Eres el Peregrino Número

martes, 6 de diciembre de 2016

ENTRE LAS RÍAS DE MOGRO Y DE SAN MARTÍN DE LA ARENA DESDE LA ERMITA DE LA VIRGEN DEL MONTE, PATRONA DE MIENGO: DEL PAS AL SAJA (CANTABRIA)


Ermita de la Virgen del Monte
Esta es la ermita de la Virgen del Monte, patrona del municipio de Miengo, en Cantabria, tal y como la vemos desde la ribera opuesta de la Ría del Pas, cuando el Camino viene de Boo, municipio de Piélagos. Antaño había una barquería, gratuita para los peregrinos, que permitía el paso del estuario al otro lado. Ahora no, los vehículos sí tienen paso por la Autovía A-67 pero su puente carece de vereda peatonal. A su vez el puente del ferrocarril está prohibido para el paso de peatones y, aunque algunos lo hacen, es jugarse el pellejo irresponsablemente. Por ello y tal y como hacían los peregrinos de antes cuando no funcionaba la barquería, ha de realizarse un importante rodeo para ganar, aguas arriba, el Puente Viejo en Arce o Puente Arce, el único existente en esta zona próxima a la desembocadura


Así, viniendo de Puente Arce por Oruña, entramos en el municipio de Miengo y subimos, desde la carretera CA-232, al campo de la ermita


Y así, a la izquierda del Camino, descubrimos tan devocionada capilla y prado de romerías de la Virgen del Monte dejando atrás el tráfico de la carretera CA-232 que hemos seguido desde Oreña, viniendo del Puente Viejo, hasta aquí


La construcción actual data del año 1658, su bien en una segunda fase hubo importantes obras en el siglo XVIII


Este es su campo, de sonadas romerías, muy acondicionado a lo largo de los últimos años. Según la leyenda aquí apareció, en una cagiga, una talla de la Virgen que fue llevada a la vecina iglesia parroquial de San Martín de Mogro pero, por extraña razón, esta volvía al lugar del hallazgo, por lo que era trasladada de nuevo a la iglesia suponiéndose que se trataba de obra humana. El suceso se repitió varias veces hasta que, ante el convencimiento de que era un milagro divino, se optó por dejarla aquí y hacerle un santuario


La leyenda es común a numerosos santuarios de todo el orbe cristiano y no sería difícil que se tratase de un caso de cristianización de un lugar sagrado prerromano


Placa de rehabilitación


La veneración por esta Virgen del Monte no es solo propia de Mogro ni del ayuntamiento de Miengo, sino de todos los municipios de la comarca.


Marineros y pescadores sentían especial querencia hacia ella, prueba de ello son los numerosos exvotos y ofrendas que aquí depositaban y que permanecieron hasta su destrucción antes de la guerra civil


Está situada además en un lugar privilegiado, mirador sobre los valles circundantes. Allí al oeste está Barrimonte, en el camino de Gornazo


Barrimonte y Gornazo


Al este, la Ría de Mogro, desembocadura del Pas y alrededores de Puente Arce y Oreña, de donde venimos


El estuario, debidamente canalizado en no pocos lugares como forma de enfrentarse a las grandes riadas que afectan a este valle secularmente


Más cerca està la rotonda de accesos a la Autovía A-67


Abajo, detrás del santuario,  la carretera CA-232, de donde subimos hasta aquí. Allí más al este una serranía: la Sierra de Liencresm, con el monte La Picota


Cumbres de castros, castillos y ermitas. También de trincheras de la guerra civil


Pero nosotros no vamos al este, vamos al oeste y hemos de seguir andando


Por allí sube el Camino, al que regresamos


Aquí tenemos un cartel con el texto explicativo de la ruta a Santillana del Mar desde Santander


Estudiando el trayecto hacia Santillana del Mar


Nuestra ubicación, nada más pasada la Ría de Mogro, desembocadura del Pas, y nuestro periplo hacia la Ría de San Martín de la Arena, desembocadura del Saja


Texto explicativo


Obra de José Luis Casado Soto



El Camino cruza la carretera CA-322 y sigue de frente


Y así, tomamos esta senda asfaltada en Las Cuestas


Subiendo cuesta arriba


A la izquierda el Cueto de Mogro


Pico de 175 metros de altura que domina todo el contorno, solar de un castro cántabro del que pronto hablaremos


