Eres el Peregrino Número

jueves, 9 de abril de 2015

EL PEDREGAL: HISTORIAS PEREGRINAS EN LA CASA EL COXU. TINEO/TINÉU (ASTURIAS)

El Pedregal. Al fondo Casa El Coxu.
Llegando a El Pedregal
Dichosa es la vista del pueblo de El Pedregal, en la tinetense parroquia homónima. Tras los densos bosques y fincas desde La Pereda nos encanta esta bucólica estampa de prados de vacas y senda caminera que es una deliciosa continuidad de los paisajes, entre agrestes y rurales, que hemos dejado atrás...


El Camino Primitivo de Santiago se va andentrando así en las tierras del occidente astur, en términos del concechón, que es como se conoce, por su tamaño, al concejo de Tineo/Tinéu.


Hay grandes caserías con buenos rebaños de vacas...


El Pedregal, cabeza de la parroquia de este nombre, en el trayecto hacia la capital municipal.


La carretera  AS-216 pasa un poco más abajo, paralela al Camino, entrando también aquí en el peublo. Al sur son las grandes planicies que, cual meseta, se extienden desde La Espina a La Curiscada y al sur hacia el profundo valle del Narcea con las serranías al fondo: El Courío, Bexega. Idarga...


Según nos acercamos vamos teniendo una perspectiva cada vez mejor del pueblo, extendido a lo largo de la carretera y el Camino, así como por los campos de los alrededores. Allí al oeste es La Curiscada, alargada loma que será referencia en los próximos kilóemtros de andadura, siempre al sur.


Caminamos por la ladera sur de La Sierra, La Sierra Tinéu. Aquí el Camino deja de ser senda de zahorra, tierra y piedra suelta y empieza a estar asfaltado.


La expectación crece, ante la llegada del peregrino...


Se suman más, a vernos pasar.


Banco para sentarse y palabras de bienvenida dibujadas a corte de tijera en el boj de El Torreón.


La Fonte Santiago, agua y hornacina con la imagen del Apóstol Santiago.



Vamos a ir confluendo hacia la carretera, pasando primero estas antiguas casas de venerable piedra de cantería...


Casa bien guardada...


Salimos aquí a la carretera a la altura de la casería de La Güérgula y Casa Xacalen.


El empalme con la carretera queda atrás. No hay arcén puede decirse... así que OJO AL TRÁFICO.


Al otro lado admiramos esta hermosa quintana asturiana...

Casa asturiana de piedra con panera de corredor de la que cuelgan las riestras de panoyas, las mazorcas de maiz enristradas, a la antigua usanza.

En la rosaleda.


Nosotros seguimos carretera adelante...


Caminaremos bien arrimados por el borde izquierdo, junto a más casas, algunas grandes y muy restauradas, con dinteles de piedra en puertas y ventanas, paneras, hórreos, cuadras...


Arquitectura rural asturiana.


Seguimos avanzando...


Recuerdos del ayer...


La vespa en el tejado... el tractor sigue en uso.


 A la derecha la casa de la Mantequera de Tineo, al fondo la que fue durante décadas toda una institución en El Pedregal. La Casa El Coxu.


Muchos fueron los peregrinos que pararon estos años en la célebre Casa El Coxu en el tinetense pueblo de El Pedregal, unos kilómetros antes de llegar a la villa capital del llamado Concechón. Constituía una perfecta parada, más o menos a medio camino, en este tramo sin tiendas ni bares que viene de La Espina (Salas). Lleva un tiempo cerrada y no sabemos si algún día alguien retomará el negocio. Se trataba de una de esas tiendas mixtas, tienda-chigre o tienda bar que tanto prosperaron en las zonas rurales antaño.


La Casa El Coxu fue fundada por José El Coxu de El Pedregal, y abrió sus puertas en la Nochebuena del año 1952: José nació en una de las caserías del pueblo en 1905, empezando a trabajar como tratante de bueyes en aquellos tiempos en los que estos eran tan importantes o más que los coches.


En entrevista a su hijo, Eloy Antonio Fernández, publicada por Ignacio Pulido en el diario La Nueva España del 30-3-2011, nos enterábamos de estos datos y también con tristeza del entonces inminente cierre del local, al jubilarse él, como heredero del negocio, y próximamente su mujer Anita Fernández, quien estaba últimamente al frente. Antonio o Toni, contaba que su padre ya había regentado un chigre en 1940, llamado El Figón, pero en 1951 compró este antiguo establecimiento, llamado Casa Anxelu, tras el fallecimiento del dueño, reinaugurando aquella tienda-bar, que tenía ya entonces un siglo de existencia, reformándola. Despacharon en ella José y su esposa Regina Rodríguez, luego ayudados por sus cuatro hijos.


Con un poco de mejor paso para los viandantes, el Camino sigue hasta otro lugar de vieja historia, la iglesia de San Justo y San Pastor de El Pedregal.