Eres el Peregrino Número

martes, 28 de octubre de 2014

PEREGRINOS ANTE SAN MIGUEL DE CANERO/CANEIRU (VALDÉS, ASTURIAS): EL PASO DEL ESVA


San Miguel de Canero/Caneiru
El Chano de Caneiru
Viniendo de Queirúas, el Camino Norte o de la Costa recorre la marina del concejo de Valdés mientras admiramos los paisajes campestres de las inmediaciones del litoral mientras nos andentramos en el corazón de la parroquia valdesana de Canero o Caneiru, viendo a lo lejos el vallelas colinas boscosas del Picu La Gubia (418 mts.) y Las Siel.las (422 mts.) delante de nosotros


Estamos en El Chano de Caneiru, una gran llanada de la rasa del litoral, muy cerca del mar, que no vemos pien, oculto por los pinares


En el  Diccionario Geográfico Popular de Asturias de Luciano Castañón hallamos estos refranes populares "Cuando la truena va pa Caneiru, xunce los bueis y veite pal eiru". "El que nun diga l.lin, l.lama, l.lumeiru, ese nun ya del l.lugar de Caneiru" (la grafía "l.l" es propia de buena parte del dominio lingüístico asturleonés y ha de pronunciarse como "ts", a veces apareciendo escrita con esas letra


Pasamos entre las casas del lugar


Es un camino muy llano


Y bajamos unos metros


Para aquí, a la izquierda, pasar bajo el puente de la Autovía del Cantábrico (A-8)


Al otro lado seguimos de frente a la izquierda, subiendo ligeramente


Luego hay otro cruce y ya vemos al fondo la "v" del Valle del Esva, importante río del concejo


Seguimos de frente, cuesta abajo, con el valle al sur


El Camino sigue cuesta abajo por trecho asfaltado pero estas escaleras a la derecha llamarán poderosamente nuestra atención


Bajan a esta hermosa fuente, en medio de los prados


De su caños sale un chorro de agua


Y sobre ella, las casas. Antaño se venía aquí a por agua


Nosotros seguimos bajando hacia El Ventorillo


Allí la carretera N-632 realiza una cerrada curva por la que caminaremos


Encima, entre la arboleda, reconocemos un campanario


Es la iglesia parroquial de San Miguel, con los montes de La Siel.la atras


Así, llegamos a la carretera N-632 y vamos a la derecha


Haciendo la pronunciada curva. En la fachada de la casa hallaremos una inscripción



"Se hizo año 1889"


Altos de El Ventorrillo, en las inmediaciones de Casiel.las


Bajamos un poco por la carretera


El Ventorrillo a nuestra izquierda


Aquí hubo antiguamente una venta caminera


Ahora hay un caserón venerable, con corredor y puertas y ventanas adinteladas, tejado de pizarra, como es usual en la comarca. Es del año 1839


 Lo vemos desde la carretera y lo dejamos atrás


Pues nosotros ahora dejaremos de bajar para empezar a subir por el camino de tierra de la derecha


Camino que nos lleva al campo de la iglesia


La iglesia de San Miguel de Canero/Caneiru, frente a la que pasa el Camino, es en su hechura actual una obra del año 1800 pero que guarda la memoria de un monasterio medieval fundando por los condes Xemeno Xemeniz y Aragonti, padres de Piniolo y de Sancho, el hijo que lo heredó, pero que a su vez lo donó a su hermano para que este fundara el que fuese el tanto tiempo poderoso monasterio de Courias en Cangas del Narcea, del que Canero fue dependiente. Hubo además un hospital de peregrinos del que, como tantos otros, no tenemos noticias hasta los censos del siglo XVIII, cuando estas fundaciones ya languidecían


 En la hornacina de la fachada, la imagen del Arcángel San Miguel con la lanza, aplastando al demonio


Portada, en el interior del cabildo


El camino que viene subiendo al campo de la iglesia, aquí explanada asfaltada, realiza una curva y pasa ante aquellas ruinas


 Salimos pues del campo del santuario


No sabemos si esas ruinas tendrán que ver con el extinto hospital de peregrinos, pero son una referencia importante. A la izquierda del asfalto pasaremos bajo aquel alto árbol


