Eres el Peregrino Número

lunes, 28 de noviembre de 2016

LAS CALZADAS, CASA NUEVA, CASA BARRERA, LA TORRE Y LA ACEBOSA: LA RECUPERACIÓN DE LA ROMERÍA DE LOS REMEDIOS (SAN VICENTE DE LA BARQUERA, CANTABRIA)


La Acebosa (San Vicente de la Barquera

El Castillo del Rey sobresale sobre los tejados de San Vicente de La Barquera, La Puebla Vieja, El Pueblo y los barrios nuevos según vamos saliendo de la población, luego de visitarla


También la desembocadura de la Ría de San Vicente con sus marismas y a la izquierda el barrio de La Barquera y su puerto de pescadores 


Subimos así a Las Calzadas, zona residencial ya en las afueras de la villa, coincidiendo aquí el Camino Norte con el Camino de Santo Toribio o Camino Lebaniego, otra importante ruta de peregrinaciones en Cantabria. A lo largo de este recorrido saliendo de la población encontraremos varios alojamientos


Hitos kilométricos


En Las Calzadas hay chalets pero también casas de estilo montañés


La cuesta acaba y caminamos por firme llano


Atendamos a la señalización, tal que aquí, en el suelo de la acera


O aquí, mojón caminero con los emblemas de la ruta lebaniega y la de Santiago por el Camino Norte


Al este, la gran extensión de la marisma de Rubín, al sur de la Ría de San Vicente

Pastizales


Y quintas abandonadas cerca de la Punta Escubilles


Al sur las montañas del Escudo de Cabuérniga


El Camino es aquí un agradable paseo por la campiña: a la derecha, otro brazo del estuario, el Brazo Mayor con la marisma de Pombo, desembocadura del río Gandarilla. estamos con el itsmo que une este península con tierra firme


Llegamos a Casa Nueva. A la derecha está Casa Barrera, todo enmarcado por Los Picos de Europa. A la izquierda es el sector de Ándara, en medio Los Urrieles y a la derecha El Cornión, más alejado. Los tres macizos de Los Picos


Es en Los Urrieles donde se concentran las mayores alturas, como Torrecerredo, con 2.650 metros de altitud, donde se unen Cantabria, Asturias y León


 Pero aunque no es el más alto sí el más impresionante y emblemático: El Picu Urriellu, erróneamente llamado Naranjo de Bulnes, con su erguido picacho calizo que destaca en medio de todos


 Así pasamos frente a Las Casas de la Torre, donde hay hotel


Y por La Torre caminamos en dirección sur, hacia el cueto de San Martín


A la izquierda, al este, seguimos viendo la marisma de Rubín, con sus lodos


Y el Puente del Arna


Zona pastoril...


Desde aquí también seguimos divisando Los Picos...


Ándara, Los Urrieles y El Cornión


Dos ríos separan los tres macizos, formando hondos surcos en la rocosa caliza de la peña: el Duje separa Ándara y Los Urrieles y el Cares estos de El Cornión. Casi podemos adivinar la gran tajada que cae sobre ellos pese a estar en las mismas entrañas, sobre todo el Cares, de Los Picos, muy profundos


El Picu Urriellu, el señor de la montaña


Miramos atrás, el trayecto que hemos seguido hasta llegar aquí


Y ahí vemos la iglesia de Santa María de los Ángeles, la parroquial de San Vicente de la Barquera


Con el espolón de El Cueto de frente vamos bajando ahora hacia el puente sobre la Autovía del Cantábrico


Allí, pasando el puente, llegaremos a La Acebosa

Así, nos encaminamos hacia el pueblo


Y vemos la subida que nos aguarda al monte de El Hoyo


Pasado el puente caminamos entre las casas


llegamos a la gran plaza en medio de La Acebosa, donde está la bolera


Y llegamos a la carretera donde nos dirigimos a la izquierda a la iglesia


Hacemos caso a las señales


Hay bancos para sentarse

  
Esta es la iglesia de San José y la Magdalena, construida en 1898 ante el mal estado de la antigua ermita del lugar, la capilla de Nuestra Señora de los Tomases sita en lo alto del monte, donde está el cementerio. Esta nueva iglesia fue inaugurada y consagrada en el año 1900. En su interior hay una pila bautismal y otros elementos que se dice pudieron venir de la antigua malatería u hospital de leprosos de Abaño, cerca de aquí



Aquí cantan las picayas en honor de su patrona La Magdalena, al son de las panderetas, las hermosas melodías de la romería



Así dejamos atrás la iglesia


Y seguimos caminando, junto a otra bolera...


Dejamos atrás el principal núcelo de casas


Y llegando aquí tomaremos un ramal a la derecha


Por aquí nos desviamos


Atentos siempre a la señalización. Siempre es conveniente no obstante llevar a mano una guía si surgen dudas...


