamos a la entrada de una finca, en Rulapuente


Nos asomamos a estos ojivales ventanales y ya admiramos la Ría de La Rabia en su sector sur


En este estuario desembocan los ríos Turbio y Capitán


Un impresionante paisaje y ecosistema de flora y fauna autóctonas


Nos acercamos así a La Rabia, unas casas entre la carretera y el estuario


Y esta es la Ría de la Rabia o de Zapedo cuando va acercándose ya a su desembocadura en el mar


Encantos del paisaje...


Pasamos ahora junto a la bolera


Bar y casa de comidas. En este momento la encontramos cerrada


Al otro lado estaba el molino, El Molino de la Rabia. Hay tienda


Si bajamos a la bolera podremos acercarnos a esta orilla


Se ven pequeñas lanchas de pescadores del estuario


Un paraje mágico...


Reflejos de los rayos del sol en el agua


Cruzamos ahora hacia el Molino de la Rabia para pasar el puente sobre la ría


Hay paso peatonal a ambos lados del puente pero el de la derecha es más ancho y recomendable. Observémos las esclusas. Sin duda era el de La Rabia un molino de mareas, esto es, funcionaba con el agua embalsada que al subir y luego bajar la marea, hacía funcionar antaño las muelas y demás maquinaria del noble oficio de la molienda


Aún no se ve propiamente el mar pero ya se adivina...


Casas de labor


Aquí dejamos el municipio de Comillas y entramos en el de Valdáliga


Vista atrás...


Y vista a la ría, en su vertiente de Comillas


Comenzamos a ver el pueblo de Trasvía


En Trasvía destaca su iglesia parroquial del siglo XVIII con torre-campanario


Vamos llegando ya al otro lado, a la orilla del municipio de Valdáliga


Allí hay también un embarcadero...



A la derecha más vistas de Trasvía


Una vez pasado el puente subimos...


Nos separamos un poco de la carretera a la derecha


Yendo por esta senda peatonal...


El horizonte marino en lontanaza...


A nuestros pies, la ría...


Ría de la Rabia o de Zapedo, con Trasvía al fondo


Pastizales


Y ya vemos bien la desembocadura. Aquí se unen realmente dos rías, esta de La Rabia y la del Capitán. El conjunto es conocido como Ría de Oyambre


La desembocadura es una zona arenosa, con bellos dunares: es la Playa de la Rabia


A la derecha está La Peña Combarro y en medio una isla es La Peña de la Barra


Las dunas...


Estas rías fueron puertos naturales desde la más remota noche de los tiempos...


Una vaca tudanca nos observa. Entre otras carcterísticas biológicas esta raza autóctona cántabra es reconocible a primera vista por sus grandes y salientes cuernos


Los planes para construir y urbanizar el lugar fueron la causa de una fuerte oposición ecologista y vecinal que culminó con la declaración del Parque Natural de Oyambre el 21 de noviembre de 1988


Gracias a ello podemos disfrutar de tan idílico paraje



Aquí la avifauna es de grandísimo interés, pudiendo observarse especies como la cerceta común, ánade real, correlimos común, zarapito real, el cormorán moñudo y la gaviota patiamarilla


Seguimos unos metros más por la senda


El paseo sobre la ría sigue por esta ribera, pero mucha atención: la señalización del Camino nos desvía de ella a la izquierda: veámosla en el suelo



El paseo sobre la ría sigue por esta ribera, pero mucha atención: la señalización del Camino nos desvía de ella y nos devuelve inmediatamente a la carretera para cruzarla y seguir por aquel ramal de frente, subiendo


Comenzamos aquí pues a ascender


Llegados a estas casas vamos a la derecha


Sigamos la flecha amarilla



Admirando la Ría de la Rabia desde lo alto


Seguimos subiendo por la zona de La Tejera


Ascendemos por estos campos y fincas


Segumos de frente a la derecha de esta casa


Advertencia


Recuesto entre los arbustos


A nuestra derecha Ceceño


 Y más a lo lejos Oyambre


Zona rural y turística


Seguimos subiendo


Estanque en una finca a la izquierda


Continúa la larga ascensión


Nueva vista de Ceceño, con el Cabo de Oyambre, ya en el municipio de San Vicente de la Barquera, a lo lejos. La Playa de Oyambre fue testigo de una epopeya de la aviación que es digna de ser novelada. Allí, atardeciendo el 14 de junio de 1929  realizaba un aterrizaje de emergencia un aeroplano francés, por su color llamado el Pájaro Amarillo, procedente de Estados Unidos con cuatro personas a bordo. Se trataba de emular la hazaña de Charles Lindbergh de dos años atrás con la idea de haber llegado a París sin escalas, pero todo se truncó por diversos avatares



Tras la hazaña de Lindbergh muchos pilotos quisieron imitarle a ambos lados del Atlántico pero con malísima fortuna. Cuando ya pasaban de cien los fallecidos en los vanos intentos el gobierno francés prohibió esos vuelos pero no así el norteamericano, por lo que un millonario galo entusiasmado con el reto, Armand Lotti, desarmó su aeroplano Bernard y lo introdujo de contrabando en Inglaterra para transportarlo en barco a Estados Unidos. Allí si bien el vuelo estaba permitido no lo era el que volase un tuerto, Lotti lo era y contrató a dos buenos pilotos, Assolante y Lefévre, para llevarle a él de pasajero, decidiendo pintar el aparato de amarillo para que fuese bien visto en caso de amerizaje, bautizándolo como L’Oiseau Canari (El Canario o Pájaro Amarillo)


