Eres el Peregrino Número

domingo, 13 de septiembre de 2015

PEDROSA: EN EL VALLE DE SARIEGU HACIA LA CARCABÁ: DONDE SE CASAN LAS XANAS (ASTURIAS)


Pedrosa
Viniendo cuesta abajo desde Figares, y tras bajar desde La Campa por las laderas de La Llomba, el viejo Camín Real, llamado Camín de la Platería, llega ahora, en la saregana parroquia de San Román, al pueblo de Pedrosa, donde acaba el descenso y caminamos por las tierras llanas del valle de Sariegu. El valle del Nora es paso franco hacia Siero y la capital asturiana, Oviedo/Uviéu.


Es una senda preciosa y muy bella, llanísima, con setos silvestres o sebes que delimitan fincas y Camino.


Estamos en la parroquia de Santiago, una de las tres que componen el concejo de Sariegu.


Placidez de un valle mítico... "donde nace el Nora", tal y como afirman las viejas crónicas.


Y así llegamos al pueblo de Pedrosa, pisando ya asfalto de la carretera local SR-1, la cual sigue en este tramo el trazado del ancestral camín real. Hay trechos pintados como senda peatonal.


Por Casa Antón el de Medita entramos en el centro del pueblo.


Un grupo de casas y una panera: Casa Pepe'l Camineru, Casa Consuelo, Casa Pepe Rosalía, Casa Amelia, Casa de Don Pepe y Ester... son algunos nombres de estas moradas y quintanas vecinales.


Casa'l Ferreru Pedrosa, Casa Teresa Nastasio...


Al sur los prados de La Bargaña, El Barrilón, La Fabariega. El valle se cierra al sur con las colinas de L'Enguilu, donde en la zona de Solacárcoba hubo calieros u hornos de Cal. Sobre las colinas asoma un poco la cima de Peñamayor.


Pastos y ovejas.


Más allá El Rebollal y Berros.


Montes y valles plagados de historias de xanas, ninfas asturianas encantadas que encandilaban a las gentes de estos pueblos con sus aventuras y correrías desde aquí a los altos de La Llomba.


Aquí llegamos ahora al antiguo lavadero y a La Fuente Pedrosa. cerca de Casa Cubillas o de Juan, Casa Aurina la de Enrique, Casa Eduardo que tuvo tienda, o Casa Jesús Acevo entre otras.



Fuente con lavadero y bebederu de la que mana agua fresca procedente de La Fuente Gallegos, estupenda para beber y llenar las cantimploras.


Seguimos ruta, en las cercanías de Casa Máximo'l de Nieves, Casa María Manolo, o la de Valentín Sienra, el madreñeru Pedrosa.


Vuelve el arcén peatonal.


Yedra florida y hermosa en el Camino...


Cuadras y graneros.


Banco para sentarse.


Casa de corredor en medio de los prados.


Allá arriba en La Llomba los antiguos sepulcros megalíticos de Valloberu son dados a las historias de seres elementales como les xanes. Se dice que una xana de la enigmática cueva de La Escrita, en cercano pueblo de Ñora, acudía a visitar a las de La Llomba y tardaba siempre tantos días en llegar que sus hijas, les xanines, se lamentaban y se escuchaban sus llantos... "¡ay xana má! ¿cuándo venerá?...


Más abajo de Valloberu La Roza Solpeñón.


Allí en la carretera está La Vizcaína, donde estaba El Llagar de Fael de Bastián y el chigre-tienda La Vizcaína, Casa Fael, un lugar de parada y fonda de carreteros y viajeros que tuvo animación y baile. Detrás está La Cantera la Vizcaína, de donde tantísima piedra se sacó antaño.


Información histórica de Pedrosa.


Gran casería.


Pomaradas y huertas.


Vista atrás.


Carros de hierba.


Más huertas y pastizales a la derecha del Camino. Al fondo divisamos la casas de La Carcavá. Por supuesto al norte y noroeste sigue la larga loma de La Llomba. Acá es El Campu los Salgueros y más allá El Campu los Salgueros, El Pozu los Los Llobos, La Cabañona, el Altu la Fumarea y El Picu Fariu.



Saliendo de Pedrosa encontramos otro bebederu para el ganado.


Buena perspectiva de la falda de La Llomba cayendo hacia el valle, por donde estamos caminando.


La Vizcaína también ha quedado atrás.


El valle al norte y oeste, bosquetes de La Bargaña y Arbenti. Al sur El Picu Balba y El Cantu Montería. Por allí va el río Nora, quien forma el valle que estamos recorriendo camino de Oviedo/Uviéu.


Aquí el Camín Real es el Camín de la Carcavá.