Subimos por Las Cuestas


Al este, al otro lado de la ría, está la urbanización Joya del Pas, al lado de los barrios de El Pozo y San Juan, en Boo de Piélagos, por donde viene hacia la Ría de Mogro uno de los dos ramales que, procedentes de Mompía, se separan al entrar en Boo de Piélagos por El Vivero para unirse de nuevo en la orilla. Arriba está la Sierra de Liencres, cuya máxima elevación es el monte de La Picota (235 mts.), donde hubo un castro cántabro, el castro de Tulem, que da nombre al actual lugar de Tolío, y cuyo sucesor fue el Castillo de Pedraja, tambián llamado Castillo de Liencres o Castillo de Hércules, fundado por el noble Garcilaso I de la Vegao El Viejo para defensa de este señorío que perteneció a la Casa de la Vega


Sus primeras referencias escritas son del año 1403 si bien hay documentos que parecen avalar su existencia ya en 1338, siendo uno de los mayores de la histórica Asturias de Santillana, que comprendía gran la mayor parte de la actual Cantabria. El castillo fue perdiendo su valor defensivo y abandonándose. En 1861 el Padre Sota informaba que estaba en ruinas y que visiblemente había sido quemado. Se sabe tenía un foso y torreón. Quedan algunos vestigios y el lugar está protegido arqueológicamente desde el año 2004. Durante la Guerra Civil Española la sierra fue fortificada y se conservan trincheras y búnkeres


Más a la derecha el barrio de San José y la urbanización Ría del Pas, a cuya derecha viene el otro camino hacia la ría. La construcción masiva de viviendas ha transformado drásticamente el hábitat rural y natural costero en muchos puntos y esta impronta de zona residencial se ha venido favorecida por la cercanía a la ciudad de Santander y por el turismo veraniego, haciendo de no pocos pueblos barrios-dormitorio de la capital cántabra


Subimos por La Sierra


Senda que sube, serpenteante, por la campiña de La Sierra, dando vista de nuevos al oeste al Cueto de Mogro


Aparte de los asentamientos más remotamente prehistóricos, el Cueto de Mogro es el precedente inmediato al poblamiento actual del municipio de Miengo, pues en el lugar hay un interesante e importantísimo asentamiento


Se trata de un castro cántabro que aprovecha una estratégica elevación natural y que se atribuye una cronología anterior a la conquista romana, en la Edad del Hierro, por lo que habría de tener en torno a los 2500 años de antigüedad al menos. Si bien cierto es que no se han realizado excavaciones y todo resulta una incógnita sujeta a especulaciones


 Además, al haber sido plantado de eucaliptos estos han afectado seriamente a las estructuras castreñas. Aún así se ve a simple vista y pese a ello parte de ellas, formadas básicamente por una serie de taludes en torno a la cima, donde se sitúa la corona del castro o acrópolis, allí estaría el poblado o elemento principal, desde cuya cima controlarían los caminos de la tierra y el mar, los que desde estos puertos naturales que son las rías se adentran en el interior y los que, como este, comunican la franja costera



El Camino sube ante esta misteriosa y cónica cumbre cuyos secretos siguen esperando por quien los desvele


Ahora, un poco más altos, vemos abajo, al oeste, bajo La Picota, el puente del ferrocarril que cruza la Ría de Mogro


Antaño existió en ese lugar una barquería, La Barca de Mogro, con pasajes gratuitos para los romeros, pero en la actualidad, recalcamos, ha de hacerse un buen rodeo para remontar el estuario río arriba y cruzar el Pas en Puente Arce, volviendo luego en dirección norte hasta aquí. El puente es empleado por vecinos y algunos peregrinos para atajar pero realmente está prohibido para viandantes y es muy peligroso. La antigua barquería tuvo ocasionó un pleito entre Miengo y Mogro entre los años 1677 y 1681 al querer Mogro, como propietario de la barca, subir el precio del pasaje


Vegas de El Diestro y La Unquera, colina de El Dosal, donde la ría hace un gran meandro antes de desembocar en la Playa Valdearenas


 Seguimos subiendo en La Sierra


Al oeste se abren más paisajes más allá del Cueto de Mogro


Gornazo y su valle. Realmente desde el santuario de la Virgen del Monte ese es el camino directo que empleaban viajeros y peregrinos para ir a Cudón, donde cruzaban en barca la Ría del Pas


En torno a ese camino se formaron sus barrios, Dehesa, La Penilla y la Cotera, Herrán, Mijares y Campo, si bien por los hallazgos se sabe que este valle estaba poblado desde la prehistoria. Luego llegaría el ferrocarril y, más tarde, aprovechando siempre el valle y su paso franco, la Autovía A-67, de la Meseta o de Santander-Meseta


En esta llanura, al pie del Cueto de Mogro, se forma una bella laguna


Admiramos el paisaje desde estas alturas. Al sur los montes de La Cuesta de Oruña y La Piluca