No era tarea fácil emprender el vuelo ni prepararlo, preocupados por el peso y el combustible, aún poco antes de despegar descargaron 100 litros de gasolina para aligerarlo, pero durante la emotiva ceremonia del despegue, con periodistas y amigos, se coló dentro del aeroplano un polizón, el primero de la historia de la aviación, Arthur Schreiber, de 25 años y desempleado, que se les presentó con gran susto cuando ya llevaban varias horas de vuelo diciendo "Here I am" (aquí estoy). Tras reponerse del sobresalto Lotti decide no echarse atrás sino seguir adelante, si bien obligando a Arthur a firmar un escrito, redactado allí mismo, por el que el polizón se comprometía a no hacer declaraciones (estaba en juego la exclusiva), firmado bajo la amenaza de no ser arrojado del avión


Con el sobrepeso y la escasez de combustible no pudieron llegar a París sin escalas sino que aterrizaron en la Playa de Oyambre. Era temporada de baños y los primeros que los saludaron al salir del modesto avión fueron los veraneantes, quienes avisaron por teléfono del susceso y los hospedaron en sus casas, llegando al día siguiente periodistas españoles, franceses y estadounidenses a cubrir la noticia. Luego de dos días de celebraciones y con gasolina traída en aeroplano desde Madrid vuelan desde la playa a Mimizan, en Las Landas francesas, donde se realizó la llegada oficial. El polizón no fue denunciado y volvió a Estados Unidos en barco, cumpliendo siempre lo firmado. Por su parte Lotti, con su exclusiva, nunca mencionaría lo de su escala en este arenal, incluso durante los actos de celebración del 50 aniversario del vuelo, en 1979, por lo que este acontecimiento no suele ser mencionado por los historiadores franceses ni americanos, si bien el Ayuntamiento de San Vicente de la Barquera llegó a erigir un monumento, destruído por un temporal


Sigue la subida, más ligeramente, prados arriba


Bifuración y a la derecha


Bajo la arboleda


Ahora, al este, vemos otro cabo


La Punta de la Moira


Pasamos junto a una casa


Y seguimos de frente


A nuestra derecha de nuevo el Cabo de Oyambre, desde más arriba


Costas escenario de una odisea de la aeronáutica


Salimos a la carretera CA-363 y seguimos a la izquierda


Subiendo aún un poco más


Tenemos ahora una gran vista hacia el oeste


Allí, más allá de El Tejo, vemos los formidables Picos de Europa, referencia durante buena parte del Camino en Cantabria. A la izquierda tenemos Ándara o macizo oriental


En medio Los Urrieles o macizo central, donde están las mayores alturas, como el Torrecerredo con sus 2.650 metros de altitud


Si bien, en medio, tenemos el pico más mítico y emblemático el Picu Urriellu, que por un capricho topográfico dió en llamársele en su momento Naranjo de Bulnes, de 2.519 metros


La primera escalada fue el 5 de agosto de 1904 por el Marqués de Villaviciosa Pedro Pidal y Bernaldo de Quirós, quien iba acompañado por el vecino de Caín, en León, Gregorio Pérez de María El Cainejo. La segunda escalada, que sería la primera en solitario, la haría el alpinista alemán Gustav Schulze. La tercera sería el 31 de agosto de 1916 con Víctor Martínez Campillo, de Bulnes, en Asturias


A partir de entonces se abrieron diferentes rutas pero la magia de El Picu sigue perenne


Estamos ante una de las cumbres más famosas de España


Más al oeste vemos el macizo occidental, El Cornión


Más cerca de la costa son las alturas de la sierra de Cuera, ya en Asturias, cuya máxima altura son los 1.315 metros del Picu Torbina o Turbina


Aún más allá hay otras serranías, como la de la Cueva Negra. Todos esos picachos nos valdrán de referencia durante las futuras etapas asturianas del Camino Norte


Más cerca de nosotros El Llano (223 mts), en el litoral entre las rías de Tina Menor y Tina Mayor, paso a Asturias


Subimos un poco más aún


Y ahora muy en la distancia, empezamos a ver otros montes muy significativos


 Más allá de El Llano asoman algunas cumbres del Monte Sueve, ya casi en el centro de Asturias. Allí a la derecha los 1.161 metros del Picu Pienzu dominan el panorama. Abajo, estas casas son las de La Revilla, por donde pasaremos en dirección a San Vicente de la Barquera


Llegamos a Santa Ana, uno de los barrios de El Teju, donde está el cementerio


Podemos seguir de frente, si bien a la izquierda tenemos un monumento muy importante para visitar


Aquí hay un buen mirador sobre el litoral


Cabo de Oyambre y Sierra  de Ubiambre a su izquierda. Campos de Traserna, La Venta y Peña Gerra, sobre la Playa de Oyambre, que no podemos ver, pero sí los campings


Y por supuesto nuevas vistas sobre Ceceño


Bajamos así a la capilla de Santa María del Tejo o El Teju, donde hubo un monasterio medieval en la secular ruta a San Vicente de la Barquera