Casas y fincas. En La Fabariega se celebraron antaño sonadas romerías.


Cruce de caminos.


Primeras casas de La Carcabá.


Nos acercamos la carretera La Campa. Allí está La Colonia, un grupo de casas levantadas hacia la misma época y entre las que destacan Casa Celio y Casa Avelino San José, artesano de la madera.


Acercándonos al cruce de camino y carretera en Casa Quico Arboleya.


La Carcabá, barrio de la parroquia saregana de Santiago sito en el cruce con la carretera AS-113. El lugar fue de los que más creció en el rural concejo de Sariegu, de dieciseis en 1887 a más de cien en la actualidad. 


Un pequeño parque infantil, justo en el lugar donde se cruzan carretera y camín real.


En el cruce, una antigua panera, la panera de Casa Quico Arboleya.


Al otro lado de la carretera está el bar, antigua Casa Arboleya y verdadera institución en Sariegu.


Hemos de cruzar con sumo cuidado. Aquí paraba de siempre el autobús de línea y, más antiguamente incluso, los carreteros que llevaban el carbón de las minas de Lieres a Villaviciosa.


Placa sobre la historia del lugar.

Casas junto a las que caminamos para, una vez cruzada la carretera, tomar el desvío a la derecha.

Aquí a la derecha tomamos la ruta a Vega, capital de Sariegu.


Hermosa fila de viviendas en el cruce, con jardín y verja. Casa Alfredo y Casa Bartolo son algunas de las de La Carcabá.


Una hermosa quintana con panera mirando al Camino.


Panera agradeblemente ornamentada con flores, calabazas, panoyes de maíz, ajos...


Aperos de labranza en les colondres y símbolos tallados en las puertas.


Sigue el Camino...


Invernaderos: las nieblas ocultan con su manto blanco las cumbres de La Llomba.


Arte en madera a la puerta de la quintana.


A la izquierda la carretera.


A la derecha el jardín...


Encantos del valle de les xanes...


Al pie de La Llomba, La Cuesta y Caicía.


Larga recta hacia Vega, capital de Sariegu.


Verde valle, verde prado.


Huertas, caserías, chalets, fincas e invernaderos componen nuestro entorno más inmediato y, más al norte, se suceden de este a oeste todas las alturas de La Llomba: El Pozu los Llobos, Los Salgueros, Les Cruces, Valloberu... alargada loma y milenaria tierra ganadera desde tiempos prehistoricos que conserva el testimonio de legendarias culturas pastoriles megalíticas que allí levantaron sus monumentos funerarios, capos de túmulos, necrópolis para guardar la memoria de sus difuntos y lugar reservado lo sobrenatural, monte habitado por esos seres mitológicos que son les xanes, encantos de cuevas y fuentes, ninfas que al decir de la leyenda llegaron a casarse con vecinos de estas aldeas, dando origen a célebres familias y estirpes.
 

A veces un viudo llegaba a casa tras madrugar para trabajar en la casería y se encontraba con sus hijos pequeños lavados, peinados, vestidos y almorzados. El suceso se repetía varias veces hasta que un día el viudo quedaba y descubría a la xana. Terminaban casándose, a veces disfrutando algún tesorillo escondido por la xana... pero siempre había un tema tabú, no recordarle a la xana su origen. El nuevo marido no habría de pasar nunca por tal fuente, cueva o lugar y si lo hiciese no contarle nada de lo que viese u oyese a su esposa. Pero el tiempo transcurre y todo se olvida, un día el hombre pasa y escucha lamentos de xanas, las hermanas de su mujer, preguntando por ella con tristes voces... ¡xana, xana, que to padre'l rei te llama!... ¡xana, xana, to madre te llama, que ta mala na cama!... o similares frases. Al principio no dice nada pero como el suceso se repite termina un día por decírselo a la xana, la cual se enfada y le recuerda que nunca había de decirle nada. La xana entonces vuelve a quedar encantada, desaparece y el viudo se queda solo, triste y descosolado. Esta es una de las leyendas-tipo de les xanes de Sariegu, aún había gente mayor que recordaba como algunas personas eran llamadas "fíos de la xana", los hijos de la ninfa, o "los de la xana".


Un poco más al oeste y en esta tierra mitológica: La Collá La Fumarea y El Picu Fariu, con sus más de 700 metros de altura, conforman la estribación más occidental de La Llomba, atalaya de estos valles y caminos por los cuales se desparraman pueblos, caseríos y quintanas en medio de prados y bosquetes, desde la llanura a las faldas del monte.Mientras, el Camino continúa hacia la Fuente del Pozu Saláu... otro emblema de Sariegu.