Extacamente por aquí a la izquierda, donde sale un camino de tierra


Nos adentramos en la foresta


Iniciando la bajada al valle del Esva


La pista es ancha y cómoda de caminar


Castaños y laureles


Tupido bosque


Camino bien pisado por los peregrinos


Pasamos bajo un gran pino


Salimos nuevamente a la N-632, la también oficialmente llamada Carretera Ribadesella-Canero


Estamos en el valle del río Esva. El río pasa entre la vegetación del medio


Es La Veiga, bajo los montes boscosos de El Gayón, con los picos de La Gubia y La Siel.la Anguleiro en lo alto


La Veiga, tierra de molinos y molineros, donde El Regueiru'l Gayón desemboca en el río Esva, poco antes de su desembocadura en el mar


Ojo al incorporarnos a la carretera general


Nos acercamos a la Rotonda de Canero, co el viadcuto de la autovía al fondo, en lo alto, sobre la desembocadura del Esva en la Playa Cueva o Playa L'Arena, que no vemos desde aquí


Ahora abajo a nuestra izquierda otra carretera muy importante, la N-634, que recorre la cornisa cantábrica entre San Sebastián y Santiago de Compostela. Ella será una de nuestras referencias viarias más próximas hasta llegar a la Ciudad del Apóstol


Todas las vías de comunicación confluyen en este valle. La N-634 viene del interior, pues en Ribadesella/Ribeseya, donde arranca la N-632 se va al interior de Asturias, del valle del Sella al del Piloña y el Nora, atravesando Oviedo/Uviéu, la capital asturiana, para por el valle del Nalón subir a La Cabruñana y bajar a Cornellana, valle del Nonaya y La Espina, siguiendo en ese trazado desde la ciudad ovetense un trayecto muy paralelo a otro camino de Santiago, el Camino Primitivo


Y aquí en esta rotonda, donde la N-632 finaliza uniéndose a ella, la N-634 baja de La Espina, separándose del Camino Primitivo, por el valle del Esva, atravesando muchos pueblos entre los que destacarían Brieves y Trevías, unos kilómetros más al sur


En la rotonda, siguiendo la N-632 empatamos con la N-634 buscando ir hacia el puente sobre el Esva, al fondo a la izquierda





Varias de estas casas están dedicadas hoy día al turismo rural. Más allá en medio de la vega del río vemos la nave de una antigua industria láctea


Caminando con precaución caminamos hacia el puente


Justo antes de cruzar el río Esva pasamos junto a la histórica Casa del Barco


La Casa del Barco era la casa de la histórica barquería que daba servicio a quienes pasaban el Esva antes de la construcción del puente


Se trataba de un servicio de barcas de pasaje de orilla a orilla que hacia 1752, cuando figuraba en el Catastro de la Ensenada, pertenecía a la familia Avella Fuertes, siendo mencionada en las crónicas de viajeros como Guillermo Manier y Jean Pierre Racq.


La familia propietaria de la Casa del Barco la arrendaba a a Juan de la Fuente y Domingo del Rey y sabemos que el precio por persona eran dos maravedís y por caballería cuatro


También George Borrow  menciona este cruce en lancha por el río, curso fluvial que inspiró algunas poesías del Padre Galo, Fernán Coronas, tantas veces mencionado en nuestro periplo por tierras valdesanas.


Tras dejar La Casa del Barco nos dirigimos directamente al puente


Además del Camino Norte de Santiago pasan por aquí sendas costeras


Llegamos al puente sobre el Esva de la carretera N-634


El primer puente era del año 1908 y metálico, su inauguración favoreció el transporte de viajeros en líneas regulares por esta vía de comunicación cuando el ferrocarril aún era un proyecto. Pese a todo la duración del viaje era larguísima


Y estas son las boscosas riberas del río Esva. Al fondo el viaducto. Más allá está L'Arena o Playa de Cueva, que no divisamos. El propio topónimo Valdés, origen asimismo del famoso y extendido, apellido, procede de "Valle del Ese", otro nombre del río Esva, río que nace de la union del río Navelgas con el río Bárcena


Este puente fue de los destruidos durante la guerra civil en un intento de parar el avance de las columnas gallegas del ejército nacional en territorio republicano. Dicha detención no se lograría efectivamente hasta más al interior de Asturias, en el Frente del Nalón


Vista del Esva desde el puente hacia el sur, con La Veiga en primer término


Río recuperado y repoblado de salmones después que, durante mucho tiempo, su desembocadura estuviese tapada por piedras y arena. Río cantado y glosado por el ya mencionado escritor Fernán Coronas, El Padre Galo:

