Eres el Peregrino Número

domingo, 9 de marzo de 2014

CAMINO DE LA CATEDRAL DE MONDOÑEDO (LUGO, GALICIA): MEMORIA DE LA ANTIGUA BRETAÑA GALLEGA

Catedral de Mondoñedo

El Camino se dirige al centro histórico de la catedral de Mondoñedo viniendo del barrio de San Lázaro a la rúa de Santo Antonio, pasando junto a este cruceiro que señala el paso hacia la misma Praza da Catedral.


Unas aceras se dirigen hacia el núcleo urbano. Es la rúa de Santo Antonio: al fondo vemos el barrio Os Muíños.

 
A la izquierda entre los prados de las vegas del río Valiñadares esta el barrio "moderno" de Viñas da Veiga, donde está el polideportivo.



El paisaje se enmarca al fondo con el Monte Padornelo, sito al sur, y bajo sus faldas las aldeas de Monfadal, Ramís, A Valoría, Longarela, San Carlos, A Áspera... arriba del todo en las alturas los viaductos señalan el trazado de la Autovía del Cantábrico.


A nuestra derecha la estación de autobuses.


Y de frente la ciudad de Mondoñedo, medio oculta por aquel bosquete.


Mirando hacia la ciudad, destaca sobre los campos la iglesia parroquial de Santiago, con su ábside y torre-campanario, llamada Igrexa Nova por ser la única "nueva" que existe en el casco histórico. 


No en vano fue mandada construir por el obispo Fernández de Castro con la idea que la parroquia de Santiago tuviese su propia sede, empezando a construirse en 1890 pero que no celebró su consagración hasta 10 años después al pararse los trabajos por escasez de presupuesto. Es de estilo neogótico.



Esta parte de Mondoñedo conserva no pocos elementos de su pasado rural, con caseríos y quintas.



 Y junto a las huertas, las aceras.


Así, en vez de ir al barrio de Os Muíños, barrio artesanal de Mondoñedo, con antiguos molinos, alfares, ferreiros y otros oficios tradicionales, subimos por esta calle a la derecha: la rúa Camiño Norte.


Allí queda la capilla de Santo Antonio.


Sita en esta quinta...


Avanzamos hacia el centro urbano.


Rúa do Camiño Norte, rúa dedicada al Camino. Subimos poco a poco, también por la acera.


Os Muíños, abajo adelante. Si nos hospedamos en Mondoñedo es un barrio muy interesante de conocer y visitar, así como su Ponte do Pasatempo.


Nos acercamos a los edificios.


Os Muiños, a la izqueirda.


Vista desde las casas. Allí se conserva un lienzo de la antigua muralla de Mondoñedo.


Aquí pasamos a la rúa das Casas Novas.




Ya en el casco histórico.


Suelo adoquinado.


Seguimos subiendo.


Y ahora entramos en la rúa Pardo de Cela.


Pasamos entre estos muros.


Conchas xacobeas.


Seguimos ruta.


Esta rúa está dedicada a Pedro Pardo de Cela, el Mariscal Pardo de Cela, noble gallego que en la baja Edad Media tomó partido por Juana la Beltraneja y se opuso enérgicamente a la nueva política ejercida por su rival Isabel la Católica, casada con Fernando de Aragón. Esta "rebeldía" contra el nuevo orden de los Reyes Católicos le llevaría a su detención y posterior ejecución, tanto de él como de su hijo Pedro, en los primeros días de octubre de 1483 en la misma Praza da Catedral de Mondoñedo. Es en ese momento cuando su mujer Isabel de Castro, que era prima de la reina Isabel, traía al galope con su séquito el papel con la firma del indulto real, pero fue parada aposta en este puente por unos clérigos que, buscando cualquier excusa, le hicieron perder el tiempo justo mientras se efectuaban las decapitaciones. Desde entonces, ese antiguo puente del barrio de Os Muiños, llamado Ponte dos Ruzos, empezó a ser conocido como Ponte do Pasatempo.


Ya divisamos, al fondo, los edificios de la Praza da Catedral.