Termina el ascenso


Y empezamos a bajar en los barrios de El Cabezón y La Mortera


El Camino baja ahora un poco dando vista, desde El Cabezón, a otros de los barrios exteriores de Mogro, como La Cavadilla, El Monte, Anguilas, y El Barco, de evidente filiación fluvial estos dos últimos


Tras aquella colina de La Cavadilla está la desembocadura del Pas, la Ría de Mogro o Abra del Pas, con la Playa de Usil, que no vemos desde aquí


La Ría de Mogro casi en su desembocadura


Abajo es La Unquera, tierra de juncos como su nombre indica, donde la ría va abriéndose al mar


La Sierra de Liencres sobre la ría


Y a la derecha de nuevo los barrios y urbanizaciones al norte de Boo de Piélagos, en el valle del arroyo del Cuco, que desemboca allí en el estuario


Seguimos avanzando


El Cueto de Mogro a la izquierda


Y a la derecha, nueva vista de las tierras inundables del estuario, bajo La Picota...


La importancia de la ría fue tal que hubo familias especializadas, al menos desde el siglo XVI, en la fabricación de remos, los maestros remoleros, fundamentales para la pesca y la navegación fluvial y de bajura


Abajo es zona de fangos pero poco a poco irán dando paso a los arenales


Paisaje desde El Cabezón


 Ahora si nos fijamos veremos mejor el puente del ferrocarril


El ferrocarril y Boo de Piélagos con Mompía al fondo


Es allí donde muy en la distancia reconoceremos la iglesia parroquial de San Juan Bautista de Boo de Piélagos, del siglo XVIII pero reformada en el XX


Justo detrás está el Alto del Cuco, donde fue derribada por sentencia firme una urbanización ilegal de chalets en un desgraciado incidente de especulación y corrupción urbanística. Es no obstante uno de los casos donde la legalidad ha imperado. A lo lejos Mompía, municipio de Santa Cruz de Bezana, por donde viene de Santander el Camino Norte de Santiago


Más vistas de estos barrios de Mogro


Buenas fincas


Casas con terreno


Prados de siega


Cruce y a la izquierda


Subimos un poco


Y luego a la derecha


Y pasamos junto al caserón del Condado de la Mota


Por ahí va el Camino


Ganando altura y viendo mejor la ría, que ya va quedando atrás


Bifurcación y a la derecha


Caminamos en llano. El turismo supuso una gran transformación en Mogro, así como el crecimiento industrial de Santander. Antaño estos campos eran majadas de invierno, pues había pastores trashumantes que desde tiempo inmemorial subían sus ganados a los puertos de Reinosa, en la cordillera, durante el verano. Apaerte de las faenas agrícolas y ganaderas se sabe hubo canteros, caprpinteros herreros, albañiles, madereros y tratantes de ganado. También se trabajaba en las salinas de Miengo hace más de mil años, dando una parte al Abad de Santillana


En esta zona ya vemos algunos edificios de pisos. El mar está al otro lado de aquellas colinas


Es un pequeño valle hacia la ría


Casas antiguas restauradas y nuevas viviendas


En lo alto un palacio


Es la casa-torre de Corro, en lo alto del barrio de El Monte


Antiguamente se plantaba en Mogro trigo, lino y maíz, había producción vinícola con viñas propias, así como huertas y frutales, principalmente manzanos, perales, higueras, naranjos y limoneros


Seguimos haciendo camino


Allí hay un cruce


Empezamos a ver la ladera nordeste del Cueto de Mogro, dato muy importante pues no está plantada de eucaliptos y son pastizales y prados de siega. Allí es donde aún pueden reconocerse señales de las antiguas estructuras defensivas en forma de escarpes


En el cruce a la izquierda


Todo recto. Seguimos en el barrio El Cabezón


Junto a los muros de este caserón


De hermosa fachada de piedra


Urbanizaciones


La Colina


Blasón en una casona


 Arriba hay algunos caseríos netamente campesinos


Casas de labranza


Pastos y caballos


Y ya vemos allí la iglesia


En el barrio de El Cueto


Iglesia parroquial de San Martín de Mogro, construida en el siglo XVI dentro del estilo gótico, pero de la que se sabe documentalmente desde el siglo XII, por lo que el actual templo, muy reformado, estaría situado sobre otro más antiguo que desapareció, románico o anterior


Subimos pues a la iglesia, por el ramal de la izquierda


Fijémonos en la flecha amarilla


Aquí ahora otra vez a la izquierda


Y ya vemos el ábside con los contrafuertes góticos


Es la ruta a Cudón


Así viene el Camino, saubiendo hacia la iglesia, con el Cueto de Mogro siempre a la vista