Rigu Esva, rigu Esva,
l’augua túa nun yá pouca,
peru tu cuasi nun cantas
ya la voz traisla bien rouca.
“Anque you nun sou de llonxe,
rendíu ya afanando vengo,
que fai yá sieglos que corro
ya encima gran pena tengo.
Duelme’l ver que la tierrina
se fai cada vez más mala,
ya de las mías mocedades
nun-y queda güei nin la fala.
Días los días d’entoncies!
Homes los homes d’antanu!
Falaxe’l qu’ellos falaban,
todu dafeitu asturianu!
Güei que crucio estrañu suelu
mueiro de malencolías;
¿Áu tán los mieus asturianos?
¿Áu tán las Asturias mías?
L’augüina mía chorosa,
ensin gracia pa cantare,
vei triste ya amargurida
cumu’l corazón del mare.”
Asina respondéu L’Esva
con un quixúme fondu,
ya you quedéime chorando
ya inda nun choréi abondo
 

Más a lo lejos el gran viaducto del Ferrocarril Ferrol-Gijón, la línea de vía estrecha proyectada en 1886 y que no fue totalmente terminada hasta 1972, cuando ya las necesidades perentorias que motivaron su puesta en marcha (comunicación de la artillería ferrolana con las fábricas de armas de Asturias), hubiesen desaparecido por completo hacía muchísimo


Una vez pasado el puente hay un cruce: nosotros seguríamos a la derecha por la carretera N-634 aproximadamente un kilómetro más. Es lo más directo pero hay que tener en cuenta que no tiene arcenes y en ocasiones el tráfico, además de veloz, es intenso, sobre todo en temporada estival, cuando se va a la cercana playa


Existe no obstante una alternativa al peligroso tránsito por esta carretera nacional y es la de desviarse por un sendero fluvia, frecuentado por pescadores y parcialmente señalizado, que nos lleva entre los árboles a lo largo de la ribera del río


Unas flechas amarillas pintadas en sendos troncos que flanquean el sendero nos indican bajar un poco entre la frondosa vegetación ribereña


Abundan los helechos y el camino se estrecha pero se pasa bien


No hay mayor pérdida que acercarse al río


El río Esva y su puente quedan a nuestra derecha


 Y avanzamos siguiendo la corriente fluvial


A la derecha el río y a la izquierda, muy próxima también, la carretera


El trayecto está bien pisado y es fácil de seguir


El Esva se dirige a su desembocadura


Un lugar paradisíaco


Mojón telefónico


Salimos a un prado


 Y luego a campo abierto, en esta espaciosa vega ante el viaducto






A la izquierda la carretera y su señalización



Carretera que se dirige a La Vuelta, la curva que hay frente a la que fue Casa María, histórica parada de viajeros en esta carretera, hoy en día hotel. Por detrás, a su derecha, sigue el Camino


Nuestra senda se aparta de la orilla y se dirige hacia allí


 Un hito confirma el camino correcto


Señalización en pizarra de las clásicas líneas, blanca y amarilla, de las rutas de pequeño recorrido con las que aquí coincide el Camino Norte o de la Costa


Y ya llegamos al pie del bar y hotel


A la derecha de este cruce sigue la senda xacobea: a la izquierda se sube a la carretera y al bar con restaurante y hospedaje


La antigua Casa María, histórica parada de postas que es ahora el Hotel Canero, con habitaciones y menús para peregrinos y visitantes


Como hemos dicho, detrás de la casa sigue la senda. Los peregrinos que han optado por la carretera pueden desviarse aquí a la derecha para enlazar con el sendero fluvial


La ruta de La Playa Cueva o L'Arena y de Cabo Busto coinciden con el Camino


Avanzamos hacia el bosque


El Camino sigue por estas vegas


Camino que llega a un cruce: a la derecha se va a la playa de L'Arena o Playa de Cueva, una de las más bellas y amplias del litoral de Valdés, ante el Cabo Busto, donde desemboca el río Esva, morada de xanas o ninfas astures de las aguas, según mitológica tradición


El Camino como tal sigue por el sendero de la izquierda, entre la frondosidad de la espesura


Es una verdadera selva de tupido arbolado

 
 

Aquí empezamos a subir


Conchas xacobeas en la subida


Helechos y tramo más "al descubierto"


En un cruce de caminos en medio de esta intrincada vegetación iremos a la izquierda


Para acto seguido desviarnos a la derecha y continuar ascendiendo


Tomemos por lo tanto el camino de la derecha, el que sube


Este es el mojón que nos lo advierte


Alforamiento rocoso


Subimos aún más


Línea de losas...