Camino de Santiago y Camino Lebaniego


 Atrás va quedando La Acebosa


Subimos monte arriba, a El Hoyo


Según ganamos altura veremos la Autovía del Cantábrico, atravesando el valle


Y San Vicente de la Barquera con su ría y puente


El Puente de la Maza, construido por mandato de los Reyes Católicos en el siglo XV sobre uno anterior más antiguo, el cual debía ser tan endeble y viejo (hecho de madera en el siglo VI) que había un servicio de barquerías a cargo de una cofradía


Las obras finales se realizaron tres siglos después reinando Carlos III. Fue con sus 32 ojos, que luego pasaron a 28 el más grande del reino durante mucho tiempo y, hasta hace pocas décadas, soportaba la totalidad del tráfico entre Asturias y Cantabria pues es el trazado de la carretera N-634, descongestiado por fin con la construcción de la mencionada Autovía del Cantábrico (A-8)


San Vicente, ría y puente...


Sigue la subida viendo a nuestras espaldas el viaducto de la autovía y las casas de La Torre, Casa Barrera y Casa Nueva a lo lejos. A la derecha aún divisamos el santuario barquereño de Santa María de los Ángeles y el Monte Boria, distinguiendo perfectamente la línea azul del horizonte marino, con el barrio de Santillán al fondo. Allí se paralizó en los años 80 del siglo XX un proyecto de central nuclear ante la fortísima oposición, no solo vecinal, sino de cántabros y asturianos en su conjunto


Más allá y cerca de la ría está Abaño, solar de la antigua malatería que allí existió varias centurias, el hospital de la Orden de los Lacerados de Malatos de San Lázaro de Abaño, que ejerció su labor entre el primer tercio del siglo XIII hasta principios del siglo XX


Fincas ganaderas


Ruta del Camino de Santo Toribio o Camino Lebaniego


Sigue el ascenso, la subida a El Hoyo


Llegamos al camposanto


Aquí en estos altos de El Hoyo, cerrada en el cementerio de La Acebosa, está la capilla de Nuestra Señora de los Tomases, antigua parroquial, de filiación arquitectónica tardogótica (siglos XV-XVI), sita en lo alto de este promontorio donde se vislumbra una secular cristianización de cultos ancestrales


En este santuario se reunía la Cofradía del Santo Rosario al menos desde 1701, nombrando aquí sus cargos. Existió antaño pegada al templo una casa donde se dice residía un ermitaño cuidador del sagrado lugar, levantándose luego una escuela para los niños y niñas de La Acebosa, Abaño, El Barcenal y Entrambosrríos que hasta entonces recibían sus enseñanzas en el interior de la iglesia


Subiendo hacia el templo y cementerio tenemos una vista aún más soberbia de San Vicente de la Barquera y su ría


Y abajo la Autovía del Cantábrico


San Vicente


Y la iglesia de Santa María de los Ángeles


Señales del Camino de Santiago del Norte y del Camino Lebaniego en el muro del camposanto


Ya vemos de frente la capilla de Nuestra Señora de los Tomases. De la construcción original del edificio, restaurado en 1950, queda una pequeña ermita con sencilla bóveda de crucería. Más de medio siglo antes de aquella restauración, a finales del XIX como hemos dicho, había sido abandonada al trasladarse los cultos a la nueva parroquial de San José y la Magdalena, junto a la que acabamos de pasar antes de esta subida


Hasta 1989, con el fallecimiento del párroco Máximo González García y del Valle, se celebraba la tradicional romería de Nuestra Señora del Recuerdo, cuya imagen, posiblemente del siglo XVII, se conserva, romería recientemente recuperada gracias a las juntas vecinales de El Barcenal, Gandarilla, Hortigal, Abaño y La Acebosa, que suele celebrarse en verano a últimos de julio o principios de agosto


Imágenes de la capilla


La romería


Desde el santuario aún subimos unos metros más


 Una vez culminado el ascenso empezamos a bajar, poco a poco...


En El Hoyo descansamos a la plácida sombra de estos arbustos y continuamos de frente por la verde campiña


Camino del Norte y Camino Lebaniego


Hermosas camperas ante la Sierra del Escudo de Cabuérniga y, más cerca, Carranceja, El pico del Cueto, Matarredonda y el Pico Burbón


Al suroeste Ándara, en Los Picos de Europa


Al oeste Cuera, dándonos con bastante anticipación la bienvenida a Asturias


Maravillas del paisaje...


Pastizales y señales


Zona de majada y pastoreo, antiguas brañas del monte cercano a la costa


Allí atrás el Monte Serdio y, aún más allá, la Sierra Plana de la Borbolla, sobre la costa y valles interiores de Ribadedeva y Llanes (Asturias) a cuyos pies pronto caminaremos


El Cotero Ería. Prados, bosquetes, caseríos y vaquerías




Seguimos ruta...


Y por aquí saldremos seguidamente al Camino del Perujo


Llegamos a unas viviendas con parcela


Y salimos a la carretera en El Parador, donde hay bar a la derecha del cruce


Pero nosotros nos dirigimos a la izquierda para, acto seguido en el siguiente cruce ir a la derecha


En dirección a Estrada


Pero primero pasamos junto a las casas del pueblo de Hortigal que están al lado de la carretera. Este paraje se sabe estuvo poblado desde hace milenios, pues se ha localizado un dólmen en el Cueto de la Mina


Aquí, en el paso del río Gandarilla, dejamos el municipio de San Vicente de la Barquera...


Y entramos en el de Val de San Vicente, rumbo a Estrada, Serdio y el río Nansa en la Ría de Tina Menor