A casi seis kilómetros de Cudón, si bien podremos acortar la distancia si seguimos el trazado alternativo, más corto, a Mar, entrada al municipio de Polanco


Ya estamos al lado de El Cueto


Y pasamos al lado de la iglesia


Siguiendo el espíritu del Camino y como amantes del arte y de la historia, nos acercaremos a ella unos instantes, yendo hacia el cabildo, antiguo lugar de reunión vecinal


La portada gótica, sencilla y ojival


Una sencilla cenefa de apomados recorre el arco exterior


Los canecillos son lisos


Un reloj de sol sobre uno de los contrafuertes góticos


Y la torre anexa, cuadrada y robusta, recrecida en su momento para instalar las campanas. Su función en este lugar era también de vigilancia y defensiva


Para ello vamos a comprobarlo dando una vuelta al campo de la iglesia


La pared norte, más sobria pero más reforzada con tres contrafuertes, expuesta a los temporales y viento del norte


La carretera C-232


Y al norte la desembocadura del Pas, boca de la Ría de Mogro


Aquí sí apreciamos la ensenada y entrada natural que conforma la ría, un fondeadero perfecto y una vía rápida hacia el interior del país, razón por la que había de estar especialmente protegida y controlada, desde los castros prerromanos a los castillos medievales y las atalayas costeras


Volvemos al Camino, que irá saliendo del barrio por estas casas


Atravesamos así El Cueto


Todo recto y de frente


Entre los muros de las casas


Pasamos junto a las últimas casas de El Cueto


Y salimos de nuevo a los campos


Bifurcación y a la derecha


Y pasa al lado del abrevadero, que ha sido recuperado y restaurado, así como el lavadero, un poco más atrás


Es la Fuente de La Cueta, allí mismo están las flechas amarillas


Verdes brañas de Mogro


Por allí sigue el Camino


Que empieza a subir poco a poco


Salimos así del centro de Mogro...


Ahora sí tenemos una buena panorámica de la boca del estuario, con la Playa de Usil o de Mogro, extensísima


Topónimos como Mies del Mayor y La Presa hacen referencia a zonas de sembrados aprovechando estas fértiles vegas y de molinos de mareas, que funcionaban con la fuerza motriz del agua embalsada durante las pleamares


Allí está la Playa de la Robayera y la Punta del Águila


Allí está la Playa de Valdearenas, parte del Parque Natural de las Dunas de Liencres


Un paraje de extraordinaria belleza


Las dunas y su vegetación


Las bajamares y pleamares son espectaculares...


Aparte del Pas desembocan en la ría los arroyos de Socueva y La Dehesa


Al oeste Miengo, capital municipal de las tierras de La Honor, denominación que aparece en documentos medievales y que se atribuye a la cesión por parte de algún rey de este territorio a algún señorío. Eran especialmente importantes sus salinas, único procedimiento eficaz para conservar alimentos en aquel tiempo. Por ello en el siglo IX varios pozos salineros pasaron por donación a la Iglesia, en concreto a la catedral de San Salvador de Oviedo/Uviéu, a la abadía de Santa Juliana Santillana del Mar y a algunos templos de Suances


El territorio de lo que ahora es el municipio de Miengo hubo ser ser jurisdicción directa del conde Fernán González, artífice efectivo de la independencia castellana frente a León, que en el año 978 donaría Miengo y Cuchía a la Abadía de Covarrubias, y su hijo Sancho García lo integraría en las propiedades de San Salvador de Oña, convento recién fundado por él mismo. Es entonces cuando se configuran los pueblos de Miengo, en torno a estas propiedades y fundaciones, con sus habitantes a manera de colonos


La importancia de Miengo y su costa era tal que hasta Santander y Santillana se disputaban sus intereses y recursos en este lugar, embarcadero comercial de mercancías, pesca y salazones. En este ámbito, La Honor, que proporcionaba a los habitantes la facultad de elegir libremente a su señor entre quienes les fuesen más favorables y beneficiosos, se fue perdiendo. Los reyes castellanos, debilitados por continuas guerras dinásticas y en pago a las cambiantes fidelidades de la nobleza, otorgaron derechos sobre estos lugares a la Casa de la Vega en el siglo XV. Luego los Duques del Infantado, descendientes de los anteriores, impusieron su dominio, con sus  propios tributos y justicia, a lo largo de cuatro siglos