Un repecho...


Una vez más salimos a la carretera N-634, la cual cruzamos para ir de frente a la izquierda unos pocos metros


Allí cruzamos y nos desviamos a la derecha monte arriba


Otro estrecho sendero que sube


Señalizado por mojón xacobeo


La carretera ha quedado abajo


Unos buenos vericuetos, pero se camina bien


La única dificultad es el ascenso continuado, que no obstante salva la larguísima curva de La Vuelta, en la carretera


Troncos y selva


Helechos


Adivinamos el final de la ascensión


Cerca de Las Fontaronas, al sur de Caroyas, llegamos a esta pista asfaltada


Llaneamos al lado de la Autovía del Cantábrico, cuyo trazado ha modificado el camino primigenio


Aquí un muro nos separa de la A-8


Aquí un vallado


Altos arbustos. Esta pistas fue abierta con las obras de la Autovía del Cantábrico como vías de servicio que sustituyen a los antiguos caminos afectados por el trazado de la A-8


Pinares


 Según avanzamos admiramos el entorno


A nuestra derecha, al otro lado de la autovía, el pueblo de Caroyas y el mar


Caroyas es el más occidental de los pueblos de esta parroquia de Canero o Caneiru


Es un hábitat concentrado, eminentemente rural y ganadero, en medio de estos campos de la marina valdesana


Aunque vemos parcialmente los acantilados de El Cantón, no llegamos a reconocer L'Arena o Playa Cueva, con la desembocadura del Esva, tapada por los árboles y el terreno


Sí vemos parcialmente la rasa del Cabo Busto, que se adentra en el Cantábrico


Cabo Busto, plantado intensa y extensivamente de pinares, en solar de famosos yacimientos arqueológicos, uno de los enclaves habitados más antiguos de toda la cornisa cantábrica



Al oeste La Sierra Conciyeiru con El Picaratín (411 mts.)


A su izquierda y más cerca El Picu'l Hombrón (343 mts.)


Llegamos a una explanada donde hay una encrucijada. Un mojón con concha xacobita nos muestra el camino a la derecha, donde están los quitamiedos


Aquí pasaremos el puente sobre la autovía


Tiene pasos a ambos lados para peatones


Vista al oeste, hacia Barcia


Vista hacia el este, hacia Caroyas y el Cabo Busto


Aquel pueblo en la llanura es Busto, un poco más al norte de El Chano Caneiru, que se extiende en los campos que dan acceso a la punta del cabo


El Camino no pasa por él pero sí relativamente cercano


Llegamos al otro lado del puente...


Y el Camino discrurre por los campos de Caroyas


No muy lejos del barrio de El Calvario


Bajamos ligeramente cerca de La Casina'l Monte


Y en la primer curva nos desviaremos aquí a la izquierda


Por esta pista de tierra y grijo


Una verde y hermosísima llanura


Ante La Sierra Conciyeru


El Camino dibuja una larga recta


Y una impresionante perspectiva de "línea de fuga" totalmente pictórica, evocadora y natural


Nos metemos en el bosque


Tras los campos abiertos volvemos una vez más a la espesura


Hitos del Camino...


El arbolado se abre un poco


Y llegamos de nuevo a la carretera N-634, que cruzamos al otro lado, por donde vemos que continúa el Camino


Más hitos y flechas nos lo confirman


Senda boscosa


Pero muy ancha y espaciosa, además de asfaltada


Pasamos al lado del depósito del agua sobre el pequeño valle formado por El Regueiru de Ricande, que divide la parroquia de Canero/Caneiru de la de Barcia


Salimos de nuevo a la carretera nacional N-634 y vamos a la derecha


Siguiendo por este sendero paralelo a la calzada


Los seguimos sin desviarnos


Pues el que se desvía es él, de la carretera, sin ni siquiera pisarla, a la derecha, de nuevo al bosque


El mojón y la flecha nos lo confirman


Entramos así en la parroquia de Barcia, rumbo a la capital del concejo, el camino de Luarca/L.luarca