Eres el Peregrino Número

sábado, 5 de julio de 2014

SANTA MARÍA DE SENDELLE, EL JUICIO FINAL Y LA ÚLTIMA CENA EN EL CAMINO DE ARZÚA (BOIMORTO, A CORUÑA, GALICIA)

Santa María de Sendelle, con su ábside románico, vista desde el Camino.
Cruce de Caminos a la salida de Boimorto: a la izquierda se va a Arzúa, a la derecha a A Mota.
Tras salir de A Gándara, la capital del concello de Boimorto, podemos escoger para continuar ruta entre la variante de A Mota para dirigirnos a O Pino o tomar la clásica ruta a Arzúa, que es de la que ahora nos ocupamos.


Tomamos pues esta dirección, la que yendo a Arzúa nos encaminará previamente a Sendelle.


Al principio el trayecto es una larga recta por la DP-0602 en O Pinar.


Tramo de buena sombra pero casi sin vereda para viandantes.


Pero pronto salimos a los campos abiertos de Franzomil.


Hórreos en la aldea.


En un paisaje de suaves colinas por la zona de Arriba do Castro y As Maceiras vemos al fondo O Pedral.


A nuestra derecha es la Serra da Abeleira.


Llegamos a unas casas.


Entramos en A Igrexa.


Abarcando la vista un amplio paisaje de estos concellos y parroquias de la comarca de Arzúa.


Rebaños de vacas lecheras.


Casas de labranza.


Así encontramos al lado del Camino, aquí carretera local, la iglesia parroquial de Santa María de Sendelle, de origen medieval románico (s.XII) aunque, como es usual, con importantes reformas posteriores.


De su obra románica destaca sobre todo su ábside semicircular, con ventana románica de columnas y capiteles hermosamente cicncelados, así como canecillos que sostienen los salientes del alerón del tejado.


Si visitamos el santuario pasaremos delante de la fachada principal, fruto, como la espadaña del campanario, de las obras siglo XVIII, época en la que muchas iglesias medievales fueron profundamente reformadas.


No deje si tiene oportunidad de visitar su interior, pues hay un trabajado arco toral románico y existen unas hermosas pinturas del Juicio Final y la Última Cena, realizadas en el siglo XVI.


Dando la vuelta alrededor del templo pasamos junto a la portada sur, más pequeña.


Y de allí vemos más de cerca el precioso ábside semicircular románico.


Ventana románica ancha pero cegada. Los capiteles de las columnas aparecen cincelados con motivos vegetales. Una cenefa ajedrezada bordea el arco superior.


Los canecillos del saliente del tejado presentan una decoración simple, algunos casi lisos, otros con apomados o esbozos geométricos y vegetales.


Allí al lado mismo, al otro lado de la carretera, la Asociación de Vecinos Campo da Rula dispone de un kiosko en el que venden postales, camisetas y todo tipo de recuerdos para ayudar al mantenimiento del santuario, el cual se muestran encantados de mostrar al peregrino, viajero y visitante.


Un encantador lugar además para descansar unos momentos de nuestra larga caminanta, recuperando fuerzas para llegar a Arzúa, a unos ocho kilómetros de aquí.


Desde la iglesia seguimos ruta cuesta abajo ahora.


Hay algunos bancos para sentarse.



Bancos de piedra.


Desde A Igrexa iremos a Piñeiro, con su gran nave ganadera a la vista, en los campos de O Igrexario.


Por ahí va el Camino.


Piñeiro.


En Piñeiro hay una fuente.


Y una capilla, las dos a los lados del Camino.


Pronto llegamos a un cruce, en el que tomamos el camino de la izquierda, el que va a Arzúa.


Pasando primeramente por Vilar.


Praderías donde pacen apaciblemente las vacas lecheras.


El Camino en Vilar.


Atrás las aldeas ganaderas de O Marco y de Marco de Abaixo.


O Marco de Abaixo, a la derecha del Camino.


Así por el lugar de As Galiñeiras dejaremos el concello de Boimorto y entraremos en el concello de Arzúa por los campos de Os Castros, en la parroquia de Viladavil, valle del río Iso.