Los términos de La Honor de Miengo con los del Mayordomado de la Vega estuvieron gobernados por los representantes ducales, una jurisdicción que incluía los actuales Miengo, Torrelavega y Polanco, entonces concejos con procuradores que, entre otras cosas, dictaban los precios de los más importantes productos de necesidad, entre ellos, vino, sidra y pan, así como los tráficos comerciales marítimos y terrestres. Entre las funciones de la vecindad estaba la de la vigilancia costera en las endémicas guerras con Inglaterra. De los bosques salían además maderas para los astilleros



Actualmente, la navegación comercial aquí ha dejado de existir, nuevos puertos para grandes barcos se llevaron aquel tráfico marítimo y estos parajes pasaron a ser centro de otra incipiente industria, la del turismo, favorecido por este bravo mar, un tanto peligroso para el baño (hay buena plantilla de socorristas en verano) pero un lujo para los deportes náuticos como la vela y el surf


Antes de ello, en los albores del siglo XIX, se fue acabando con los señoríos laicos y eclesiásticos en toda España, un proceso que iría culminando a lo largo de las décadas posteriores pero que en Miengo tiene su colofón con la creación del ayuntamiento en el año 1822, siendo este el único que conserva en la práctica la denominación y título de La Honor que antaño definía a toda la comarca


Llegamos a esta casa


Hay unos bancos y una mesa para sentarnos a recuperar fuerzas antes de seguir subiendo


Luego va una bifurcación en la que iremos a la derecha


El ganado pasta


Más vistas de la playa


Pasamos junto a estos silos


Otra buena atalaya sobre Miengo



Primeramente es el barrio de El Campo. Más allá es La Cotera, El Somo, Poo, El Pozo...


En medio está la iglesia parroquial de San Miguel Arcángel, construida en el siglo XVI en el lugar de otra anterior, del XII, hecha en sillería de arenisca. Tuvo reformas posteriores. A lo lejos divisamos el Monte Centinela (101 mts.). A cuya derecha está La Arena, donde se explotaban las célebres salinas. Más allá es Cuchía, con poblamiento demostrado desde el Paleolítico, asentamientos humanos que se dedicaban a la caza, la pesca y la recolección. El pueblo actual se formó en la Edad Media en torno a otro templo, el de San Juan Bautista. Luego llegarían las canteras. Un poco más al sur, en Carriazo, hubo un monasterio dedicado a San Frutuoso fechado en el año 998, siguiendo otro de los caminos principales a la barca de Cudón, para pasar la Ría de San Martín de La Arena



Más vaquerías. Campos de La Cueta


La secular tradición ganadera de Mogro sigue presente en estas majadas


El castro del Cueto de Mogro, del que vemos ahora su cara oeste, es testigo mudo de todos estos avatares históricos


La subida finaliza en el cruce frente al camposanto, donde iremos después a la izquierda



Bajando por aquí



Hemos rodeado el Cueto de Mogro. Esa es su ladera oeste


Por aquí caminaremos sobre el valle del arroyo de Socueva


Extensa braña


Valle de Socueva. Hemos de ir subiendo hacia aquellas casas: El Cueto


Un caballo nos ve pasar, observándonos detenidamente


El Camino de El Cueto


Que sube por la extensa majada


Llega a un cruce


Y sigue de frente hacia arriba


Flecha amarilla


Un poco más de cuesta


Vista hacia atrás


Vista al nordeste. El valle se ha plantado masivamente de eucaliptales


Vista al frente, hemos llegado a El Cueto, un nombre muy usual en la zona. Pero este barrio no es de Mogro ni de Miengo, pertenece a otro de los pueblos del municipio, Miengo, del que ya hemos hablado



Ruta a Cudón y/o a Mar


Placa con el nombre del barrio


Aún hemos de subir un poco más


Hermosas hortensias


Luego de esta casa un cruce


Vamos a la derecha


Ya estamos en el alto


Curva a la izquierda


Aquí hay un cruce: vamos a la izquierda


Primero en llano


Y luego empezando a bajar delante de esta casa


Un nuevo paisaje se abrirá ante nosotros


El valle bajo del Saja, con el gran núcleo industrial y urbano de Torrelavega y Polanco


En una ligera bajada salimos a la carretera CA-325 en El Millajo, Bárcena de Cudón. Aquí tenemos una disyuntiva: a la derecha nos dirigiríamos al trayecto histórico que, por Cudón (clicar aquí), cruzaba la Ría de San Martín de L'Arena o de Suances, estuario que comenzamos a ver al fondo


Este es el camino de Cudón, a 3,5 kms. de este cruce


No obstante y, dado que se trata de un trayecto que hoy en día, al no existir el servicio de barquería, nos obliga a dar un rodeo, se ha señalizado la variante que sigue de frente, a la izquierda, y que por Bárcena de Cudón entrará en el municipio de Polanco directamente, en concreto por el barrio de Mar, uniéndose posteriormente con el camino de Cudón en Requejada. Esra es la opción que aquí pasamos a presentar