Nobles edificios de viviendas...


Fachadas de piedra.



Blasones y galerías.


Ya salimos a la plaza.


La maravillosa Praza da Catedral de Mondoñedo, con sus largas filas de edificios porticados en torno a ella, con hostelería, tiendas, comercios. El corazón de la ciudad. Y la grandiosa catedral, Catedral Basílica da Asunción, en medio de todo. A ella se dirige el Camino, bajando por esta rampa a la izquierda.


La catedral de Mondoñedo empezó a construirse en el año 1219 como remate de una larga sede de vicisitudes que empezaron siglos atrás...


En el siglo VI numerosos bretones, pueblo celta de la actual Gran Bretaña, se asentaron al norte de la actual provincia de Lugo y oeste de Asturias. Escapaban de las invasiones de anglos y sajones producidas tras la desaparición del Imperio Romano y, al igual que hicieron en la actual Breizh (Bretaña francesa), iniciaron una nueva vida en tierras de pueblos amigos con los que ya había relación directa por mar desde tiempo inmemorial. Fundaron una Diócesis de Britonia, que regularía su administración tanto en lo religioso como en lo civil, la cual vendría a extenderse más o menos por su territorio de implantación, a lo largo de la franja entre las actuales poblaciones de O Ferrol (Galicia) y Navia (Asturias). Su sede estaría en la actual Bretoña, en A Pastoriza, unos kilómetros al sur de Mondoñedo, y mantendría buenas relaciones con los suevos que dominaban entonces el noroeste peninsular, los cuales tenían su sede en Dumio (Braga, actual Portugal), y por lo tanto citados en el Parroquial Suevo y en el Concilio de Lugo (año 569), definiendo su territorio y nombrando a su obispo Mailoc.


Tras los suevos los visigodos se harían con el poder en estos lugares de la antigua Gallaecia, siguiendo Britonia representada en los Concilios de Toledo, capital goda. La invasión musulmana provocaría un cambio de sedes, pues el obispado de Dumio o Dume se trasladaría más al norte, a la costa, al lugar de Mendunieto, en Foz, Mariña Lucense, fundándose la Basílica de San Martín de Mondoñedo, todo ello alrededor del año 866. Unos cien años después será la sede de Bretoña la que venga también a este lugar al ser destruida por las incursiones vikingas, siendo a partir de entonces sede episcopal doble, dumiense y britona.

La antigua San Martín o San Martiño de Mondoñedo, para muchos "la catedral más antigua de España", cercana a Foz y antecedente del Mondoñedo actual
Un paraje en el que ya existía un monasterio anterior, denominado Maximo. El nuevo templo de San Martín o San Martiño de Mondoñedo, regido por un obispo-abad, como el antiguo de Santa María de Bretoña, seguía el modelo religioso-administrativo de las comunidades cristianas bretonas. Sería una de las más antiguas catedrales de España. Destacan en muchos de sus ornamentos labrados las embarcaciones, testimonio de su espíritu navegante y de la forma como llegaron a estas tierras buscando nuevo acomodo y vida, no faltando quienes ven en ello una relación con numerosas tradiciones galaicas de gentes y evangelizadores venidos del mar, como el propio Santiago y todo lo relacionado con las barcas de piedra de la tradición xacobea. Además, al tener su origen en las oleadas britonas del siglo VI, esta fundación será calificada como la primer catedral del sur de Europa.


Sea como fuese, lo cierto es que, andado el tiempo los poderosos abades de Mondoñedo llegaron a ocupar importantes cargos también en la floreciente catedral de León, llegando a preferir establecer allí su residencia y descuidando gravemente su propia diócesis. A ello hubo de poner coto, desde Roma, el Papa Clemente VII, sustituyéndose los monjes por otros, canónigos regulares de la Orden de San Agustín, justo después de otra medida aún más enérgica, un nuevo cambio de sede auspiciado en el año 1112 por la reina Urraca, pues de Foz iría a parar a Vilamaior do Val de Brea o Vallibria, que cambiaría su topónimo por el de Mondoñedo en recuerdo a la antigua sede y fundación. Además la parte oriental de la vieja Britonia pasaría definitivamente al obispado de Oviedo.


