Eres el Peregrino Número

domingo, 24 de julio de 2016

LOS PUENTES DE PIÑERA/PIÑEIRA: CAMINO DE LA VILLA DE NAVIA (ASTURIAS)

Piñera, Navia

Una vez dejado atrás el pueblo de Villapedre el Camino del Norte en las tierras naviegas del occidente astur se dirige a las vegas del río Frexulfe, viendo al oeste el siguiente enclave del concejo de Navia por el que vamos a pasar: Piñera o Piñeira.


Desde la salida de Villapedre contemplamos algunas de sus casas.


La senda se estrecha al ir llegando al río.


Suelo bien pisado por el paso continuo de peregrinos.


Frondosa vegetación de ribera.


El río Frexulfe, que podemos pasar "mojándonos los pies" por aquí.


O "sin mojarlos" pasando por esta pasarela de madera.


Este modesto curso fluvial marca una importante transición cultural e histórica de la que su exponente quizás más patente es el paso linguístico del asturiano occidental al asturgallego.


Llegamos al otro lado...


En la otra ribera sigue la vegetación de la orilla fluvial.


Raíces asomando en el trillado suelo.


Subimos poco a poco.


Vamos llegando al final de la corta subida.


Y a las primeras casas.



Cruzamos la N-634 cerca de la tienda de Oscar.


Cruzamos y seguimos subiendo.


Dejando atrás las casas de la carretera

 Un poco más allá nos encontramos con este alojamiento privado al lado mismo del Camino.


 Buen Camino peregrino.


Y buen lugar para el descanso.



Albergue privado, robusto caserón tradicional con cabazo.


Un hermoso caserón de fachada de piedra viene justo a continuación.


Esta construcción parece estar imitando una torre-castillo toda de piedra.


La carretera nacional vuelve ahora a estar cercana. Más allá es el Monte del Polvorín.


Puente sobre las vía del tren.


El antaño famoso Ferrocarril Gijón-Ferrol, inaugurado en 1972 aunque la idea era ya de casi un siglo antes. Integrado desde el 1 de enero de 2013 en la red de ADIF.


Nos acercamos así a la iglesia parroquial de Piñera/Piñeira.


Su torre-campanario, alta y picuda, es característica de muchas iglesias de la zona.


Camperas de pasto en torno a la iglesia.


La iglesia, ante nosotros.


Y al lado nuestro Casa Teresa.


Un cabazo nos señala el desvío hacia la derecha. Obsérvese la flecha amarilla en el suelo.


También al pie del cabazo tenemos la concha que señala la ruta hacia el albergue.


Para ello hemos de ir a la iglesia.


Su veneración a San Salvador, como la catedral de la capital asturiana, está vinculada directamente con estas antiquísimas peregrinaciones.


Un nuevo puente sobre el ferrocarril, este con concha peregrina.


Los puentes de Piñera/Piñeira.


La vía férrea debajo nuestro.


Bajamos por esta senda con barandilla hacia el campo de la iglesia en día de buena romería.





Pasamos al lado del templo.



Pasamos la iglesia parroquial de San Salvador.


Bajamos pues a la carretera N-634 por estas casas. Justo a la izquierda daremos con el albergue público.


Las escuelas son ahora el albergue público de peregrinos.


Un buen lugar para descansar, a solo cinco kilómetros de Navia, la capital del concejo.


La flecha amarilla nos dirige siempre.


Ante nosotros, el pueblo de Freal.


Unos 200 metros más allá de la escuela, a mano derecha, nos desviamos de la carretera general a la derecha.


Y nos adentramos en el boscaje.


Senda de barro y hojarasaca que baja en la umbría de la vegetación ribereña.


Allí vemos el río.


El río Villauril, también llamado Rounín.


Lo pasamos poniendo pie sobre unas piedras.


Lo dejamos atrás...


Y subimos por este prado.


La subida es por una deliciosa pradería hacia Villaoril o Villauril, en concreto las casas del Campo d'Arriba, cerca de Las Canteiras,


Primeras casas del pueblo.


El Camino es ahora de suelo de asfalto.


 Conchas y flechas.


Vemos allá nuestra izquierda el núcleo principal del pueblo, concentrado en torno al venerado santuario mariano de Nuestra Señora de Villaoril o Villauril, reedificado totalmente en 1968. Se trata de un lugar de gran tradición romera y enorme devoción en toda la comarca, con su Fuente Santa de la que manaba agua hacia arriba. Es un enclave centro de numerosos milagros, con apariciones y leyendas.


Allí fue encontrada una estela del siglo X que demostraría la existencia de un primitivo templo que sería reconstruido hacia 1613 y enriquecido con numerosas donaciones. En su interior el retablo de la Virgen es barroco, pues el santuario antiguo quedó integrado dentro de la obra más reciente. No está en el mismo Camino pero sí muy próximo y es obligado mencionar su interés e importancia, con indulgencias papales de 1759, llegando a juntarse algún año hasta 50.000 personas. Dada su devoción también en la vecina Galicia es su fiesta llamada Festa das Galegas, por la cantidad de romeras y romeros gallegos que aquí acuden anualmente. Más al sur las colinas costaneras del Monte las Veigas, L'Alto la Trapa, Los Polvorayos y La Rebullosa dominan el panorama.


Paisajes naviegos.


Casas de Villauril.


Casa y pozo de agua.


Nave ganadera.


Cabazo.


Casereías.


Buenas vacadas.


Extensas praderías en nuestro camino a Navia


Viviendas y tejados de pizarra.


En la lejanía la gasolinera y alguna nave industrial delatan la proximidad a la villa de Navia.


Un banco de madera para sentarse.


Llegamos ahora al lugar de La Venta.


La Venta, cruce de caminos.


Llegados al cruce seguiremos de frente.


La Venta, núcleo que tiene este nombre por la venta caminera que encontraremos más adelante, en ruinas pero con blasón y capilla que denotan su eplendor en siglos pasados.



Soberbias casas en el Camino, aquí carretera local NV-3.


 Luego va La Colorada, hotel, polígono industrial, quintas y bares.








Y de La Colorada iremos cuesta abajo a Navia, capital concejil, por La Caleya.