Siguendo ruta, al oeste tenemos el gradioso e industrializado valle del Saja, formándose ya abajo su ría, Ría de San Martín de La Arena, y divisando a lo lejos la Sierra del Escudo


Sierra del Escudo, Puerta de La Liébana, pues se extiende desde Puente Viesgo y La Hermida, paso a Potes, a lo largo de 54 kilómetros de este a oeste. Su cumbre más alta son los 1.228 metros de El Gamonal


Justo abajo, en la ría, vemos unas grúas, es el Puerto de Requejada. Estas rías fueron desde tiempo inmemorial importantes vías de comunicación. Aún en el siglo XIX por allí salían comercialmente las más de las harinas castellanas pues el transporte se ahorraba 20 kilómetros de las antiguas malas carreteras hasta el Puerto de Santander. En 1852 la inauguración del ferrocarril a Santander acabó con su preeminencia en este mercado, si bien siguió usándose, llegando a emplearse para carga y descarga de mercancías hasta épocas recientes, no en vano sus tres gruas estuvieron antes en el puerto santanderino. Los lodos acumulados en el fondo ocasionaron su decadencia. El lugar es una importante referencia porque, algo más atrás, en el núcleo urbano, se unen los diferentes ramales del Camino Norte que aquí empiezan a separarse


Un poco a la derecha, más al oeste Los Picos de Europa


En primer término Ándara, el macizo oriental de Los Picos, luego serían Los Urrieles o macizo central y El Cornión o macizo occidental. En esa formidable cadena montañosa, cuya cota máxima es el Torrecerredo, (2. 648 mts.) se unen Cantabria, Asturias y León, siendo una fortificación natural durante las guerras e invasiones a lo largo de la histoira, desde al menos la conquista romana hasta la Guerra Civil


Río Saja que se abre ya a su ría, la Ría de San Martín de la Arena. Aquel monte de caprichosa forma sobre el estuario es El Castro (155 mts.), un asentamiento humano, también llamado La Masera y Castíu (Castillo), que ya existiría mucho antes de la época castreña propiamente dicha, pues se han hallado vestigios de 4.000 años de antigüedad. Sin duda el poblamiento sería fortificado en la Edad del Hierro dominando ría y desembocadura pero, dada la ausencia de excavaciones, solo son teorías


Al noroeste Cudón, hacia donde se dirigían antaño los romeros y viajeros, prestos a cruzar el estuario y, al otro lado de la ría, Suances.


Antaño existía la Barquería de Santo Domingo, paso en barca para vecindad, viajeros y romeros hacia Cortiguera, en la otra orilla, pero tal servicio tiempo ha que dejó de existir. El otro ramal se dirige hacia allí, hacia Cudón, bajando luego al valle del Saja por la zona de El Porrinal y La Zanja con sus polígonos industriales, entrando en el municipio de Polanco por el pueblo de Mar, donde puede enlazar con este para ir al Albergue de Polanco o continuar hacia Requejada


Y continuamos carretera abajo


Pastos y ría


El Castro y abajo los polígonos de la zona de La Llama, al sur de Cudón, por donde sigue el otro Camino. Dada la importancia de aquel primitivo asentamiento de Castíu, no se descarta que este pudiese ser el emplazamiento del Portus Blendium de época romana, el puerto de la gente cántabra de los blendios. Si bien podría abarcar todo el puerto natural que es esta ría desde Suances hacia el sur


Suances, más allá de Cudón y al otro lado del estuario, cabeza del histórico Portus Blendium cuya fama portuaria continuó durante toda la Edad Media. En ocasiones y con motivo de algún acto o celebración especial, se ha concertado el paso de grupos de peregrinos en lancha, reviviendo la antigua singladura de la ría


Dado que este paso en barca ya no es factible y que hemos de pasar el Saja unos kilómetros aguas arriba, esta alternativa más directa y que ahorra unos cinco kilómetros, nos acerca ya a Bárcena de Cudón, otro de los pueblos del municipio de Miengo


Hermosas praderías ganaderas


Paisaje verde de prados y setos silvestres


Que contrasta al oeste con la intensa actividad industrial de la Fábrica de Torrelavega de Solvay, potente industria química de sosa cáustica y carbonato sódico fundada en 1904 en Barreda, barrio de Torrelavega, cuando Solvay ya llevaba tiempo explotando las minas de sal de Polanco


Por allí, justo al otro lado de las chimeneas, pasa el Puente de Barreda, que hemos de atravesar para cruzar el Saja. Ese puente, que no vemos desde quí, sustituye a otra barquería, la de los Calderón de la Barca, familia de la que uno de sus miembros más conocidos fue el dramaturgo Pedro Calderón de la Barca


El río Saja, otro importantísimo cauce fluvial cántabro, que se abre aquí a su ría, navegable por embarcaciones de poco calado


Campo e industria...


