Eres el Peregrino Número

lunes, 15 de septiembre de 2014

LOS HORNOS DE CAL DE LOUSADA: EN LA SUBIDA AL ALTO DA XESTA (GALICIA)

Lousada. Licencia CC-BY-SA. Autor: Xurde Morán
Bajo Sasdónigas, viniendo de Maariz y en ruta al famoso Alto da Xesta, por el medio de grandes praderías, el Camino Norte llega a Lousada, el último pueblo del concello de Mondoñedo en este recorrido, con sus casas en pendiente hacia la carretera local por la que andamos, en el valle del río Valiñadares.

Licencia CC-BY-SA. Autor: Xurde Morán
 Acercándonos a Lousada contemplamos el final del valle, al sur, con la subida al Alto da Xesta, ruta a Abadín, donde se pasa de la comarca de A Mariña lucense a la Terra Chá.

Licencia CC-BY-SA. Autor: Xurde Morán
Y justo antes de la subida: Lousada, parroquia de Sasdónigas.

Licencia CC-BY-SA. Autor: Xurde Morán
Tierra ganadera, de pastos y buenas fincas...

Licencia CC-BY-SA. Autor: Xurde Morán
También de bosques.

Licencia CC-BY-SA. Autor: Xurde Morán
Esplendor en la hierba.

Licencia CC-BY-SA. Autor: Xurde Morán
A un lado del Camino, las casas...

Licencia CC-BY-SA. Autor: Xurde Morán
Al otro los prados donde pacen las vacas y las huertas.

Licencia CC-BY-SA. Autor: Xurde Morán
Abajo a la izquierda el fondo del valle.

Licencia CC-BY-SA. Autor: Xurde Morán
En lo alto las cimas de la sierra.

Licencia CC-BY-SA. Autor: Xurde Morán
Fauna doméstica.

Licencia CC-BY-SA. Autor: Xurde Morán
Pasamos por la parte de abajo del pueblo y seguirmos ruta.

Licencia CC-BY-SA. Autor: Xurde Morán
Lousada va quedano atrás.

Licencia CC-BY-SA. Autor: Xurde Morán
Nada más pasar Lousada nos desviamos de la carretera local a la izquierda junto a una cabaña.

Licencia CC-BY-SA. Autor: Xurde Morán
Y por pista terrera pronto iniciaremos la subida al puerto de montaña, al Alto da Xesta.


Un trozo de tubería al lado del Camino nos revelará que aquí hubo en tiempos alguna actividad industrial.




A mano izquierda, justo donde la subida se nos presentará más directa, atisbamos alguna construcción entre el ramaje.


Aquí pasaremos el río por el boscoso curso alto.

Licencia CC-BY-SA. Autor: Xurde Morán
Ahora nos asombraremos de un altísimo torreón de planta ovoide.

Licencia CC-BY-SA. Autor: Xurde Morán
Parece una verdadera torre de vigilancia, pero no tiene nada que ver con eso.


 Al subir por la pista encontraremos más edificaciones tragadas por la maleza: son los restos de los antiguos hornos de cal de Lousada, que aquí se construyeron empezando los años 50 del pasado siglo XX.

Licencia CC-BY-SA. Autor: Xurde Morán
Su objeto era aprovechar la piedra caliza de las cercanas canteras que no se podían serrar en la cercana marmolería La Competidora Universal. Había raíles para transportar el material en vagonetas y trabajaron en ella varios vecinos de Mondoñedo. Con la cal conseguida se encalaban casas, edificios y se empleaba como desinfectante para las cuadras del ganado, pero las condiciones laborales eran por entonces deplorables, soportando los operarios altas temperaturas y respirando continuamente polvo que absorvían los pulmones, por lo que no solían aguantar mucho tiempo. Al final la empresa, que no sacaba tampoco un buen producto al mezclarse diversas clases de piedra, no tardó demasiado en cerrar


Sigue la subida y en este cruce subimos a la derecha


Hoy en día las instalaciones yacen abandonadas y tragadas por la maleza. Las iremos viendo cuando la subida comienza a hacerse más empinada

Pozos...


Edificios destarlatados...


Más cuesta arriba


La subida es dura y el Camino va ganando altura haciendo algunos zig-zags


Vamos en ascenso.


Tramo de buen ascenso.


 Cerca de la cima y ya sin árboles tenemos una panorámica preciosa del valle del río Valiñadares bajo la carretera nacional, donde está Sasdónigas, la cabeza de la parroquia, justo encima de Lousada. 


Valle del Valiñadares.


Otra pronunciada curva antes de la cima.


Allá vemos el Alto da Xesta.


 Llegados por fin a lo alto la pista llanea y pasaremos bajo un viaducto de la A-8 allá donde entramos en el concello de Abadín.


En lugar se ha visto muy transformado por la construcción de esta nueva infraestructura viaria que, no obstante está buena parte del año cerrada al tráfico a consecuencia de las abundantes nieblas.

  
Estamos dejando atrás las montañas mariñanas y empezando a caminar por el llanísimo país chairego. Allí, un santuario en medio de un bello campo verde con hileras de árboles, enclavado en este emblemático Alto da Xesta, simboliza el tránsito de una a otra comarca, en este sitio tan especial donde se unen geográfica y sentimentalmente los concellos de A Mariña y Terra Chá. 



Templo donde se celebra la renombradísima fiesta de  San Cosme da Montaña.

Licencia CC-BY-SA. Autor: Xurde Morán