Eres el Peregrino Número

lunes, 5 de octubre de 2015

PUERMA Y CARRIL: ROSAS Y XANAS A LA ORILLA DEL RÍO (LES REGUERES, ASTURIAS)

Puerma
Una vez dejado atrás el pueblo de Paladín los peregrinos del Camino Primitivo de Santiago se dirigen a Puerma, ruta hacia el histórico puente de Peñaflor, sobre el río Nalón y paso a la villa de Grado/Grau. Las estribaciones rocosas de la estrechura que se forma en Peñaflor y que hicieron de él un enclave estratégico desde hace milenios son perfectamente visibles desde Puerma.


En Puerma, en concreto Puerma de Baxo, el Camino baja entre hermosos jardines y rosales a una gran vega naloniana La Veiga Solmonte, dedicada a la agricultura y ganadería.


La Veiga Solmonte ante el río Nalón, que apenas veremos entre la vegetación del fondo, al final de los prados, el más largo y caudaloso de los ríos asturianos.


 Puerma: caminos de caballos y demás caballerías..


"Esplendor en la hierba".




El Fornu. Atención, cruce de caminos.


En El Fornu, donde hay una casa, nos desviamos a la izquierda, dejando el asfalto.


El Camino pasa ante su fachada y jardines.



Bello camino de rosales...




"Entre claveles blancos y rosas rojas su majestad escoja"... como dice el calambur aquel en el que siempre pensamos al llegar aquí en este momento.


 Seguimos por recta pista terrera, entre árboles y fincas.


Vemos las instalaciones de la presa y andamos ahora un buen trecho por la orilla del río Nalón.


El río Nalón, que nace en Tarna, baja por las tierras de Casu y Sobrescobiu (Alto Nalón ) y atraviesa la Cuenca Minera, donde con sus lavaderos de carbón el río bajaba negro antaño. Pasa después al sur de Oviedo/Uvéu recibiendo las aguas de sus principales afluentes, el Caudal, el Trubia, el Nora y llega aquí, pendiente aún de encontrarse con el Narcea antes de desembocar en su estuario, entre San Esteban y L'Arena.


Estamos en el mismo borde del agua...


La ruta pasa por la misma orilla.


 Cotos de pesca.


Reflejos en la corriente fluvial.


Camino ribereño.


Senda de peregrinos y pescadores.


Al otro lado del río pasa la N-634, por el pueblo de Anzu, ya en el concejo de Grado/Grau.


Peñaflor, más cerca.


Atrás quedó la presa.


Vemos las esclusas.


Abundante y exuberante vegetación ribereña en el camino de Peñaflor.


La senda, repleta de naturaleza fluvial.


Seguimos camino.


Hermosura natural.


Pasamos algún arroyuelo.


Vistas de El Picu la Peña, sobre el pueblo de Anzu, al otro lado del río, ya en términos del concejo de Grado/Grau (aunque generalmente se dice más Grao).


Anzu y su ribera.


Nos separamos unos escasos metros del borde del río.


Y llegamos a Carril, una quintana de este ribera.


Buena casa.


El Camino pasa por la parte de atrás, entre la casa y el río.


 Aquí hay un espacio ajardinado, con plantas y flores ornamentales y una vara yerba o facina.



Hasta una platanal, árbol aquí ornamental.




Flores, varas de yerba y plátanos, perfecta simbiósis. No es frecuente pero tampoco extraño encontrar platanales en alguna quintana asturiana, pero repetimos como planta ornamental.


Los plátanos son muy, muy pequeños y no se comen.


Plátanos en el Camino. Seguro que no todo el mundo se creería si de lo dijeran que en el Camino Primitivo caminaría junto plataneras y platanales.


Belleza en el río...



Belleza en los hórreos...


Belleza en las flores de Carril.



Camino de las flores, Camino de alegría y de color...






Carril, con su casa de labranza, sus paneras, sus establos, se encuentra al borde del Camino, en medio de los prados, junto al río, y a la sombra de los árboles. Se dice que aquí hubo un puente muy antiguo, quizás de madera, que pasaba el Nalón, pero que una gran riada se lo llevó, razón por la cual fue construido el de Peñaflor en la baja Edad Media, hacia el que nos encaminamos.


Carril visto desde la carretera. El Camino pasa por detrás.


Luego de tan hermosa parada, y con el Nalón siempre a la vista, recogemos la mochila que dejamos posada en un banco junto a la platanera y continuamos camino...


De la platanera a la higuera y al sendero.


Vegetación ribereña a la izquierda y a la derecha prados de pasto y siega.


Más castaños jóvenes...


Praderías de Carril.


La carretera AS-234 al fondo a nuestra derecha.


Otra grandiosa vega y pastizal


Al lado de ella pasa el Camino, separado del prado por murias de piedra, mientras vuelve a meterse en el bosque de ribera.


Donde todo es verde pues hasta las piedras se cubren de musgo.


Flecha amarilla.


Sendas de la foresta y enramada.


Túnel vegetal.


Árboles combados, a un lado y al otro, como tumbados por la mano de un gigante...



Pisando la hojarasca.


Así se llaga al Regatu les Xanes. Lugar de aparición de estos seres, ninfas asturianas del agua y la naturaleza. Dado este bucólico entorno, no nos extrañaría nada encontrarnos con alguna, siempre presta a poner a prueba la sagacidad de los humanos, de "enredarnos" en alguna de sus aventuras o historias de ser elemental y encantado.


"Pasando la pasarela". Con vistas a ambos lados.



Más Camino de Flores, estas silvestres, nacidas al amparo de la fresca arboleda.


Quietud en el Camino.


La paz del sendero, donde todo yace en reposo ajeno de inquietudes.


El Bosque Encantado.


La yedra cubre los troncos secos...


En lo más profundo de la foresta.


Setas y alisos, álamos, chopos,,,


Senda de ensueño.


Senda de cuento de hadas... o xanes.


 Frescor, dulzor y espesura.


Hojas y ramaje que dan buena umbría.


Entre la espesura, volvemos a ver un poco mejor el río.


Subimos un poco.


Aquí, saliendo de nuevo a la carretera, volveremos a gozar con estas vistas del Nalón.


El Nalón y Anzu...




Éxtasis paisajístico fluvial.


Pueblos, vega y río.


Y ya delante de nosotros L'Aracha, antesala de Peñaflor, estratégico paso entre La Peña del Aire a la derecha  y La Peña del Viso a la izquierda, foz o estrechamiento del valle entre dos montañas, por donde pasan río, Camino, ferrocarril y carretera. Nada tiene de raro que este etratégtico enclave fuese guardado y disputado desde la noche de los tiempos.


L'Aracha, la última quintana del concejo de Les Regueres antes entrar en el de Candamo.



Una bonita quintana asturiana al pie del Camino.


Rumbo a Peñaflor.


Cruzando sobre El Regueiru L'Aracha entramos en términos de Candamo.



L'Aracha.


Casa Benigno, a la derecha.


Pasamos junto a varias casas.



 Las Casas, Candamo.


Las Casas del Puente.


Y podemos hacer un alto en Casa Aurina, justo antes de cruzar el famoso puente de Peñaflor. Un hito del Camino y puerta de la historia.