Luego de atravesar el cinturón industrial, de vital importancia económica para Cantabria y la Comarca del Besaya, regresaremos al paisaje rural camino de Santillana del Mar...


Allí está la Vuelta Ostrera, referencia de la antigua actividad marisquera, así como el Polígono Industrial de Requejada y el fluvial Puerto de Requejada, antaño principal puerto harinero cántabro hasta que en 1852, con el ferrocarril, le ganó Santander


Paisaje de Bárcena de Cudón


La Llama. Por esa línea de polígonos va el camino que baja de Cudón, ante el emplazamiento de La Masera-El Castro. A la derecha otra población importante: Cortiguera, municipio de Suances. Allí pasaba antaño la Barca de Cudón, con peregrinos y viajeros


Desde El Barco, en Cudón, se pasaba al embarcadero de Cortiguera. La vecindad de los pueblos de La Honor tenía un pago concertado en trigo y maíz, tal y como recogen viejas disposiciones de las que sabemos gracias a unos documentos del año 1652 del escribano de la Honor de Miengo, Pedro de Herrera, recordando, ante ciertas irregularidades de cobro, las condiciones de su explotación

 "Al mismo tiempo se recuerda la obligación que cada vecino de la Onor de Miengo tenía por el servicio del paso de la barca, consistente en pagar en trigo y maíz lo acostumbrado por el mes de agosto y San Martín de cada año, aclarándose que la medida con que se midiese debía de estar cotejada y sellada con el sello de la Onor"


El paso en barca había empezado a regularizarse a partir del año 1107 con la fundación del monasterio de San Domingo de la Barquera con este fin. Luego la Abadía de Santillana y otros propietarios arrendaban el servicio a algunos particulares que ejercían de barqueros:

"…se obligan de pasar y que pasarán a todos los vecinos asistentes y naturales de esta Onor de Miengo de una parte a otra y de la otra a la otra, todas las veces que fuera necesario y quisieren pasar los dichos vecinos y naturales de la dicha Onor"


Los barqueros cobraban cinco maravedís anuales de los procuradores como mantenimiento de paso franco y sin cargas a pobres y peregrinos, así como a la vecindad con motivo de alguna romería, comprometiéndose a...

"tener barco de quilla el segundo día de Pascua de Espíritu Santo para pasar todos los vecinos de dicha Onor de Miengo que van a la Romería de Santa Justa" 


Y por Bárcena de Cudón sigue la bajada


Admirando estos paisajes de la desembocadura del Saja


Cudón y Suances: industria y turismo



Bárcena de Cudón: el campo


Acabamos de bajar


Y llegamos a un cruce. Tomamos, según llegamos, el ramal de la derecha, carretera CA-322


A la izquierda la bolera



Y a la derecha el camino, ahora por la carretera CA-322 delante de esa casa


Bajo los árboles...


En la tapia de enfrente flecha amarilla y distancia a Mar, municipio de Polanco, a poco más de 2 kms.


Dejamos atrás el cruce


Y seguimos por La Piedra


Hay acera a la izquierda


Ruta a Mar


 Bancos y setos


Terreno llano


Palmeras y casa de labor


Curva a la izquierda


Bifurcación: bajamos a la derecha


Ya ante el gran valle del Saja, lo admiramos desde el lugar de Virgen del Monte


Con la ría a la derecha


El río Saja y la Vuelta Ostrera. Atrás está Hinojosa, con La Isla'l Monti enfrente. A la izquierda las grúas del Puerto de Requejada



La Vuelta Ostrera, terstimonio de la antigua riqueza marisquera de este estuario


El grandioso paisaje del valle


Paisaje de contrastes. La arcadia rural y la trepidante industria


Las zonas industriales nos orientan, allí se unen los municipios de Polanco, Torrelavega, Santillana del Mar y Suances...


