Eres el Peregrino Número

martes, 1 de septiembre de 2015

RÚA PORTA DE CIMA: LA DE CARMIÑA PRIETO ROUCO, "A CANTORA DA TERRA CHÁ" Y LA PRAZA DE SANTA MARÍA, MEMORIA DEL HOSPITAL DE PEREGRINOS DE SANTA CATALINA (VILALBA, LUGO, GALICIA)


Conchas en el enlosado de la rúa Porta de Cima. Vilalba.
Empezando a bajar por la rúa Porta de Cima
Adentrándonos en el casco urbano de la villa de Vilalba, capital de la Terra Chá, procedentes de As Casas Novas y Liñares, el Camino Norte de Santiago se dirige a la histórica rúa Porta de Cima, donde estaba una de las puertas de la desaparecida muralla y era la entrada tradicional desde el este y por lo tanto la más empleada secularmente por los peregrinos que iban a Santiago


 En un principio la rúa baja unos metros, con aceras y pavimento de asfalto para el paso de vehículos.


Llegados a este cruce el asfalto desaparece.


La rúa Porta de Cima sigue de frente, a la izquierda de esta casa.


Vista atrás.


La lluvia forma un espejo en el suelo de losa...


Jalonan el recorrido a lo largo de esta rúa, que fue algo así como la antigua calle mayor, varios postes con placas en las que aparecen escritos testimonios y frases de diversos escritores gallegos referidos a esta emblemática vía de acceso tradicional al centro urbano, lo que era la primitiva población.


Vista al frente... calle adelante.


Otra dedicatoria a esta histórica rúa


A la derecha podemos bajar un momento


Veremos una histórica fuente restaurada.


Fuentes a la entrada de las villas de antaño, donde la gente bebía y abrevaba el ganado, al entrar o salir dela población


Y luego seguir por Porta de Cima.


Algunas paredes dejan ver la piedra...



Viviendas populares, de dos o tres plantas.



 Recorrido realizado hasta aquí...


Letras para una histórica rúa.


Paso a paso...



Dedicatoria relacionada con los peregrinos...


Se forma una pequeña curva...


En ruta...


Larga rúa...


Ventanas y balcones se asoman a la rúa.


Dos largas filas de casas a ambos lados de esta calle.



El agua, como una capa de barniz brillante o charol, refuerza la escena, reflejando las casas en el suelo.



Suelo de conchas xacobeas doradas...


Rúa recuperada y restaurada.


Mención a los romeros...


La calle se alarga...


Esencia del Camino, esencia de Vilalba.


Camiño de Santiago...


Arquitectura urbana secular...


Una placa en una fachada.


Que nos recuerda que en esta casa vivió Carmiña Prieto Rouco, A Cantora da Terra Chá.


Hay hermosas galerúas acristaladas en el piso superior de algunos edificios.


Vilalba, capital da Terra Chá.


Concha del Camino...




Zapateros...


Y más paraguas...





La Praza de Santa María, al fondo a un paso.


Rúas de poetas...


Cruces y casas...


Zona de tascas.


Nos acercamos a la plaza...


Antiguos comercios...


Camiños da Chaira...



Vista atrás...


 Más rememoranza de los peregrinos...


 Salimos a la Praza de Santa María.


 Aquí salimos a la plaza.


Praza de Santa María, donde está la iglesia parroquial, frente a la que pasa el Camino.


Al otro lado de la Praza de Santa María se halla un monumento excepciónal y símbolo de Vilalba, la Torre dos Andrade.


Antes de visitar la Torre dos Andrade hemos de recordar aquí una página bastante desconocida de la historia de Vilalba es la de su extinguido hospital de peregrinos, del que apenas se conservan unas pocas crónicas. Se sabe que daba por una parte a la rúa Porta de Cima, por donde vinimos, antiguo acceso al interior de la población a través de una de las puertas de sus murallas y otra a esta Praza de Santa María.


No se sabe de su origen pero sí que a partir del XVII su actividad languidecía. En 1613 tenía nada más tres camas con sus mantas y en 1659 se registra el gasto de cinco reales en un carro de paja para los peregrinos. En 1753, según se saca del Catastro de la Ensenada, el hospital más que de peregrinos era de necesitados (fueron los antecedentes de los hospitales de caridad y los actuales servicios sociales) pues en él se asistía a tres pobres, vecinos de la villa. Los ingresos para su mantenimiento veían del alquiler de dos pequeñas huertas en la zona de la Porta do Poxigo (otra de las puertas de la muralla), así como del alquiler de puestos en las ferias. En 1660 se fundó una escuela en la planta baja... y lo dicho, aparte de referencias en antiguos documentos nada más de él parece haber llegado a nuestros días.


Conocida la historia del hospital de peregrinos es hora de sabenr también la de esta Torre dos Andrade, O Castelo de Vilalba