La nueva sede episcopal necesitaría un gran templo que estuviese acordes con su estatus, así en el año 1219 se comienza a construir la actual catedral de Mondoñedo, al principio en estilo románico, sobre todo en la puerta principal y en su ábside mayor.



Portada románica.


Capiteles románicos.


Aves con cabeza humana, pueden representar las almas. En la mitología clásica existen no solo las sirenas de cola de pez sino también sirenas-ave, las cuales eran las encargadas de transportar las almas al hades o inframundo. Revela ser una cristianización de un simbolismo mucho más antiguo.


Otros capiteles representan personas, animales y otros símbolos.


Especie de leones o fieras.


Gentes...


Aquella obra se acabaría entre los siglos XIII y XIV, floreciendo ya el gótico, representado aquí en el exterior por el gran rosetón de esta fachada oeste, datado en el siglo XIV


Rosetón gótico sobre la portada románica.


 Filigranas góticas. El rosetón tiene cinco metros de diámetro.


En el siglo XVIII se reformó la fachada y se construyeron dos torres.


Figuras representadas en la fachada dieciochesca.



Blasón episcopal.


El barroco está también solemnemente representado en lo alto de la fachada, con una imagen de la Virgen de la Asunción, patrona de la catedral y arriba San Rosendo.


La Asunción.


San Rosendo, noble galaico que fue abad y fundador de monasteiros, además de personaje histórico de gran relevancia en la alta Edad Media gallega.


La Catedral Basílica de la Asunción de Mondoñedo fue declarada Monumento Nacional en 1902. Es una de las dos sedes episcopales (con la concatedral de O Ferrol) de la diócesis de Mondoñedo-Ferrol y fue declarada basílica por el Papa Juan XXIII en bula del 9 de marzo de 1959. Se la llama la "catedral arrodillada", por su traza y relativamente escasa altura


Accedemos pues al interior.


Gran nave central. Es templo de tres navez con bóveda de crucería. En origen tuvo tres ábsides semiculares al fondo, en los altares.


El órgano... imponente.


Fernando de Terán hizo el retablo mayor, barroco rococó con columnas neoclásicas. Tiene dos cuerpos, uno representando a la Asunción de la Virgen y otro a la Santísima Trinidad.


Ahora vemos el rosetón desde dentro, sobre la entrada.


Rosetón de coloristas vidrieras.



Más vidrieras.


Hay asimismo notables pinturas, destacando imágenes de santos y sobre todo el Martirio de los Inocentes.













Catedral de Mondoñedo, maravilla del arte y de la historia.






San Roque.


 Salimos al claustro...


El claustro actual es fruto de las reformas del siglo XVII de Diego Ibáñez Pacheco y estilo clásico.



El cruceiro del centro no obstante es gótico y podría haber formado parte del claustro anterior.




 








También podemos visitar en la catedral el Museo Catedralicio y Diocesano de Mondoñedo.


El museo fue fundado en 1969.














Una de las piezas más destacadas, los alabastros ingleses del siglo XV de talleres de Londres y Nottingham.











Retablos barrocos.


Hábitos y calzado ceremonial.




Volviendo al exterior, al lado de la catedral y paso del Camino está el Palacio Episcopal (s.XVIII), que ostenta el grandioso blasón del Obispo Riomol y Quiroga.










La catedral se abre a una luminosísima plaza, de la que parten todas las rúas de Mondoñedo. Un encanto con sus edificios porticados, terrazas y cafés, realzado durante la celebración del mercado dominical. Aquí llegamos luego de entrar en la población por el barrio de San Lázaro, con posible visita previa al centro de documentación de El Remanso y también en el Centro de Interpretación do Camiño Norte


La catedral se abre a una luminosísima plaza, de la que parten todas las rúas de Mondoñedo. Un encanto con sus edificios porticados, terrazas y cafés, realzado durante la celebración del mercado dominical: A Praza da Catedral.