Allí está La Isla, fangos y marismas bajo La Masera-El Castro-Castíu. Más a lo lejos a la izquierda vemos el Monte Vispieres, muy cerca de las famosísimas Cuevas de Altamira. Se trata de un castro cántabro romanizado y reaprovechado como castillo en la Edad Media. Hay quien sostiene que ese castro fue mencionado en su Historia Natural por el historiador Plinio El Viejo dentro de las fortificaciones y atalayas de la Vía de Agrippa, la gran calzada imperial, antecesora del Camino
 

En el año 998 el Castillo de Viesperes, dominante sobre el gran valle del Saja al Besaya, es citado en el famoso Cartulario de Santillana y en el siglo XIV pertenecía a la Corona, pues en 1371 Enrique II lo cedió en pago a su fidelidad en las luchas dinásticas, a Juan Téllez, que era hijo del Infente don Tello, pasando luego a su hija Doña Aldonza Téllez y a su marido Garci Fernández Manrique, quien sería primer Conde de Castañeda. Más tarde estaría bajo el mandato de los marqueses de Santillana. Debió abandonarse tras las reformas de los Reyes Católicos en el siglo XVI y en el siglo XIX estaba en ruinas


La Llama y sus naves industriales, cais en la misma orilla


Hinojedo, Cortiguera y Suances, en la distancia


Cudón y Suances, al noroeste


Iglesia de Cudón, por allí pasa el otro camino, que se unirá a este al entrar en Polanco. En las inmediaciones esta la Cueva de Cudón, habitada desde la Prehistoria a la Edad Media. Por su parte la iglesia parroquial de San esteban de Cudón se sabe existía ya en el siglo XII y dependía del monasterio de Oña. La actual es una reconstrucción en estilo neorománico de 1965 del templo destruido en la guerra civil. Antes, pero no en este emplazamiento, existió la iglesia de San Salvador, que no pertenecía al monasterio de Oña fundado y favorecido por Sancho García, sino a la Abadía de Santillana, pues era esta quien tenía el derecho de paso en barca desde ella a la de Santo Domingo en Cortiguera. Entre esta iglesia de San Salvador (que dicen estuvo en el barrio de La Vía, en la misma orilla de la ría y que luego pasó a ser ermita de San pantaleón) y esta de San Esteban de Cudón, fue extendiéndose el pueblo, al amparo del camino hacia la barquería


Aún se conserva allí el topónimo El Barco, que hace referencia del paso navegable a Cortiguera, en Suances, al otro lado del estuario, donde hubo torre de vigilancia


Sigue la bajada por Virgen del Monte


Siempre hacia abajo


Rumbo al valle


La gran llanura


Ante nosotros La Gándara y poco después Mar, en Polanco, a donde se orientan nuestros pasos


Otra vista de La Llama y La Vuelta Ostrera


Así baja el  Camino


Campo e industria. En primer término, Mar, entrada en el municipio de Polanco, habitado antaño por la populi cántabra de los blendios y por donde pasa desde tiempos remotos la calzada romana que dio origen a este camino costero



Territorio de la Asturias de Santillana que quedó bajo dominio señorial y formó parte de La Honor de Miengo, logró emanciparse definitivamente en el siglo XIX creando un ayuntamiento propio y prosperando con el Puerto de Requejada, por el que se exportaba trigo castellano y se importaba hierro para las fraguas. La llegada de Solvay en esa centuria le hizo formar parte del gran cinturón industrial de Torrelavega


A lo lejos los Picos de Europa guardan el testimonio de tantos y tantos episodios de nuestra historia...



Más vistas de La Llama


Al fondo al oeste, más allá de Hijojedo y Cortiguera, los montes de Traslayos, La Jerra y Llande, que nos ocultan la marina ensenada de Cabrera. Justo detrás de las naves industriales pasa el camino que viene de la iglesia de Cudón


El Camino es aquí como un gran tobogán


La Llama, El Porrinal y La Zanja, y a lo lejos la iglesia de Cudón


Casa de Alejandro y Carolina


Un árbol solitario nos da buena sombra en días de sol abrasador


Bajamos al lugar de Joyas, al sur del municipio de Miengo


A lo lejos vemos el Cueto Redondo (919 mts. y a su derecha la Peña de las Liebres (632 mts.). A su izquierda, separada por el Saja, es laSierra de los Hombres, cuya máxima altura son los 534 metros del Monte Dobra. A la izquierda está el Alto de La Llana (503 mts.)


Joyas, barrio de Bárcena de Cudón


Casas campesinas reformadas


Ya caminamos por el llano


Los tejados de Mar, a un paso


Todo de frente




Pero siempre hay un momento para mirar atrás


Esta es la bajada que hemos hecho por Bárcena de Cudón. Es ahora cuando vemos en aquel alto la iglesia del pueblo



 Iglesia parroquial de Santa María de Bárcena de Cudón, del siglo XVI


Allí entramos en Mar, ruta a Requejada, municipio de Polanco